Skip navigation

Tag Archives: Richard Doyle

Arthur Rackham

The Ring of the Niblung - The Valkyrie 01 - Arthur Rackham

The Ring of the Niblung - The Valkyrie 02 - Arthur Rackham

The Ring of the Niblung - The Valkyrie 03 - Arthur Rackham

The Ring of the Niblung - The Valkyrie 04 - Arthur Rackham

The Ring of the Niblung - The Valkyrie 05 - Arthur Rackham

The Ring of the Niblung - The Valkyrie 06 - Arthur Rackham

The Ring of the Niblung - The Valkyrie 07 - Arthur RackhamThe Ring of the Niblung - The Valkyrie 08 - Arthur RackhamThe Ring of the Niblung - The Valkyrie 09 - Arthur RackhamThe Ring of the Niblung - The Valkyrie 10 - Arthur RackhamThe Ring of the Niblung - The Valkyrie 11 - Arthur RackhamThe Ring of the Niblung - The Valkyrie 12 - Arthur Rackham

-

Para entender una divinidad que dio forma a mundos de ensueños, tendríamos que buscar la raíz de su nacimiento y ver los acontecimientos que se desarrollaron en el transcurso de su época. Podemos afirmar con toda certeza que nuestro dios de cuentos de hadas, nos daría el permiso de sumergirnos en esos mundos de fábulas, donde la creatividad para encontrar nuevas soluciones gráficas se convirtió en el impacto de sus lectores. Entonces… imaginemos a un niño británico de principios del siglo XX hojeando anonadado uno de los tantos libros de hadas que dio vida aquella divinidad; pero, nos tomaremos la libertad (con el debido respeto a nuestro homenajeado) de cambiar el título de aquel libro de hadas, por el nombre de «Edad de Oro de la ilustración  infantil desde el siglo XIX hasta principios del siglo XX» y empezaremos de esta manera: había una vez una Edad de Oro que surgió de la mano de grandes seres inquietos, que buscando una perfeccion grafica lograron que sus trazos quedaran impresos en los libros de fábulas infantiles de mediados del siglo XIX. En Inglaterra, Sir Jonh Tenniel (1820-1914) es quien inicia esta epoca dorada dejando una huella imborrable con sus  ilustraciones clásicas encargadas por el escritor Lewis Carrol para «Alicia en el país de las maravillas» (1864) y «Alicia a través del espejo» (1872). Paralelamente, hubo una serie de movimientos artísticos emergidos por la necesidad e inconformidad del arte en la Inglaterra del siglo XIX; y fue así que en 1848 nace la llamada Hermandad Prerrafaelita (Pre-Raphaelite Brotherhood): artistas de diversas ramas inspirados en las ideas del escritor Jonh Ruskin sobre un renacimiento gótico que contrarrestara la revolucion industrial. Posteriormente, para 1880 surge el movimiento Arts & Crafts, escuela artística dirigida por William Morris y Walter Crane, cuya filosofía consistía en revalorizar los oficios medievales en plena época victoriana. Se caracterizó por el retorno a la naturaleza con el uso de formas onduladas y delicadas, siendo este concepto ornamental de gran utilidad para los ilustradores de libros como recurso novedoso en la presentacion y visualizacion de sus obras. Entre sus grandes exponentes tenemos ilustradores tales como: Arthur Hughes, Richard Doyle, Walter Crane (considerado el padre del libro-album moderno), Randolph Caldecott, Kate Greenaway, entre otros.

   La evolución del Arts & Crafts se fusiona más tarde con la corriente de renovación artística denominada Modernismo o Art Nouveau, desarrollándose esta corriente artística en toda Europa entre los años 1892 y 1902. Es importante destacar que este arte decorativo se difundio en todos los medios artísticos de la época, teniendo  las artes gráficas un papel muy profuso  a través del diseño de cubiertas de libros, ilustraciones de publicaciones en todos los ambitos o el diseño de tipografías ornamentales para imprentas. En pocas palabras, un artista de la imagen tenía una gama de opciones creativas que  le permitían medios de subsistencia más variados.

  El Art Nouveau abre sus puertas a propuestas bien personales e innovadoras como las del ilustrador Aubrey Beardsley (1872-1898), convertido en pieza a seguir por una generación de ilustradores de finales del siglo XIX y principios del XX; que veían en él un artista audaz y atrevido en las publicaciones de libros

ilustrados. Este gran exponente del modernismo gráfico se convirtió en fuente de influencia por sus delicados dibujos que acaso nos recuerdan a los grabados japoneses, y fue precisamente por ese toque innovador que ilustradores como Arthur Rackham, Edmund Dulac y otros colegas de la época, tuvieron ese impulso de experimental nuevas soluciones técnicas y gráficas.

Un nuevo siglo XX, marca las pautas de una visión más progresista e innovadora en cuanto a ideas y descubrimientos. Europa, como continente madre, arranca con una serie de movimientos llamados las vanguardias históricas. El artista siente la necesidad de una nueva renovación y ruptura radical con el lenguaje artístico que había venido siendo aceptado desde el arte clásico, transmitiéndose todas estas inquietudes en las diferentes expresiones del arte.

  Como ya hemos expuesto, el siglo XX llega con un hambre radical de cambios en todos los aspectos y si los artistas con sus diversas vanguardias y movimientos fueron la piedra angular para estos cambios, la tecnología industrial y más en lo que respecta a la impresión no se queda atrás: perfeccionando el uso de los colores en el soporte de papel, innovando en la tecnología de la impresión a cuatro colores o cuatricromía. Esto propicia el uso de la técnica de acuarela por los ilustradores, dando como resultado la aparición del libro de lujo como regalo o gift book. En Europa, principalmente en Inglaterra, el predominio de los libros ilustrados llega a su punto más excelso. Numerosos ilustradores de gran ingenio y creatividad aprovechan este momento de grandes luces, llegando a ser uno de los más populares la divinidad que hoy ilumina estas páginas ilustradas, no referimos al gran ilustrador Arthur Rackham.

Read More »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 43 seguidores