INTROVISION / El Dios PAN en Zothique

Un extraño Dios ha llegado a las decadentes tierras de Zothique el Último Continente. Y lo ha hecho desde una remota mitología que ahora no es más que la raíz cuadrada del futuro ciberbiológico que lo ha transformado. Su demoniaca presencia fue vista por primera vez en los bosques del reino negro del norte, Ilcar, donde unos monjes quedaron cautivados por una antigua lascivia, que hizo estremecerse de placer la diosa virgen Ojhal, en los posteriores sueños inspirados por las célibes plegarias de éstos. La descripción que los monjes ofrecieron de la extraña divinidad -calificada por ellos como, «Un Engendro Diabólicamente Bello»-, y que tomó sus bosques por asalto, fue esta:

«Todo él no es más que una esplendida estructura de huesos nudosos. Las piernas largas y fascinantemente famélicas, se unían en el inicio de una espina dorsal que a su vez constituía el torso. De éste, brotaban cual ramas de un siniestro árbol pantanoso, un conjunto de gruesos huesos nudosos que formaban la base de unos brazos que terminaban desde lo que se supone es la articulación del codo hasta la parte donde se espera ver los dedos, en una espigada vara ósea… Fina pero mortal, y resistente como el acero. La columna ósea continuaba ascendiendo hasta formal el cuello. ¡Ah, y que inmaculada arquitectura infernal era su cuello! Pues se desplomaba hacia abajo, hasta el inicio de su torso columnado, para luego ascender recto, curvándose más arriba, ya como otra espina ósea, sólo para terminar triunfante en la forma de una cabeza simétrica. Este último prodigio corporal, era ancha en la base, y avanzaba perfilando un triángulo perfecto, cuya punta era la nariz. Las fosas de sus ojos estaban diseñadas con una geometría definida en los manuscritos de las antiguas ciencias de la tierra como, «aerodinámica». Pero para la sensibilidad espiritual, no eran más que dos fosos negros en cuyo fondo se atisbaba un fuego ardiendo, suspendido sobre un vacío helado y silencioso… Un vacío que no se abría en esta dimensión. Este fuego sólo iluminaba lo que le interesaba a la divinidad, sin importar si era algo ubicado en la punta de su nariz o en ocultos universos paralelos. A modo de cresta, sobre su cabeza se alzaba un cuerno que se extendía hacia atrás. Éste, al igual que todo el cuerpo, formaba una sola pieza unida; una gran estructura de huesos, esmaltada con un negro bello y maldito. Sus dientes, que se asomaban desde su espantosa boca triangular, eran afiladas dagas plateadas, cuyos destellos metálicos alumbraban la figura, insinuando de esa manera su presencia en la oscuridad.»

Lo que los monjes devotos a la diosa virgen Ojhal acaban de describir no es más que la infiltración en Zothique de una antigua divinidad greco/latina que ha regresado, bajo una máscara más siniestra y evolucionada, a tomar su parte correspondiente de vicios, decadencia, malignas hechicerías y abismal conocimiento, que forman en sí mismos la identidad del continente condenado… Por la cercana oscuridad que se asoma tras su sol moribundo. En un bosque del final de los tiempos ellos se toparon con una entidad que recorrió los bosques del principio de los tiempos. Que se sientan afortunados de haber conocido al Gran Dios Pan, y mejor aún en su versión ajustada a la nigromancia de Zothique.

