INTROVISION / Un Arcoíris Sobre el Filo de un Cuchillo

Nadie se sorprendió al verlo, pues la lluvia fue de sangre. La sangre condensada en el interior de nubes zombis luego de que el fuego del infierno la evaporó con los rayos de aquél astro que mantiene la ilusión de la luz: el Sol. El Sol es el satélite del infierno; gira alrededor de él. La última manifestación de una siniestra tecnología, diseñada para que ardamos con sus fuegos sin que nos demos cuenta de que aquél astro luminoso, fuente de la vida en este planeta, en verdad es la representación oficial del fuego del infierno; proyectado desde lo alto para que de esa manera no nos molestemos en cuestionar su naturaleza maligna. Engañados como estamos, con la falsa creencia de que el infierno se expande infinito en las esferas inferiores. Y no, el infierno es todo lo que vemos dentro de la condena de la vida, y el sol, es la fuente principal de su fuego.

  En verdad fueron tiempos pletóricos de una lúgubre simbología mitológica. El baño de sangre que purificó la tierra fue derramada desde los cuerpos de hombres, de demonios que vestían la carne de hombres y de ángeles que se ocultaban tras una máscara de naturaleza física. Las tinieblas se tiñeron de sangre para luego teñir toda la atmósfera con la macabra simbiosis de la negra oscuridad y el rojo simbolismo de una sangre que sostiene la vida y también la quita, dejando tras ella sólo la muerte. La tierra se ahogó en su propio vómito sanguíneo, muriendo junto con hombres, demonios y ángeles; eliminando con su último estertor, la posibilidad de una nueva transformación de todas esas energías. Allí, la energía murió, no se transformó. Luego de eso apareció el extraño símbolo del arcoíris sobre el filo de un cuchillo: el cuchillo que sostuvieron las pequeñas manitas de la última esperanza para los habitantes del infierno inferior, el infierno medio y el infierno superior: para los demonios, los hombres y los ángeles.

  El niño y el cuchillo era un mismo Ser. Pues el cuchillo fue forjado con la sangre que se derramó sobre la tierra; la misma que corría por sus venas; la misma que había adoptado la naturaleza del acero que la derramó. Él era la encarnación de las tres razas, la única forma de que continuaran existiendo en el infierno físico, pues todas las posibilidades que la naturaleza podía ofrecer para la futura manifestación de las energías estaban extintas. La naturaleza había muerto. El niño era la esperanza encarnada del futuro de los demonios, hombres y ángeles. El arcoíris que cada luna llena se extendía desde el filo del cuchillo hasta los extremos más distante del infierno físico, era el nuevo pacto. La plateada superficie de la luna llena, devenía opaca por el reflejo de toda la sangre que la memoria de su pálida luz atesoraba. Su lívida luz, única salvaguarda de toda la sangre que se derramó en la gran batalla. Cuando el globo lunar enrojecía por el recuerdo escarlata, gotas de sangre brotaban de las partículas de su luz, derramando una lluvia de vida y muerte sobre el infierno físico y la energía que lo animaba. Luego… El arcoíris. Símbolo del pacto que las divinidades del abismo inferior y las del abismo superior acordaron sobre la futura manifestación de las energías de demonios, hombres y ángeles. El arcoíris sobre el filo del cuchillo, era en verdad el filo mismo de éste. Y con el filo del arcoíris el niño eterno tenía que herirse a sí mismo, de manera que con su sangre, una vez que tocara la tierra, le diera vida a ésta y con ello le diera vida a las futuras generaciones de hombres, demonios y ángeles. La sangre es vida; y los colores de su arcoíris, el futuro de esa vida… aquí, en el extraño infierno cuyos fuegos son proyectados por el sol.

  Bueno, si ese infierno es Zothique the last continent, entonces sus fuegos se están debilitando; muriendo junto con el sol agonizante que los arroja desde lo alto. Pero afortunadamente, aquí, en este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser, tenemos nuestro niño,  nuestra sangre y nuestro cuchillo. ¿Y el arcoíris? Bueno, el arcoíris se proyectará en el contenido de la edición de esta semana.

  Iniciamos el ritual con la segunda exposición de la segunda temporada de nuestra galería Neosapiens, hoy mismo, en esta página del lunes. Estamos animados a explorar el universo de varias revistas, representantes de diferentes formas creativas, ya sean estas literarias o del cómic. Es también un breve safari histórico por aquella época en que la gloriosa Era Pulp mordía el polvo de la derrota evolutiva. Surgieron otras revistas literarias con otros formatos y con un papel de mejor calidad. Pero también fue la época en donde nació el Cómic de Género, es decir, un producto que iba más allá del concepto súper héroe, ubicándose en la dimensión de las manifestaciones imaginativas. La galería que les presentaremos hoy, estará dedicada a una selección de las portadas de una de los mejores representantes de dichos cómics. Algo aulló: «Tales From The Crypt: Cuentos para Morir».

  Nuestra sección Tetramentis, en la página del jueves, habla por sí sola. En ella aún está reinando el libro, Tumbas sin Fondo, del monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak. Dicen que los ojos son las ventanas del alma, ¿será verdad? Entonces, ¿qué clase de almas se visualizan tras la ventana de este título: «Reflejos de Oscuridad en las Pupilas de Marfil».

  Todos saben muy bien quien es el que sostiene el cuchillo que refleja nuestro arcoíris: nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. El niño obviamente es nuestro Blogzine, y sus heridas cada una de las ediciones de Markus. ¿La sangre que se derrama?… Ja,ja,ja,ja,ja… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

 –

Odilius Vlak

Jefe de Redacción.


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s