RUNES SANGUINIS: Apreciación de Clark Ashton Smith Sobre William Hope Hodgson / Por Clark Ashton Smith

Clark Ashton Smith - William Hope Hodgson

Entre esos escritores de ficción que han elegido tratar con los mundos sombríos y las fronteras de la existencia humana, William Hope Hodgson merece un lugar junto a los muy pocos que han transmitido su experiencia de tales temas con una sensación de autenticidad. Sus escritos mismos, como el señor Lovecraft justamente declara, están muy lejos de ser igualados en cuanto a méritos estilísticos: así que, sería imposible negarle el rango de maestro a un autor, quien ha logrado con tal nivel de autoridad, volumen tras volumen, una calidad que uno podría distinguir la realidad de lo irreal. En algunos aspectos, los trabajos de Hodgson son más asimilables que los de Algernon Blackwood. Pero no estoy seguro de que incluso Blackwood haya llegado a una intimidad de sentimiento de tal profundidad y persuasiva familiaridad con lo oculto, como uno puede encontrarla en La Casa en el Confín de la Tierra. Espantosos fantasmas y desconocidos monstruos desde el abismo de la noche son presentados en todo su terror, sin escatimar su natural misterio; y es seguro que tales cosas sólo podrían ser descritas por un vidente quien ha habitado por demasiado tiempo en peligrosas fronteras y ha mirado muy profundamente dentro de las regiones veladas por lo invisible a la visión normal.

Sin embargo, La Casa en el Confín de la Tierra, si bien es probablemente la más lograda y menos defectuosa de las obras de Hodgson, está muy lejos de ser su mayor y única obra maestra. En toda la literatura, hay muy pocos trabajos tan verdaderamente extraordinarios y puramente creativos, como La Tierra Oscura. Cualquiera sean la faltas que este libro pueda poseer, independientemente de lo extensa que pueda parecer, ella impresiona al lector como siendo la última saga de un cosmos agonizante, la última epopeya de un mundo sitiado por una noche eterna y por los invisibles engendros de la oscuridad. Sólo un gran poeta pudo haber concebido y escrito esta historia; y no es quizás ilegítimo preguntarse cuanto de verdadera profecía está mezclada con la poesía.

Los libros arriba mencionados son, en mi opinión, las obras maestras del señor Hodgson. No obstante, la primera parte de The Boats of the «Glen Carrig», mantiene un nivel considerable de poder imaginativo, y uno se lamenta de que los marineros perdidos deban haber escapado tan pronto de la maligna y misteriosa dimensión a la cual ellos fueron arrastrados. Uno debe estar de acuerdo en más de una alabanza para Los Piratas Fantasmas, la cual es en verdad una de las pocas historias largas exitosas que aborda lo fantasmal. ¡Su fantasmagórica persecución y la persistencia de lo espectral seguirán al lector mucho después de que ellos hayan tomado la nave encantada!

Es de esperarse que trabajos de tan inusual poder ganen eventualmente la atención y la fama de la cual ellos están conferidos. Sin ninguna duda, el accidente y la fatalidad juegan una gran parte en tales asuntos; y muchos libros meritorios y trabajos de arte están aún ensombrecidos en la oscuridad. Hodgson, si bien poco conocido, está en buena compañía. ¿Cuántos, aun entre los amantes de lo fantástico, han escuchado del gran artista imaginativo, John Martin, o, del igualmente grande y macabro poeta imaginativo, Thomas Lovell Beddoes?

Traducido por Odilius Vlak.


NOTA: La versión original de este texto: «Clark Ashton Smith in Appreciation of William Hope Hodgson», se encuentra aquí:http://www.eldritchdark.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s