TETRAMENTIS / Nueve – Morgan Vicconius Zariah

   –

   Otra vez la soledad me da  la oportunidad de hacerme fuerte, y crecer en  las sombras de los árboles que murmuran antiguos secretos druídicos. Otra vez las estrellas me hablan como cuando era niño, esa luz azul oscura de la noche entra  de nuevo por mi ventana.   Por fin se que soy de aquellos poetas de otra estirpe; de esos que la noche les habla en sus más profundas pesadillas. Las sombras celosas nos separan siempre de los que queremos. La melodía que he perseguido me guía por los caminos extraños  de la desolación. En  mi mano derecha llevo la vara del ermitaño; y en la izquierda la lámpara sagrada de la luz: que ilumina los senderos de un caminante en los callados caminos hacia el conocimiento.

Nueve luces me iluminan en la noche. Ya no suelo ser mártir; ahora soy emperador.

Mago y alquimista del caos y el sufrimiento, he transformado mis heridas en manantiales de azules seducciones, no creo que escuche la voz  de mis víctimas cuando pidan compasión. Mi ley será la espada  y la discreción será mi fe. Resurgir de los abismos es agradable, sentir el poder de la oscuridad recorrer cada rincón sin dejar espacios  por llenar.

¡Benditas sean las mágicas hadas que otorgan el poder! El néctar de los que renacen en la noche profunda de los sabios. ¡Bendita la madre de los malditos!

Soy un numero, con nueve llamas y una espada, una carta en el tarot, una vida.

¿Quién de mi estirpe no ha besado el culo del Macho Cabrío?

No es bueno hablar de más…

Fin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s