NEOSAPIENS / Tales From The Crypt: Cuentos para Morir

Tales From The Crypt 17 / Apri-May 1950.

Tales From The Crypt 18 / June-July 1950.

Tales From The Crypt 19 / Aug-Sept 1950.

Tales From The Crypt 20 / Oct-Nov 1950.

Tales From The Crypt 21 / Dec-Jan 1950-1951.

Tales From The Crypt 22 / Feb-Mar 1951.

Tales From The Crypt 23 / Apr-May 1951.

Tales From The Crypt 24 / June-July 1951.

Tales From The Crypt 25 / Aug-Sept 1951.

Muerte, cuéntame un cuento, uno que me haga recordar el horror de estar vivo, pues desde que soy un cadáver, ningún psicópata, vampiro, hombre lobo, fantasma o mutante ha espantado mi Ser. Pues si la vida es interesante, es gracias a todos esos horrores y peligros que representan la muerte, pero que una vez que habitamos en ésta, dejan de tener significado. Una vez que nos convertimos en ciudadanos modelos en el reino de la muerte no experimentamos nada interesante, espantoso o divertido, a no ser algún siniestro relato que nos recuerde los horrores que experimentamos cuando estuvimos vivos. Así que, Muerte, cuéntame un cuento que me haga recordar el horror de estar vivo. O, mejor aún, envíame a la vida para recordarle a ciertos vivos, con el espanto propio de la aparición de un cadáver, el horror de la existencia de algo llamado muerte. Pues Muerte, no me tomes a mal si quiero ser parte de algo como: Tales from the Crypt Es que yo también me quiero convertir en un Cuento para Morir.

  Hermoso anhelo… ¿No es así Muerte? Por supuesto que es así. Ese es el motivo de que la segunda galería de la segunda temporada de la sección Neosapiens, esté dedicada a uno de los Cómics de Género más imaginativamente espantoso, y eso a pesar de la corta duración de su existencia. Con esta exposición, queremos también ofrecerle una continuidad cronológica de algunos representantes destacados de las diferentes manifestaciones artísticas en que la creatividad de género, es decir, Ciencia Ficción, Horror y Fantasía, continuó impactando los sentidos y la imaginación del público luego del declive de la Era Pulp. El cómic, obviamente, como nuevo lenguaje artístico, de la mano con un novedoso formato, no sólo se limitó a poblar sus viñetas de súper héroes, sino que al igual que las revistas literarias antes de él, se especializó en una gran variedad de géneros, entre ellos el horror. Y he aquí, uno de sus más espantosos representantes: Tales from the Crypt.

  La Segunda Guerra Mundial fue muy inspiradora a su manera, y eso no sólo en las ciencias, las artes, la música y la literatura, sino también en el nuevo miembro de su familia, el cómic. Así, el cómic de horror, al igual que el de los demás géneros adquirió su verdadero estatus creativo luego de la guerra; impulsado por el deseo de la generación más joven de una violencia y un sexo más crudo en sus lecturas. «Eerie Comics» [1947], es generalmente considerado ser el primer cómic verdaderamente de horror, describiendo en la portada de su único número una luna llena contemplando un ghoul con cara de pocos amigos a punto de atacar una voluptuosa mujer vestida de manera que le dejaba muy poco a la imaginación. En esto de las beldades en peligro, los futuros cómics de horror serían dignos continuadores de las portadas arquetípicas de las revistas pulp. Un año más tarde, 1948, «Adventures Into the Unknown», se convirtió en el primer título de horror de publicación regular, disfrutando de casi dos décadas de vida… y muerte.

  Entonces llega el año de 1950. Y el editor William Gaines, y el artista y también editor Al Feldstaine, ambos responsables de EC Comics; aguijoneados por una fascinación compartida por las historias de horror, también querían intentarlo. De manera que comenzaron a experimentar con historias de horror en sus títulos propiamente del género de crimen. El origen de Tales from the Crypt puede rastrearse hasta una historia del mismo Feldstaine, «¡Return from the Grave!», publicada en «Crime Patrol» [#15, diciembre 1949/enero 1950], en la cual debutó el personaje el Guardian de la Cripta, en su siniestra función de anfitrión. El # 16 publica más historias de horror que de crimen, y con el # 17, el título cambió de Crime Patrol a «The Crypt of Terror». El cómic se retituló definitivamente Tales from the Crypt, en el # 20, [octubre/noviembre de 1950].

  Pero Tales from the Crypt no estaba solo. Junto con «The Haunt of Fear» y «The Vault of Horror», eran las tres joyas antológicas publicadas por EC Comics bimensualmente. En el caso del primero, su horror al parecer terminó espantándolo a él mismo: sólo permaneció en el mercado del # 20, octubre/noviembre de 1950, hasta el # 46, febrero/marzo de 1955. Con un total de 27 números [excluyendo los primeros tres, # 17-19, publicados con el título de The Crypt of Terror]. El horror de sus historias no podía exigir más espanto de parte de sus lectores a manera de tributo. Sí, el cómic fue muy popular, pero una vez más la realidad demostró ser más espantosa que la ficción, incluso que la ficción del cómic mismo. Desde finales de la década del cuarenta, la industria del cómic había estado bajo el ataque de seres más siniestros que los hombres lobos y los psicópatas de sus páginas. Padres, clérigos, profesores de escuelas, psicólogos y otros, consideraban que la sub-cultura cómic era nociva para la juventud; cultivando en ellos el analfabetismo y la delincuencia juvenil. Con la subsecuente aprobación de leyes y la imposición de códigos altamente restrictivos sobre la industria, ésta quedó verdaderamente aterrorizada, hasta el punto que el editor de EC Comics, decidió cancelar en septiembre de 1954 Tales from the Crypt y sus dos compañeras, y esto para colmo, junto con los demás títulos de la casa editorial de los géneros de Ciencia Ficción y Crimen. Afortunadamente, todos los títulos de EC han sido reimpresos en diferentes épocas, y las historias de la serie de horror adaptadas al cine y la televisión.

  En cuanto a los artistas que recrearon visualmente el horror que habitaba en su imaginacion en las portadas y páginas de Tales from the Crypt, estuvieron los siguientes: Al Feldstain , Johnny Craig y Wally Wood, fueron los responsables de las primeras portadas. Las restantes, [1952–55], fueron concebidas por Jack Davis. El arte interior contó con una mayor plantila de creadorers, entre ellos: Craig, Feldstein, Wood, Davis, George Evans, Jack Kamen, Graham Ingels, Harvey Kurtzman, Al Williamson, Joe Orlando, Reed Crandall, Bernard Krigstein, Will Elder, Fred Peters y Howard Larsen.

  Ciertamente, es mucho lo que se puede decir de un Cómic de Género como Tales from the Crypt, a pesar de su corta existencia. Pues él no es más que un símbolo de una determinada manifestación creativa; un universo que compartió con muchos otros títulos. Pero para nuestro propósito con la presentación de una pequeña parte es suficiente para sugerirle el todo, incluso cuando éste es obviamente más que la suma de todas sus partes. Las partes que representan una época en la industria de la creatividad de género; sus luchas, triunfos y derrotas; los creadores involucrados; sus fanáticos y toda la atmófera social e histórica que hoy en día cada uno de esos títulos representa. Lo que no cambia es la naturaleza del horror y el impácto del espanto que nos provoca. Bueno, les presentamos el menú, sirvanse a placer.

 –

Odilius Vlak


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s