TETRAMENTIS / La Visión de un Principio Embrionario

Morgan Vicconius Zariah

El cielo burbujeaba un aliento gaseoso en el amanecer de una tierra nueva. El calor se expandía por toda esta esfera de gases y vapores candentes. La vida yacía aún en su forma de simiente, y se ocultaba dentro de todas estas fusiones de gases cósmicos. La masa se compactaba bajo la líquida vida del fuego. El viento empezó a aparecer junto al agua, y el calor, después de miles de años al enfriarse, condensaría la vida que ya pululaba dentro de los seminales gases creadores de los elementos; en una sabia composición atómica. En esta cósmica visión, los recién nacidos volcanes escupían su fuego interior a una blanquecina y caótica atmósfera, que empañaba mi mirada dentro del gas que me trasportaba como una entidad embrionaria. Este recuerdo ha llegado a mí a través de los genes inmortales de esta creación; de este hechizo que invoqué para no olvidar las primeras manifestaciones de una etérea existencia. Vi seres demiúrgicos entonar eternos cánticos, que empezaron armar el equilibrio como un mágico rompecabezas, donde después, un aliento era insuflado desde la materia oscura donde se movían estas entidades creadoras, para encarnar las primeras esporas de vida.

Mi conciencia viajaba fría en el cálido viento. Estaba aún descarnado, pero ya sentía mis dotes de sorpresa y cuestionamiento. Aún no entiendo si este recuerdo es mío, o fue heredado genéticamente por una primigenia entidad que no desea morir, encarnándose generación tras generación para mantener vivo esa sorpresa cósmica. Mi alma en aquel estado, estaba conectada con todos los elementos que ardían bajo esa calida capa de gas, que bordeaba el nacido planeta. La vida era absorbida a través de la luz que brindaba como combustible el astro ardiente. Que hacía gravitar a todos los planetas que alrededor de él giraban en éste génesis, ésta galáctica primavera; donde los retoños estelares brotaban de la negritud del espacio. Como rosas luminosas y savias de nebulosas milenarias, se veía aparecer en este árbol de un nuevo sistema estelar.

Estas almas, estas nuevas vidas que nacerían millares de años posteriores a esta visión. Venían prestadas desde otros sistemas, eran semillas que viajaban en bolas energéticas, donde toda una gama de formas y todo tipo de vida surgían para ser sembradas en la esfera ardiente. La crecida de las lluvias creó un hondo océano que cubrió la tierra y pronto me sentí atraído a esta magnética profundidad. Aquellas esencias embrionarias pronto entraron  en contacto con este océano, donde nacería la primera forma física y de donde germinarían las conciencias y evolucionarían a través de millones de años humanos, los seres que aprenderán a caminar y  volar encima de la tierra y el aire. La vida del agua, tomaría también la tierra, que emergería después de algunas edades desde el fondo del agua que la  cubrió  para abrazar la vida.

La masa de gas donde me movía; donde estaba contenida la vida en su estado básico, empezó a penetrar las aguas intranquilas de los mares. Al hacerlo, vi los seres del Demiurgo abrazarse y entonar otro canto alegré; pues ya la vida se había hecho una realidad. Cuando esto pasó, sentí perder éste recuerdo para siempre. Ahí fue cuando invoqué desde la profundidad del gas a uno de los seres creadores, para que me permitiera por siempre guardar esta visión. Y el deseo me fue concedido, ante la sorpresa de estos seres, al ver una masa de gas de futura vida, tomar conciencia de sí misma, desde antes de encarnar y evolucionar a través de los tiempos.

Por la sorpresa de estos seres, me fue concedida por siempre esta visión, que se que no es mía, sino de alguna entidad que seguirá encarnando en tal vez mucho más genes. Para enseñar al resto de la humanidad el verdadero Génesis metafísico de nuestra alma, y la conexión que tenemos con un sin fin de cosas; que escapan a nuestro espacio y a nuestro tiempo, por el peso material de nuestra carne.

FIN.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s