TETRAMENTIS / El Descanso

Friedrich Cloister - Cemetery in the snow 1817-19

Morgan Vicconius Zariah

Deseando yo la muerte, al pie de una tumba un árbol me llama. De su tronco seco, bebo el néctar del rocío que se desliza por su rugosa piel.

 

La noche eleva cantos mortuorios y el cementerio enciende sus velas nefastas

 

En la vida de los muertos sólo vale el sueño; el descanso eterno es la corona de los sufridos.

 

¿Quién como tú amada muerte?

 

No hay otra artista, que tenga esculturas tan adorables ni epitafios más temidos que los tuyos, ¡madre saturniana que nos libras del hastió!

Aquel árbol extraño me enseñó a hablar el lenguaje de los muertos, pues se nutre de la podredumbre de los cuerpos inertes.  Aquel árbol se refleja en mis sueños más dulces, y extiende sus ramas para abrazarme; me acaricia con sus fríos dedos y posa su nariz en mi triste cabeza.

 

En este cementerio no hay quien se moleste por recibir cariño, no es como en el mundo de los vivos, esos animales necios, que no soportan el cariño de los hombres que hace mucho morimos.

 


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s