RUNES SANGUINIS: El Tao de Conan / Por Dale Rippke

Frank Frazetta - Conan the Barbarian

«Él no era sólo un hombre salvaje; él era parte de lo salvaje, uno con los incontrolables elementos de la vida; por sus venas corría la sangre de una manada de lobos; en su cerebro acechaba la vasta profundidad de la noche nórdica; su corazón ardía con el fuego de bosques en llamas.»

Fragmento de «El Coloso Negro», de Robert E. Howard


El único y más frustrante aspecto de ser un fanático del Conan el Cimmerio de Robert E. Howard, es la miríada de opiniones subjetivas de parte de sus lectores sobre los valores que el personaje de Howard encarna. Y no es que él escribió las historias de Conan tan opacas que cualquier interpretación sería considerada válida. Estoy seguro que Howard sabía exactamente cuales eran los rasgos y motivaciones del personaje de Conan, y así lo describió actuando en una razonable y consistente manera a lo largo de toda la serie.

Entonces, ¿que pasó? ¿Por qué hay tanta confusión en cuanto a Quién o Que fue Conan?

La contribución más grande a esta confusión viene de parte de la absoluta plétora de material pastiche que ha sido agregada a la saga de Conan desde el suicidio de Howard en 1936. El primer pastiche suministrado por L. Sprague DeCamp y Lin Carter establecieron el tono para todos los trabajos subsecuentes, ya que ellos se incorporaron al mito de Conan con la misma igualdad de estatus que Howard. Las historias de DeCamp/Carter se alejaron de la visión de Howard, ofreciendo su propia versión suavizada; enfatizando las cualidades «heroicas» de Conan (como su «tosca caballerosidad» hacia las mujeres) y minimizando sus aspectos más desagradables. Ellos también tendieron a presentar a Conan como siendo más cerebral que los instintos barbaros de Howard. Sin embargo ellos eran novicios comparado con lo que estaba por venir.

La ofensa más grande en todos los sentidos fue la de la Marvel Comics. Su versión de Conan fue la de un personaje completamente diferente al de la visión de Howard. Extrañamente, buena parte de esto vino a causa de la agenda forzada sobre la Marvel Comics por estar ajustada al Código del Cómics; ellos tenían que presentar a Conan como un modelo positivo. Para ello, el escritor Roy Thomas tuvo que caminar un poco sobre la cuerda floja, en orden de mantener a Conan de alguna manera ajustado a lo que Howard visualizó. Conan todavía mataba a sus enemigos (algo que a otros héroes el Código del Cómics no se les permitía), pero era siempre en defensa propia; en lo adelante ya no le estaba permitido asesinar a nadie bajo un impulso gratuito. Algunas personas argumentarían que esto no fue un gran cambio, pero en verdad cambió completamente la personalidad y motivaciones de Conan. Otro cambio sobrevenido al personaje se gestionó por la costumbre de Thomas de tomar trozos de historias, y eventos de éstas, así como la disposición de personajes, tejiéndolos en un todo consistente y homogéneo. Para aumentar más la confusión a Thomas le fue permitido adaptar las historias de DeCamp/Carter para las series de Marvel, y esto con diferentes grados de éxito. Poco después Thomas abandonó la serie, cayendo esta en un estado estático y confuso, que lentamente transformó a Conan un un superhéroe ordinario; en un verdadero boyscout de la Era Hiboryana. Incluso, el posterior regreso de Thomas a la serie, fue incapaz de prevenir el descarrilamiento de ésta y su colapso contra su propia y gigantesca mitología.

Mientras tanto, docenas de novelas pastiche se lanzaron, así como unas cuantas películas que confundieron más el asunto. No es en verdad nada extraño que las personas no conozcan a Conan como este es en realidad.

Otra de las principales causas de esta confusión son los consumidores de la obra de Howard, desde los fanáticos casuales a los académicos del mismo. El fanático casual no está generalmente interesado en Howard, considerándolo ser sólo el primero de una serie en aumento de escritores de las historias del personaje; a sus ojos todos son iguales. Realmente no importa si están leyendo Dark Horse Comics, Marvel Comics, o cualquiera de los autores pastiches. Todo lo que a ellos les interesa son las aventuras de Conan como personaje.

