RUNES SANGUINIS: Por Siempre: El Poe Icónico del Siglo XXI / Por G. A. Buchholz

«Estar completamente familiarizado con el corazón del hombre, es tomar nuestra lesión final en el abrazo de hierro del volumen de la desesperación.»_ Edgar A. Poe.

«Los  hombres mueren cada noche en sus camas, apretando las manos de confesores fantasmagóricos… A causa de horrendos misterios, que no se permitirán a sí mismos ser revelados.»_ Edgar A. Poe.


Imaginen la perplejidad y el asombro de Poe, si a él le fuera dada la oportunidad de caminar por la tierra en el siglo XXI, durante el bicentenario de su nacimiento. Vagando a través de la ciudad de  New York, Richmond, Philadelphia, Boston y Baltimore, todas, sus viejos lugares favoritos, él se tropezaría con evidencia visible de personas honrando su vida y su trabajo. Libros, películas, conferencias, lecturas, exhibiciones, interpretación de su funeral, ¡e incluso musicales! Si alguien fuera lo suficientemente bondadoso para mostrarle el internet, él vería cientos de websites alrededor del mundo que lo conmemoran y celebran sus escritos. En una verdadera ironía Poetesquiana, el hombre cuyos escritos romantizaron la muerte y la memoria de la tristeza en el siglo XIX, se ha convertido verdaderamente en mucho más exitoso post-mortem de lo que él jamás soñó que se volvería en su corta vida de 40 años.

¡Ay por Poe!, su camino dorado a la inmortalidad ha sido más un constante desafio a la crítica en los últimos 200 años. Siendo él mismo un crítico literario implacable (y en ocasiones mercenario), Poe era un maestro en la escritura de reseñas despreciativas, así que quizás sea justicia poética o karma, el que él haya estado recibiendo, durante dos siglos, su proverbial cuota de patadas en el trasero. Desde el anuncio del primer obituario difamatorio, escrito por su así autoproclamado albacea literario, Rufus W. Griswold, hasta las más recientes biografias de Poe, «Edgar A. Poe: Mournful and Neverending Remembrance» por Kenneth Silverman y «Poe: A Life Cut Short» por Peter Ackroyd, muchos han ridiculizado a Poe como no siendo más que un alcohólico, un drogadicto, un egomaniaco, un plagiador quien solía acusar a otros escritores de plagio, un esposo infiel, y sobre todo, un gacetillero. El poeta James Russell, se refería a Poe como «tres quintas partes de él genio, y dos quintas partes pura golosina». Y las fotografias existentes de Poe han arraigado el concepto popular del autor como un hipocondriaco, depresivo, demente, y la casi figura fantasmal de la literatura americana. Imágenes que han sido parodiada y copiada hasta el cansancio.

Aún así, los trabajos de Poe han permanecido siendo populares, aun cuando él, siempre ha dividido a críticos y lectores. A pesar de vivir la mayor parte de su vida adulta bajo una abyecta pobreza, siendo estafado de sus derechos de autor con trabajos que fueron pirateados, mofado por la élite literaria de su día, e incluso habiendo sido expulsado de empleos mundanos, la escritura de Poe ha sido tremendamente influyente y persistente, no sólo en la literatura sino en la cultura contemporanea. Muchos escritores, como Charles Baudelaire, Arthur Conan Doyle, H. P. Lovecraft y W. H. Auden han sido defensores de su trabajo, así como influenciados por él. Él ha sido llamado el primero y más notable poeta americano del siglo XIX, una influencia en los románticos europeos, una fuerza seminal para el surrealismo y el simbolismo e, inexperadamente, él ha devenido en uno de los más conocidos «autores blancos muertos» del sglo XIX.

Poe fue posiblemente el primer escritor americano, dedicado de tiempo completo a la ficción y la poesía. La mayoría de los autores de la época no pudieron ganarse la vida con sus trabajos (las convenciones internacionales de derechos de reproducción no existieron hasta la convenció de Berna de 1886), pero esa dudosa distinción también significó toda una vida batallando  para ganar dinero con el cual poder mantenerse a sí mismo, a su joven esposa Virginia, a su tía/suegra Maria Clemm, y a su a menudo, fracasada carrera literaria. Si bien él era con seguridad uno de los críticos literarios líderes de su día, él estaba continuamente rogando por la oportunidad de un trabajo pagado, buscando patrocinadores para sus trabajos, y tratando de asegurar compromisos de pago de palabra, una vez él se hizo más conocido con la publicación de su trabajo enseña, «El Cuervo», a pesar de que en general él tuvo más éxito comercial con su ficciones cortas que con sus poesias.