La antigua divinidad que ya no porta pezuñas de cabra ha sido vista en todo el continente de Zothique: desde Dooza Thom, en el extremo norte hasta Yoros, en el sur; desde Cincor hasta Ustraim; desde Xylac hasta Calyz. Sin obviar el reino de Tasuun y las islas de Naat, Cyntrom y Sotar. Thasaidon, el «oscuro archienemigo y señor de los setenta infiernos» le ha dado la bienvenida, y si bien con recelo al principio, se alegra de tener cerca otro representante de las tinieblas. Vergama, la misteriosa y abstracta divinidad del destino, no se inmuta, pues sabe que el dios Pan, es uno de los jeroglíficos primordiales, de los estampados sobre su Libro del Destino. Yuckla, el pequeño y grotesco dios de la risa demencial, se ha unido a Pan en su peregrinación a través de todo Zothique, cual diminuto sátiro del final de los tiempos. Mordiggian, la oscura nube de vapor carroñero, se presta a devorar la luz que intenta cegarle el camino a Pan. Y Thamogorgos, sabe muy bien que Pan, al igual que él, reinan y simbolizan el mismo abismo. Magnífica y conmovedora bienvenida a un antiguo rostro del abismo en el pasado, por aquellos del lejano y último futuro.

Y justo en el presente que se interpone entre ambos abismos, se encuentra este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser. Pues en este bosque virtual, las huellas de ese Pan del futuro, señalan la dirección de la edición de esta semana, verdadera alabanza al antiguo dios que representaba el todo… ¡Io Pan, Io Pan, Io Pan Pan Pan!

En su viaje de excursión por las tinieblas de nuestra oscura porción virtual del continente de Zothique, el dios Pan no se detendrá en la sección Tetramentis, pues ésta, permanecerá oculta por una temporada en los oscuros bosques que se alzan sobre su fuente de creatividad.

La sección Alterecos4.D, se consagrará durante una temporada como el claro de niebla lunar, en medio del espeso bosque, en el cual el dios Pan se sentará a imaginar sus futuros espantos. El monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak, emprenderá una excursión paralela a la de Pan en Zothique, y esto a través de una serie de obras literarias que durante el periodo entre 1890-1920, devinieron en las máscaras luminosas de una nueva y oscura fantasía. Y claro, la primera de éstas no podía ser otra que: El Gran Dios Pan (1894), obra señera de uno de los grandes místicos del horror: Arthur Machen. Así que eleven sus plegarias, en específico aquella que reza: El PAN Nuestro de Cada Pesadilla.

La sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles, también se unirá a este festival PANdemoniaco con la publicación de un texto inédito en español, autoria del mismo Machen. Se titula: Las Cosas Cercanas y Lejanas, que es el nombre de la segunda autobiografía de Arthur Machen. El texto que publicamos es un fragmento del capítulo diez.

El próximo viernes 20 de agosto se cumplen 120 años del nacimiento de un extraño Ser, o más bien, 120 años de su inmortalidad. Un Ser que con sólo siete años le levantó un altar al dios Pan. Allá lejos, en el futuro penumbroso de Zothique, el dios Pan detiene su peregrinación y le dedica un minuto de infernal silencio a su nombre, poblado sólo por algunas de sus pesadillas. El extraño Ser al cual nos referimos es el más grande profeta del horror cósmico… ¡A tú nombre gloria!, maestro: H. P. Lovecraft. Para unirnos a la celebración silenciosa de este acontecimiento, publicaremos un Extra en la página del sábado. Es un poema escrito por Clark Ashton Smith, cuyo título es: A Howard Phillips Lovecraft. Imaginen que no pueden esperar para leer este conjuro en honor al maestro.

La página del domingo será el abismo desde donde extraeremos un segundo Extra. Este se titula El Gran Dios Nodens, ensayo escrito por el investigador de todo lo que yace en el Más Allá Absoluto: R. T Gault. El autor sigue el rastro de las fuentes mitológicas galesas y británicas, que pudieron darle la clave final a Arthur Machen en la concepción de su obra El Gran Dios Pan.

He aquí que arribamos al reino de nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, director y editor de este Templo Virtual. Aunque es posible que no lo hallemos, pues sabemos de fuente segura que los rituales de esta edición son grabados, por encontrarse él ¡de GIRA!, junto al dios Pan en Zothique. Bueno, esperemos que si programan algún concierto que sea de BLACK METAL, y que las palabras que le den inicio sean estas… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Odilius Vlak

Jefe de Redaccion.


 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s