Al otro lado del espectro están los verdaderos fanáticos y los académicos. Ellos quieren descubrir la verdadera naturaleza de Conan sólo a través de los escritos de Robert Howard (una posición que yo apoyo absolutamente). Lo extraño es, que aún limitando el campo de juego a Howard, no parece eliminarse la confusión. Esto parece deberse a una sola razón: existen una serie de prejuicios debido a la lectura de cómics o pastiches primero. Esto crea una tendencia a contaminar los personajes y el mundo de Howard con ideas sugeridas por las primeras lecturas, conduciendo de esta manera a una inadecuada comprensión del material.

Lo que más me asombra es que muchas personas parecen estar totalmente ignorantes a este estado de cosas, y usualmente tienden a echarle la culpa a las historias de Howard; citando inconsistencias, oscuras motivaciones, y la creencia general de que Conan es «cualquier cosa para cualquiera». Esto es algo de lo que son culpables casi todos los estudiosos de Howard (incluido yo). Es también parte de la naturaleza humana tratar de crear orden en la propia mente de lo que en ocasiones es información contradictoria. Frecuentemente, el final da como resultado un tipo de miopía. Uno literalmente no puede ver el bosque a causa de todos los arboles. Todos proyectamos prejuicios personales, y nos encerramos en paradigmas de creencias subjetivas que son extremadamente difíciles de eliminar.

En cierto sentido este ensayo es un ejemplo directo de un modelo de creencia. Yo llegué a Conan a través de la Marvel Comics. Yo estaba feliz viviendo esa existencia ilusoria; feliz en mi creencia de todo acerca de Conan. Entonces, ingresé a la Robert E. Howard United Press Association (REHUPA). No sucedió inmediatamente, pero lentamente los velos cayeron ante mis ojos y fui capaz de percibir a Conan bajo una luz totalmente diferente. Existían reales y tangibles diferencias entre el bárbaro de Howard y el tipo de los cómics. Casi fue como si algún aspecto más heroico de Conan se hubiese abierto paso hasta la más extrema posición posible. Varias de las más nobles cualidades del Conan de la Marvel no existían o fueron seriamente mutiladas de las historias de Howard. Algunas de las más egregias diferencias son:

  • Conan tiene un código moral de hierro por el cual vive.
  • Conan sólo ataca personas que lo merecen.
  • Conan protege al pobre y al inocente de las malas personas.
  • Conan nunca, bajo ninguna circunstancias, asesinaría a una mujer o dañaría a un niño.

Esta es sólo una pequeña muestra de algunos de los hechos que las personas argumentan son centrales al carácter y la mística de Conan. El único problema es; no hay casi ninguna evidencia de esto en los escritos de Howard, aparte de aquella que las personas proyectan sobre ellos.

Examinemos, como ejemplo, la fantasiosa noción de que Conan jamás asesinaría a una mujer. Existen sólo unas cuatro referencias dadas por Howard en el curso de toda la serie de Conan que abordan este tema. Examinando estos cuatro pasajes, usando la Navaja de Occam y un poco de sentido común, debe arrojar luz a las intenciones de Howard.

WEIRD TALES - MAY 1934

La primera pista es mencionada en La Reina de la Costa Negra. La nave en la cual Conan viaja cae bajo el ataque de los corsarios negros liderados por Bãlit. Conan decide cubrir el barco pirata con flechas, y mientras éste se acerca, apunta a Bãlit: «Conan estiró el arco hasta su oído, entonces algún capricho o duda sostuvo su mano, y envió la flecha a través del cuerpo de un alto y emplumado lancero al lado de ella». Este hecho se puede usar para soportar la noción de que Conan jamás asesinaría mujeres. El problema real es que Howard lo muestra ser el resultado de un «capricho o duda», lo cual parece ser demasiado ambiguo como para caer en el razonamiento de que él nunca dañaría una mujer.

La segunda viene de Xuthal del Crepúsculo. La mujer de Conan, Natala, ha sido secuestrada por Thalis y va ser asesinada, y de esa manera la Estigia conservar a Conan para sí misma. Natala explica el error en el plan de Thalis: «Él te cortará el cuello, respondió Natala con convicción, conociendo a Conan mejor que Thalis». Esto en verdad debería eliminar toda noción de que Conan jamás mataría una mujer. Howard no escribe que Natala tiene la esperanza de que él la mate o imagina que él la mataría; él declara que ella sabe que él la matará. Conan matará una mujer bajo ciertas provocaciones. El asesinato de una mujer bajo su protección es razón suficiente para hacerlo.

