INTROVISION / Futuro Post-Apocalíptico

El Apocalipsis representa la aurora sideral de la tierra, un amanecer que cabalga sobre la consciencia de cuatro jinetes, heraldos de un nuevo ciclo de esperanza radioactiva. Tras su paso, sólo queda la huella de su futuro, uno en el cual las posibilidades para estimular la capacidad creativa del ser humano bullen como los gusanos carroñeros en las entrañas de un cadáver. Y hablando de cadáveres que no descansan en paz por las preocupaciones de el día de mañana; aquellos cuyas ilusiones de futuro están exoneradas del apetito de los gusanos, veamos como luce el planeta tierra luego del golpe combinado de los delirios poéticos de los profetas, y la lógica matemática de las leyes del universo.

La tierra entera es un gran banquete que celebra el fin de la especie humana, al menos en su estructura biológica pasada, así como en su forma de pensar. Aquí y allá se ven reunidos miles de Mutantes (Sapiens?), famélicos y con el vientre hinchado, devorándose entre sí, sobre una tierra completamente yerma de toda vida orgánica, cenicienta, excepto por ellos. Pero ese matiz ceniciento que se extiende como esmalte sobre la tierra, es hermoso, con una tonalidad plateada, que al observarlo, extendiéndose a través de una sabana interminable, evoca un mar de mercurio. Es apoteósico el encuentro de esta manta plateada con las costas de un mar ennegrecido de petróleo. El vapor fosforescente, fruto de residuos químicos, que emana de ambas superficies pulidas e inmaculadas, forma una especie de aurora boreal monocromática, que corona de manera solemne, tanto bajo los rayos del sol como de los de la luna, el hermoso Futuro Post-Apocalíptico.


Existen colonias de Mutantes más evolucionados, es decir, que se adaptaron a la perfección a las bondades sagradas que el apocalipsis derramó sobre su código genético. A estos los podemos ver disfrutando de un paseo a orillas del mar de petróleo, y explotando su nueva capacidad de comer materia orgánica e inorgánica de todo tipo: Fango de arena y petróleo; todo tipo de minerales; y también uno que otro fósil de antiguos animales o plantas que su futuro les ponga en su camino. Poseen formas extrañas, humanoides, pero con la textura de su piel sumamente gruesa, y una variedad infinita de protuberancias que a manera de cilindros le brotan por todos lados. Son felices; y esta capacidad de asimilar la energía para la sobrevivencia en cualquier forma que se presente, la consideran la mejor perspectiva de su Futuro Post-Apocalíptico.

No queda nada de la herencia cultural y tecnológica del pasado, perdido en la amnesia del tiempo, en verdad otras estrellas brillan en el cielo. Demonios se les han aparecido a estos Mutantes y ellos no los reconocen, la misma suerte corren los Ángeles. En cuanto a los Extraterrestres, una que otra nave de reconocimiento se ha detenido, pero la tierra está tan cambiada, así como sus seres, que los alienígenas se han marchado, pensando que se equivocaron de dirección.

Pero esto no inmuta a los Mutantes, ni su futuro se estremece por ello, ¡se sienten dioses! Son tan envidiados que incluso, puedo visualizar desde mi trance, las almas de las cucarachas (pues ni éstas sobrevivieron), quemando con su rastro el yermo plateado de la tierra, sedientas y mendigando un poco del código genético de los Mutantes. Éstos, por medio de su facultad de visualización telepática exterior se transmiten con imágenes sus pensamientos. Una gran energía psíquica, fue otra de las bondades sagradas que el holocausto apocalíptico derramó sobre su Ser. De vez en cuando se pueden ver en estas imágenes hechos del pasado, que se esconden como información parásita en el código genético de los Mutantes, pues la herencia biológica del Homos Sapiens anterior pugna por sobrevivir. Y esta base de datos emerge al margen de la voluntad de los Mutantes, manifestándose en su comunicación telepática exterior.

Es un espectáculo grandioso ver la atmósfera circundante pletórica de imágenes psíquicas. También es un oscuro orgullo para cada uno de los miembros de este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser, ver una que otra imagen, que habla de la presencia genética de un antiguo Hermano Fanático, sentenciando altivo, que en algún punto de su pasado biológico, él leyó las bondades sagradas de ese Futuro Post-Apocalíptico, en esta Introvision. Veamos a continuación que otra cosa leyó esa futura mutación de los genes de nuestro Hermano Fanático, en la edición de esta semana.

Por ejemplo, en la página del lunes de nuestra sección Tetramentis, la dirección espiritual de nuestro Hermano Fanático se dirigió hacia donde les señalaba el dedo siniestro de nuestro archidemonio, Morgan Vicconius Zariah, es decir, hacia un destino Nórdico. En la página del jueves, su Futuro Post-Apocalíptico quedó paralizado entre el Bosque y el Poeta. Experiencias embriagantes, idóneas para poetizar cualquier apocalipsis.

En Alterecos4.d, nuestro Hermano Fanático tropezó varias veces en las catacumbas que subyacen en el lado oscuro del alma del monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak. Y que vio él allí, bueno lo que verán nuestros lectores en la página del martes… Un Tierno Botín. Uno que le enternecerá los corazones a los más acérrimos enemigos del apocalipsis. Definitivamente, ¡los niños son el futuro!… Incluso luego del apocalipsis.

En la página del viernes, nuestro Hermano Fanático quizás le dio una mano a Via La Niña de las Rocas, que en el Acto 17 de su aventura, se sintió algo cansada, quién sabe si por el efecto de la visión fantasmagórica del arte sagrado de la muerte, que le brindo a manera de presagio uno de sus engendros predilectos… Beksinski.

Bueno, dejemos que sea nuestro Hermano Fanático de ese Futuro Post-Apocalíptico quién le ofrenda las debidas libaciones a nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Ese sin cuyo apocalipsis interior, nuestro futuro sería más color de rosas que el de la bella durmiente. Y ya saben, antes o después del apocalipsis, nuestro futuro debe recordar esto… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

 

Odilius Vlak

Jefe de redaccion.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s