La Estrella de la Maravilla ¿Qué vieron realmente los tres sabios sobre Belén? / Por Ted Harrison

  Hace más de 40 años un gerente de hotel suizo escribió un libro que lo lanzó como un autor bestseller y convirtió una oscura y excéntrica teoría en una visión ampliamente discutida, si bien heterodoxa, de la prehistoria de la humanidad. El libro «Chariots of the Gods», de Erich von Däniken, argumenta que los dioses de las religiones humanas no eran seres sobrenaturales de un mundo espiritual, sino visitantes alienígenas de avanzadas culturas extraterrestres.

  La evidencia citada era extensa. Von Däniken identifica varios artefactos antiguos y dibujos como modelos e imágenes de astronautas. Él declaró que las misteriosas líneas en los desiertos de Sur América eran aeropuertos extraterrestres, y también tomó citas de las escrituras religiosas.

  A primera vista el capítulo que abre el Libro de Ezequiel, en el Antiguo Testamento, ciertamente parece dar credibilidad a la teoría. Éste, contiene una curiosa y enigmática descripción de un encuentro cercano entre el profeta Ezequiel y lo que fue descrito como «una aparición semejante a la gloria del Señor».

  «Yo miré, y vi la venida de un tormentoso viento desde el Norte, una inmensa nube relampagueante y rodeada de una brillante luz. El centro de fuego lucía como metal fundido; y en el fuego estaban lo que parecían ser cuatro criaturas vivientes. En apariencia su forma era como la de un hombre… Y mientras miraba a las criaturas vivientes, vi una rueda sobre el suelo al lado de cada una de las criaturas con sus cuatro caras.

  »Esta era la apariencia y estructura de las ruedas: ellas destellaban como crisólito, y las cuatro eran iguales.  Cada una parecía estar hecha como una rueda interceptando otra rueda. Cuando ellas se movían, lo hacían a cualquiera de las cuatros direcciones que las criaturas se dirigieran; las ruedas no daban la vuelta mientras las criaturas marchaban. Sus llantas eran enormes y asombrosas, y cada una de las cuatro llantas estaba llena de ojos por todos lados.

   »Cuando las criaturas vivientes se movían, las ruedas a su lado se movían; y cuando las criaturas vivientes se elevaban desde el suelo, las ruedas también se elevaban. Dondequiera que el espíritu fuera, ellas irían, y las ruedas se alzarían junto con ellos, porque el espíritu de las criaturas vivientes estaba en las ruedas. Cuando las criaturas se movían, ellas también se movían; cuando las criaturas permanecían quietas, ellas también permanecían quietas; y cuando las criaturas se alzaron desde el suelo, las ruedas se alzaron junto con ellas, porque el espíritu de las criaturas vivientes estaba en las ruedas.»

  La explicación oficial, que se encuentra en las enseñanzas judías y cristianas, es que la visión de Ezequiel es «quizás la más cercana descripción de Dios de la que cualquiera haya podido ofrecer en la biblia hebrea». Pero si de hecho, Ezequiel había visto un platillo volador y su tripulación extraterrestre, entonces la hipótesis «Dios era un alienígena», comienza a tener sentido.

  Y la descripción de Ezequiel no es en ninguna medida única. Otros pasajes en la biblia pueden ser interpretados de una manera similar. Y que decir acerca del repentino ascenso a los cielos del profeta Elías, dejando atrás sólo sus ropas: «Cuando ellos estaban caminando y hablando juntos, de repente un carro de fuego con caballos de fuego apareció y los separó, y Elías ascendió a los cielo en un remolino de viento». ¿Puede éste haber sido un primitivo rapto extraterrestre?

  De la misma manera, uno podría preguntarse ¿Qué fue la estrella de Belén que guió a los tres hombres sabios al niño Jesús? ¿O el pilar de fuego que guió a los israelitas? ¿O el extraño objeto contemplado por el profeta Zacarías, justo después de haberle sido mostrado lo que el relato de la biblia describe como una «lámpara de oro con un cuenco en su cima, con siete luces en él y siete canales para las luces»? «Yo miré nuevamente: y allí, ante mí, se encontraba un manuscrito volante… De treinta pies de largo y quince de ancho».

  Descripciones contemporáneas de naves alienígenas a menudo las describen con forma de cigarro. El profeta, no estando familiarizado con el cigarro, eligió una símil más cercana a su propia experiencia para describir lo que sea que haya visto.

