NEOSAPIENS / Francois Schuiten: La Arquitectura de una Gran Imaginación

Francois Schuiten

Francois Schuiten - Ilustracion 01

Francois Schuiten - Ilustracion 02

Francois Schuiten - Ilustracion 03

Francois Schuiten - Ilustracion 04

Francois Schuiten - Ilustracion 05

Francois Schuiten - Ilustracion 06

Francois Schuiten - Ilustracion 07

Cuando el diseño arquitectónico que le da forma a una imaginación es tan monumental que sus mismas manifestaciones quedan empequeñecidas por ella… Entonces estamos hablando de la imaginación de François Schuiten (26 de abril de 1956). Y la ingeniería puesta en marcha a través de toda una vida consagrada a construir con una solidez casi tridimensional, esa arquitectura imaginaria, es algo que desafía las leyes del papel bidimensional sobre el que dicha arquitectura creativa está proyectada. Este dibujante y guionista Francés viene de una familia en la cual la vocación arquitectónica se dibuja sola sobre sus genes (Luc, unos de sus hermanos ejerce esta profesión). Es seguro que el desarrollo de su mente sensitiva, e inclinada a las tempranas aventuras que le sugieren al genio en potencia el soñar despierto, haya encontrado en el medio ambiente intelectual y cargado de ideas innovadoras de su hogar, el fuego más idóneo con el cual arder.

Si existe un trabajo en la vasta obra de Schuiten que engloba por su esplendor todos los atributos de la regia arquitectura de su imaginación, ese trabajo, sin lugar a dudas es: «Las Ciudades Oscuras». En esta serie de historietas, o más bien, en este mundo fantástico dividido en historietas, Schuiten le aplicó el concreto de su creatividad a las palabras del guionista,  Benoît Peeters. El primer libro de este trabajo se publicó en mayo 1982, en el número 53 de la revista À Suivre, y para el momento en que se escriben estas líneas cuenta con más de una decena de volúmenes.

En la serie destaca poderosamente la influencia de la arquitectura en el diseño de las ciudades fantásticas donde se desarrollan las distintas historias, siendo algunas de ellas reinterpretaciones o versiones «oscuras» de ciudades reales, como Brüsel de Bruselas, Pâhry de París o Genova de Génova, mientras que otras son completamente imaginarias, como Calvani o Urbicanda.

Existen también multitud de referencias a todo tipo de artistas, fundamentalmente a escritores como Julio Verne (fundamentalmente a la serie «Los Viajes extraordinarios» y «París en el siglo XX»), Franz Kafka («El Castillo»), Jorge Luis Borges («El Aleph») o Umberto Eco («El Péndulo de Foucault»), pero también a arquitectos como Víctor Horta o Piranesi, y a personajes multidisciplinares como el periodista, fotógrafo e ilustrador, Félix Tournachon «Nadar».

El concepto de «Las Ciudades Oscuras», es el de la existencia de un extraño planeta que no es más que el doble de la tierra, y está ubicado en el lado opuesto de nuestro sol. O más bien, su rotación alrededor de éste, posee las mismas característica que la de nuestra tierra, girando al mismo ritmo de ésta, como una especie de doble fantasmagórico, por lo que cada ciudad —y quién sabe si cada persona también— tiene una lúgubre expresión en «Las ciudades Oscuras». Cada una de éstas es un estado con autonomía propia. Y como se dijo más arriba, en este mundo la arquitectura es la protagonista: protagonista del dibujo mismo, el cual está subordinado a ella; protagonista del guión, cuya trama y concepto se montan sobre una narración que, al igual que el agua, tiene que moldearse a las apabullantes formas de las ciudades; y es la protagonista de los mismos personajes, principales y secundarios, que ante los ojos del lector, no dejan de ser un detalle más del colosal diseño. Algunos de los títulos que forman este trabajo son:

  • Las Murallas de Samaris (1983).
  • La Fiebre de Urebicanda (1984).
  • La Torre (1987).
  • Brüsel (1992).
  • La Chica Inclinada (1996).
  • La Sombra de un Hombre (1998).
  • La Frontera Invisible (2006).
  • La Teoría del Grano de Arena (2007).

 

Para dar un ejemplo de la presencia de la arquitectura como forma estandarte del dibujo en este trabajo, tomemos la historieta, «Las Murallas de Samaris». La historia comienza en la ciudad de Xhysto, cuyo estilo arquitectónico es puro Art Nouveau, en una proporción tal, que se podría decir es un homenaje a la visión del célebre arquitecto Víctor Horta. En ella, cada edificio está trabajado en hierro, cuidadosamente estilizado, y sus techos no son más que esplendorosas cúpulas de vidrio. La trama estipula que el protagonista de la historia, Franz, tenga que viajar a la distante y legendaria ciudad de Samaris, desde la cual nadie ha podido regresar. Una vez allá, luego de un fabuloso viaje a través de desiertos y junglas, dicha ciudad resulta ser un prodigio arquitectónico cuyo estilo se viste de la tardía Era victoriana, con calles estrechas y toda la parafernalia de diseño de la época, que la convierten en un catálogo histórico, en piedra, del final del siglo XIX y principios del XX.

Pero François Schuiten, también formó parte del formidable equipo de dibujantes y escritores que desde la segunda mitad de la década del setenta, hasta mediados de los años ochentas, hizo de la revista Metal Hurlant, un hueso duro de roer por el oxido de lo evidente y convencional. Así, recreó historias como «Trío de Ases», en colaboración con Claude Renard. Junto a este último también creó para dicha revista, la fabulosa historia de aire mitológico, «En las Medianas de Cymbiola», una recreación de un mundo alejado en el tiempo y el espacio por medio de unos sueños muy al estilo de «Las Mil y una Noches». Por lo que esta historia —que se tomó varios números de la Metal Hurlant— expresa fielmente la versatilidad de Schuiten al momento de evocar geografías diferentes, muy distantes de «Las Ciudades Oscuras». Otra historia fruto de la «humanoide» colaboración de Schuiten y Renart, y publicada en Metal Hurlant en varios números fue, «El Raíl».

Con un gran orgullo concluimos —por ahora— esta temporada homenaje a la revista Metal Hurland y su prole. Inspiración recomendada para todos aquellos que anden en busca de mundos fuera del cascarón de los cincos sentidos. Pues como el mismo Moebius lo planteó en el editorial del cuarto número de la revista: «no hay ninguna razón para que una historia sea como una casa con una puerta de entrada, ventanas para contemplar los árboles y una chimenea para el humo», sino que imaginemos un relato «en forma de elefante, de campo de trigo, o de la llama de una doliente cerilla». ¡Que así sea!

 

Odilius Vlak


 

Anuncios

Un comentario en “NEOSAPIENS / Francois Schuiten: La Arquitectura de una Gran Imaginación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s