NEOSAPIENS / FANTASTIC UNIVERSE: No hay Universo sin Fantasía

Fantastic Universe Science Fiction / June-July 1953 - #01

Fantastic Universe Science Fiction / Aug-Sept 1953

Fantastic Universe Science Fiction / October - November 1953.

Fantastic Universe Science Fiction - August 1955

Fantastic Universe Science Fiction - April 1956

Fantastic Universe Science Fiction - November 1956

Fantastic Universe Science Fiction - May 1957

Fantastic Universe Science Fiction - December 1957

Fantastic Universe Science Fiction - August 1958

En esta, la segunda temporada de nuestra galería de Neosapiens del 2011, tenemos pensado pasar la estación entre la alucinante exposición de unas imágenes que sin dudas constituyeron una evolución —en sus propios términos— de la herencia creativa decimonónica, en cuyo santuario ofrendamos las primeras tres galerías de nuestra sección en este año. De ese modo, decidimos poner a desfilar ante los ojos de su imaginación las portadas de tres revistas, representantes de tres estadios bien definidos en la evolución de la industria de la manifestaciones creativas de géneros, es decir: Ciencia Ficción, Fantasía y Horror; incluyendo claro está, todos los matices y sub-matices en los cuales el espectro temático de cada uno se descompone.

En verdad, lo que queremos es brindarles un safari cronológico a través de aquellas revistas que de una u otra forma fueron tomando el relevo de la finiquitada era de las Pulp Magazines. Como todos saben —en especial si leyeron las tres partes del artículo: «Pulp Magazines: El Reino que no Fue de Este Mundo», por Odilius Vlak, publicado a principios del 2010 en este Blogzine—, el principio de la década de 1950 trajo dramáticos cambios en la industria de publicaciones de géneros en Estados Unidos. Si bien a principios de 1949 la mayoría de las revistas publicadas eran en el formato pulp, para el final de 1955 todas había desaparecido o dado el salto al formato digest, es decir, más compactadas. Y es que distribuidores como la American News Company, ya no querían cargar sobre sus hombros el amado pero ya no rentable cadáver de las pulps. A eso se unió la entrada de un mercado comics más sólido y, por supuesto, el establecimiento de la industria de los paperbacks [libros en rústica], con editoras como Ace Books y Ballantine Books. Es no quiere decir que las publicaciones de revistas de literatura menguó, muy al contrario, de ocho revistas activas en 1946 [en especial en el género de Ciencia Ficción], el mercado se expandió a 20 en 1950, publicándose la mayoría en formato digest. Como es el caso de la revista que les vamos a presentar: Fantastic Universe. Una de las publicaciones de la época cuyas portadas reflejan una mayor exploración imaginativa por parte de los artistas que las crearon, y que contribuyó a hacer realidad la verdad de que… No hay universo sin fantasía.

Fantastic Universe publicó su primer número en pleno boom de publicaciones de Ciencia Ficción en los 50s. Con un total de 69 números, de junio de 1953 a marzo de 1960. Jugó un papel importante en la explosión de publicaciones de Ciencia Ficción de la época, superándolas a todas. Oficialmente su publicación era bimensual, pero este esquema temporal no siempre fue estricto debido a los altibajos propios de toda publicación cuando pasa por diferentes editores, directores y casa editorial. Así fue hasta el número de septiembre de 1954, a partir del cual su publicación regular pasó a ser mensual. Pero el número de noviembre de 1958, marcó nuevamente la publicación bimensual. Sus editores fueron: Sam Merwin [3 números: junio, 1953—noviembre, 1953]; Beatrice Jones [2 números: enero, 1954—marzo, 1954]; Leo Margulies [26 números: mayo, 1954—agosto, 1956] y Hans Stefan Santesson [38 números: septiembre, 1956—marzo, 1960]. Para algunos bajo la administración de este último la calidad declinó. Pero ese es el punto de vista de puritanos que no veían con agrado el hecho de que la revista se convirtiera en un foro para especulaciones sobre OVNIs. No olvidemos que 1950 también fue la década de la verdadera explosión del mito, la realidad y los avistamientos o alucinaciones de los platillos volantes. En lo que concierne al carácter propio de esta sección, que es una galería destinada obviamente a mostrar imágenes, la revista mantuvo su calidad hasta el final. Y, echando un vistazo al índice del material literario publicado, ciertamente se le puede perdonar el hecho de darles mucha cobertura a los hombrecitos grises, pues los escritores involucrados son de primera categoría.

