INTROVISION / Las Ruinas de un Infierno Olvidado

Los vientos soplan con una furia demencial, a través de las grietas que simulan gritos desde cada una de estas ruinas, que aún aspiran a vestir el esplendor del fuego nuevamente. Los vientos se escapan con instinto asesino, desde las dimensiones que contemplan asqueada esta vieja putrefacción; que antaño fue la carne fresca a la cual se adherían las almas que portaban los estandartes de oscuros pecados. Los vientos aún portan la peste que en un momento funesto azotó la gloria que fue este infierno. Ellos, heraldos de siniestros hados, trajeron la plaga desde las catacumbas de un Macrocosmos Estremecedor, cuyas leyes se divierten borrándole la memoria a Paraísos e Infiernos. En un descuido de la eternidad, estos vientos invadieron este infierno, arrojando a jueces y condenados por igual, hacia el abismo de una condena inédita. Y hoy, sólo quedan a la curiosidad de los espectros solitarios, encargados de registrar el acervo infernal de cada una de las mazmorras dimensionales… Las Ruinas de un Infierno Olvidado.

Los vientos de esporas fluorescentes desplegaron sus fuerzas de larvas microdemoniacas sobre la esplendorosa arquitectura de este infierno. Devorando sin más, los átomos etéreos que sostenían a demonios, almas humanas y ánimas de animales. Todo fue tan rápido, que el dolor fugaz se presentó como un alivio, para todos los seres acostumbrados a la paciencia de un sufrimiento que descendía de un Nirvana ennegrecido. Cuando el Tiempo salió nuevamente de su madriguera –pues incluso él se vio amenazado con la Nada– sólo quedaban ruinas a las cuales envejecer: ni un solo dolor; ni una sola blasfemia; ni un solo impulso demoniaco, a los cuales bendecir con el futuro de la memoria. ¿Por qué las oscuras deidades que habitan ese Macrocosmos Estremecedor decidieron divertirse destruyendo este infierno a golpes de soplidos leprosos? Sencillo… Sus habitantes se habían acostumbrado a él, y habían hecho de la condena algo monótono, en vez de una condición creativa, inspiradora de las futuras imaginaciones de estirpe oscura.

Sí, sólo quedan ruinas, y lo peor de todo es que esas ruinas existen especialmente en la memoria. Los espectros solitarios que, llegados de lejanas dimensiones vagan de una ruina a otra, van distinguiendo por momentos, esbozados en los fragmentos: un antiguo crimen aquí; o una intensa rebeldía allí; o quizás la explosión del genio más allá… y aún perciben los residuos de una energía que conmovió pilares celestes. Pero eso cuenta para nada en comparación con la muerte que se expresa en despojos, y es que hasta los infiernos y paraísos han de rendirse a su debido tiempo a la muerte… Y al olvido.

Ufff… ¡Qué miedo! Sólo de pensar que este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser, también es un infierno; que en cualquier momento puede recibir la visita en su espacio virtual, de los vientos del Macrocosmos Estremecedor me dan ganas de olvidarme a mí mismo por adelantado. Pero esa estrategia suicida no se ejecutará por supuesto en la edición de esta semana. En la cual soplarán vientos extraños, portadores de una peste llamada oscuridad.

La sección Alterecos4.D, ciertamente es un infierno, pero uno olvidado de toda luz, a no ser que ésta emane del astro destellante de la imaginación. Estamos aún en los mundos de fantasía y horror que este astro alumbró sobre el estado ordinario de la conciencia humana entre 1890 y 1920; las obras que le trazaron una nueva senda a la fantasía. Y aquí nos encontramos, contemplándonos frente a un estanque de metáforas luminosas y revelaciones incomprensibles. Este estanque emana a la superficie desde las profundas cavernas que se abrieron en la imaginación de Abraham Merritt: aquella divina fantasía que nos arrojo junto a Los Habitantes del Pozo (1918); nos mostró la evolución matemática de El Monstruo de Metal (1920); también las gesticulaciones siniestras de El Rostro en el Abismo (1923); nos hizo abordar La Nave de Ishtar (1924); y entre otras experiencias de un misticismo abismal, nos dio cobijo junto a Los Habitantes del Espejismo (1932). Sí, Abraham Merritt, esa sutil combinación entre fantasía y ciencia ficción, que en los años dorados de la era Pulp, contribuyó, junto con dioses como H. P. Lovecraft, a darle un nuevo destino a la ciencia ficción, muy distante en sus connotaciones míticas de aquel que le trazaron padres fundadores como Julio Verne y H. G. Wells. Piedra angular en esa orientación mito-tecnológica es novela El Estanque de la Luna (1919), parada obligada en sus… Mundos Imaginarios Dentro del Mundo Real.

La sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles, es un infierno con algo que recordar. Se trata de un ensayo del docente, ensayista y autor de ficción Nader Elhefnawy, que aborda de manera atrevida las posibilidades que hoy en día tiene la era de La Guerra Fría como una fuente viva de inspiración creativa. Se titula: La Ciencia Ficción y la Post-Guerra Fría. En sí mismo el ensayo pasa lista a todas las pesadillas, desde la Guerra Fría hasta el Terrorismo y el Calentamiento Global, que han servido de temática creativa en diferentes expresiones artística, especialmente en el cine. Pero fuera de eso… ¿Se ha convertido la gloriosa época de la Guerra Fría en un infierno olvidado para el paraíso de la industria del entretenimiento?

Y recordemos finalmente a uno que se encuentra a las mil maravillas en el olvido de su propio infierno: nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, director y editor de este Templo Virtual. Él se ha olvidado de todo excepto de éste, nuestro infierno virtual, en el cual, junto a los Hermanos Fanáticos que no suelen recordarse a sí mismos en el paraíso, ardemos en nuestro propio éxtasis. Y ¿por qué no?, sí… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Odilius Vlak

Jefe de Redaccion.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s