TETRAMENTIS / Damned Angel: Genesis – Capítulo III (Vol 01)

Capitulo III: Un desafío de muerte

«El Fin de Los Tiempos, sucederá el Final de los Primeros Eventos»

Erian se encontraba muy inquieto, daba vueltas en círculos alrededor de una mesa donde se encontraban gran cantidad de papeles. Se encontraba en una cueva. En un lugar muy remoto, fuera del alcance de Azazel (Si es esto posible). 

-Estás… ¿Seguro de todo esto? -le dijo Erian a su compañero Zeroth.
-No podría estar más seguro… luego de haber revisado el plan más de cien veces, ¿Aún lo dudas? -preguntó Zeroth.
-Pero es que… el es nuestro amo, él es invencible, tú mismo has escuchado las historias – respondió Erian.
-Bah, las historias son leyendas. Puros cuentos inventados por viejos asustados. Si en verdad crees que es tan poderoso, dime una cosa: ¿Por qué no ha seguido luchando? ¡Hace quinientos años que no vamos a la guerra, y los humanos han levantado nuevas naciones, aún más de las que destruimos! -exclamó Zeroth.
-Se dice que esto se debe a que se está preparando para una guerra, y ha pasado todo este tiempo entrenando sus poderes -opinó Erian.
-Puras patrañas. No más que excusas baratas es lo que son. La verdad es que él ya no es el mismo de antes. Sus poderes han disminuido, si es verdad que no ha perdido todos sus poderes por completo -dijo Zeroth.
-Sí… supongo que… supongo que tienes razón -dijo Erian con su duda un poco más disipada.

-Si quieres, para calmarte más, podemos revisar el plan nuevamente -dijo Zeroth mientras colocaba algunos papeles sobre la mesa y ordenaba los demás. Luego de la pausa continuó diciendo: -Todo será muy sencillo. Azazel se presentará ante todas sus hordas de demonios exactamente mañana al atardecer con un supuesto mensaje muy importante. Cuando esté frente a todos ellos, tú y yo lo retaremos frente a sus tropas a una batalla a muerte… ¡Un desafío de muerte!
-Pero, ¡Es imposible! -dijo Erian volviendo a caminar en círculos -¡Sus legiones acabarán con nosotros! ¡No podríamos con tantos!
-Él no permitiría que ninguno de sus demonios interfiriera -dijo Zeroth colocando su vista hacia sus pensamientos.
-¿A qué te refieres? -Preguntó Erian muy intrigado.
-Es que… él pelea con honor. Jamás permitiría que alguien interfiriera en alguno de sus combates. Lo destruiría sin pensarlo dos veces. Sus demonios no interferirán porque le temen. Sólo así, puede él comandar tan feroz ejército sin que nadie levante la mano contra él. Por eso hemos de derrotarlo ante sus tropas, para que ellas también nos respeten y nos teman aún más. ¡Los días de Azazel como líder de las legiones infernales han llegado a su fin! -Después de Zeroth pronunciar estas palabras, un fuerte viento entró en la cueva creando un atmósfera fría y desolada. Zeroth y Erian se mantenían serios y sin dirigirse palabra, sólo intercambiando pensamientos y miradas. 

-Entonces, ¿Qué decides? -dijo Zeroth interrumpiendo aquel silencio -¿Me ayudarás a destruir a Azazel?
-Lo haré -respondió Erian.
-Perfecto -dijo Zeroth mientras sus ojos brillaban en la oscuridad.

El Sol caía hacia el horizonte, y sus últimos rayos intentaban penetrar toda la cumbre donde al pie, todas las legiones de demonios unidas aguardaban el momento en el cual Azazel revelaría aquél importante anuncio, por el cual había convocado la presencia de todos los que allí se encontraban.

-¡Creo que todo esto es una pérdida de tiempo! -dijo uno de los demonios de la multitud.
-Sí, tienes razón, llevamos aquí más de tres horas y Azazel aún no aparece… ¿Es acaso esto una clase de broma? -afirmó otro demonio.

Rápidamente un murmullo tomó forma entre los demonios, que ya empezaban a impacientarse, pero fueron interrumpidos por la voz de otro demonio que dijo: -¡Cállense! ¿Qué acaso están locos? ¡El que dude de la palabra de Azazel de seguro se convertirá en alimento para las bestias!

