Himmler y su Fortaleza del Temor / Por Nick Brownlow y Jonathan Turner

Heinrich Himmler

Castillo de Wewelsburg

Rumores de prominentes Nazis involucrados con el reino del ocultismo, han persistido por décadas. Nick Brownlow y Jonathan Turner visitaron el Cuartel General de la SS en el Castillo de Wewelsburg para descubrir la verdad detrás del SS-Reichsführer Heinrich Himmler, y su visión de una ancestral y noble prehistoria Aria que evidencie la superioridad de la Raza Gobernante.

En el valle Alma de la Alemania Central, se alza un impresionante castillo del siglo XVII dominando el escenario de tarjeta postal que se extiende en todas direcciones; sobresaliendo majestuosamente por sobre los verdes árboles y bañado por los rayos del sol, luce más como algo sacado de Cinderella que a un antiguo cuartel general Nazi. Y aún así, la historia del Castillo de Wewelsburg, está irremediablemente entrelazada con la insanía y la crueldad en el corazón mismo del Tercer Reich.

En 1933, el SS-Reichsführer, Heinrich Himmler, el segundo hombre más poderoso en Alemania, eligió la fortaleza como el lugar de una nueva Meca Nazi, un lugar que él planeó transformar en el mismo «centro del mundo». Sus esfuerzos en hacer realidad su visión reclamarían la vida de más de 1,200 personas.

A través de los años, Wewelsburg se ha convertido en un símbolo de la alegada obsesión Nazi con lo oculto. Algunos han aseverado que Himmler eligió el lugar porque éste descansa sobre un nexo de energías telúricas; otros han sugerido que macabros rituales fueron llevados a cado allí, por cultos dentro del partido Nazi. Siempre se ha asegurado que la torre norte del castillo fue un contenedor de tal magnitud de poderosas energías mágicas, que todos los intentos por destruirla al final de la guerra fueron en vanos. A pesar de que la realidad es considerablemente más mundana de los que nos quieren hacer creer estas descabelladas teorías, no es por ello menos macabra.


Pin conmemorativo Wewelsburg

Wewelsburg se ubica en Wesfalia —«la tierra de Hermann y Widukind»—, como el mismo Himmler lo enfatizó. Himmler había considerado otros dos lugares como centros para la SS, pero luego de ver Wewelsburg el 3 de noviembre de 1933, durante un tour por el Reich, él tomó su decisión esa misma noche. En agosto de 1934, la SS le arrendó el castillo al Distrito de Buren por 100 años, por una suma nominal de un reichsmark por año.

Wewelsburg, sin lugar a dudas, le atraía a Himmler en muchos niveles diferentes. Originalmente construido entre 1603 y 1609, el castillo, ostentador de un estilo del renacimiento de Weser, fue concebido para que sirva de segunda residencia al Príncipe Obispo de Paderborn. Fue construido sobre las ruinas de una fortaleza sajona anterior; los arqueólogos han descubierto, durante las excavaciones de los cimientos, una fosa de la Edad de Piedra, conteniendo docenas de restos humanos. Excavaciones en las cercanías han desenterrado calaveras neandertales, así como artículos y joyas de la Edad de Bronce, y otros signos de un temprano asentamiento humano.

Durante el siglo XVII, el castillo jugó un papel clave en los juicios por brujería que en la época barrieron Europa. La persecución de brujas había sido particularmente feroz en Alemania; especialmente en los territorios bajo la jurisdicción del Príncipe Obispo Católico. Algunas estimaciones establecen que el número de «brujas» que perecieron en la hoguera alcanzó los 100,000. En Wesfalia, las mujeres locales que eran acusadas de brujería, eran retenidas en las mazmorras Wewelsburg, y las confesiones eran extraídas bajo tortura en una sala de juicios contigua. Muchas de ellas fueron posteriormente ejecutadas en el castillo.

