NEOSAPIENS / Henry Fuseli: Una Pesadilla Para Cada Ocasión

Henry Fuseli - Autorretrato

Henry Fuseli -  SatanStarting ( 1779 )

Henry Fuseli - The Nightmare (1781)

Henry Fuseli - The Nightmare (1782)

Henry Fuseli - Lady Macbeth (1784)

Henry Fuseli - Macbeth Consulting The Vision Of The Armed Head (1794)

Henry Fuseli - Titania and Bottom with the Ass's Head (1788)

Henry Fuseli - Titania and the Fairies (1793)

Henry Fuseli - Thor Battering The Midgard Serpent (1790)

La noche es un ecosistema físico, mental y espiritual en sí misma, y posee una puerta secreta de acceso al lado oscuro de nuestra alma… Su lado infinito. Sus criaturas se multiplican reflejadas en el espejo de la imaginación con una persistencia histórica, racial y cultural que es un testimonio fidedigno de lo mucho que nuestra naturaleza humana necesita de la dimensión nocturna, para su auto-comprensión y evolución creativa. La inspiración de los grandes ciclos mitológicos es nocturna. La interminable procesión de criaturas demoniacas por la vía sagrada de los tratados de demonología medieval, es un espectáculo que fascina nuestra imaginación, estimula nuestra ambición de conocimiento prohibido y despierta nuestros ancestrales temores. Las hadas y duendes son habitantes del bosque profundo, que extiende su follaje sobre el terreno fértil de nuestra reverencia por las fuerzas ocultas y el más allá. Y todo este ecosistema nocturno-«trimegisto», no encuentra una mejor dimensión psíquica para su expresión en el universo humano que la mente imaginativa de los creadores.

El movimiento de factura nórdica «Sturm und Drang» [«Tormenta y Pasión»], inspirador del Romanticismo, lo tenía bien claro cuando planteaba sus postulados de espalda a la ilustración, y en franca alineación con lo emotivo, lo fantástico, el vértigo de los sentimientos, lo instintivo y pasional, en fin… por todo aquello que puebla el ecosistema nocturno, dentro y fuera del alma humana.  Y es posible que este voto de fidelidad a la luz nocturna de la luna y las estrellas, haya arrojado una venda sagrada sobre los ojos diurnos de Johann Heinrich Füssli, pues tuvo contacto directo desde muy joven con los fundadores de este movimiento en suiza: Johann Jakob Bodmer y sus discípulos Lavater y Pestalozzi. Sin pesadillas, lo macabro y las sombras, que se insinúan en las esquinas semiveladas por la luz de la luna, no vale la pena dormir. Ésta, bien podría ser la consigna de este maestro tan difícil de clasificar por lo prolijo de su producción y su multiplicidad temática, pero que para salir del paso, se le considera un eslabón entre el neoclasicismo y el romanticismo.

El pintor, dibujante y filósofo del arte Johann Heinrich Füssli, nació en Suiza en 1741 y murió en Inglaterra en 1825. En este último país vivió la mayor parte de su vida productiva, por lo cual se le conoce mayormente como: John Henry Fuseli. Era el hijo de un pintor retratista, Johann Caspar Füssli (1707-1782), en cuya casa se reunían los réprobos de lo racional del movimiento Sturm und Drang. Fuseli, originalmente estudió para investirse de sacerdote, tomando las santas ordenes en 1761, si bien nunca ejerció el sacerdocio.

En 1765, él marchó a Londres gracias a la sugerencia del embajador británico en Berlín, quien quedó profundamente impresionado por sus dibujos. Allí es estimulado nuevamente por Reynolds, para que se dedique a la pintura, camino que lo llevó a una estadía de ocho años en Italia [1770-78], periodo que pasaría sumergido en el estudio de Miguel Ángel, cuyo elevado estilo buscó emular por el resto de su vida. A su retorno a Inglaterra en 1979 [luego de una parada en Zúrich, en donde realizó la pintura conmemorativa «Juramento en el Rütli»], ingresa en la Royal Academy. También comienza a exhibir trabajos altamente imaginativos, como «La Pesadilla», la pintura que aseguró su reputación desde que la mostró en la Royal Academy en 1782 [existe otra versión en el Museo Goethe, Frankfurt]: inolvidable imagen de una mujer en las fauces de una pesadilla prestidigitada por un súcubo, en la cual se insinúa el oscuro erotismo del que son heraldos esos demonios; mostrando por otro lado cuan profundo se había adentrado Fuseli en las neblinosas zonas de la psique y el ecosistema nocturno donde el sexo y el terror se unen en diabólico matrimonio.

Su fascinación por lo horroroso y fantástico también se manifestó en muchos de los temas literarios que eligió ilustrar, los cuales componen una gran parte de la totalidad de su obra. Él pintó varios trabajos para la Galería de Shakespeare de Boydell, y en 1799, siguió este ejemplo abriendo su propia Galería de Milton en Pall Mall, con la exhibición de 47 de sus pinturas. Fuseli fue una figura muy influyente y respetada en vida, pero su trabajo fue generalmente ignorado durante casi un siglo después de su muerte, hasta que los Expresionistas y Surrealistas vieron en él uno de los suyos, elevándolo a su altar particular. La gama de sus influencias es enorme, destacándose la de los Manieristas italianos del siglo XVI. En cuanto a sus temas… bueno, en verdad representan un safari a través del ecosistema nocturno en todos los niveles: físico, mental y espiritual. Están los mundos mágicos de las hadas, los grandes momentos mitológicos y lo que alguna vez pasó y quedó registrado en la biblia. Y todos ellos desde la noche, desde la pesadilla. Sus cuadros nos golpean con el reflejo del impacto del horror del cual son víctimas muchos de sus personajes. Todo fue abordado desde la reverente posición del que sabe que su función es temer y respetar… temer los poderes ocultos que acechan en cada pesadilla: sus portales dimensionales desde el más allá, hacia el más acá detrás de nuestros párpados. William Blake, dijo de Fuseli: «El único hombre de los que alguna vez he conocido, que no me hizo casi vomitar». La alabanza puede que no sea muy fantástica, pero quien la profirió si lo fue, y si nuestro visionario no sintió repulsión de la presencia de Fuseli, fue por algo más profundo que un buen hábito de higiene. Quizás, no percibió la prutrefacción de la vida ordinaria en el genio germano.

 

Odilius Vlak


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s