 –


  • Los Carruajes de Visnú

 

  Pasando de las tradiciones judeo-cristianas a la de las escrituras hindúes: el Bhagavata-Purana, Mahabharata y el Ramayana, los libros sagrados de las épicas y leyendas, contienen múltiples referencias a objetos voladores de varias formas:

  «Dhruva vio un carruaje muy hermoso descendiendo desde el cielo que lo iluminó y las diez direcciones como si la luna llena misma hubiese aparecido. Allí, él entonces vio dos hermosos semidioses con cuatro brazos, una piel ennegrecida, portando garrotes, y atractivamente decorados con cascos, brazaletes, collares y pendientes»

  Dhruva, no sólo vio el carruaje, sino que él fue invitado a abordarlo para emprender un viaje a través del espacio, muy al estilo de los contactados por OVNIScontemporáneos.

  «Como los asociados del creador de todo el universo, del dios supremo… nos hemos acercado a ti para llevarte con nosotros a donde reside el Señor. La posición de Visnú, tan difícil de alcanzar, que ni siquiera el más grande de los iluminados puede lograrlo, ha sido conquistada por ti. Ven, y simplemente contempla la suprema morada, la cual la luna, el sol, los otros planetas y las estrellas circunvalan a su derecha. Nunca antes fue esto llevado a cabo por tus antepasados, o por otros, o por los seres queridos; ven, y vive allí, en esa suprema posición del Señor Visnú, quien es tan adorado por los habitantes del universo. Oh alma inmortal, tú eres digno de abordar este carruaje celestial único, que te fue enviado por el Alabado, el señor de todas las cosas vivientes.»

  Existe incluso un término colectivo para estos vehículos aéreos de la tradición hindú, no importa si son descritos como tronos, carruajes o incluso alfombras: ellos son los Vimana. Y aquéllos que viajaron a través del tiempo y el espacio, quizás originarios de otros sistemas estelares, son conocidos como Devas, equivalentes, algunos argumentarían, a los ángeles de las tres religiones monoteístas: Islamismo, Judaísmo y Cristianismo.

  Historias que pueden ser interpretadas en relación a las visitas de criaturas de inteligencia superior a los habitantes más primitivos de la tierra, están ampliamente extendidas y se encuentran en muchas culturas. Las antiguas escrituras chinas hablan de gobernantes de una sabiduría y conocimiento más grande, quienes podían viajan volando. Los relatos tibetanos mencionan a reyes que vinieron de las estrellas.  Registros han sobrevivido, es asegurado, de los sumerios y el Egipto faraónico que encajan perfectamente bien con la noción de visitas alienígenas. Sin importar que los vehículos sean descritos como «perlas voladoras», como en las fuentes tibetanas; o como «dragones voladores de aliento de fuego», para usar la terminología china, es posible que exista un hilo común a todas estas tradiciones.

  A pesar de su creencia en los Jinn, toda una raza de espíritus de fuego que habitan la tierra, los musulmanes no encuentran referencias directas a posibles visitas de OVNIS en el Corán. Sin embargo, ellos comparten y respetan las historias bíblicas conocidas de cristianos y judíos; y la posibilidad de la existencia de otras criaturas en otras partes del universo está al parecer respaldada en las escrituras. Dios ostenta el poder de reunir todas las criaturas del universo, dice el Corán: «Uno de sus signos es la creación de la tierra y los cielos, y lo que Él ha diseminado en ambos de ellos son criaturas vivientes; y cuando a Él le place, Él es todopoderoso para reunirlos juntos.»

  De esa manera, un encuentro alienígena en la tierra no es teológicamente imposible, y tampoco está el viaje espacial descartado: «¡Oh tú, creador de Jinn y hombres! Si así lo quieres puedes pasar más allá de las regiones de los cielos y de la tierra, ¡cruza! ¡No sin autoridad serás capaz de pasar! Entonces, ¿cuál de los favores de tu Señor, tú negarás?»

  Pero como una advertencia para cualquier futuro astronauta musulmán, el Corán dice: «Ni en la tierra ni en el cielo estarás fuera de alcance: ni tienes tú ningún guardián o socorredor al lado de Alá».

  Von Däniken no fue el único popularizador moderno de la teoría de que los dioses antiguos eran viajeros espaciales. Ha habido otros quienes han continuado agregándole hilos al tejido de la teoría.

