NEOSAPIENS / Philippe Druillet: Humanoide Demasiado Humanoide

Philippe Druillet

Philippe Druillet - Portada para la Metal Hurlant - Salammbo

Philippe Druillet -  L'ombre Venue de L'espace

Philippe Druillet - Dagon

Philippe Druillet - Portada para La Revista Metal Hurlant #27

Philippe Druillet - Sin Titulo

Philippe Druillet - Petite Femme dans la Nuit

Philippe Druillet - Yragael 001

Philippe Druillet - Yragael 002

Si ser Humano Demasiado Humano nos lanza hacia la frontera última de las posibilidades imaginativas y emocionales de una estructura del Ser no sometida a los caprichos de la mutación por exceso de imaginación… ¿Cuál será el asombro que tiene bajo la manga un Humanoide Demasiado Humanoide? ¡Un ser mutado por la radiación fruto de una explosión visionaria! ¡Un engendro transformado por su propia fantasía! Para que el intento de comprensión no nos deje sin aliento, por no ser ni muy humanos ni demasiado humanoide, vayamos al grano echándole un vistazo a la obra de un representante de esa extraña especie: Philippe Druillet.

Para ser un Humanoide Demasiado Humanoide se necesita que broten del monstruo de la imaginación asombrosos freaks que se hagan adorar por los estremecidos adoradores de lo espantoso atractivo, bajo nombres como: Lone Sloane; Yragaёl; La Nuit; Salambo; Nosferatu, etc., como éstos fueron arrojados fuera de la imaginación de Philippe Druillet, que no se imaginó (por adelantado) en 1944, año de su nacimiento en Tolouse, Francia, que había nacido para ser algo más que un simple Humano demasiado humano.

Philippe Druillet - Yragael 003

Philippe Druillet - Yragael 004

Philippe Druillet - Yragael 005

Philippe Druillet - Yragael 006

Philippe Druillet - Yragael 007

Obviamente, este Humanoide Demasiado Humanoide, uno de los más grandes artistas de cómics de carácter fantástico y verdadero revolucionario del diseño visual, primero fue un fanático de esta expresión artística, así como de la literatura de ciencia ficción. Poco antes de ver emerger su propio monstruo, heraldo de una destrucción anunciante de una nueva creación, trabajó como fotógrafo profesional. Dibujaba —en esos años— sólo para asustarse sí mismo, algo que ciertamente le resultaba placentero.

Ya para 1966, sabía lo suficiente acerca de sí mismo como para publicar su primer libro «Los Misterios del Abismo», que por un lado le mostró al mundo su primera credenciales de futuro humanoide (el héroe vitalicio Lone Sloane), y por el otro, le rendía desde ya homenaje creativo a escritores como H. P. Lovecraft y A. E. van Vogt, fuentes de inspiración por excelencia en la preferencia de Druillet. Por lo que desde ese primer trabajo la ciencia ficción especulativa sería un abismo dentro del cual nuestro humanoide se arrojaría en más de una ocasión.

Philippe Druillet -  Los 6 viajes de Lone Sloane

Philippe Druillet -  Caos Lone Sloane

Philippe Druillet - Lone Sloane

Philippe Druillet - Novela Grafica Lone Sloane

Philippe Druillet -  Planeta Gail Lone Sloane

No es sorpresa que este humanoide, al igual que su compañero de especie Moebius, se detuviera a aterrorizar la pequeña aldea de la revista Pilote, a la cual le prestó sus contribuciones regulares a partir del 1970. Allí, la saga de Lone Sloane evolucionó a través de experimentaciones que llegaron a rozar las imágenes generadas por computadoras. Con gigantescas estructuras paisajísticas como telón de fondo, inspiradas en el Art Nouveau, los templos hindúes y las catedrales góticas, nuestro humanoide concibió su propia «arquitectura del espacio», dentro de la cual sin dudas se sentía más a gusto con su naturaleza mutante. En estos años de la temprana década del setenta, Lone Sloane se mantuvo protagonizando la inspiración creativa de Druillet, con una colección de seis historias publicada en 1972, bajo el título de «Los Seis Viajes de Lone Sloane»; y como héroe de la novela gráfica «Delirios» (1973), del escritor Jacques Lob. El universo de Michael Moorcock, le ofrendó a nuestro humanoide su cuota de inspiración personificada en el nigromante, Elric, para la concepción de Yragaёl, Pilote (1973); también publicó en ese año la historia Vuzz, en la revista Fénix.

Philippe Druillet - Salammbo

Philippe Druillet - Salammbo 001

Philippe Druillet - Salammbo 002

Philippe Druillet - Salammbo 003

Philippe Druillet - Salammbo 004


A finales 1974 y principios de 1975, se pone en marcha lo que todos sabemos, es decir, la casa editorial «Los Humanoides Asociados», y la oscura virgen que se sacrificó ante el altar de los adoradores de lo espantoso atractivo: la revista Metal Hurlant. Huelga decir que el nombre de Philippe Druillet, al igual que el de todos aquellos que participaron de ese Holocausto Visual, quedará adherido como una flema vampírica a la realidad que resultó ser esta revista. Ésta, se constituyó en un escaparate donde se mostraban cada salto cuántico que la creatividad de Druillet experimentaba, sobre todo en su destreza gráfica. Aquí maduraron las series de Lone Sloane y Vuzz, y se concibieron La Nuit y Nosferatu. En 1980, produjo Salambo (una trilogia), basada en la novela proto-fantástica homónima del escritor, Gustave Flaubert.

Su humanoidismo barroco y extraño se extendió a colaboraciones en el cine, (la película Sorcerer, dirigida por William Friedkin [1976]); también su colaboración con Rolf Liebermann, en la «Ópera Espacial Wagner» (presentada en la Opera de París entre 1978 y 1983); e incluso en 1984 esculpió su primer trabajo en cristal… Nada mal para un humanoide que tiene que simular que es humano.

Odilius Vlak

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s