INTROVISION / El Terror Viene del Alma

«Si en muchas de mis producciones el terror ha sido la tesis, yo sostengo que el terror no viene de Alemania sino del alma»

Edgar Allan Poe [Cuentos de los Grotesco y lo Arabesco]


Sí, el terror viene del alma. Y en su caso lo hace viajando en la carroza fúnebre de la imaginación; impulsada por la atmósfera interna de una energía lúgubre… soñadora y melancólicamente lúgubre. El terror es un éxtasis; una experiencia mística y religiosa; una comprensión intuitiva de ciertas leyes siniestras que tiran de los hilos de las almas sensibles; un peligroso contacto con fuerzas abstractas, que aprovechan las imaginaciones febriles para devenir en inteligibles: el terror es un ángel caído… un demonio… una mecánica vital del mundo espiritual que ya causaba escalofrío en el Reino de los Cielos; que más adelante, impedía que la llamas del Infierno, calentaran los espectros demoniacos consagrados a él, y destinados a inspirar la imaginación de los seres humanos: desde los tiempos primitivos hasta los niveles más sofisticados de la evolución de la humanidad. Sin el sentimiento del terror; sin el estado de alerta que dispara en lo interno del Ser; sin el estímulo al pensamiento y la reflexión que provocaba a los seres humanos… no se hubiese desarrollado la imaginación, el pensamiento abstracto y filosófico, ni las dimensiones de la fantasía. El terror, es un sutil instinto de supervivencia… una conveniente voz profética que siempre nos ha alertado del futuro que llueve a cantaros sobre nosotros, si bien con gotas invisibles.

Sí, el terror viene del alma. En el caso de Edgar Allan Poe —que este 19 de enero de 2011, cumple 202 años de haber nacido para el terror— su terror peregrinó a través de una vasta y fructífera alma fértil. Con innumerables paradas en las posadas de factura medieval que constituían cada uno de sus poemas y relatos. Pues luego de él, el terror ha sido Bello, Bueno y Verdadero. Si bien lo ocultó en sus diálogos, Platón, también experimentó el terror, y más aún, visualizó el arquetipo del terror: la idea misma que se manifiesta en estas tres dimensiones a través de una sensación; un temblor; un grito; una fascinación morbosa; una imagen; una revelación inquietante; una mitología… y que se manifestó a través de Poe. El terror es una bella doncella virginal. Poe, la trató con ternura, pues la realidad de su romance con ella era acogedora, y con su cuota de calor corporal y espiritual. ¡Pero ojo!… Existen aquellos quienes preferirían violarla. Para la Doncella Terror, ambas relaciones son bienvenidas, y especialmente… sus frutos. ¡El terror de tu alma, continúa su viaje, divino maestro!… A través de las almas que se han desposado con él.

Sí, el terror viene del alma… y también de Zothique the Last Continent: el Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser. Así que, prepárense para participar de los escalofriantes esponsales de la edición de esta semana.

Saltamos directamente a la página del jueves de nuestra sección, Tetramentis. Sobre su fermentado y putrefacto suelo, se extiende el sembrado de las Tumbas sin Fondo, dentro de las cuales se pudren mientras se abisman, los poemas en prosa que ha sepultado dentro de ellas, el monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak. Quizás no sea casualidad que la siguiente tumba se titule: «La Tumba del Visitante».

En cuanto a nuestra sección Imagixmundi, en la página del viernes, no hay nada que temer por, Via La Niña de las Rocas… al menos por ahora. Según los datos biográficos que le ha estado proporcionando, Norkos, ella no ha sido la única expulsada del Ephigeo por su condición de hechicera. Al menos nuestra niña no es una Freak. Norkos, le dijo que se escapó de los inquisidores, pero ¿cómo? El Acto 36 de su aventura lo revelará. Con el permiso de nuestro venerable, Arcadio Encarnación, claro está.

Y el hermoso terror que emana del alma de este Blogzine en cada edición, no lo hiciera, si el alma de nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual… no le abriera sus puertas, que son las de nuestro infierno colectivo. Sobre el frontispicio de éstas se puede leer… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Odilius Vlak

Jefe de Redacción.


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s