INTROVISION / Per Aspera Ad Astra

Es seguro que sucederá en un futuro lejano y solitario… pero ha de suceder. Será en el silencioso infierno del oscuro vacío sideral. Allí, el extraño centinela del más profundo abismo se detiene a escuchar los sonidos que imagina. En esa profunda distancia está él, ardiendo con las invisibles llamas del silencio absoluto y las ciegas tinieblas. Los temas que originan sus meditaciones inician y finalizan simultáneamente dentro de su más allá interior, sin ninguna especie viva que con sus movimientos y ruidos le impidan abismarse dentro de sí mismo. Sólo el silencio del vacío sideral y los sonidos y las formas que evolucionan en su imaginación.

Sin embargo, ese extraño centinela es la representación arquetípica de toda una especie: La humana. Posiblemente existirán otros como él, diseminados a través de múltiples universos paralelos, y cada uno de ellos siendo la culminación particular de una evolución colectiva, reflejo de la capacidad creativa del espíritu humano. Él es un hijo de las estrellas, una meta que le fue difícil soñar y recorrer al genio más delirante. Pero no importa, pues quizás ese extraño centinela del más profundo abismo recuerde a través de una misteriosa ruptura del tiempo y el espacio la frase guerrera de los antiguos: Per Aspera Ad Astra… Por el sendero áspero hacia las estrellas.

Será una meta oscuramente hermosa ese futuro del cual se está construyendo un presente; uno en el que este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser, pretende ser un granito de arena angular. Veamos que tan áspero resulta ese sendero en la edición de esta semana. Esperemos que lo sea en gran escala, pues a cada uno de los miembros de este abismo virtual le gusta vivir peligrosamente… e imaginar también.

Pues que pena para nosotros, pues aquello de la aspereza del sendero hacia las estrellas ha resultado más literal de lo que quisiéramos. Nuestro archidemonio, Morgan Vicconius Zariah, no podrá emprender el sendero hacia las estrellas en la edición de esta semana, y mientras las estrellas no nos sean propicias, tampoco lo emprenderá en el futuro cercano. Eso quiere decir que nuestra sección Tetramentis, no destellará su luz espectral sobre las conciencias de nuestros Hermanos Fanáticos, hasta una nueva conjugación. Pero no tan rápido, ya que en la página del lunes nuestra colaboradora Isis Aquino, brillará por la ausencia de su actividad diurna a través de un testimonio de su Vocación Nocturna. En la brevedad de este texto se muestra el largo sendero hacia unas estrellas embriagadas del verbo poético.

En la página del martes, de nuestra sección Alterecos4.D, el monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak, compartirá la primera de una serie de lecturas de novelas y cuentos claves de la literatura imaginativa. De esa manera les mostrará la primera parte de su experiencia titulada: 2001 Un Evangelio Espacial. Es la fanática interpretación que nuestro oscuro monje ha hecho del libro sagrado 2001: Una Odisea Espacial (1968), del divino Arthur C. Clarke. Si hay un trabajo de ciencia ficción que encarna fielmente los avatares que nos presenta un camino áspero hacia las estrellas, es este. Pues es la evolución de una especie, desde su etapa primitiva hasta devenir en verdaderos astros encarnados, y todo a través del genio individual.

El sendero áspero hacia las estrellas que está recorriendo nuestra Via La Niña de las Rocas, se pondrá más áspero de lo que sus estrellas se lo vaticinaron, en la página del viernes de nuestra sección Imagixmundi. Quizás estas últimas estaban petrificadas por el Ser que en nombre de la muerte salió al encuentro de nuestra testaruda niña, y que en el Acto 19 de su aventura iniciática, está decidido a que ésta no vea más la luz de las estrellas. ¿Que estará leyendo nuestro venerable, Arcadio Encarnación, en las estrellas que lo iluminan?… ¿Estará su sendero hacia ellas tan áspero como el de Via hacia la estrella más brillante?… La Muerte.

Bueno de aquí en adelante el sendero áspero sólo conduce hacia el cúmulo de estrellas que coronan el alma de nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Él es quién con sus pasos elimina la aspereza del sendero que cada miembro de este Blogzine debe recorrer hacia las estrellas que iluminan sus infiernos particulares. Si algunos de nuestros Hermanos Fanáticos ya han iniciado el recorrido de su propio sendero hacia las estrellas, que no olvide esto… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

 

Odilius Vlak.

Jefe de Redaccion.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s