NEOSAPIENS / H.R. Giger : La Procesión de los Ciberdemonios

HR Giger

HR Giger - Birth Machine 1967

HR Giger - Biomechanoids - 1976

HR Giger - LI II

HR Giger - Necronom IIIa

HR Giger - Alien

HR Giger - Necronom IV

HR Giger - Necronom V

HR Giger - Head III

HR Giger - Erotomechanics v

HR Giger - Erotomechanics VI

En antiguos ciclos cósmicos un Demonio solía ser una vieja alma que se había despertado de todas las ilusiones que brotaban como hongos venenosos en todo el universo. Los medios para arribar a ese estado evolutivo son muchos dependiendo de la dimensión en la cual se ponga en marcha ese destino, y el tipo de especie inteligente que lo protagonice. Un portal dimensional, abierto a través de las visiones oscuras del arte, nos muestra a la especie humana la conquista de ese destino demoniaco por medio de la evolución de una biomecánica infernal. La extraña tecnología manejada por una consagración del espíritu, la imaginación y el impulso inventivo de la especie, fundieron sus genes con las hermosas simetrías y matices propios del mundo orgánico mineral. Esta simbiosis, llevada a cabo en el caldero de una bruja sideral, dio como resultado las extrañas criaturas que vislumbramos a través del portal dimensional que ha sido abierto por la lúgubre imaginación de Hans Ruedi Giger.

HR Giger - Necronomicon

HR Giger - Baphomet

HR Giger - The spell II

HR Giger - Kitchen Door 1973

Es un futuro extraño, con sus paisajes teñidos por colores metálicos, que al parecer fueron esparcidos como aerosoles  desde los pulmones de demonios gigantescos. Todo está bajo el abrazo de un crepúsculo apocalíptico; todo el escenario no aparenta se más que la antigua carroña de un mundo metálico. Con sus valles, colinas, cuevas y montañas amordazadas con miembros nudosos de hermosos metales; evolucionando en un pandemónium de articulaciones que se retuercen infinitamente.

HR Giger - Biomechanoids, 1969

HR Giger - Biomechanoids, No 98 - 1969

HR Giger - Biomechanoids, No 101 - 1969

HR Giger - Biomechanoids, No 102 - 1969

A través de este laberinto surrealista marcha La Procesión de los Ciberdemonios, rama bastarda de la antigua humanidad que se desprendió, bajo la fulminante alucinación de una evolución distinta, del tronco biológico original. Éste también experimentó una evolución ciberbiológica, pero estimulada por las necesidades de la adaptación a los desafíos del espacio exterior, y no como una experiencia religiosa de carácter blasfemo como en el caso de los Ciberdemonios de H. R. Giger, cuya procesión hacia un más allá ciberespiritual nos extasía, no sólo por su belleza infernal, sino por la sublimación de la energía sexual que emana de ellos.

Ese obvio fetichismo sexual que encarnan las imágenes de esos Ciberdemonios futuros, expresan la realidad de un mundo abstracto, más allá de la realidad física de las células, que en algún momento de su historia se hicieron adictas a los moléculas de plata, hierro o aluminio. Es algo parecido a lo que susurró ese extraño cuervo: Las llamas del infierno son un excelente afrodisiaco. Las almas condenadas no cesan de copular entre sí. Una gran población sin llegar nunca a la superpoblación. Sí, para parafrasear a Arthur Schopenhauer: «El infierno como voluntad y representación». En ese lejano infierno ciberorgánico también existirá la voluntad de ser.

Odilius Vlak

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s