Por ejemplo, su primer número [junio-julio, 1953; 196 págs; $50 cents] estuvo compuesto por este Dream Teem:

  1. Nightmare Tower, por Jacques Jean Ferrat.
  2. Viscous Circle, por A. Bertrand Chandler.
  3. Litler Men of Space, por Frank Belknap Long.
  4. The Fire and the Flesh [«Land of Living Flame»], por E. Hoffmann Price.
  5. The Maugham Obsession, por August Derleth.
  6. The Other Tiger, por Arthur C. Clark.
  7. The Small Bears, por Gene L. Henderson.
  8. Martians Come in Clouds, por Philip K. Dick.
  9. The Minister Had to Wait, por Roger Dee.
  10. Finders Keepers, por Milton Lesser.
  11. Time in Thy Flight, por Ray Bradbury.
  12. It’s in the Blood, por Eric Frank Russelly,
  13. Of Those Who Came, por George Longdon.

 

La impresionante portada para este número inaugural pertenece a Alex Schomburg. Ésta nos describe visualmente un paisaje extraterrestre desolado y a la vez cargado de misterio y, extrañamente, de futuro. Las siluetas en sombras de dos diminutas figuras contemplan lo que parece ser una luna —de hecho una de ellas la señala—, sembrando de alguna manera en nuestra imaginación la sensación de que nos encontramos ante una nueva versión de Adán y Eva expulsados desde el paraíso del planeta tierra… ¿O lo abandonaron ellos por propia voluntad en su nave espacial en forma de manzana?

Entre las divinidades que se manifestaron ante la invocación del último número [marzo de 1960], se encontraban:

  1. Murderer’s Chain, por Wenzell Brown.
  2. Bruggil’s Bride, por Robert F. Young.
  3. The Mind Thing, por Fredric Brown [la primera parte de una novela que no se concluyó en la revista].
  4. Beep No More, My Lady, por Robert Bloch, y oigan esto:
  5. The Rejeted Sorcerer, por JORGE LUIS BORGES entre otros.

 

Al parecer Fantastic Universe quería morir con la extremaunción del genio bonaerense. La portada estuvo a cargo de Ed Emshviller. Ésta, factura un hombre que más que un extraterrestre, parece venido desde el futuro de la sexta raza visualizada por H. P. Blavatsky.

Entre las características propias de la revista, estaba el hábito de incluir historias muy cortas [menos de una página] en la parte interior de la portada; basadas por lo regular en la portada misma. No solían estar firmadas, pero nada más y nada menos que el mismísimo, Frank Belknap Long, escribió muchas de ellas. Inolvidables han sido los dos artículos que Sam Moskowitz escribió para la revista. Fueron dos detalladas incursiones históricas sobre las manifestaciones de proto-ciencia ficción: «Dos Mil Años de Viaje Espacial» y «A Marte y Venus en los Felices Noventas». Aún hoy son consideradas inusuales y bien documentadas investigaciones sobre el género, aún con su Edad de Oro proyectando su dorada sombra. En lo que concierne al debate OVNI, los artículos en pro y en contra salieron de la pluma de escritores como Ivan T. Sanderson [a favor]; y polémicas piezas a cargo de Lester del Rey y C.M. Kornbluth [en contra].

Entre las historias inéditas que fueron publicadas en la revista, y que hoy en día son clásicos del género, se encuentran: tres historias del libro «Tales of Conan», una colección de cuatro historias de Robert E. Howard, re-escritas como cuentos de Conan por L. Sprague de Camp. Dos de las historias fueron publicadas antes de la salida del libro y la tercera después:

Otras historias que hoy son parte del canon, también fueron publicadas en Fantastic Universe, entre ellas:

  • «Short in the Chest», por Margaret St. Clair [escrita como Idris Seabright, julio 1954].
  • «Who?», por Algis Budrys [abril 1955]. Que fue el fundamento para su novela del mismo nombre.
  • «The Minority Report», por Philip K. Dick [enero 1956]. Que inspiró la película «Minority Report».
  • «First Law», por Isaac Asimov [octubre 1956]. Una de las historias de robot de Asimov.
  • «A Matter of Traces», por Frank Herber [noviembre 1958].
  • «Curative Telepath», por John Brunner [diciembre 1959]. Que fue la base para su novela «The Whole Man».
  • «The Large Ant», por Howard Fast [febrero 1960].

ILUSTRADORES. Bueno, «para muestra…:

  • Alex Schomburg.
  • Joe Richards.
  • Clarence Doore.
  • Bert Lief.
  • Kelly Freas.
  • Mel Hunter.
  • Ed Emshviller.
  • Ed Moritz.
  • Hannes Bok.
  • Virgil Finlay.
  • Norman Siegel.
  • Richar Carson.
  • Widmer.

Odilius Vlak


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s