INTROVISION / Desde el Oscuro Origen de Ubbo-Sathla

«Porque Ubbo-Sathla es el origen y el final. Antes de la llegada de Zhothagguah, o Yok-Zothoth, o Kthulhut desde las estrellas, Ubbo-Sathla moraba en el pantano burbujeante de la recién creada Tierra: una masa sin cabeza o miembros, engendrando las grises e informes viscosidades primordiales, y los espeluznantes prototipos de la vida terrenal… y toda esa vida terrenal, ha sido dicho, finalmente regresará a través del gran círculo del tiempo a Ubbo-Sathla.»

 

El Libro de Eibon (Clark Ashton Smith)

El oscuro limo pantanoso en el origen de la tierra, es la matriz dentro de la cual dormita un tiempo, que ha de iniciar su peregrinaje hacia un oscuro futuro, desde el presente burbujeante de: Ubbo-Sathla. No es el tiempo de los elementos en pugna, que ya están ofrendándoles a su tiempo particular, horribles catástrofes que registrar; no es el tiempo de la Tierra, ni el experimentado tiempo del Universo. No… es el Tiempo Biológico, que desde ya está contenido en cada una de las futuras formas vivientes. Si bien, en el informe y burbujeante estado, de un arquetipo biológico sin personalidad física. El Tiempo Biológico, y las manifestaciones biológicas-espirituales que han de arrastrarlo junto con ellas, hacia las tinieblas de una evolución despiadada, expresan su hambre de futuro y personalidad, con explosiones de multiformes expresiones biológicas: desde una Bacteria hasta un Mamut. Sin olvidar, que dentro del oscuro origen de Ubbo-Sathla, también burbujean las futuras manifestaciones de la imaginación humana, así como sus futuras rebeliones.

Y aquí me encuentro yo también, de regreso desde el futuro tras la meta de una oscura ambición. Pero de eso han transcurrido eones. En los esplendorosos tiempos de El Continente de Hyperbórea, siendo el mago Zon Mezzamalech, con asiento en la nórdica Mhu Thulan [Correspondiente a la actual Groenlandia, según el saber esotérico], intenté por primera vez penetrar los endurecidos caparazones de tiempo que cubrían todo el pasado, que cual abismo se abría, entre mi presente y el de Ubbo-Sathla. Mi meta: acceder al conocimiento primigenio, contenido en «las poderosas tablillas hechas de piedra estelar, las cuales estaban escritas con la inconcebible sabiduría de los dioses pre-mundanos», según la poderosa definición de mi colega en la eternidad, Clark Ashton Smith. Aquí yacen, no muy lejos de donde me encuentro en estado embrionario. Reflejando los caracteres que simbolizan su terrible sabiduría, sobre la superficie de las burbujas que eructan los sueños y pesadillas, de las informes manifestaciones biológicas-espirituales.

Más cerca en la corriente del tiempo fui Paul Tregardis. Un ciudadano inglés; perdido en los arcanos ocultos tras los símbolos medievales, de la traducción francesa de: «El Libro de Eibon». Tras el hallazgo de un cristal mágico — «un orbe frío y nebuloso»—, que eones antes le había pertenecido a mi arquetipo de Zon Mezzamalech, intenté nuevamente correr las tinieblas que velan el tiempo; desde una extraña época, ubicada en la intersección temporal de 1932. La reidentificación con mi antigua encarnación fue un éxito. Y así, nuevamente, emprendí la búsqueda de aquél conocimiento que se deslizaba sobre el espeso caos biológico-espiritual de Ubbo-Sathla.

Según lo registró el hechicero Klarkash-Ton, a quien le tocó dar el oscuro testimonio por escrito de mi segunda experiencia… «Ésta fue como si la fantasmagoría del tiempo y del espacio fuera disuelta alrededor de él, en orden de revelar una realidad más verdadera; o quizás, otro sueño del tiempo y del espacio». Esto es cierto, pues aún ahora, en este último futuro, puedo testificar las sensaciones que Klarkash-Ton registró de mi pasado… «Fue una sensación de abismal caída, una succión como si de ineluctables vientos se tratara, de golfos que lo transportaban profundo, a través de las veloces e inestables visiones de su propia vida pasada, hacia los años y dimensiones prenatales. Él parecía soportar las angustias de una disolución invertida; y entonces, él ya no fue más Zon Mezzamalech, el sabio y docto vigía del cristal, sino una parte integral de la extraña corriente en movimiento, que corría de regreso para retomar el Comienzo». Y así fue, como mis dos manifestaciones devinieron un una sola inmanifestación, que se… «Arrastró pesada e inconsciente sobre las caídas tablillas de los dioses, y luchó y bramó ciegamente, junto a los otros engendros de Ubbo-Sathla.»