 –


  • Elohim, Nephilim ET AL

 

  Un escritor sumamente leído en tales materias es el fallecido Zecharia Sitchin, cuyos seguidores creen que la tierra ha sido visitada por una raza de extraterrestres del planeta llamado Nibiru [o Planeta X], cuya órbita, él declara, se aproxima más a la tierra cada 3,000 años, trayendo consigo desastres naturales como el gran diluvio relatado en la biblia.

  Sitchin basó sus ideas, él confesó, en sus estudios de iconografía y simbología mesopotámica. En su libro «El 12vo Planeta», él asegura que este planeta no reconocido fue conocido en los antiguos tiempos y era la casa de los Annunnaki, un avanzado pueblo de apariencia antropoide quienes produjeron el moderno Homos Sapiens a través de ingeniería genética en orden de crear una raza de esclavos.

  En su último trabajo publicado, Sitchin retornó al libro del Génesis: «Los hijos de Dios vieron que las hijas de los hombres eran hermosas, y ellos desposaron a las que eligieron… Los Nephilim estaban en la tierra en esos días —y también más adelante— cuando los hijos de Dios se aproximaron a las hijas de los hombres y tuvieron hijos con ellas. Ellos fueron los héroes de la antigüedad, hombres de renombre.»

  Sitchin especula que Noé, que sobrevivió el diluvio con su familia, podría haber sido uno de estos héroes antiguos. Si es así, y si todos nosotros somos descendiente de él, entonces todos tenemos DNA alienígena en nuestra estructura genética.

  Otros creyentes en la idea de que los dioses han dejado su huella genética en la raza humana incluyen los seguidores de Rael. Ellos creen que los extraterrestres responsables por el diseño del ser humano fueron los Elohim, quienes, cuando retornaron a supervisar su creación, fueron tomados por ángeles y dioses. Rael, cuyo nombre original es, Claude Virilhon, es un ex–corredor de automovilismo quien lidera una religión —oficialmente reconocida en los Estados Unidos— que asegura ser la más grande religión OVNI del mundo. Él habla de haber experimentado un encuentro dramático con un Ser humanoide de otro planeta en el parque Volcano en el centro de Francia:

  «Este extraterrestre le dio una nueva explicación detallada de nuestros orígenes e información sobre cómo organizar nuestro futuro. Rael aceptó la misión que le fue dada, de informar a la humanidad de este mensaje revolucionario, y de preparar a la población para la bienvenida de sus creadores, los Elohim.

  »En cada cultura de la tierra un mensajero es esperado, ya sea el Maitreya de los budistas, el Mesías de los judíos, el Paráclito de los cristianos, o cualquier otro nombre que le haya sido dado por las muchas tribus alrededor del mundo. Este esperado mensajero, como todos los anteriores, no está supuesto a complacer a todo el mundo, sino transmitir lo que nuestros creadores esperan de nosotros. Esto es lo que Rael ha estado haciendo por más de treinta años.»

  La iglesia raeliana es probablemente mejor conocida en el mundo exterior por su deseo de restaurar la Swástica como un símbolo religioso más que político; sus declaraciones sobre las clonaciones alienígenas y humanas; y sus enseñanzas liberales sobre la sexualidad.

  A pesar del hilo común [la idea de que la raza humana fue visitada en la historia antigua por viajeros espaciales] las diferentes versiones populares difieren enormemente. El contraste, por ejemplo, entre los trabajos de Robert Temple y David Icke, no puede ser más grande.

  El libro de Temple, «The Sirius Mystery», fue publicado en 1975 y explora la aseveración de que el pueblo de los Dogones, en Mali, tiene una tradición de que la tierra fue una vez visitada por viajeros del sistema estelar de Sirio. Estos alienígenas visitantes les trajeron a la raza humana un conocimiento más avanzado, y las leyendas explican el interés de los Dogones en —con un aparente conocimiento avanzado— astronomía. Mientras el trabajo de Temple ha sido desafiado, sus declaraciones eran relativamente cautelosas, y no engendraron ninguna forma de movimiento religioso.

  Por el contrario, David Icke, un antiguo portero profesional y presentador de televisión quien en 1991 le dijo a Terry Wogan que él era el hijo de Dios, se ha vuelto sinónimo de lo más extremo de la teología extraterrestre. Aquí, las creencias acerca de visitantes alienígenas sugieren que ellos no son necesariamente bondadosos. Viviendo bajo tierra, dice Icke, existen comunidades de reptiles metamórficos quienes son una fuerza maligna en el mundo, y manipulan la mente de las masas humanas a través de los líderes del mundo bajo su control.