Las áreas cercanas eran igualmente ricas en significados históricos. Muy cerca se encontraba el Bosque Teutoburg, el cual la creencia general aseguraba que había sido el lugar de la legendaria batalla en la cual las tribus unidas germánicas derrotaron a las legiones de Varo, estableciendo de esa manera las fronteras definitivas entre el Imperio Romano y Germania. También, apenas millas de distancia, estaba Externsteine, una distintiva formación rocosa natural, que había sido usada como un lugar de asentamiento y de cultos pre-cristianos durante el periodo neolítico. La Ahnenerbe más tarde excavaría el lugar, en un infructuoso intento de probar que había sido un centro religioso de suma importancia para una avanzada civilización germana prehistórica.

Esta combinación de significación histórica y resonancia mítica, ejercía una atracción evidente sobre el Reichsführer, en quien anidaba una esplendorosa fantasía en marcado contraste con su imagen pública de burócrata estirado e impoluto.

Nacido en Munich, el 7 de octubre de 1900, Himmler pertenecía a una resuelta clase media, con una conservadora tradición católica. Originalmente él era un devoto católico, un patriota leal con algo de idealismo romántico, debido al punto de vista volkisch, propio de las virtudes e historia alemana, pero sin manifestar ninguna clase de fanatismo en ese momento.

De niño, él soñaba vivir la vida de un simple granjero, pero en su adolescencia esto dio paso al deseo de una carrera militar como oficial de las fuerzas armadas, una ambición reforzada por la irrupción de la Primera Guerra Mundial. Eventualmente, en 1918, él fue aceptado en la escuela de entrenamiento de oficiales en el 11th Regimiento de Infantería Bávaro, pero la guerra finalizó antes de que él pudiera completar su entrenamiento y ganar su nombramiento.

Sus ambiciones militares fueron frustradas por el tratado de Versalles, entonces, Himmler se dedicó a la política, involucrándose más y más con varias organizaciones nacionalistas y paramilitares de extrema derecha y partidos políticos; esto a la postre lo condujo a unirse a Ernst Röhm, y sus SA (Sturmabteilung [tropas de asalto]) y al Partido Nacional Socialista. Himmler, posteriormente le dio la espalda al catolicismo y a la más tradicional rama nacionalista heredada de sus padres, identificándose cada vez más con la doctrina anti-comunista y anti-semita del partido. Durante el fracasado golpe de Hitler en el salón de la cerveza en 1923, Himmler estaba a la cabeza de los Riechskriegflagge, mientras marchaban frente a las instalaciones del Ministerio de Guerra en Munich, empuñando una bandera que portaba la insignia imperial.

Poster Waffen SS - Retoque digital por Markus E Goth.

Soldados SS (Schutzstaffel)

LSSAH - Leibstandarte SS Adolf Hitler

Subsecuentemente Himmler ganó una gran reputación debido a su lealtad y eficiencia, y se alzó rápidamente en la jerarquía del partido. El 20 de enero de 1929, él fue designado SS-Reichsführer, habiendo previamente servido como segundo en mando. Originalmente concebida como una escuadra para la protección de líderes del partido, Himmler terminó viendo la SS (Schutzstaffel) como una «Orden de Caballería»; una élite racial moldeada a la manera de las castas guerreras de los antiguos Arios, los Kshatriya, y también como las órdenes medievales de los Caballeros Teutónicos y los Caballeros Templarios.

Bajo Himmler, nuevas y rigurosas reglas fueron establecidas concernientes al reclutamiento. Los hombres enlistados tenían que probar la pureza de su línea familiar al menos hasta el 1800, y los oficiales tanto como hasta el 1750. A sus esposas —ya sean las actuales o las potenciales— se les exigía lo mismo. En tiempo de paz, la SS funcionaba como una fuerza de seguridad interna, destinada a hacer cumplir la conformidad hacia los postulados de la purificación racial; y en tiempos de guerra, como una feroz y fanática defensora de las fronteras alemanas.

La SS fue también la herramienta a través de la cual Himmler esperaba cumplir un proyecto incluso más grande. Así como Hitler y el Partido Nazi habían reemplazado a la iglesia en su propia lealtad, así mismo Himmler, esperaba suplantar el cristianismo con una religión de estado de carácter seudo-pagana, basada en una visión idealizada de la cultura prehistórica alemana, enfatizando la pureza racial y la innata superioridad del pueblo Alemán.

