INTROVISION / La Luna y el Lago de Sangre

  El lago que visito cada noche reposaba sobre una depresión rocosa cubierta con un extraño musgo mineral que lo revestía de un duro esmalte perlado de color verde. Este a su vez, se hacía más y más opaco con el tiempo. La depresión rocosa era perfecta, como una copa forjada por las divinidades telúricas para que bebieran de ella sus adoradores. Y como no era agua sino sangre el líquido que formaba el lago, la depresión rocosa se convertía en un gigantesco grial. La sangre fue derramada con toda seguridad de las venas de un antiguo dios de carne y huesos, que accedió a la inmortalidad del espíritu, gracias al mito que eternizó su memoria.

  La sangre de este grial geológico sube cual marea cada vez que la luna llena bebe de ella. Pues durante este ritual estelar, la pálida luz plateada del satélite vampírico se viste con la vitalidad del rojo, proyectando alrededor de toda el área una aurora carmesí, hacia la cual peregrinan los hijos de las tinieblas para ver el amanecer de una nueva oscuridad tras sus destellos: seres cuyas almas se negaron a ser vendidas al Diablo, pues entienden que sus ambiciones sólo pueden ser satisfechas por una entidad más profunda… Y más diabólica. Sin un pasado de luz, como el que aún se adhiere como una gangrena luminosa sobre la espalda de Lucifer.

  Yo también peregrino cada noche –en especial las de luna llena– hasta la orilla de este grial rebosante de sangre sacrificada. Para sumergir mi cuerpo desnudo en sus pesadas aguas, y permitir que los diminutos demonios que constituyen sus células transporten a través de las venas de mi Ser sus abismales inspiraciones; y ser envuelto por su plasma de ácido pegajoso, hambriento de los glóbulos blancos de mi luz. Y luego beber de ella mientras tomo un segundo baño sagrado bajo la luz carmesí de la luna llena.

  En ese instante, la consciencia que poseo de mí mismo es tan vital que causa espanto. Provocándome con frecuencia extrañas preguntas, como… ¿Qué escritor del futuro del cosmos, evocará este instante mítico en su imaginación, y lo plasmará en el pasaje más escalofriante de su libro condenado? Pues cada vez que bebo con todo mi cuerpo de la sangre de este grial… nazco de nuevo. Y esta noche también resplandece sobre mi alma somnolienta la luna llena, mientras me dirijo como de costumbre hacia el grial geológico del lago de sangre. Muy bien comprendo que es la única fuente de luz que se le permite entrar en mi alma; así como la sangre del grial es el único líquido capaz de calmar su sed. Ambos me han embriagado en el comienzo y lo harán también en el fin. Acaba de nacer un niño de una de las peregrinas. El sonido que escucho lo conozco muy bien porque yo también lo proferí cuando nací a orillas del lago… Y no, no es un grito… Es un aullido.

  Tómenlo con calma, pues ya saben que a los zothiqueanos nos gusta blasfemar… metafóricamente, claro está. Aún así, la luna, la sangre, el grial y el peregrino son algo más que una metáfora aquí, en este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser. En verdad son parte de los elementos esenciales que hacen de Zothique the Last Continent, lo que es, es decir… El último refugio para todos lo que tienen sed de fantasía y oscuridad. Nuestro lago está repleto de energía oscura; y su orilla tiene un espacio reservado para todos nuestros Hermanos Fanáticos. Bebamos pues, junto con la luna, la sangre de la edición de esta semana.

  Nos sumergimos directamente en el profundo lago de sangre de la sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles. En este espacio para textos originales de autores e investigadores, sin importar que sean ensayos o ficción creativa, estamos dedicándole actualmente una temporada a las historias de Ciencia Ficción de Clark Ashton Smith. Esta es la primera traducción al castellano para cada una de estas historias. Ahora le toca el turno a: «Los Visitantes de Mlok».

  La sección Tetramentis, en la página del jueves, es la matriz en la cual se está gestando el universo imaginario engendrado por Markus E. Goth. Títulos como este: «Los Sueños del Vidente Nigromante»… Son las sombras que arroja un futuro oscuro y fantástico, suspendido entre la luna y el lago de sangre.

  Bueno, es hora de que nos zambullamos en el lago de sangre, para nunca más emerger de nuevo. Salpiquemos con gotas de sangre a nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Al fondo del lago de sangre se divisa un cadáver hinchado; es el monje negro de la medieval Averoigne que está tomando una siesta, así que no vayan resucitarlo. No, no lo hagan, pues… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Odilius Vlak

Jefe de Redacción

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s