WEIRD TALES - SEPT 1934

WEIRD TALES - JULY 1936

La tercera viene de El Pueblo del Círculo Negro. Conan necesita camuflajear a Devi y decide tomar las vestimentas de una joven mujer de las cercanías. Devi preocupada, dice que él va a matar la muchacha por ellos. «Ordinariamente yo no mato mujeres -él respondió-; a pesar de que algunas de las habitantes de las colinas son mujeres lobas». Hay un par de hechos interesantes que resaltan de la lectura en contexto de esta declaración. Primero, él deja entender que bajo extraordinarias circunstancias mataría mujeres. Segundo, esas circunstancias tienen que ver con mujeres que pretendan violentar su persona. En nombre del argumento voy a limitarlo a esas mujeres que él encontraría muy difícil derrotar en batalla o que lo coloquen en una posición desventajosa. En teoría habríamos visto esto pasar en ClavoRojos si Valeria hubiese sido incapaz de matar a Tascela; en ese caso, sería responsabilidad de Conan el tratar de detenerla sin dejarse freír por su vara mágica de rayos laser. Sólo se necesita un poco de sentido común para darse cuenta de que Conan no iba a permitir ser asesinado por una mujer, aún si es contrario a la idea de asesinar mujeres.

La cuarta viene de Traidores en el Hogar, y parece ser la principal evidencia que las personas usan para sostener la idea de que Conan no mataría una mujer. En la historia la mujer de Conan lo ha delatado con las autoridades, quienes lo capturan y encarcelan. Conan escapa y regresa a la morada de su antigua amante. En vez de asesinarla él la conduce al techo de la casa y la arroja a un pozo de la suerte trasero. El principal argumento de que Conan no mataría mujeres es que, «si ella no merecía la muerte por sus manos, ¿entonces quién?». Pero hay un detalle que tiende a mitigar un poco este argumento. Hay un pasaje interesante que ocurre durante la escena que arroja algo de luz sobre las motivaciones de Conan. Este entra en la habitación y enfrenta a la mujer. Ella empieza a rogar por su vida mientras él está parado ante ella con un cuchillo manchado de sangre en sus manos: «Conan no respondió; él simplemente estaba en pie contemplándola con ojos ardientes, acariciando el filo de su cuchillo con un pulgar encallecido. Por último él atravesó la habitación…». Howard utiliza este pasaje para ilustrar los motivos de Conan durante su encuentro con la muchacha. La irrefutable tesis que yo obtengo de esto es que Conan entró en la habitación con toda la intención de matarla y se detuvo para calmarse un momento. Mientras ella suplicaba por su vida él luchaba con su impulso de asesinarla ahí mismo (acariciando el filo de su cuchillo con un pulgar encallecido). De la misma manera que él no pudo decidirse a matar a Bãlit a causa de algún «capricho o duda», Conan no puede decidirse a matar su compañera tampoco. En vez de eso, él satisface su deseo de venganza arrojándola a un pozo de la suerte.

De acuerdo con Howard, mientras no es parte de la naturaleza de Conan asesinar mujeres, él las mataría bajo ciertas circunstancias; si es obligado en batalla, o si una mujer asesina a alguien bajo su protección, siendo estas las dos motivaciones que conocemos. Mientras la muchacha de Traidores en el Hogar, ciertamente lo traiciona, Conan se escapa de la muerte, así que ella no cae realmente en ninguna de las categorías de «mujeres que él mataría». Ella por el contrario representa una versión Cimmeria de alguien «inofensivo y sin maldad», si bien se acercaba mucho. Cualquiera que aún crea que Conan nunca, jamás asesinaría una mujer, está proyectando sus propios prejuicios. Howard sugiere de manera clara que Conan asesinaría una mujer, si le dan el motivo de hacerlo.

Todo lo cual nos conduce de regreso al tema general de este ensayo. Ya que la mayoría de las personas han tenido una idea confusa acerca de quién o qué es Conan, quizás debamos echar un vistazo a lo que Howard intentó decirnos de su Cimmerio. Es mi opinión que el personaje de Conan es consistente a lo largo de toda la serie y que Howard tenía un concepto muy claro sobre el personaje que nos describió.

Howard confesó que él modeló su personaje a semejanza de varias personas que él conoció, como trabajadores de campos petroleros y otros por el estilo. Cada uno proveyó un rasgo que al ser amalgamados dieron como resultado Conan el Cimmerio. Mientras esto es verdadero dado el resultado, es cierto también que el personaje de Conan contiene elementos que son muy icónicos, sino directamente arquetípicos.