Himmler, vio en la SS la vanguardia ideológica de esta nueva religión, y el instrumento a través del cual el pueblo Alemán sería adoctrinado con ella. En adición a los días festivos del partido —el aniversario del golpe en la cervecería y el día de nacimiento del FührerHimmler estableció ceremonias para el solsticio de verano e invierno, incorporando elementos de rituales paganos, incluyendo la adoración del sol y la naturaleza. Tales celebraciones estaban siempre caracterizadas por una fuerte presencia SS.

Mientras tanto, los oficiales SS eran casados en ceremonias seculares de marcado tono pagano, y sus hijos «bautizados» en rituales de semejante naturaleza pagana. Con el tiempo, muchas de estas ceremonias tuvieron lugar en Wewelsburg, a menudo presididas por el mismo Himmler, junto con su «mago» personal, Karl Maria Wiligut.

Supervision de los trabajos de reconstrucción del castillo de Wewelsbur


Para el 1934, el castillo de Wewelsburg había estado en ruinas por muchos años, así que Himmler comisionó un amplio programa de reconstrucción y retoque. Originalmente, él aparentaba haber estado interesado en desarrollar el lugar sólo como «Una Escuela SS para Líderes del Reich»; un colegio para la «educación ideológica» de los oficiales, administrado por la Oficina de Raza y Población. El SS-brigadeführer, Walter Schellenberg, testificando en los juicios de Nuremberg luego de la guerra, describió que el curriculum consistía en «entrenamiento espiritual y ejercicios de meditación». Y lo más importante de todo era, la instrucción en la correcta Weltanschauung («visión del mundo» o ideología).

No obstante, esta ambición relativamente modesta, cedió lugar a una visión mucho más grande. En febrero de 1935, el proyecto de Wewelsburg quedó bajo la supervisión directa del equipo personal del Reichsführer, alineado con el concepto que Himmler había desarrollado de él. Himmler, había comenzado a ver Wewelsburg como el asiento de una orden de caballería —una especie de cruce entre Camelot y Marienburg— el cual eventualmente evolucionaría en una vasta Meca Teutónica, el centro espiritual del mundo Ario.

El costo estimado para llevar a cabo los grandiosos planes de Himmler, era la suma sideral de 250 millones de Reicnsmarks. Simplemente restaurar el antiguo castillo era sólo el comienzo; Himmler, pretendía ampliar el lugar para que absorbiera de esta manera la villa cercana a Wewelsburg, cuyos habitantes iban a ser reubicados en una «villa modelo» en las cercanías. El lugar sería de hecho, una ciudad SS, con el castillo triangular formando una punta de lanza, que estaría rodeada por las instalaciones, oficinas y facilidades que se expandirían por todo el valle.

La ambición de semejantes planes requería trabajadores. En 1939, un campo de concentración fue establecido en el bosque cercano de Niederhagen, suplido mayormente con prisioneros que venían del campo Sachsenhausen en Berlín. Dos años más tarde le fue otorgado estatus independiente por razones financieras, y rebautizado como el KZ (Konzentrationlager) Niederhagen. A pesar de que era el campo de concentración más pequeño de esta clase en toda Alemania, su régimen no era menos brutal que los de Auschwitz o Belsen. De los 3,900 prisioneros internados allí, 1,285 de ellos murieron; muchos simplemente morían por exceso de trabajo, mientras que otros morían de hambre o eran ejecutados.

El punto hasta donde Himmler hizo realidad su sueño de Wewelsburg es debatible, si bien está claro que dicha realidad estuvo muy cerca de ser materializada.

 Interior del castillo de Wewelsbur - Sala de los Generales

El punto central del complejo de Wewelsburg iba a ser el Obergruppenführersaal: un recinto de piedra en la Torre Norte, en el cual Himmler había instalado una mesa redonda arthuriana de roble, con asientos para 12 caballeros. Antiguamente la capilla del Principe Obispo, el salón estaba concebido para ser usado como lugar de reunión para los 12 oficiales SS más antiguos. Fue usado para este propósito sólo una vez, en marzo de 1941, para informar a la Gruppenführer del papel de la SS en la Operación Barbaroja, la invasión de Rusia.

Vista interior del castillo de Wewelsbur

Interior del castillo de Wewelsbur - Sol negro ( Rueda solar formada con la runa SS ).