No sólo fue Poe un pionero en el género del cuento como una expresión artística por derecho propio –parcialmente porque la pobreza le condujo de su vocación como poeta a una carrera como escritor de piezas cortas para revistas, en publicaciones periodicas como Southern Literary Messenger-, sino que él también desarrolló el estilo sensacional de escribir una historia como si ésta fuera un relato real, o al menos que el narrador de la historia la considerara como tal. En «El Corazón Revelador», el narrador nos convence de su sinceridad aun cuando progresivamente comenzamos a creer en su demencia. Poe desarrolló este estilo de «escritura real», ataviada de verosimilitud, por una razón muy práctica –para contribuir a crear una sensación entre los lectores y estimular las ventas de las revistas. Estas historias eran, en las propias palabras de Poe, «la ridícula elevación de lo grotesco: el temor coloreado de lo horrible: la aguda exageración de lo burlesco: lo extraordinario fabricado con lo extraño y lo místico». Este concepto se ha convertido en una tradición para los escritores de horror, desde H. P. Lovecraft hasta Stephen King.

En su vida, Poe fue víctima de un número lamentable de rechazos, fracasos y errores, incluyendo intentos para conseguir empleo como profesor, como burócrata del gobierno, e incluso como oficial del ejército polaco, por no mencionar sus intentos fallidos de iniciar su propia revista, The Stylus. Sin embargo su determinación de ganarse la vida como escritor, y su extrema pobreza durante la mayor parte de su vida adulta, pudieron también haberlo ayudado a convertirse en un innovador literario. Poe escribió una serie de historias que trataban de lo que él describió como «racionalización» (el uso de la intuición creativa combinada con la lógica para resolver problemas). Cuentos como «Los Asesinatos de la Rue Morgue» o «El Escarabajo de Oro», fueron antepasados artísticos de las historias de Sherlock Holmes, de Arthur Conan Doyle. Poe inventó el término «criptografía», y trató de establecer una reputación popular como un maestro de la decodificación. Incluso sus numerosos detractores han admitido que él fue el originador de la moderna historia de detectives y misterio. Hoy en día Los Escritores de Misterio de América, llaman su premiación literaria anual, The Edgar®Awards, en honor a Poe, y la pequeña estatuilla porta su semblante.

Las más tempranas influencias de Poe fueron los trabajos de los románticos europeos de autores como E. T. A. Hoffmann, si bien Poe sostiene en su prefacio a «Cuentos de lo Grotesco y lo Arabesco» que «Si en muchas de mis producciones el terror ha sido la tesis, yo mantengo que el terror no viene de Alemania sino del alma». Sus cuentos de una fantasía oscura influenciados por los románticos europeos, incluyeron clásicos tales como «El Barril del Amontillado» y «El Pozo y el Péndulo», siendo ambos apasionantes  narraciones de venganza y tortura que tienen lugar, no en la América contemporánea sino en una Europa histórica.

Poe incluso se atrevió a apróximarse a la teoría científica a través del lente de la exploración artística. Él desarrolló lo que puede haber sido la primera historia de ciencia ficción en «La Incomparable Aventura de un Tal Hans Pfaall», la cual es acerca de un hombre que llega a la luna por medio de un globo, usando un aparato de respiración que comprime el aire del espacio vacío. La narración de Pfaall se desarrolla en un periodo de más de 19 días, e incluye descripciones de la Tierra desde el espacio exterior, así como la improbable llegada del astronauta sobre la erosionada y caliente luna. Cuentos como este influenciaron posteriormente a escritores de ciencia ficción como Julio Verne (De la tierra a la Luna) y H. G. Wells (La Guerra de los Mundos).

Las reflexiones filosóficas de Poe sobre los temas científicos pudieron haber contenido algunas brillantes y asombrosas revelaciones, tal es su ensayo «Eureka», el cual parece describir lo que ahora llamamos «El Efecto Mariosa» así como la descripción del origen del universo en una forma que luego sería conocida por los físicos como «La Teoría del Big Bang». En el ensayo, del cual 500 ejemplares fueron impresos, Poe diserta acerca del comienzo del universo desde una única y «primordial partícula» la cual posteriormente se expandió o difundió por el universo. Él argumenta que la relativa distribución igualitaria de los cuerpos celestes era evidencia de ello: «Esta igualdad de distribución se efectuaba a través de una radiación desde el centro.»

Mientras la mayoría de los escritores de la época les concernía sólo la moralidad y lo correcto, Poe estaba rompiendo todas las reglas, manteniendo que el propósito del arte no era la moralidad sino la belleza y la verdad. A diferencia de la suposición de Matthew Pearl, en su novela «La Sombra de Poe», de que éste vivió su vida dentro de sus trabajos –que esa fue su «verdadera forma de ser»Poe siempre insistió que él estaba sólo «dentro» de su trabajo hasta donde éste le sirviera a su propósito como artista. Él siempre mantuvo, desde su juventud hasta su muerte, que «El arte no debe tener una base moral sino que debe existir solamente para la verdad y la belleza del arte en sí mismo.»

