TETRAMENTIS / Oscuros Desvaríos – Por Morgan Vicconius Zariah

Oscuros Desvarios - Arcadio Encarnacion



La ira de los vampiros se arrastra en el cielo; debajo de las grises nubes que cubren la luna llena. El ritual comienza entre vinos de sangre y osamentas de agonía, malignas voces maldicen en los bosques solitarios, y comienza una función diabólica en los anfiteatros del averno.

¡Gime la noche! Masturbada por los dedos macabros de aquél que se esconde bajo su falda. El que lame su vagína tiene de cabra los pies, y los bailarines danzan embriagados por el mal. Allí están sentados los emisarios de un ayer oscuro, con sus cuerpos eternos podridos de vida muerta; están ahí esperando las canciones de los secretos músicos de la negra esmeralda. Poesía, violines, pinturas, todas las artes del más allá, son expresadas por artistas espectrales, que actúan y se pierden en la sombra de la noche.

En el mundo de la oscura Sofía, muerden el cuello de la lujuria cortesanas perversas, con colmillos atiborrados de gusanos que corroen el corazón. Ahí estuve una vez, en aquel aquelarre de pesadilla; llevado por los vientos encantadores, en el carruaje sombreado de la magia negra. No hay cábala que explique los hechizos mentales, y los desvaríos sufridos ante la presencia de un extraño Baphómet, en la puerta de los sueños que se hacen pesadillas antes de tomar el carruaje hacia el infierno.

Cuando la función se acaba, los hijos de Lucifer se transmutan entre humaredas de negrura.  Los colmillos satisfechos de deseos, sonríen a la plateada y opaca luz nocturnal despidiendo a la noche y, abrazando en el día, las sombras de cualquier castillo derruido.

La ira de los malvados se calmó; su sed está saciada. La noche se vino encima de la boca de el cabrío maestro, y se desplomó de debilidad después de acabar el clímax, ganando otra pagina de macabra fiesta  entre los verso góticos de las almas errantes.

¡Mi función también termina! He calmado mi ira repentina; he vencido la gravedad. Los desvaríos se acabaron, y vuelvo a tierra entre copas malsanas de licor y dolores de cabeza. Mi mesa, mis libros y mi insomnio; colmado siempre de fantasmas y visiones de pesadillas. Estoy ahí, al borde de la vida; enloqueciendo con la realidad; hastiado de lo mismo. Inventando historias que se diluyen poco a poco con las neuronas de la humanidad.

Fin


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s