INTROVISION / Un Sonámbulo Adicto a POE

El veredicto de la maldición era que aquello que fue leído en la vigilia sea vivido en el sueño. Él, en algún momento de un día cualquiera de su existencia solar, escuchó el lúgubre entusiasmo de una voz que decía: «Leer a POE es una experiencia extraordinaria… pero no hay nada como soñarlo». Así, el escalofriante tomo titulado «Mortíferas Historias Extraordinarias», por Edgar Allan Poe, no tardó en surgir de los anaqueles burbujeantes del caldero del hechicero. Él lo leyó dentro de un círculo luminoso de rayos solares, subrayando los pasajes más enmohecidos por la muerte, con la sangre coagulada que emanaba del cadáver del cuervo al cual su delirio poético dijo «¡nunca más!… la poesía que hace sonrojar la muerte hace florecer la primavera del crimen.»

Pero ese sacrificio, sobre el altar imaginario del culto lunar al genio de POE, sucedió al día siguiente de que el sonámbulo hiciera su primera peregrinación onírica, hacia la tierra sagrada de las «Mortíferas Historias Extraordinarias». Sus primeras lecturas: el poema «El Cuervo», y el relato, «El Gato Negro», movilizaron, con el combustible del flameante círculo mágico de rayos solares… el inicio de sus aventuras nocturnas.

Al levantarse, el sonámbulo penetró a través de un portal en forma de la cubierta de un libro. El título del mismo «Mortíferas Historias Extraordinarias», así como el nombre de Edgar Allan Poe, estaban escritos con una especie de sangre gaseosa, que palpitaba con una fluorescencia agonizante. La imagen que la adornaba, era una siniestra versión de una pintura bizantina, en la que se mostraba a POE, vestido con una ceñida túnica monástica de un negro tan intenso, que la luz al ahogarse en él, no le era concedida la nauseabunda gracia de un cadáver flotante. La cabeza de POE se veía coronada por un semicírculo de cráneos, cada uno sobre la base de unas tibias compuestas por el cruce de dos manuscritos empapados en sangre. Estos últimos simbolizando obviamente sus relatos y poemas. De los huecos vacíos de los cráneos, emanaba una luz escarlata que formaba una aureola, como la lámpara guía hacia un oscuro misticismo. Sobre él, y formando otro semicírculo, que simulaba la bóveda de una cripta, se alineaban unos seres híbridos, que surgían desde un mar de ennegrecida niebla celeste -como salidos de un abismo superior-, y cuyo aspecto era el de ángeles caídos con cabeza de cuervos –los de la mitad izquierda-, y de gatos, los de la mitad derecha. Completaba la imagen de esta oscura versión del reino del espíritu santo, todos los personajes de los relatos de POE… Sus apóstoles. Estaban esculpidos sobre los bajos relieves que adornaban dos huesos gigantescos, que enmarcaban toda la escena, con la ostentación de las columnas del templo de Salomón.

Justo al atravesar el portal de la cubierta, se encontraba la primera página de una dimensión, modelada por el entusiasmo diurno que el sonámbulo experimentó, al leer los relatos de «El cuervo» y «El Gato Negro». Y si, «Erase una vez en una melancólica media noche…», cuando el sonámbulo penetró al anhelado mundo de su adicción. Y bajo el hechizo de un trance infernal, el cuerpo físico del sonámbulo llevó sobre sus hombros sus visiones; compuestas de un alucinante desfile de imágenes góticas. Mientras su carne autómata, pululaba por las sombrías y estrechas calles de una ciudad fantasma, sus sueños se tambaleaban entre la imagen de Leonora esculpiendo con el pico de un cuervo, un busto de Palas Atenea sobre la carne viva de su amado. Su frenético grito de «nunca más»… se perdió entre los maullidos de un gato negro gigantesco, que jugueteaba con un hacha ensangrentada. Cuando los sueños del sonámbulo enfocaron mejor el infinito paisaje, en el cual se desarrollaban las escenas surreales de su universo, se estremeció al comprender que dicho paisaje estaba formado por el cadáver de una mujer mutilada por un golpe de hacha… La misma que él imaginó en el éxtasis de su lectura… de ahí la pálida belleza de una carne en descomposición que forraba toda la tierra. Y así, el sonámbulo recorrió al unísono, cada una de las escenas que formaban ambas historias, viviéndolas en una experiencia mixta, de caleidoscópica lobreguez.