Argumentos han sido expresados en el pasado acerca de la naturaleza alegórica de las historias de Conan; su insistente tema de civilización versus barbarie, colectivismo versus individualismo: son los garfios en los que Howard cuelga sus historias de Conan. Justificar el elemento alegórico sólo en esas simples evidencias es injusto. Cuando uno comprende el asunto, reconoce que la verdadera barbarie no es la antítesis de la civilización. La barbarie no es más que una versión más simplificada de civilización. La visión idealizada del barbarismo de Howard no tiene nada que ver con la realidad. Esta es mucho más profunda. Se extiende hasta uno de los debates más antiguo en la tradición filosófica occidental, entre Nomos y physis (Fusis).

Los principios del Nomos eran la base sobre la que descansaba la sociedad Griega civilizada. Ellos eran el Artificio, el Orden y la Racionalidad. Cada sociedad civilizada, incluyendo las culturas más bárbaras, se han adherido a los conceptos del Nomos. El Artificio, es la imposición de la voluntad del hombre sobre el mundo que lo rodea gracias a su genio, mientras que el Orden es la herramienta de control, y la Racionalidad es la explicación del por qué las cosas funcionan de la manera que lo hacen. Todas las sociedades civilizadas de las que tenemos noticias han operado bajo el paradigma del Nomos. Este punto de vista es siempre colectivo, pues generalmente se comparte la misma visión.

La visión de Howard sobre la realidad del Nomos era que ya que los humanos eran imperfectos, entonces era obvio que toda civilización basada en su punto de vista sería igualmente imperfecta. Las historias de Conan tratan el artificio de las culturas civilizadas, presentándolas siempre como corruptas y decadentes debido, ya a la disparidad entre los componentes de la cultura (el poder de los que tienen sobre los que no tienen) o porque la seguridad colectiva trae consigo una especie de estado enervante que sólo aspira al logro de sus deseos a través de la decadencia. Esta decadencia debilita la raza y apresura su caída inevitable. La adherencia de la civilización al racionalismo conduce también a su propia destrucción a través del dogma y falso sentido de superioridad moral.

Howard muestra la civilización bajo una luz entrópica. Esta siempre tiene un sentido de tedio, una cuota de corrupción. Él declara en Más allá del Rio Negro: «La barbarie es el estado natural de la humanidad. La civilización es antinatural. Es un antojo de las circunstancias. Y la barbarie siempre triunfa al final». En el verdadero sentido, lo que esto significa es que la civilización deviene tan adormecida dentro de sus dogmas y leyes artificiales, que es incapaz de responder a los desafíos presentados por la barbarie. La barbarie abraza lo caótico, lo impredecible y lo creativo. Esta agrede la civilización en formas imposibles de prepararse contra ellas, así como para defenderse. La civilización está limitada por sus propias percepciones, mientras que la barbarie no tiene limitaciones en absoluto.

En la saga de Conan, el Cimmerio siempre es presentado como el catalizador que sacude las cosas; él conduce la aventura a nuevos lugares. Él es la antítesis de la conducta civilizada, así que no debe ser ninguna sorpresa que Howard parezca basar a Conan sobre lo «salvaje»; sobre el principio de la Physis. Este consiste en naturaleza, caos, e irracionalidad. Conan definitivamente muestra todos esos rasgos. Howard interpreta su lado natural comparándolo a diferentes tipos de animales salvajes en casi todas las historias que él escribió. Él muestra a Conan exhibiendo una conducta caótica, operando acorde a los caprichos, y lo describe como «turbulento». Él proclama el sustrato irracional de Conan cada vez que éste se comporta instintivamente. El personaje es prácticamente un póster infantil para la conducta Physis.

Un personaje funcionando en acuerdo al paradigma Physis tendría que ser necesariamente anticolectivo. Conan es un individuo, no parte de una colectividad, y no se somete a las leyes de la civilización. Por definición Conan es completamente amoral y egoísta.  Él deviene en una ley para sí mismo, y si bien él arremete contra la civilización como un todo, él no se alza como especialmente malvado, pues sus víctimas son esencialmente corruptas. Esto tiende a mostrarlo como un rayo de luz brillante en un mundo muy oscuro.