Simbolos relacionados con Svástikas - Sol negro

Una Swástica estilizada —incorporando una rueda solar formada con la runa SS de la victoria— dominaba el piso del salón, mientras que las paredes estaban adornadas con los antiguos escudos de armas de la Gruppenführer. Por supuesto, la mayoría de la élite SS —incluyendo al mismo Himmler— venía de la clase media, y no de una estirpe aristocrática, y carecían de escudos de armas hereditarios; a los expertos de la Ahnenerbe, les era dado el trabajo de diseñar escudos originales para ellos.

Directamente bajo la Obergruppenführersaal, se encontraba la «cripta» o «tierra de los muertos»: un enorme salón circular con 12 columnas de granito, y un techo en forma de domo adornado con el diseño de otra Swástica. Aquí, en una sólida estructura de piedra, las cenizas de los antiguos serían sepultadas después de la muerte, asegurando de esa manera su adhesión a la Orden por siempre. Una «llama eterna» iba a ser instalada en el centro del salón, pero este proyecto nunca fue concretizado. A pesar de los rumores de que numerosos rituales fueron llevados a cabo en dicho recinto, incluso una rápida mirada sobre él hoy en día, confirma que aún estaba bajo construcción cuando cayó en manos de los aliados.

Anillo SS-Ehrenring (anillo del honor)

Anillo SS-Ehrenring (anillo del honor) vista completa con Simbolos Misticos - Diseñado por el ocultista nazi Karl Wiligut

Documento de honor del anillo

Wewelsburg también serviría como un depósito para los anillos Calavera de la SS (Totenkopfring), otorgados a sus oficiales luego de tres años de servicio. Formados por una banda de hojas de robles, incrustada con una calavera y runas, los anillos eran un testamento más de la obsesión de Himmler con la mitología germana, en la cual Thor, se decía, poseía un anillo de plata pura, sobre el que juraban votos. Cuando un oficial SS muriera, su anillo retornaría a Wewelsburg para ser atesorado.

Cada uno de los aposentos de la Gruppenführer conmemoraría un héroe diferente de la mitología e historia germana: Widukind, Henry el León, e incluso el Rey Arthuro; amueblado en el estilo de la época histórica de dicho personaje, y surtido con libros y documentos relacionados con el área temática a la cual estaría dedicado el espacio. El propio aposento de Himmler, estaría dedicado al rey sajón Heinrich I, conocido como «el pajarero», quien lideró la defensa alemana en contra de la invasión Magyar en el siglo X, y estableció los fundamentos de lo que más tarde sería el Sacro Imperio Romano Germánico. Si bien los rumores de que Himmler se consideraba a sí mismo como la reencarnación del «pajarero» son probablemente exageraciones, Himmler indudablemente se sentía agasajado en ser identificado con el Rey Heinrich, viéndose a sí mismo como una especie de heredero espiritual de su tocayo, y como un defensor contemporáneo de Alemania de las hordas del Este. En el 1000th aniversario de la muerte de Heinrich, en julio de 1936, Himmler inauguró un festival en su memoria en Quedlingburg, en donde una vez se ubicó el trono del rey, completado con el depósito de coronas de flores, y la lectura de un panegírico por parte de Himmler en la catedral de Quedlingburg.

Los planes de Himmler para Wewelsburg estaban continuamente en desarrollo e, indudablemente, era un impulso de una dimensión caprichosa para su pensamiento. Mientras él inspeccionaba el castillo en 1938, casualmente le solicitó al SS Gruppenführer Taubert —el oficial a cargo de las modificaciones que se estaban llevando a cabo— que considerará las posibilidades de instalar un planetario, otro extravagante gasto de presupuesto que se le añadía al proyecto. Él también pidió una bóveda que sirviera como un equivalente medieval de un arca para los tesoros, en acuerdo con su concepción de Wewelsburg como el asiento de una orden de caballería.