Al día siguiente, su despertar aún anhelaba la realidad de aquella experiencia onírica; su vigilia deseaba que sus sueños se hicieran realidad. Esta ensoñación fue el motivo de que él tardara en darse cuenta, de que a su lado, se encontraban el cadáver de una mujer, un hacha ensangrentada y un gato tuerto, devorando un cuervo mutilado. Al parecer no sólo sus sueños, sino también su realidad ejecutaron acciones de alabanzas al genio de POE. El sonámbulo sonrió, al pensar en el gran número de relatos que le quedaban aún por leer. Sin pensarlo dos veces, debido al apremio de su adicción, tomó el volumen de las «Mortíferas Historias Extraordinarias» para suministrarse la primera dosis de ese día… su título: El Corazón Revelador.

Y saben que… Aquí, en este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser… todos somos sonámbulos adictos a POE. Y para muestra, basta con ver las evidencias reales, que en el estado de vigilia virtual de la edición de esta semana, serán las pruebas, de lo mucho que visualizamos en nuestro sonambulismo Poetesquiano.

La sección Alterecos4.D, será la dimensión onírica en la cual deambulará el sonambulismo del monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak. Las visiones que experimentará se titulan: Hans Pfaall: El Primer Alunizaje. El relato «La Incomparable Aventura de un Tal Hans Pfaall», es un legado vivo de parte de nuestro divino Edgar Allan Poe. Y lo es, no sólo por ser el primer intento de concebir un viaje a la Luna, científicamente probable, sino también en su carácter especulativo.

En la sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles, peregrinaremos sonámbulos a través de un texto iluminador. Se trata de un ensayo del escritor G. A. Buchholz. Su título: El Poe Icónico del Siglo XXI. Es más que una suposición imaginaria acerca del impacto sobre Poe de su propio legado, en caso de poderlo presenciar hoy en día. Es también una nueva revalorización de la vida y obra del maestro, revalorización que al parecer nunca es suficiente para lograr su justa valoración por el mundillo académico. Pero eso obviamente… importa poco a sus fanáticos.

Como le adelantamos en la Introvision de la semana pasada, el próximo jueves reanudaremos la sección literaria Tetramentis. En esta ocasión introduciremos la ópera prima del novel escritor Edwin Peter Barbes. Él es uno de los pocos autores jóvenes, cuyas inquietudes lo han dirigido a la exploración del género literario de factura japonesa: Light Novel o Novela Ligera. Pero que no nos confunda su definición, pues en el caso de su saga aún en ejecución «Damned Angel: Genesis», la carencia de párrafos en los que se pueda desplegar las facultades creativas del autor, junto al exceso de diálogos, propios de estas novelas, no significa la ausencia de literatura, en su expresión más amplia. Y el Capítulo I de la saga: «Traición en los Cielos», será prueba de ello.

La sección Imagixmundi, de nuestra página del viernes, ha pavimentado nuevamente la senda por la cual ha de cumplir su destino: VIA La Niña de las Rocas. La larga ausencia de nuestra historieta, nos ha obligado a reiniciarla con una especie de prólogo, que explique las causas que empujaron a VIA a emprender su búsqueda. De esta manera, toda la historia publicada hasta su suspensión, constituye la «Primera Temporada» de este viaje iniciático. Y bueno, ya han visto, en la página publicada en la edición pasada, el porqué VIA, bueno… No aspira precisamente a ser una reina de belleza.

El sonámbulo cuya adicción a Poe es equivalente al «Crack», es nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, director y editor de este Templo Virtual. Cada publicación de nuestras visiones oníricas, son fruto de sus andanzas nocturnas bajo el trance provocado por una de las historias de Poe. El sonámbulo sabe muy bien que aun en el despertar… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Odilius Vlak

Jefe de Redaccion.


Descargar la revista miNatura aquí:http://www.servercronos.net/bloglgc/index.php/minatura/.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s