El problema más grande en hacer de Conan un personaje simpático es que sus motivaciones raras veces son altruistas, y por lo regular se muestra individualista. Howard necesitó darle a Conan un conjunto de valores que pudieran suplantar a aquellos típicamente de la conducta Nomos, sin ser demasiado amoral y autocomplaciente. Él trató de resolver esto tomando el modelo Physis de rudo individualismo, y llevándolo a su lógica más extrema. A mi entender, Conan está basado en la idea del Macho Alfa. Lo que me parece interesante es que, este no es el tipo humano de Macho Alfa, sino uno basado en la manera en la que los animales realmente actúan en estado salvaje. Él exhibe varios rasgos que pertenecen al «Macho Alfa de una manada».

WEIRD TALES - DEC 1934

La característica más obvia es que Conan siempre trata de alzarse como líder de cualquier grupo del cual él es parte por un enfrentamiento directo con el líder establecido. Podemos ver excelentes ejemplos de esto en sus enfrentamiento con Sergius de Khrosha en La Sombra de Hierro en la Luna, y con Zaporavo en La Lista del Oscuro. El mejor ejemplo de esta conducta aparece en Una Bruja Nacerá. Conan usurpa el gobierno de la tribu de los Zuagir, de Olgerd Vladislav, en una escena que contiene los mejores elementos del Macho Alfa de una manada de animales, expresados en las palabras de Conan: «No hay espacio para un jefe caído en el desierto. Si los guerreros te ven, derrotado y desposeído, jamás te permitirán abandonar el campamento vivo». La cumbre de esta conducta es, por supuesto, Conan estrangulando al Rey Namedides para tomar el trono de Aquilonia.

Otra característica que Conan exhibe es su absoluta negación en someterse a la voluntad de otra persona. El hombre en toda la saga no se rinde ni en una sola ocasión a un antagonista. Él siempre marcha hacia delante, incluso cuando esto no parezca ser beneficioso para sus intereses. Él puede abandonar una pelea en una retirada táctica, pero jamás se somete o se rinde. En la naturaleza esto sería considerado «entregar tu cuello», y es algo que un Macho Alfa jamás haría. Él más bien moriría primero.

Una tercera característica concierne a la responsabilidad del Macho Alfa en proteger los miembros de su «manada» de peligros exteriores. Cualquiera que acepte el liderazgo de Conan se volverá un miembro de su «manada», y él la protegerá hasta el punto de dar su vida por ella. Este rasgo está mejor ilustrado en la manera fiera en que él protege sus mujeres, pero también se muestra en su negativa en abandonar sus sitiados hombres en El Pueblo del Círculo Negro, aún estando ellos prácticamente aullando por su sangre. Y se manifiesta también en La Hora del Dragón, cuando Conan reconoce su responsabilidad en proteger a sus «súbditos» de las depredaciones de los invasores Nemedianos. Este es un rasgo importante en el análisis del personaje de Conan; él no es el rey de la nación de Aquilonia, sino que el pueblo es parte de su «manada».

La característica final tiene que ver en la manera en que Conan se relaciona con las mujeres de su «manada». En la naturaleza, el Macho Alfa tiene el derecho de copular con cualquier hembra que él elija y que disfrute de su protección. Vemos como Howard abordó este tema varias veces en la serie. El ejemplo más claro es Octavia, en El Demonio en el Hierro. Conan la protege de Khosatral Khel y luego la considera ser «su mujer». Aún el hecho de que ella sólo fingía estar enamorada de él, no lo desanimó; él aún esperaba tener relaciones sexuales con ella. Una escena similar aparece en El Pueblo del Círculo Negro, luego de que Conan rescata a Devi Yasmina de los mercenarios de Yimsha y restablece su protección. Ellos eventualmente reconocen que ella ya no es útil como rehén, y así Conan decide mantenerla como su esposa, y declara categóricamente que ella no tiene elección. Incluso en El Valle de la Mujeres Perdidas se alude ligeramente a esto, cuando Conan se da cuenta de que Livia no quiere actuar de acuerdo a sus reglas y galantemente la expulsa del país bajo el argumento de que  ella no es «la mujer apropiada para el jefe guerrero de los Bamulas».

Conan también exhibe rasgos de la conducta Physis actuando de una manera  caótica en un gran numero de circunstancias. Howard sabía que el personaje de Conan necesitaba ser impredecible; él alude a esto todo el tiempo: «Los hombres bárbaros hacen cosas extrañas e inesperadas». La anterior discusión en cuanto a Conan asesinando mujeres viene al punto.

