ALTERECOS 4.D / Retorno al Lado Fantástico de la Realidad. – Primera Parte –

Louis Pauwels - Jacques Bergier

Le matin des magiciens - 1960.

EL RETORNO DE LOS BRUJOS.


Retornar al lado fantástico de la realidad es simplemente penetrarla hasta sus fundamentos metafísicos que tejen una especie de tela de araña usando como fibra los pensamientos no-euclidianos de aquellos que aguijonean el avance de la evolución humana. Es tratar de percibirla junto con todas las acciones y cambios culturales, científicos, políticos y espirituales, que la componen como si estuviéramos viendo un grabado de M. C. Escher. No sé, pero me gustaría pensar que esa era la reflexión que estimuló las mentes de Louis Pauwels y Jacques Bergier, en la hora sagrada en que decidieron emprender una de las más grandes aventuras intelectuales del siglo XX que los condujo a la concepción de El Retorno de los Brujos. En él, ellos postulaban su visión bajo el nombre de guerra de «Realismo Fantástico», que a grandes rasgos es una propuesta para el despertar de una conciencia más alerta de la mano con las expresiones del pensamiento humano más adelantadas, que para los autores son las claves para tomarle el pulso del tiempo a la marcha de la humanidad hacia un nuevo nivel evolutivo.

El libro El Retorno de los Brujos se podría decir es una expresión sublimada por su misma originalidad de todas la especulaciones que tipificaron los fantásticos y visionarios ideales que se asocian corrientemente a las décadas de 1960 y 1970, eso sólo por ajustarlo a un esquema de tiempo determinado. Y esto lo hizo con una fuerza de persuasión tan asombrosa que el trabajo adquiere una extraordinaria personalidad profética, aun en nuestros días. Sus autores Louis Pauwels , escritor de inquietudes esotéricas, y Jacques Bergier, físico de profesión, lo escribieron a modo de manifiesto para su tesis del «Realismo Fantástico»; con intención de evocar o retomar el espíritu de los manifiestos surrealistas de los años 20. Para ellos su visión no implicaba un alejamiento de la realidad en pos de un escapismo estéril sino al contrario, es involucrarse con ésta desde los aspectos más progresista del pensamiento creativo, luego de unos cinco años de investigación inspirada arribaron a:

«Un punto de vista el cual creo, es rico en sus posibilidades. Así fue como los surrealistas trabajaron hace treinta años. Pero a diferencia de éstos, nosotros no estábamos explorando las regiones del sueño y el subconsciente sino sus opuestos: llamamos nuestro punto de vista Realismo Fantástico. Y este no tiene nada que ver con lo estrafalario, lo exótico, o lo meramente pintoresco. No hubo intento de nuestra parte de escapar del tiempo en que vivimos. No estamos interesados en los “suburbios exteriores” de la realidad: al contrario, hemos tratado de tomar una posición en su centro, ya que solamente allí, creemos, está lo fantástico para ser descubierto. Pero no lo fantástico que conduce al escapismo, sino a una participación más profunda en la vida.»

El Retorno de los Brujos es único desde el comienzo. La apertura del libro es hecha con un prefacio muy personal de parte de Louis Pawuels: «Tengo una una gran torpeza manual y lo deploro». Con este inicio que se ajusta más a una confesión personal o autobiografía, Pawuels le pone un tono personal al trabajo que permanece a lo largo del mismo, y este es un aspecto del libro que puede fácilmente quedar cubierto por la delirante marea de ideas que expresa. El Retorno de los Brujos es original en la evolución de las ideas que sus autores proponen acerca de la dinámica de la vida en la tierra. La estructura del libro está realmente basada en una dialéctica evolucionista y no en la línea tradicional de argumentaciones lógicas. Esto permite que el libro se mueva a través de una vasta cantidad de material, a menudo enfrentando un evento o hecho anormal en contra de otro; dejándole al lector el camino libre para una nueva síntesis de ambos. Esto lo convierte en un producto intelectual muy difícil de resumir o analizar de acuerdo con las reglas de la objetividad tradicional. El libro no se enfoca en un argumento, como es el caso usual en la presentación de una tesis, sino que se mueve constantemente tras los pasos de un punto de vista que los mismos autores aguijonean en un movimiento en perpetua evolución.

Según Pauwels, El Retorno de los Brujos es el resultado de: «Cinco años de búsqueda, a través de todas las regiones de la consciencia, y hasta las fronteras de la ciencia y la tradición. Yo me embarqué en esta aventura —sin los equipos adecuados— porque yo no podía negar por más tiempo este mundo nuestro y su futuro, al cual yo claramente pertenezco». Pauwels, entonces, hace una crónica de su búsqueda , la cual lo lleva desde el malestar existencial de las corrientes intelectuales contemporáneas hasta su involucramiento con el Hinduismo y Gurdjieff, expresando una de las características de la temprana contracultura, es decir, una negación al pesimismo, y la creencia de que los cambios en el pensamiento científico y cultural gestionarían algo positivo y superior. La diferencia entre esta nueva visión y la tradicional visión «progresista» del siglo XIX, es que este nuevo pensamiento sugiere que el proceso evolutivo, puede ser acelerado.

Nuevo PLANETA #1 - Enero / Febrero 1970.

nuevo PLANETA #7 - Enero / Febrero 1971.