Pero lo informe fue expulsado nuevamente, en forma de la manifiesta llama demoniaca de una oscura ambición. Y tomó forma en Zothique, el último continente de la tierra. Y nuevamente encarnando el arquetipo del nigromante. Y así es como hoy, ostentando el nombre de Ulrauz Naj, orgulloso servidor del archidemonio Thasaidon, ardo con el mismo deseo. Ciertamente, el fuego de mi ambición por saber que encierran las primigenias tablillas de los dioses pre-mundanos, es más poderoso que el de nuestro sol agonizante. Quizás, hasta puedan guiarme hasta el abismo privado de luz, dentro del cual, según el Libro de Eibon, se sumergieron al abandonar la tierra. Pero para mi señor Thasaidon, tal deseo no es más que una añoranza infantil de mi alma… y es que el abismo que se abrirá después del fin de todas las manifestaciones terrenales, será más profundo, que aquél que se abrió antes del principio de éstas. Por otra parte, si todo ha de regresar a Ubbo-Sathla, ¿cuál es el motivo de hacerlo regresando al principio? ¿Acaso no es más fácil esperar el final? Ten paciencia, me aconsejó mi señor Thasaidon, que no seré yo el que prive a Ubbo-Sathla, de un digno engendro de su oscuro origen. Sólo mira como se apaga el sol bajo Dooza Thom, el último reino en pie sobre Zothique; sólo será cosa de unas cuantas reencarnaciones… y luego… El fango primordial te dará la bienvenida, si bien mi abismo también es tu hogar. Y huelga decir que dicho abismo, es el mismo en el cual habitan los dioses pre-mundanos.

Adivinen que le aconsejamos nosotros a: «Zon Mezzamalech-Paul Tregardis-Ulrauz Naj»… pues claro, que permanezcan en Zothique The Last Continent: el Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser. Si bien durante la edición de esta semana, Ubbo-Sathla aún manifestará algunas formas biológicas-espirituales que han de encarnar en el continente de Hyperbórea. Entre el dolor del frío hielo de Hyperbórea, y la angustia de la ardiente arena de Zothique… estamos a la expectativa de lo que atesoran las tablillas de los dioses pre-mundanos… algo que por lo demás, no ha de ser nada bueno.

La sección Alterecos4.D, continuará siendo el portal dimensional a través del cual accederemos al Continente de Hyperbórea. Es por ello, que en la página del martes, el monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak, los transportará hacia esa joya de la imaginación incrustada en hielo: «Hyperbórea: Al Norte de la Imaginación», [Segunda Parte].

En la sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles, publicaremos otros documento de colección. Y al igual que el de la edición pasada, este también es sobre la divina figura de Clark Ashton Smith. Nuestro Klarkash-Ton, ciertamente poseía su cuota de xenofobia, y no sólo motivado por una percepción generalizada de la época, sino sustentado en una posible «Weltanschauung». Y esto queda evidenciado en el ensayo titulado: «La Bella y el Fanático: Clark Ashton Smith como Santo y Pecador», salido de la pluma de Simon Whitechapel, un consagrado estudioso y fanático de la obra del maestro.

La sección Tetramentis, en la página del jueves, continuará «Hacia la Cruz», con la continuación del Capítulo VII, titulado de igual manera. Vimos como al final de la primera parte, una flecha con el sello sagrado fulminó a uno de los demonios del ejército de Azazel, al mismo tiempo que una misteriosa voz le recomendaba, por su propio bien, el regreso a la madre patria de su infierno. Como pueden ver, ahora es que nuestra Light Novel: «Damned Angel: Genesis», del escritor, Edwin Peter Barbes, se empieza a poner interesante… bueno, aún más interesante.

El destino de Via La Niña de las Rocas, continúa en una especie de «veremos». Nuestra niña se encuentra inconsciente sobre el suelo de una tierra extraña. Pero al parecer no está sola. Un misterioso personaje hará aparición en el Acto 32 de su aventura. Veamos de quien se trata, en la sección Imagixmundi, el próximo viernes. ¿Qué creen ustedes?… ¿qué el misterioso personaje sea nuestro venerable, Arcadio Encarnación?

Bueno, ya nos encontramos en los dominios de aquél que hace la función de Ubbo-Sathla, con todo lo relacionado a la edición de este Blogzine: nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. De su hirviente ritual primigenio, brotan todas nuestras manifestaciones, y quien sabe, si hasta uno que otro Hermano Fanático. Desde el oscuro origen de Ubbo-SathlaEl horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Odilius Vlak

Jefe de Redaccion


 

 

NOTA: Las citas entrecomilladas utilizadas para la elaboración de esta Introvision, pertenecen al relato: «Ubbo-Sathla», de Clark Ashton Smith. Excepto la parte que incluye la reencarnación del personaje en Zothique, pues esa es emanación directa de la interpretación libre hecha por, Odilius Vlak.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s