INTROVISION / Nanodemonologia

Por supuesto, si estos micro-robots de una obesidad molecular pueden ser introducidos cual aliento de vida en el cuerpo físico de los humanos, con el fin de cumplir misiones pre-programada en su estructura molecular, ¿qué puede evitar que reescribamos toda la información genética, obrando de esa manera una alquimia en un cuerpo que ya se creía a sí mismo ser sólo plomo? Lo podemos transmutar en nuestro oscuro oro. Y es que ya basta con el apostolado enzimático y las buenas acciones que a manera de anticuerpos estos heraldos de Lucifer se han visto relegados a ejecutar; y todo con el fin de otorgarle salud y longevidad a un trozo de carne que no quiere podrirse, aún a costa de podrir el alma que lo anima con sus acciones en arco descendente. El suicidio es una acción de autoconservación del alma cuando es amenazada por la vida… pero nadie parece haberlo tomado en cuenta. Así que, iniciaremos nuestro plan de reestructuración biológica y mental del microcosmos conocido como cuerpo humano.

La sospecha de una invasión infernal se ha estado esparciendo junto al rastro ceniciento del fuego frío de los temores humanos. Todos miran ya sea hacia arriba o hacia abajo en espera de que el abismo eructe su fuego alado. Pero nosotros, los iniciados dotados de una ennegrecida clarividencia, sabemos que las legiones se han puesto en marcha, y que todo el trigo y toda la cizaña que se ha de separar crece en el interior del cuerpo humano. Nuestras hordas de Nanodemonios avanzan invisibles al ojo humano. Y lo hacen con sólo una meta en su programación: sembrar las semillas en el ADN humano de nuestro demoniaco evangelio de oscura salvación… La siniestra salvación de nuestra Nanodemonologia.

Estos pequeños engendros tienen forma de pentagrama invertido. La primera parte de su misión será eliminar todas las bacterias o cualquier otro tipo de microorganismo que sean nocivos para el organismo humano; pues el cuerpo es el templo del alma, y queremos trabajar sobre un terreno inmaculado. No sólo dentro del cuerpo humano, sino en todo el planeta. Esto quiere decir que se eliminarán todos los animales que por su naturaleza puedan constituir una amenaza para el bienestar humano: cuanto lo sentimos ratas, cucarachas…

Esta fase, claro está, pude hacerse en un periodo de tiempo bastante corto, y luego poner en marcha la segunda fase de nuestra misión nanodemonologica. Pero hemos decidido hacer que los seres humanos experimenten la beatitud de vivir sin enfermedades por al menos mil años… Sí, un Reich de mil años de pureza racial, a pesar de que en nuestra agenda no están incluidas ningunas de las verdades veladas tras el símbolo de la Esvástica.

Luego se iniciará la fase de la transformación genética del ser humano, reprogramando su ordinaria información de caracteres hereditarios por otra de naturaleza esencialmente demoniaca. Esto tomará varios miles de años para completarse. Ello así porque no se trata de que los humanos se transformen mental y físicamente cual hombres lobos en una película de bajo presupuesto… No. Cuando hablamos de una reprogramación genética, significamos que las características mentales y físicas se irán filtrando sutilmente a través de las generaciones, sin que los padres que juran que aún son humanos en su totalidad, se den cuenta de que ya nuestros Nanodemonios han modificado su ADN, por lo que su hijo ya es menos humano que ellos, y un poco más demonio.

Poco a poco, la humanidad se irá acostumbrando a convivir con las diferencias que gradualmente se irán manifestando en su especie. En el orden físico: nuevos e inquietantes rasgos que serán el reflejo de las características tridimensionales de los demonios más famosos en los tratados antiguos de demonología. En el orden mental: con una nueva y despiadada forma de ver el mundo. Y de la combinación de ambos: nuevos poderes en un sentido aún más fantástico y profundo que los de los famosos mutantes, Los Hombres X. Por cierto, nos cuidaremos muy bien de que ningún espécimen se salga de control gracias al ego de los Nanodemonios que lo esculpieron: no queremos que ningún Wolverine, Magneto o Titania alteren el orden público con sus poderes. Pero tampoco queremos que uno de nuestros productos biológicos, le dé para ser humanista cual un Profesor Xavier cualquiera. Evitaremos todos los exabruptos posibles; nada que le haga pensar a la humanidad que ya se han adentrado en un mundo de Animación Japonesa o Videojuegos. Nuestro Velo de Maya, se ha de tender sobre el ojo mental del ser humano, que se creerá a sí mismo ser tal, aun cuando el espejo le refleje una imagen tan horrible que haría temblar de miedo al mismísimo dios Pan. Sí, «he aquí que el sembrador salió a sembrar…». Claro, a sembrar las semillas de nuestra Nanodemonologia, en la tierra siempre fértil de la estructura genética humana.

En cuanto a nosotros, sólo una especulación es necesaria, ¿qué tipo de demonios habrán evolucionado cuando las generaciones de la humanidad alcancen el lejano futuro de Zothique The Last Continent? No es que en este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser, queramos que nuestro amado continente se pueble de cosas diferentes a las que imaginó Klarkash-Ton, pero ya saben… Un demonio es siempre bienvenido.

Nadie que haya leído los poemas en prosa del monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak, dudará de que ya los Nanodemonios iniciaron su evangelio en su estructura genética. Sé que no hace falta convencerlos, pero por si acaso, tangan esto: «Las Visiones del Cíclope», del libro Tumbas sin Fondo, en nuestra sección Tetramentis de la página del jueves.

¿Qué legión de Nanodemonios estará causando estragos en el ADN de Via la Niña de las Rocas? Ciertamente una muy poderosa, pues si con sus padres ellos batieron palmas, el resultado de Via es como para elevar una oración de agradecimiento al Todopoderoso, sin importar quien funja como tal. Próxima parada en su aventura: el Acto 41, en nuestra sección Imagixmundi, el próximo viernes. Cada vez que nuestro venerable, Arcadio Encarnación estornuda… ¿Adivinen que expulsa?

Como de costumbre, un nanodemoniaco agradecimiento a nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. En verdad, él cumple muy bien su función de iniciado de ennegrecida clarividencia, enviando con cada edición, las legiones de nuestro Nanodemonios hacia el ADN de nuestros Hermanos Fanáticos. Soy optimista acerca de ese futuro, en el cual las primeras palabras que proferirán los niños serán estas… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Odilius Vlak

Jefe de Redacción.

 

 


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s