INTROVISION / Las Siete Noches de la Creación

El momento llegó en que un sombrío escalofrío disipó la luz en el interior de millones de almas que anteriormente jamás se habían reconocido como hermanas bajo sus destellos… un escalofrío que aulló fuerte… ¡Hágase la oscuridad!

  Almas que por largo tiempo habían estado tropezando con las piedras de carne y huesos llamadas cuerpos físicos; esparcidas adrede por el Demiurgo del universo material en el laberinto del plano tridimensional. Atrapadas en estos escaparates andantes de la luz manifiesta, y con la memoria de sus prístinas tinieblas confinada en el olvido que cabalga sobre los jinetes de los sentidos, jamás hubieran imaginado que por cada uno de los siete días del mito de la creación, existía una noche… en la cual se manifestaron todos los opuestos de la creación luminosa, tanto en términos físicos como espirituales.

  Siete noches benditas por el lúgubre aliento del abismo primigenio; el mismo que ahora, en este momento sagrado, tiñe de negro la luz de las estrellas que guardan prisionera las tinieblas interiores de las almas forjadas en la oscuridad. Estas almas hermanas comprenden que en la creación luminosa, el día en que se creó la paloma, fue creado el murciélago en la noche de la creación oscura. Y que no todos los astros que brillan en la bóveda celeste arrojan precisamente luz en el interior de todas las formas de vida. Algunos de ellos también fueron creados en la noche correspondiente de la creación oscura.

  Ahora, esas almas están habitadas por los dones que emanan de los sepulcros. Ahora, en sus mundos crecen y se multiplican los espectros espantosos de una nueva naturaleza, sí, ¡creced y multiplicaos!… que significa para las almas pertenecientes a la creación oscura: pueblen la tierra de demonios, no de hombres.

  Desde ese sagrado momento en que el lúgubre escalofrío despertó la energía de las almas oscuras, en las frías y solitarias catacumbas de las mentes anónimas que vagan desapercibidas por el laberinto del plano tridimensional, se ven dos demonios contemplarse en un espejo de hielo. Son el Adán y Eva de la creación oscura. Aparte de ellos, en la helada superficie del espejo de hielo, se reflejan siete noches. Se puede ver un rastro vaporoso sobre el espejo, empañando su pulida superficie. Es el rastro visible de un aullido silencioso, del cual sólo se escuchan los ecos sonoros en las catacumbas de las mentes anónimas. Y ese aullido grita fuerte… ¡Qué se haga por siempre la oscuridad!

  Y por supuesto… las siete noches de la creación oscura del antiguo mito, han devenido en Zothique The Last Continent, en todas y cada una de las noches del año. Pues nuestro amado continente puede estar agonizante, pero no por ello menos creativo… en el sentido oscuro de la palabra claro está. Así, en la pulida superficie del espejo de hielo, no sólo se reflejan el Adán y Eva creados por Thasaidon; sino también uno que otro de nuestros Hermanos Fanáticos y lo que les traemos para la edición de esta semana, en este, su Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser.

  Iniciamos con nuestra sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles. Y para que vean que los zothiquenos por vocación somos sensibles a las celebraciones de esta Semana Santa, publicaremos la traducción exclusiva para nuestros lectores de un artículo del autor Ted Harrison, relacionado con el protagonista de este drama ―¿o show?― anual. Su título: «Jesús en Britania».

  Un Extra les aguarda en la página del sábado. Se trata de otro artículo del mismo autor, y claro, nuevamente en relación a la superestrella mencionada más arriba. En esta ocasión, Ted Harrison, nos sumerge en las alucinantes especulaciones astrológicas y de teología alienígena de un número variado de tópicos, incluyendo aquél que asegura que la Estrella de Belén fue en verdad una nave extraterrestre. El título lo dice todo: «La Estrella de la Maravilla».

  En cuanto a nuestra sección Tetramentis, en la página del jueves, es en definitiva la tierra fértil en donde caen las semillas sepulcrales del monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak… el sembrador en las siniestras parábolas de Zothique. Más de su libro, «Tumbas sin Fondo». ¿Sabían que existen: «Sombras Abandonadas en Infiernos Invisibles»?

  Al igual que los siete días de la creación luminosa, las siete noches de la creación oscura tuvieron su creador. En nuestra particular versión de esa oscura manifestación, dicho creador es nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Y lo más oscuro de todo es que él aún sostiene la varita mágica… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

 –

Odilius Vlak

Jefe de Redacción


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s