Cuando Conan decide, gracias a un capricho o duda, no dispararle a Bãlit, fue un acto de comportamiento impredecible (también raya en lo irracional pues siendo Bãlit la líder de los corsarios, su muerte hubiese finalizado la pelea). Caos significa impredecibilidad. Howard presenta la escena entre Conan y su mujer en Traidores en el Hogar como un acto de conducta impredecible ya que él lo escribió, mostrando que el Cimmerio tenía la intención de matarla, cambiando de opinión en el último momento. Y no olvidemos que en El Coloso Negro, Amalric describe a Conan como siendo «el más turbulento de todos mis pillos!». Turbulento significa salvaje o violentamente impredecible. Está claro que Howard concibió a Conan para actuar de esa manera.

Lo irracional es la otra característica Physis que Conan exhibe, y ésta es un poquito más difícil de distinguir, principalmente porque la palabra tiene connotaciones negativas para la forma de pensar corriente. Irracionalidad significa que el personaje exhibe pensamientos que no poseen una base lógica. Howard describe a Conan como actuando instintivamente, colocando la acción antes que la reflexión. En la historia de Conan, El Demonio en el Hierro, Ghaznavi de Khawarizm, comenta que el habilidoso Conan tiene rasgos que están más alineados con «los instintos de animales salvajes que con la inteligencia». Howard conecta la irracionalidad de Conan con su estado emocional. Él huye con horror del cuerpo decapitado del Hijo de Set que él mató en El Dios del Cuenco. Sus intentos de escape tanto en La Reina de la Costa Negra como en El Dios del Cuenco, son impulsados primero por la matanza de hombres desalmados que se habían burlado de él, más bien que por la más lógica y racional elección de los hombres armados que estaban en la habitación.

Resulta muy claro para mí que Howard concibió a Conan para ser la antítesis de la conducta civilizada. Él actúa en acuerdo a un paradigma completamente diferente al adoptado de forma general por las naciones civilizadas a través de las cuales él se mueve. Él interactúa con la forma de pensar civilizada pero nunca la hace suya; por lo regular la desprecia. Su rechazo del punto de vista civilizado se expresa muy claramente en El Valle de las Mujeres Perdidas: «Las costumbres defieren de país a país, pero si un hombre es suficientemente fuerte, él puede imponer algunas de sus costumbres nativas en cualquier lugar. Y jamás un hombre me ha llamado débil». Conan no es Nomos. Es es Physis a carta cabal.

Conan abandonó Cimmeria, de acuerdo con Howard, debido a su intensa curiosidad de ver el mundo y experimental la vida en su totalidad. Ese es con mucho su principio a través de toda la serie. Conan no es acerca de la vida sin experimental. Se trata del deseo de : «Déjame profundizar mientras vivo; déjame saborear el rico jugo de la carne roja y el punzante vino en mi paladar, el ardiente abrazo de blancos brazos, y estoy satisfecho» y «Yo vivo, ardo de vida, yo amo, yo asesino, y estoy satisfecho».

Conan se desenvuelve en la muerte, pero su realidad es que él siempre está moviéndose hacia la vida. Parece paradójico, pero sólo cuando es visto desde la perspectiva del Nomos. Conan está tan enamorado de vivir su vida que corteja la muerte en cada oportunidad. Como cualquier veterano de guerra puede atestiguar: las personas simplemente existen; en realidad no se ha vivido la vida hasta que no se la ha colocado en la línea de fuego. Conan vive su vida como si ésta no fuera nada más que una danza con la muerte.

Una cosa que me ha asombrado acerca de la saga de Conan es que su coronación como rey parece estrellarse en la cara de su paradigma Physis. Incluso Howard mismo parece reconocer el problema en La Hora del Dragón cuando Conan se disfraza de un Compañero Libre y cabalga a través de Zingara en busca del corazón de Ahriman: «Y más que mirar a la parte, él la sentía; el despertar de viejos recuerdos, el resurgir de lo salvaje, la locura de los viejos días de gloria antes de que sus pies se posaran en la senda imperial, cuando él era un mercenario sin rumbo, saqueando, batallando, aventurando, sin ningún pensamiento para el mañana, juergueando, sin ningún deseo de ahorrar la burbujeante cerveza, los rojos labios, y una afilada espada para desenfundarla en todos los campos de batalla del mundo». Él parece moverse hacia el punto de vista Nomos, y quizás está sólo a un paso. Lo importante es tener presente el contexto. Conan alzándose rey de una tierra civilizada no es más que el principal tema de Howard de civilización versus barbarie, escrito aquí en una escala más personal. La barbarie es tan poderosa que un solo hombre puede trastornar el orden del mundo civilizado.