  Precediendo a Rael, Sitchin, Von Däniken, Icke y otros, se encuentra George King, fundador de la Sociedad Aetherea. El contacto del entonces chofer de taxi con una forma alienígena, puede ser fechado precisamente un día a inicios de 1954, cuando desde el cielo él escuchó el mandato: «Prepárate. Tú has de convertirte en la voz del Parlamento Interplanetario». Desde ese día hasta su muerte, en 1997, King devino en el canal a través del cual la inteligencia alienígena identificada como «Marte Sector 6», se comunicó con la raza humana.

  Hoy, la Sociedad Aetherea, que él fundó, es una organización de alcance mundial con una confesada agenda altruista cuya meta es ayudar a sanar y elevar la humanidad a través de la acción espiritual. Y la literatura de la sociedad lo plantea:

  «Nuestro mundo marcha aceleradamente hacia un mundo de egoísmo y hedonismo materialista causantes de un incremento en la violencia y el terrorismo alrededor del mundo, y una rápida dilapidación de los recursos de la tierra. La solución es la acción espiritual, una incansable y verdadera acción espiritual para los muchos. Los Maestros Cósmicos, nuestros antepasados de otros mundos, han venido nuevamente para ayudarnos en nuestro momento necesidad. Ellos vienen ahora a ti, con compasión y deseo de ayudar. Ellos vienen con gran esperanza, ofreciendo herramientas místicas de magia blanca que puede otorgarte el poder espiritual, disponible hace un siglo, sólo para los adeptos avanzados.»

 –


  • De Acuerdo a la Evidencia

 

  Bien, si la idea de que el contacto con seres extraterrestres explica muchos de los antiguos y modernos movimientos religiosos es creída en algunas esferas, ¿cuán plausible podría ser esta explicación? ¿Los profetas y videntes quienes han reportado lo que suena como encuentros con alienígenas, realmente han visto formas de vida alienígenas; o ellos o sus seguidores han malinterpretado las experiencias —quizás alucinaciones— de una naturaleza más mundana?

  Evidencia dura y verificable es escasa. Sitchin desafió a los científicos para que busquen DNA alienígena en los huesos de 4, 500 años de antigüedad de la Reina Puabi, de Ur. Ella era descrita como una diosa, él declaró, y podría estar suficientemente cerca en antigüedad a los originales viajeros espaciales como para que su información genética sea identificable. Pero incluso él aceptó que esto podría ser un largo disparo y enfatizó el podría ser en su sugerencia.

  En cuanto a Von Däniken, desde que su teoría fue publicada por primera vez, varias la piezas de su supuesta evidencia han sido específicamente desenmascaradas. Su propio historial, el cual incluye una temporada en una cárcel suiza por fraude, ha sido expuesto y sus credenciales como erudito cuestionadas.

  Lo que es notable de sus propios escritos es que mientras Von Däniken inventa mucha de la supuesta evidencia científica, él mismo posee poca comprensión de la ciencia. Por ejemplo, él presenta como un hecho asombroso y significativo que el área de la base de la pirámide de Keops dividida por dos veces su altura resulta en cifra Pi: 3.14159.

  «Aquí, nuestro esquivo tramposo ha hecho una declaración que es fácil de entender, pero su refutación requiere un nivel más elevado de sofisticación matemática, lo que es tanto mejor para permitir que la decepción pase desapercibida», escribió, Robert Sheaffer, en su ensayo «¿Science or Charlatanism?».

  Otras piezas de «evidencias» sostenidas por Von Däniken han estado bajo ataques similares. Famosamente, él declaró que una escultura en Palenque, México, representa un «antiguo astronauta» sentado en una nave espacial: la prueba definitiva que demuestra que los Mayas, al igual que todas las culturas antiguas alrededor de todo el mundo, habían sido visitados por dioses del espacio exterior. En 1977, el programa Horizon de la BBC transmitió un episodio llamado «The Case of the Ancient Astronauts», en el cual las teorías de Von Däniken fueron sometidas al escrutinio científico. Los expertos no estaban impresionados: «El arqueólogo y experto Maya, Dr. Iam Graham, explicó su punto de vista sobre la figura en la piedra de Palenque: “bien, yo no veo ninguna necesidad de considerarlo un hombre del espacio”, él dijo. “No veo ningún tubo de oxigeno. Lo que pudo ver es el dibujo de un rostro Maya muy característico”». La talla no muestra un visitante alienígena, sino un celebrado gobernante de Palenque llamado, Pakal.