El libro apareció en París en 1960 bajo el título de Le Matin des Magiciens, teniendo un éxito inmediato y creando controversia y discusiones en los círculos intelectuales galos. Incluso Pauwels y Bergier fundaron la revista Planeta para continuar el trabajo iniciado en El Retorno de los Brujos. Según el mismo Mircea Eliade, en Ocultismo, Brujería, y Costumbres Culturales, Planeta tenía 80,000 suscripciones y 100,000 compradores; lo cual resulta asombroso ya que era bastante cara. Ellos continuaron las especulaciones de El Retorno de los Brujos con la publicación de El Planeta de las Posibilidades Imposibles en 1968, y, El Hombre Eterno (que en realidad era un proyecto en cinco niveles temáticos), del que sólo se publicó el primero, que en español se tituló La Rebelión de los Brujos, a principios de la década de 1970. Bergier continuó publicando títulos, sobretodo en el área de la Ufología y el concepto de «la génesis extraterrestre» a lo largo de los años setenta. El Retorno de los Brujos es recordado hoy especialmente por un capítulo titulado «Algunos Años en el Más Allá Absoluto», el cual explora los horizontes de las ideas ocultistas de la ideología Nazi. También, es señalado como el precursor de la tesis de la «génesis extraterrestre», que fue posteriormente explotada hasta el extremo por Robert Charroux y Erich Von Daniken.

El Retorno de los Brujos está dividido en tres parte. La parte uno, ocupa prácticamente la primera mitad del libro y esta sub-dividida en cuatro secciones: «El Futuro Anterior», «Conspiración a la Luz del Día», «La Alquimia como Ejemplo» y, «Civilizaciones Desaparecidas». Tiene mucho en común con los libros de Charles Fort y sus posteriores imitadores. Durante los cincuenta, escritores como Frank Edwards habían comenzado a escribir una serie de libros bajo las luces que había proyectado Charles Fort que trataban de hechos anormales y eventos imposibles, los cuales desafiaban la lógica de la explicación científica. El libro de Edwards, Más Extraño que la Ciencia (1959), es un buen ejemplo de la popularidad de este tipo de especulaciones. Estas hablaban de clavos de aceros encontrados en rocas; combustión humana espontanea; y todo tipo de cosas extrañas cayendo del cielo. La mayoría de ellos estaban estructurados con capítulos cortos; perfectos para leerlos sobre la marcha de una necesidad fisiológica, y escritos con una retórica sensacionalista que dejaba al lector sin aliento. Muchos de esos libros no eran más que catálogos de hechos extravagantes. Pauwels y Bergier estaban familiarizados con este género, y obviamente explotaron las expectativas de sus lectores pero en un nivel más elevado.

La parte uno del libro no es un mero catálogo de hechos curiosos e inexplicables. De hecho hay una dialéctica calculada que lo permea por completo. Aquí, ambos autores están más en deuda con el padre de el estudio de las anormalidades Charles Fort, de lo que ellos podrían estarlo con cualquiera de sus imitadores. De hecho Fort es tema de todo un capítulo en la parte uno, y es obvio que sus escritos tuvieron un impacto poderoso en los autores, y también sobre la estructura misma del libro. Pauwels había gestionado la primera traducción al Francés  de El Libro de los Condenados de Fort (1917), en una edición de 1955. Para muchos la misma atmósfera del libro de Fort se encuentra en el Retorno de los Brujos, pues la dialéctica progresiva de éste es más que una colección de hechos curiosos para excitar nuestra fantasía, sino que al igual que la tesis de Fort, está regida por  un principio filosófico.

La parte dos, «Algunos Años en el Más Allá Absoluto», continúa fiel al espíritu «forteano» de los cuatros ensayos de la parte uno. Para muchos es la parte más incomprendida de todo el libro, si bien no es sólo una exposición de las ciencias lunáticas o las satánicas influencias sobre Hitler, o los orígenes ocultistas del Nazismo. El ensayo es realmente acerca de cómo vemos la historia. Una de las nociones del libro es que las personas de las civilizaciones antiguas son realmente extrañas para nosotros, tanto como criaturas de otro planeta. Su exploración de las oscuras esquinas de la cosmovisión Nazi, es una lección de objetividad en la historia reciente. Aquí tenemos personas que pertenecen a las mismas tradiciones intelectuales y culturales que los demás europeos, pero resultan totalmente extraños cuando son apreciados en retrospectiva, como si fueran de otro planeta o de «un más allá absoluto». Muy lejos de ser un catalogo de anormalidades Nazis, es más bien una profunda anti-tesis a la tesis que postula, que el hecho de que los Nazis fueron un fenómeno reciente, fue por ello comprendido en su totalidad.

La parte tres, «El Hombre, Éste Infinito», consiste de diez capítulos, cada uno de los cuales tiene su propio título. Mucho del contenido de la tercera parte está constituido por largas citas, o sinopsis colocados en yuxtaposición una tras otras, con el fin de ilustrar el problema del futuro potencial humano. Finalmente, Pauwels y Bergier llegan al capítulo titulado «Desvaríos Sobre los Mutantes», y la idea de que la humanidad está ya en un estado de mutación progresiva hacia el «el hombre perfecto», posiblemente, «en el estado de despertar». Esta obviamente, no es una idea nueva. Nietzsche también postuló un hombre nuevo semejante, que para muchos fue estigmatizado eternamente por Hitler al tomar a Nietzsche literalmente.

En la segunda parte de este artículo nos adentraremos un poco más en los dominios de cada una de las tres partes que constituyen el libro El Retorno de los Brujos, que como hemos podido ver, su publicación fue poco menos que la rotura de un sello apocalíptico, del cual emanaron ideas suficiente como para arrasar la tres cuartas partes de las ideas obsoletas y nihilistas que  habitaban y habitan, en el estado ordinario de la mente humana.

Odilius Vlak.

Anuncios

2 comentarios en “ALTERECOS 4.D / Retorno al Lado Fantástico de la Realidad. – Primera Parte –

  1. Oh…. Excelente!… Gracias Nebur por la información. En verdad nos has revelado una fuente única para continuar retornando al lado fantástico de la realidad… No sabíamos de ella!… Y disculpa la tardanza para el agradecimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s