Todo esto nos conduce de regreso al principal punto de este ensayo. La razón de que las personas, autores y fanáticos por igual, en verdad no «comprenden» a Conan es porque ellos tienden a verlo a través de ojos Nomos. Ellos sienten la necesidad de categorizarlo; de encajarlo en moldes pre-existentes. Ellos lo transforman para que se ajuste a zonas confortables. DeCamp y Carter hacen a Conan más racional: un ejemplo Nomos. Roy Thomas toma la conducta impredecible de Conan y construye un verdadero código de hierro de características de comportamiento. La esencia misma de la creencia Nomos. Y las personas lo consumen.

Conan no es Nomos. Howard ciertamente no lo concibió de esa manera, de lo contrario él no hubiese capturado nuestra imaginación en la manera que lo hizo. Conan, cuando uno penetra en él, enciende nuestra imaginación porque él es él mismo. Él no se ajusta a los preceptos de la civilización; esta no le concierne en absoluto. Él solo existe para vivir su vida en sus propios términos: vivir libre o morir. Tal es, el verdadero Conan.

¿Por qué esto es importante? En el esquema general de las cosas es probablemente demasiado tarde para cambiar la percepción que las personas tiene de Conan debido a la gran cantidad de material pastiche en el mercado. Pero en un tiempo, hace mucho tiempo, fue lo suficientemente importante como para que un escritor de Texas se tomara el tiempo en imaginar cómo mostrarnos, el último ícono de libertad humana. Para mí es importante honrar su visión y lo que fue importante para él.

En verdad no espero cambiar la mente de nadie con este ensayo. La realidad es que esta es sólo mi opinión. Pero creo que es una opinión válida basada en evidencia sólida. Todo lo que realmente quiero es hacerte considerarla por un momento. Es lo menos que puedo hacer por Bob…

Traducido por Odilius Vlak

NOTA: La versión original de este ensayo «The Tao of Conan»: Why everything you think you know about Conan is probably wrong. Está publicada aquí:http://www.rehupa.com.

Anuncios

4 comentarios en “RUNES SANGUINIS: El Tao de Conan / Por Dale Rippke

  1. Parece evidente que el brutal contexto “histórico” de Conan, deja poco margen a la posibilidad de mantener cualquier clase de convicción moral, que, de tenerla, abocaría a una muerte cierta, ante lo que conlleva de “debilidad” las virtudes como la compasión ó cualquier otra parecida.
    El personaje es un hombre brutal (más que los demás) que intenta sobrevivir en un mundo durisimo y tenebroso, donde la muerte acecha en todos y cada uno de los momentos.

    Una pregunta. Se ha plasmado graficamente la muerte de Belit ? O sólo se comenta. Si es lo primero, en que nº ó episodio.?

    1. Estamos de acuerdo en lo relativo a la brutalidad arquetípica de Conan. Howard sin dudas lo planteó de esa manera no sólo para hacerla una actitud necesaria para sobrevivir en un mundo en el que la etiqueta y protocolo de las relaciones sociales eran las leyes darwnianas, sino para expresar un valor inherente a los pueblos nórdicos. También está el sentido del honor y la lealtad; y la asimilación natural de todos los problemas de la vida sin cuestionamientos racionales que debiliten una respuesta valerosa a sus desafios.
      En cuanto a tu pregunta, hasta ahora no sabemos si alguna versión gráfica ha plasmado la muerte de Belit. Pero no me sorprendería toparme con su funeral en alguna viñeta.

  2. ¿ Uñas rojas? ¡Crom y Mitra! CLAVOS rojos. Uñas es un error garrafal de traducción. Y el cacharro láser lo tiene Tolkemec.
    Un buen artículo, por lo demás.

  3. Gracias por señalar el error, Stradivarius. Ciertamente la traducción apropiada, si tomamos en cuenta el contexto, sería “Clavos”. Pero si tomamos en cuenta las acepciones del sustantivo “nail”, también significa “Uña” en el contexto anatómico. Así que, el error no fue tan garrafal después de todo. Al fin y al cabo, las uñas también se clavan.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s