  Incluso la sugestión de que hay un aeropuerto antiguo en el desierto de Sur América ha probado ser equivocada, de acuerdo a los escépticos. El propósito específico de estas y otras líneas de larga escala permanece siendo un misterio, pero pueden ser explicadas como la expresión artesanal de el pueblo de Nazca. «Las líneas» incluyen no sólo líneas y formas geométricas, sino también representaciones de animales y plantas en formas estilizadas. Como la entrada del Diccionario Escéptico online lo puntualiza:

  «Si Nazca fue un aeropuerto alienígena, debió haber sido uno muy confuso, constituido como está por lagartos gigantes, arañas, monos, llamas, perros, aves etc., sin mencionar las líneas zigzagueantes y que se interceptan, así como los diseños geométricos. Fue muy considerado de parte de los alienígenas dibujar plantas y animales de interés para los locales, incluso cuando esto debió haber significado que la navegación sería más dificultosa que en una pista recta o un espacio despejado. También, el aeropuerto debió ser un lugar muy ocupado, necesitando 37 millas [60 km] de pista para manejar todo el tráfico. Sin embargo, es improbable que las naves espaciales hayan podido aterrizar en el área sin afectar algunos de los dibujos sobre el suelo. Y no existe evidencia de semejante daño.»

  Un punto dejado sin abordar por los escépticos, a pesar de todo, es por qué un pueblo pre-industrial, sin ninguna habilidad para construir un vehículo espacial, habría creado trabajos artísticos que sólo pueden ser apreciados desde el aire.

  En cualquier lado del debate que uno esté, no hay ninguna disputa en el hecho de que todas la vívidas imágenes de las escrituras y los antiguos textos las cuales en los tiempos modernos han sido identificadas como descripciones de alienígenas, tienen interpretaciones alternativas si bien menos románticas.

  Por ejemplo, las ruedas extrañas y los humanoides de múltiples rostros descritos por Ezequiel han sido vinculados a las esculturas de espíritus guardianes colocadas por los babilonios a las puertas de su palacio, las cuales Ezequiel, como exiliado en Babilonia, habría visto.

  En una era en donde el rápido avance tecnológico se ha esparcido y la ciencia ficción es más popular que nunca, las antiguas escrituras inspiran nuevas interpretaciones. Descripciones de eventos extraordinarios, los cuales iniciaron la vida como poesías, fantasía o simbolismo, han generado nuevos significados literales en una edad donde el viaje espacial es posible, y la vida extraterrestre en algún lugar del Universo aceptada como plausible.

  No existe evidencia indisputable de que cualquiera de nuestros ancestros haya podido volar, o nunca conocido una raza de personas que hayan dominado el vuelo. Aún así, si nos movemos fuera de las interpretaciones literales de Von Däniken, tendríamos que concluir que, mucho antes de la invención del avión, no había nada que impidiera a las antiguas culturas imaginar la posibilidad de volar, en la misma manera que nosotros hoy en día imaginamos la posibilidad del viaje en el tiempo.

  Algunos científicos han planteado la hipótesis de que podemos en verdad tener un contacto regular con formas de vidas alienígenas, pero no como naves espaciales y pequeños hombrecitos verdes. Ellas vienen a la tierra como polvo espacial trayendo consigo nuevos virus y epidemias. Muy lejos de traer beneficios genéticos capaces de convertir gruñones primitivos en Mozarts y Shakespeares, nuestros visitantes espaciales nos trajeron nuevas formas de gripe y plagas.

  A menos, por supuesto, que exista evidencia, pero que haya sido suprimida. En 1962, un cierto Dr. Tsum Um Nui, ¿realmente tuvo éxito en traducir las misteriosas inscripciones de 12, 000 años de edad en los discos de Dropa o Dzopa del Tibet y prepararlas para la publicación? ¿Confirmó esto la historia de que los escritores de las inscripciones eran alienígenas atrapados en la tierra luego del colapso de su nave espacial? ¿Fue la publicación del documento del Doctor prohibida sin miramientos por la jerarquía académica? ¿Fue la historia de Dropa una mera sátira o ficción, como fue posteriormente declarado en esta revista?

  ¿O los reptiles metamórficos le ordenaron al autor que confesara que todo fue un engaño en orden de cubrir una verdad perturbadora?

