TETRAMENTIS / La Reina del Sabath

Morgan Vicconius Zariah

El humo ritual resuena notas de inframundo, en noches profundas de éxtasis abismales. El fuego de velas y antorchas encienden en los rostros el emblema del misterio. Las cruces de la magia y los místicos pentagramas aguardan silentes la llegada de infernales visiones.

 

¿Quién está allá en el extraño altar?

 

El alba aún no llega, y los dioses ensordecen con los clamores demoníacos y las orgías desenfrenadas de los enloquecidos asistentes.

 

¡Y a ella! ¿Quién la tocará? ¡La mujer emblanquecida con el color del abismo decorando su cabello!  Virgen prostituida, inmaculada de perversidad.

 

El alcohol sagrado corre por sus pechos; su cintura baila al son de las oscuras vibraciones y cubre su rostro con la máscara de Bafomet.

 

Ella, la sacerdotisa maldita que cualquiera enloquecería por tocarla levemente, espera aquel hombre o demonio que fuera digno de poseerla; a ella, ¡la diosa del antro oscuro! Que cortaría sus venas para alimentar a sus hijos, con la sangre de la sabiduría que negó a la ciencia por el desenfreno; y como un enloquecido lobo, correría en los bosques más remotos, para buscar presas que teñirían el altar con el mágico color que haría llegar aquel Ser; tan anhelado por su exaltado corazón.

 

Él, ¡el maestro de los mundos de pesadillas! El renegado de justicia, es la aparición que poseerá hasta las más profundas entrañas a la emblanquecida mujer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s