Ninguno de estos proyectos fue, sin embargo, completado. Los trabajos en Wewelsburg se paralizaron de manera abrupta en 1943; con la marea de la guerra tornándose en contra de los poderes del eje, los recursos eran necesitados urgentemente en otros lugares. Pero parece que Himmler siempre mantuvo la esperanza de reiniciar el proyecto, y en febrero de 1944, él le escribió a Taubert para decirle que a pesar de su ocupada agenda, sus pensamientos siempre volvían a Wewelsburg, y afectuosamente esperó que sus planes para el castillo se llevaran a cabo una vez finalizada la guerra. Por supuesto que esto no sucedería.

En marzo de 1945, el avance aliado alcanzó Wewelsburg, y el castillo fue rodeado por el ejército americano. Himmler, preocupado de que sus sueños no cayeran en manos de los enemigos, envió un escuadrón especial de los comandos SS para impedirlo. Luego de que un intento inicial de escabullirse a través del ejército americano fracasara, la unidad designó a un oficial SS nacido en la localidad, para que los guiara a través del cordón aliado. El 31 de marzo de 1945 —domingo de pascua— la unidad destruyó la mayor parte del castillo con explosivos, y escaparon respaldados por las líneas alemanas. Sólo la torre norte del castillo escapó relativamente intacta, detonando especulaciones en ciertos círculos sobre que debió haber tenido propiedades mágicas para escapar a la destrucción. El 2 de abril, los americanos liberaron los restantes 42 prisioneros en el KZ Niederhagen. Himmler se suicidó con una cápsula envenenada dos meses más tarde, mientras era custodiado por los aliados.

Wewelsburg, inicialmente era un enigma para las fuerzas aliadas. La inteligencia aliada no tenía ningún conocimiento de él anterior a su captura. Si bien era claramente de gran importancia para el Reichsführer, nada se conoció de su verdadero propósito hasta que los oficiales SS comenzaron a testificar acerca de él en los juicios de Nuremberg. En particular, el testimonio de Walter Schellenberg, que nos proporcionó mucho de lo que ahora conocemos sobre del lugar.

La reconstrucción del castillo se inició en 1949 y fue completada en 1979. Hoy Wewelsburg es una popular atracción turística por derecho propio. El castillo mismo posee un albergue y un museo que registra la historia del área, mientras que la antigua casa de guardia SS, ha sido convertida en un museo que trata específicamente del régimen Nazi; proporcionando un escalofriante recuerdo de la locura que sostenía la visión de Himmler.

La torre norte está cerrada al público. Pero la Obergruppenführersaal y la cripta de más abajo, pueden ser vistas a través de rejas de hierro. La acústica de catedral; las luces penumbrosas y el sombrío medio ambiente, se unen para dotar al lugar de la fuerte impresión que ejerce sobre el visitante.

Dentro del museo de la casa de guardia, modelos, fotografías y la parafernalia SS pintan un cuadro de lo que era la vida en Wewelsburg durante la era de Himmler. Muchas de las exhibiciones se relacionan con cosas mundanas: fotografías de ceremonias de casamientos de SS; la runa de Himmler grabada sobre las dagas y las teteras, pero no por ello menos estremecedor.

Quizás las posesiones más perturbadoras del museo sean los registros de esos trabajadores que murieron en el esfuerzo de transformar el castillo en la Meca Teutónica de Himmler. Los meticulosos archivos acerca de la fría forma de administración del campo, hechos objetivos de una rutinaria atrocidad; hambruna, palizas, torturas y ejecuciones.

No hay nada aquí que sugiera la espeluznante reputación del castillo como un cuartel general del ocultismo Nazi; pero en la letanía de horrores enumerados en los juicios de Nuremberg, Wewelsburg en particular, se alza como un ejemplo de la grandiosa y engañosa locura del Tercer Reich.

Traducido por Odilius Vlak


 

 

  • NOTA: La versión original de este artículo, titulado: «Himmler’s Fortress of Fear» (mayo 2005), se encuentra aquí:http://www.forteantimes.com.
  • ACERCA DE LOS AUTORES: A) Nick Brownlow es un escritor independiente y desarrollador de web, asentado en el sureste de Inglaterra. B) Jonathan Turner ha estado interesado por largo tiempo en castillos espectrales, la cerveza Alemana y las películas de Indiana Jones, haciendo de esta investigación una designación perfecta para él. Él condujo durante la mayor parte del viaje.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s