 –


  • La Estrella de Belén: ¿Conjunción planetaria, supernova u OVNI?

 

«Quizás la estrella de Belén no lo era en absoluto»

Neil Young

 

  De acuerdo al relato de San Mateo en la biblia, en algún momento luego del nacimiento de Jesús, «hombres sabios» vinieron desde el Este en busca del bebe, trayendo regalos de oro, incienso y mirra. Su única guía de navegación fue una estrella, la cual eventualmente «vino y se posó encima de donde estaba en niño».

  Los hombres sabios, es creencia general, eran astrólogos persas conocidos como Magi. De manera que es muy posible que la estrella no fuera un objeto conspicuo en el cielo nocturno —Mateo no dice que fuera particularmente grande o brillante— sino una ¿deducción astrológica?

  Pocas personas encuentran esa explicación satisfactoria. Casi desde el mismo comienzo del cristianismo, los eruditos han estado buscando explicaciones astronómicas. Orígenes, el teólogo del siglo III, especuló que la estrella podría haber sido un cometa. Y es una teoría con la cual los astrónomos modernos están de acuerdo. El eminente astrónomo y matemático, profesor Chandra Wickramasinghe, cita evidencias astronómicas independientes para apoyar su teoría:

  «Los astrónomos chinos de la Dinastía Han registraron la aparición de un cometa en la primavera del año 5 AC. Fue un cometa espectacular con una cola muy larga y una duración de 70 días.

  »La explicación del cometa es particularmente fascinante si uno acepta como hecho obvio la historia de que las “estrellas” permanecen quietas en algún punto.

  »Existe sólo un tipo de objetos astronómicos que pueden aparecer y suspenderse sobre un lugar específico, y ese es el cometa. Una larga cola de cometa con punta hacia arriba, puede dar la impresión de que su cabeza está apuntando a algún lugar: el pesebre donde nació Cristo.»

  Hace 400 años, Johannes Kepler, el astrónomo alemán quien produjo muchos de los primeros trabajos claves sobre el movimiento de los planetas, sugirió una teoría alternativa. La estrella, dijo, fue la notable conjunción de Júpiter y Saturno. Más recientemente, el astrónomo, Dr David Hughes, identificó tres de tales alineamientos en el año 7 AC, el año en el que muchos estudiosos creen fue el nacimiento de Jesús. Otras sugerencias han incluido un doble eclipse de Júpiter por la Luna y una supernova [dos de los cuales parecen haber tenido lugar entre los años 4 y 5 AC].

 El problema con todas las explicaciones convencionales. Incluso la del cometa, es que la biblia es clara: la estrella no viajó este-oeste a través del cielo con la rotación de la tierra, sino norte-sur. Los hombres sabios la siguieron desde Jerusalén, donde ellos se reunieron con Herodes, a Belén, en dirección sur. Entonces, la conclusión sacada por algunos cristianos es que la Estrella de Belén no puede ser explicada por la ciencia.

  Los escépticos, por supuesto, encuentran que la solución más simple es que Mateo inventó la Estrella de Belén [esta no aparece en el relato de Lucas del nacimiento]. Martin Garner, por ejemplo, escribió que en su «no tan humilde opinión, la historia de la estrella es puro mito similar al de muchas leyendas antiguas sobre la aparición de una estrella anunciadora de un gran evento, tal como en el nacimiento de Cesar, Pitágoras, Krishna… y otras deidades y personalidades famosas.»

  A menos, por supuesto, que fuera alguna otra cosa literalmente fuera de este mundo. ¿Qué luces han sido reportadas moviéndose en el cielo, zigzagueando en varias direcciones, deteniéndose y luego siendo vistas permanecer inmóvil sobre el suelo? Algunos escritores han sugerido que la estrella podría haber sido una nave extraterrestre pilotada; algunos han incluso asegurado que las visitas angelicales a los pastores  —en la cual «la gloria del Señor brilló alrededor de ellos, y ellos estaban espantados» [Lucas 2:9]— describe un encuentro cercano como esos relatados por testigos contemporáneos.

 –

  Traducido por Odilius Vlak


 

  • NOTA: la versión original de este artículo, titulado: «Star of Wonder» [diciembre 2010], se encuentra aquí: http://www.forteantime.com.
  • Acerca del autor: Ted Harrison es el mismo autor del artículo «Jesús en Britania», traducido y publicado en este mismo Blogzine. Sección: Runes Sanguinis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s