Si bien Poe claramente adoraba el altar del Arte, él también hizo incursiones comerciales en todo, desde farsas cómicas («El Sistema del Doctor Alquitrán y el Profesor Pluma») a críticas sobre el estilo de decoración de las casas americanas (él tenía el rasgo periodístico de abarcar una amplia gama de cosas, así que podía escribir acerca de todo). Pero gracias a esta mezcla periodística, tuvo lugar uno de los actos más grandes de innovación de Poe: él introdujo el lenguaje, los ritmos y las técnicas de la poesía dentro de la ficción literaria de la época. Silverman escribió que «Poe se convirtió en el primer escritor en lengua inglesa, y quizás de cualquier literatura moderna, en aplicar consistentemente a la prosa de ficción algunas de las técnicas de la poesía». Si bien Poe era un periodista por necesidad, él aún seguía siendo un poeta por definición. «En mí –escribió Poela poesía no ha sido un propósito sino una pasión.»

Y aún así, aparte de la obvia influencia de Poe en la literatura, el cine, el arte y la música (tal como la sinfonía coral «Las Campanas» de Rachmaninov), a pesar de sus críticos y enemigos contemporaneos en la «Magazinist», y sin tener en cuenta muchos de los académicos modernos quienes aún consideran a Poe un escritor Pulp de menor categoría, una figura vergonzosa de las letras americanas del siglo XIX, Poe se ha convertido un una figura importante de la cultura popular en todo el mundo, y no sólo en los paises de habla inglesa. Reproducciones de su lastimosa imagen de ojos entristecidos son inmediatamente reconocidas, y aparecen globalmente en t-shirts, posters, tazas de café, películas, música y las artes plástica. Incluso los fanáticos del Death Metal quienes raras veces leen cualquier tipo de literatura están familiarizados con los cuentos de Poe, y lo han leido. Poe es un ícono de la cultura Pop de la ficción oscura, de cuya imagen, personalidad y literatura es inseparable, y en ocasiones, indistinguible. Como muchas celebridades contemporaneas, Poe ha devenido en una marca de fabrica en sí mismo, junto con todo lo prejuicios y equivocaciones que esa clase de celebridad trae consigo. Esto hace de Poe uno de los más famosos y accesibles escritores de la literatura americana, o por lo mismo, de la literatura mundial. Leer a Poe es conocerlo, lo cual es el motivo del porqué tantos admiradores, fanáticos, académicos y «Poetistas» desarrollan una obsesión con su persona.

Como todos nosotros, Poe fue muchas cosas para muchas personas en diferentes momentos de su vida. Relatos detallados del Poe de 40 años, evocan la imagen de un hombre vestido de un negro gótico, quien estaba desesperado, confundido, conspirador e imaginativo, privado del derecho de ciudadanía, resentido, difunto, ambicioso y testarudo. Y con todo, él era tierno con su suegra, y las muchas mujeres que él cortejó no sintieron repulsión hacia él, sino en verdad una gran atracción. Poe era carismático, atlético, un lider de nacimiento, un buen cantante, un esposo cariñoso, un duro trabajador, un estudiante de primera, y un gran lector dramático sobre el escenario. Y aún así, ninguna de estas cualidades personales están recreadas en su literatura. El Arte para Poe, era elevarse sobre las meras experiencias comunes en pos de algo supra-mortal.

Regresando a la fantasía de un Edgar Allan Poe caminando entre nosotros en el siglo XXI. Imagínenlo siendo asombrado por cuan exitosa su literatura ha sido por más de 160 años, no sólo en su patria, sino en Cánada, Francia, Inglaterra, Rusia, Alemania, Rumania y Japón, para nombrar sólo unas pocas de las naciones adoradoras de Poe. Imagínenselo descubriendo que él ha devenido en una especie de Che Guevara bohemio para la subcultura gótica. ¿Estaría él  amargado al darse cuenta -luego de todas sus penurias y desesperación, luego de todos los desafortunados intentos por lograr una carrera literaria fructífera, luego de toda la pena de perder su vida en el apogeo de su creatividad literaria y dejando a su amada «Muddy» empobrecida y sola sin su soporte-, ante el hecho de que bajo su nombre se venden ahora millones en libros y películas, y que su semblante aparece ubicuamente en productos de mercadeo tales como un t-shirt «Nevermore»?

Quizás por un momento, la ironía y angustia de su propia tragedia personal lo abrumarían, pero entonces el Poe que describen amigos como Sarah Helen Whitman, tan elocuente en su libro, «Edgar Poe and His Critics», probablemente se animaría a sí mismo y, citando una de sus propias cartas, diga, «Yo he luchado de manera perseverante en contra de miles de dificultades, y he triunfado, si bien no haciendo dinero, pero aún logrando una posición en el mundo de las letras, de la cual, dentro de las circunstancias, no tengo ningún motivo de estar avergonzado.»

Traducido por Odilius Vlak


  • Acerca del autor: G. A. Buchholz es un escritor de ficción oscura, poeta, dramaturgo y ensayista. Él produjo el «Proyecto Edgar Allan Poe 200» en 2009, y es el co-fundador de la Asociación de Ficción Oscura. Buchholz está actualmente escribiendo una novela titulada «El Descendiente».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s