INTROVISION / Los Delirios de un Cadáver

La creación del mundo fue la fruta prohibida de Dios me susurró la Serpiente en mis pesadillas mientras las ratas saltaban el abismo. Siempre me sucede lo mismo si antes de cerrar mis párpados ingiero una cocción de eucalipto. Me agrada, porque es como encender un incienso helado en mi interior; como sentir el aliento de la muerte soplando a ambos lados de la vida. Se desarrollan extrañas visiones en mi limbo onírico cada vez que los gusanos de hielo inoculan con sus mordidas ese extraño alucinógeno en mi cadáver. O quizás es la vida y el mundo los que están muertos y yo soy el único Ser con vida. Es el espectro del resto de la realidad que vaga penando alrededor de mí, y no el mío, es el que deambula entre el mundo de los vivos. Pero entre la realidad de mi cadáver y la ilusión de vida en la vida, continúo experimentando extrañas visiones.

En una oscura noche que se cerró hace varias vidas soñé que el Leviatán me hacia sexo oral. Experimenté una polución nocturna tan copiosa, que aún luego del despertar de mi última reencarnación, continuaba flotando en un lago seminal de fuego y azufre. La lascivia por los símbolos del abismo es una extraña forma de magia sexual practicada por mi alma.

La experiencia más calidoscópica fue en un sueño compartido por todas las manifestaciones multidimensionales de mi arquetipo. En él penetraba la etérea sexualidad de un Ángel, inundándolo de tinieblas con cada eyaculación. Esa práctica nigromántica constituyó la ceremonia final en la personalización del todo de mi Ser, desde cada una de sus partes arquetípicas. Pues la oscuridad total al fin descendió sobre todos los planos de mi alma, cubriéndola como un sudario, dentro de un sepulcro en el que cada estrella era un gusano carroñero… ¡Delirante!

En la alucinación compartida del Ciberespacio, este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser, también es un cadáver que delira con ser más real que las dos ilusiones que lo escoltan: una desde el plano de la imaginación de cada uno de sus miembros; y el otro desde la realidad en la que éstos deliran existir. Algunos gusanos carroñeros son donados por los pensamientos de uno que otro de nuestros Hermanos Fanáticos, que hacen el sacrificio de robarle un poco de tiempo a su muerte para vagar por el plano espectral de este Blogzine. Veamos cuáles delirios nos tiene en reserva este cadáver en la edición de esta semana. Pues para los muertos delirar no es perjudicial para su salud.

Nuestro archidemonio, Morgan Vicconius Zariah, exhumará el delirio en la sección Tetramentis del cadáver de su espíritu, el cual sus oscuras artes lo han convertido en un zombi multidimensional. En la página del lunes, sus cadavéricos delirios nos llevaran sobre las alas de extraños espectros hasta los pies de El Ídolo Sangriento. Siniestras burbujas de sangre serán las sutiles tumbas dentro de las cuales, los delirios de unos sacerdotes fanáticos, resucitarán en el interior de un antiguo demonio cuyo cadáver de bronce aún delira ser adorado. En la página del jueves, nos espera el poderoso delirio de un destino oscuro, tanto como su atmósfera medieval. El Escapulario, el Monje y el Grial, es una joya esculpida con las mordidas de gusanos carroñeros, y en la primera parte de su entrega, Vicconius nos hace ver que la voluntad de ser de un monje, es una energía de supervivencia tanto para las fuerzas de la Luz como  las de la Oscuridad.

La página del lunes también será el sepulcro desde el cual se alzará el delirante cadáver de nuestra sección Neosapiens en su quinta entrega. En esta ocasión la galería mostrará los delirios de un cadáver que no podría faltar en las primeras ceremonias de este templo virtual: Hans Ruedi Giger (1940). Artista suizo, que invocó al presente los miembros de la especie humana, que en ese futuro lejano serán los trofeos viviente de una demoniaca evolución ciberorgánica. Así que remuevan la paja de su ojo para que así puedan ver mejor a través del portal dimensional del arte de Giger: La Procesión de los Ciberdemonios.

La sección Alterecos4.D, en la página del martes, continuará siendo la tumba dimensional en la que el monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak, exprese sus delirios de satisfacción por estar de regreso en su patria espiritual. Los cánticos de formulas de antiguos grimorios le abren paso a la segunda parte de: Averoigne: El Manuscrito de una Edad Media Apócrifa. Es hora de emprender delirio a delirio, las peregrinaciones a las lugares más destacados de esa imaginaria provincia medieval.

En la página del miércoles no quedará en blanco, pues se llenará con otra entrega de nuestra sección Runes Sanguinis. Se trata de otro documento emanado de los delirios ordenados del divino Clark Ashton Smith. En él, Klarkash-Ton expresa ciertas reflexiones a raíz de su lectura de un informe del simposio de Ciencia Ficción de 1949. Su título es obvio: Sobre la Historia de la Ciencia Ficción. Palabras breves pero imbuidas de autoridad sagrada.

Al parecer nuestra Via La Niña de las Rocas, ha estado delirando demasiado como para darse cuenta del cadáver en el que se está convirtiendo su destino. Espero que los delirios de los seguidores de su aventura iniciática estén dotados de mucha imaginación. Así que, si no han tenido problemas en imaginar los últimos actos de Via, tampoco los tendrán en imaginar las acciones del Acto 25. Sólo una frase es digna de ser dicha a manera de descripción: Via está en serios problemas. Esperemos que estos se hagan realidad en la página del viernes de nuestra sección, Imagixmundi. Un delirante saludo a nuestro venerable, Arcadio Encarnación, allá en la putrefacción en la que se encuentre su cadáver.

Al fin hemos llegado ante la vapores putrefactos del cadáver que más delira en este Blogzine, nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Él es quien nos envía ritual tras ritual, los gusanos carroñeros de su imaginación para que inoculen con mordidas alucinógenas los delirios que han de guiar nuestra carroña hasta su tormento final. A nuestros Hermanos Fanáticos le recomendamos que antes de abandonar su cadáver a la última descomposición, deliren esto… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Odilius Vlak

Jefe de Redacción


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s