-¡Estamos cansados de esperar! -respondió otro demonio.
-¡Sí! -respondieron todos a coro. El anterior murmullo ya se había convertido en un gran bullicio y algunas peleas habían empezado. De momento, en aquella cumbre, se alzó la figura prepotente de Azazel que con un gruñido, más profundo y escandaloso que cualquier ruido en ese momento, dijo: -¡Silencio! Ya estoy aquí.

Todos los demonios callaron al instante. Nadie se atrevía siquiera a pestañear. Azazel miró a las grandes legiones que se extendían por toda la pradera bajo la cumbre y se sintió poderoso. Retomando la palabra dijo con voz clara y fuerte:

-Los he reunido aquí porque tengo dos importantes anuncios para todos ustedes. Les dejaré saber el primero: Debo informarles que nuestras legiones entrarán en guerra nuevamente -luego de dicho esto, los demonios empezaron a lanzar alaridos, gritos de júbilo y sed de guerra. Azazel continuó hablando fríamente: – Pero esta vez, nuestro enemigo será ese que tanto hemos odiado, ese que nos obligó a convertirnos en las criaturas que somos. Nuestro enemigo… será Dios.

Todos los demonios empezaron a mirarse entre sí. Estaban confundidos y se preguntaban como sucedería tal cosa. Todos sabían que Dios no descendería del cielo para luchar contra ellos, y si aún así lo hiciera… ¿Podrían derrotarlo? Antes de que la confusión se hiciera aún mayor, Azazel continuó hablando: -Pero no existe razón para caer en la duda. Tenemos una gran ventaja sobre Dios, y con esto podremos derrotarle. Les revelo hoy mismo, legionarios, que su hijo ha descendido a esta tierra, y será crucificado.

Todos los demonios se miraron entre sí, aturdidos y muy confundidos. Al ver la confusión de la  muchedumbre, Azazel retomó la palabra una vez más: -Supongo que es un poco difícil de creer sin hechos. Les enseñaré para que vean con sus propios ojos –momentos luego de decir esto, Azazel extendió su mano, invocando las fuerzas obscuras para abrir un portal que reflejaba hacia el futuro. Cuando éste se abrió, soltó un gran destello que se propagó por todo lo alto de la colina encegueciendo momentáneamente a los presentes. El brillo empezó a disminuir dejando solo una gran esfera flotante encima de la mano de Azazel. Ésta contenía imágenes diferentes, algo difusas del futuro.

-Observad, y ved como el reino del Dios de los humanos ha de caerAzazel levantó la esfera en alto, mostrando a los presentes imágenes de un Jesús, hijo de Dios, golpeado, maltratado y luego asesinado. -Este es el futuro, que le espera a su hijo. Si podemos destruirlo, eso destruiría la Santa Trinidad, y Dios estaría vulnerable a nuestros ataques, Satanás lo derrotaría y se proclamaría rey del cielo, y yo lo sería de esta tierra.

Todos los demonios lanzaron gritos de júbilo, de sed de sangre y ansias de destrucción. Finalmente llegaría un momento en el que pondrían a prueba su fe, y todo por lo que habían luchado por tanto tiempo. Pero antes de que pudieran seguir celebrando, Azazel mandó a callar a todos.

-Pero aún queda un anuncio más que realizar… -una vez dicho esto, la atmósfera cambió a una más obscura y sombría. Su rostro se vio obscurecido mientras sus ojos brillaban en las sombras. Luego de una pausa, continuó hablando. -Dos de mis hombres se han revelado en mi contra, y planean destruirme en este mismo instante.

Todos enmudecieron. Rápidamente empezaron a mirarse los unos con los otros en un mísero intento de descubrir los acusados por Azazel.

-Dejad de señalaros unos con otros. Los que han de desafiarme no son más que Zeroth y Erian, quienes planean atacarme en frente de mis hombres, y se encuentran en la colina más cercana a esta en este mismo momento.

Las figuras de ambos demonios se podían apreciar ennegrecidas por la sombra que arrastraba el ocaso desde aquella colina adyacente. Ya estaba lo suficientemente obscurecido para ver los ojos de los demonios brillar en la obscuridad. El silencio era lo único que se dejaba escuchar. De repente Azazel volvió a hablar:

-¿Van a atacarme? ¿O sólo estarán allá todo el día?……… ¡CONTINUARÁ!

Edwin Peter Barbes


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s