RUNES SANGUINIS / ¿Qué es la Ciencia Ficción Militar? – Por Andrew Liptak

Cuando hablamos con algunas personas, es una clase de novelas que involucra hombres, una línea narrativa pobremente concebida y mucha violencia. Para otras, es una forma de ficción que examina de manera más profunda el pensamiento político y la sociedad. Otras podrían describirla como un subgénero que se adapta bien a los medios. Algunos incluso insistirán que una película como Star Wars nunca debió ser definida como ciencia ficción militar.

La respuesta, me parece, yace en todas esas definiciones, todas ellas tomadas de varias personas con las cuales hablé. La Ciencia Ficción Militar es a la vez un género obvio y difícil de definir completamente; dependiendo qué clase de argumentos estemos usando: puede ser altamente limitada, o totalmente globalizante.

La más obvia definición para la Ciencia Ficción Militar, es que ella incluye instituciones militares dentro del argumento narrativo. Sin embargo, si este fuera el único criterio para una entrada del género, uno tendría que asumir que incluso libros que indirectamente incluyen elementos militares tendrían que ser incluidos. Esta es una suposición que no es solamente inexacta, sino también un poco estúpida. Esto es parecido considerar mi laptop un utensilio de cocina, porque es una computadora negra y metálica y se asemeja a la apariencia de mi sartén de freír de hierro. Lo mismo se aplica a la ficción, y si bien hay algunos libros ahí afuera que utilizan fuerzas militares, como el fantástico «River of Gods» de Ian McDonald, eso no necesariamente los califica para el estatus de ciencia ficción militar.

La esencia de las historias de ciencia ficción militar es el uso de lo militar como elemento central de la historia, la cual por lo demás, puede adoptar unas cuantas formas diferentes dependiendo en qué clase de historia el autor intenta relatar.

A pesar de su nombre, las historias militares no son necesariamente sobre la milicia y sus acciones directas o estilo de vida: más bien, ellas pueden enfocarse en historias mucho más amplias; más fáciles de ser relatadas a una audiencia. Dos de mis ejemplos favoritos son «Starship Troopers» por Robert Heinlein y «The Forever War» por Joe Haldeman; cada una de ellas aborda un número de temas sociales dentro del contexto de la guerra. El libro de Heinlein, uno de los clásicos del género, inspirado por las propias experiencias de Heinlein en la Segunda Guerra Mundial y en Corea, mientras observaba las responsabilidades de los ciudadanos para con sus naciones. Una carta de Heinlein a Forrest Ackerman, escrita durante la Segunda Guerra Mundial, claramente expresa los sentimientos de Heinlein sobre el tema del patriotismo:

«Yo he leído las publicaciones de fanáticos que tú me has enviado y, con raras excepciones, me encuentro totalmente disgustado por la manera en que los fanáticos activos han tomado la prueba de esta guerra. A través de las revistas de fanáticos aprendí que muchas de estas personas —quienes son prestas para la auto-adulación sobre su superioridad con respecto a las personas ordinarias—, tantos, muchos de estos “fanáticos”, no han hecho nada en absoluto para ayudar. Muchos de ellos no están ni en el ejército ni haciendo ningún trabajo de guerra. Muchos han encontrado en ésta una oportunidad de oro para hacer dinero durante el boom de la guerra: a través de la escritura, la fotografía comercial, de las películas o con otras actividades inútiles. Inútiles cuando son comparadas con lo que tu hermano Alden está haciendo… Forry, quiero que tú te dediques a la memoria de Alden. Para ser leales a él tenemos ahora dos trabajos que hacer. El primero es ganar esta guerra tan pronto como sea posible. Tú puede hacer tu parte como voluntario para alguna cosa más útil de la que estás haciendo ahora. El General Lear ha dicho que necesita miles de oficinistas para tareas limitadas y otros voluntarios detrás de las líneas en Europa en orden de liberar a los hombres de acción. O, quizás, otro examen no te hallaría imposibilitado para cumplir con tu deber. En ambos casos a Wac puede editar tus documentos de campo. El segundo trabajo es, ahora y después de la guerra, tratar de que esto no suceda nuevamente.»

El libro de Joe Haldeman tiene un tono y un enfoque diferente: un soldado que se ha desconectado de su sociedad en medio de una guerra que continúa por miles de años. El protagonista de «The Forever War», William Mandella, es uno de los primeros soldados en combatir un enemigo alienígena, mientras viajes posteriores hacia y desde la tierra y varios campos de batallas [¿o espacios de batallas?] le permiten ver la enormidad de la guerra, a medida que lucha por un mundo que cambia dramáticamente. Al igual que en Heinlein, existe la influencia de un mundo real detrás de ella, cuando los soldados durante la Guerra de Vietnam eran paulatinamente aislados del país que ellos estaban protegiendo.

En un enfoque más amplio, ambos libros tratan temas que se extienden mucho más allá del campo de batalla: sus historias no son realmente sobre descargas de balas; es sobre la sociedad detrás de las batallas observando la esencia misma de la guerra.

Sin embargo, no todos los libros de ciencia ficción militar se enfocan en la sociedad o en algunas de las causas más grandes de la guerra: «Ender’s Game» viene a la mente como una historia que tiende un puente entre la comprensión de cómo funciona el militarismo en teoría, pero también enfocándose en algunos de los cuestionamientos morales más extremos que surgen como consecuencia de una guerra. Las habilidades de Andrew Wiggin para comprender los cambios en las formas en que las personas combaten son fascinantes, y la comprensión de Card sobre cómo los militares se adaptan a las condiciones de cambios es iluminadora, cuando uno considera cuanto ha evolucionado la milicia en los últimos siglos.

Otros libros se sumergen completamente en el estilo de vida militar: cualquier libro de David Weber, Timothy Zahn, John Scalzi, y numerosos otros, ubican al individuo en el desafío más grande en el que una persona puede encontrarse: estar bajo fuego. La guerra es un elemento constante en la historia de la humanidad. Mirando atrás, es difícil hallar un año en el que los Estados Unidos no estuviera envuelto en alguna forma de combate en contra de alguien. [Podemos regresar un par de décadas, y eso sin tomar en cuenta conflictos que pudieran permanecer clasificados]. Apliquemos eso a un espectro más amplio de países, y podría imaginarme que raramente existe un año en el cual nosotros, como especie, no estuviéramos haciendo la guerra en contra de alguien.

Esto me conduce a descubrir el significado de la ficción militar en general: en su mejor expresión, puede ser mucho más que una fantasía escapista empaquetada con un montón de acción. Aun en su peor manifestación, existe un motivo del porqué ha permanecido tan popular: la guerra es un tema narrable, ya sea por su asociación con nuestra vida diaria, o por las reflexiones más amplias que puede presentar a una audiencia. En su punto central, la Ciencia Ficción Militar, es el estilo de ficción que se enfoca en lo que la guerra puede ser, y se da cuenta de un punto cínico, pero fundamental: que nunca escaparemos totalmente del combate.

Traducido por Odilius Vlak

  • Nota: La versión original de este artículo, titulada: «What is Military Science Fiction?» [octubre 2010], se encuentra aquí: http://www.sfsignal.com.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s