INTROVISION / El Mal Sobrevivió el Diluvio

   Y las aguas cayeron por cuarenta días y cuarenta noches dice la leyenda; y esas aguas representaron un bautismo de muerte para toda la humanidad de parte del dios del abismo superior. Ah sí, un bautismo de muerte, pues no fue porque los humanos apestaban por falta de higiene que el dios del abismo superior decidió sepultarlos en una tumba líquida. Según cuenta la leyenda, fue por su desenfrenada capacidad para hacer el mal; por el placer sexual que experimentaban odiándose, violándose, robándose y asesinándose unos a otros… Tales fueron los motivos del diluvio. Motivos que pueden definirse con dos palabras: El Mal.

  Pero si el dios del abismo superior puso en marcha esa desesperada solución para erradicar el Mal de la tierra arrancando las raíces que lo unían a ella, es decir, la especie humana, a través de la cual daba sus siniestros frutos… Y si esa solución tuvo éxito… ¿Cómo es que el Mal pudo sobrevivir al diluvio? Pues de alguna forma tuvo que haberse perpetuado hasta nuestros días, en los cuales ha ascendido hasta niveles verdaderamente esplendorosos. Pero claro, si el Mal era canalizado a través de los seres humanos, y la leyenda nos dice que un arca fue construida por un «humano» llamado Noé, el cual, junto a sus hijos y un grupo de animales fueron los elegidos por el dios del abismo superior para salvarse y continuar la propagación del Homos Sapiens en este planeta… ¿No habrán sido ellos las herramientas que el Mal utilizó para sobrevivir el diluvio universal? Pues al fin y al cabo, todos ellos eran humanos, elegidos o no, y por lo tanto con una tendencia predeterminada por su estructura genética. Estructura que el dios del abismo superior diseñó, pero que al parecer se olvidó que existía, y en la cual se escabulló un gen cuya labor era desarrollar la tendencia de hacer el Mal en los seres humanos.

  Esto quiere decir que no sólo el Bien, sino también el Mal abordaron juntos el arca. Esto así porque quizás el personaje de Noé era un caso extraño, parecido al del Dr. Jekyll y el Sr. Hyde. Con una personalidad escindida de una manera tan radical como el personaje en la novela de Robert Louis Stevenson, Noé, mientras cumplía los oscuros preceptos del dios del abismo superior con el sonriente rostro de su conciencia normal, reino de sus tendencias para hacer el Bien, le daba cobijo en su inconsciente al Mal, el Sr. Hyde que se habría de manifestar inmediatamente después de que las aguas del diluvio se secaron, a través de una embriaguez de vino que Noé experimentó, cuyas consecuencias, aparte de ejecutar el show gratuito de desnudarse, fue la maldición de su hijo mayor. Sólo nos queda imaginarnos, desde un estado morboso claro está, e inspirado obviamente por el mismo Mal que sobrevivió al diluvio a través de la personalidad psicótica de Noé… imaginarnos decía, las demás acciones que el Sr. Hyde dentro de Noé llevó a cabo en orden de ofrecerle con dichos ejemplos un campo fértil a la expresión del Mal en la tierra.

  Pero por favor, no me mal interpreten, no es que esté juzgando al pobre hombre, pues bien mirado desde esta distancia, el individuo no debió tener una vida muy equilibrada, pues no fue para pastorear ovejas para lo cual fue elegido… ¿O condenado? Por otra parte, aún queda una segunda hipótesis. Esta viene dada por los animales mismos. Es evidente que el juicio contra la manifestación del Mal en las acciones de los hombres fue de un carácter moral, y no uno basado en las leyes de la naturaleza, cuyos dictámenes son acatados tanto por hombres como por animales desde un impulso ciego, no perturbado por ningún cuestionamiento. Una de estos dictámenes: es el crimen. Si con la eliminación del Mal en el mundo una de las cosas que se quería evitar era el crimen, ¿cómo continuó éste reinando en la naturaleza de los hombres que repoblaron la tierra a partir de los hijos de Noé? Aun si tomásemos en consideración la idea absurda de que Noé y sus hijos eran todo amor, la respuesta es muy simple: si los hombres dejaron de cometer el crimen desde las bases morales, no así los animales desde los impulsos de la naturaleza. El león continuó devorando al cordero y la serpiente a la liebre, desde un estado más allá del Bien y del Mal. Los hombres vieron este ejemplo y… Bueno, no podemos culparlos, al fin y al cabo veían que éstos no eran castigados por sus crímenes, que lo eran, aun sin la inspiración de la moral o el libre albedrío, o… Ya basta, dejemos a Noé descansar en paz y continuemos haciendo el Bien… y el Mal.

  En cualquier caso, con una sombrilla basta, al menos aquí, en este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser.  Saben, dicen la buenas y malas lenguas que la tierra a la cual Noé arribó luego del descenso de las aguas del diluvio, fue a las del continente de Zothique, que casualmente acababa de emerger con el fin de ser el espacio por excelencia para las manifestaciones del Mal. Claro, esa versión es la que incluye una ruptura en el continuo espacio-tiempo, que arrojó a Noé hacia el último futuro. En todo caso, es seguro que su Sr. Hyde interior se sintió como en casa.

   Mientras Noé se divierte embriagándose y desnudándose sin que nadie se burle de él allá, en el lejano futuro de Zothique, aquí, en este oscuro presente, publicaremos la continuación del Acto 3 del libro «Las Crónicas de Zhor» por Markus E. Goth, titulado: «Jesitd: El Planeta de las Dos Islas Malditas».

  Y antes de ahogarnos sería bueno que nos despidamos. En primer lugar de nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual; de mí mismo, que al igual que el Mal he sobrevivido a más de un diluvio; y de cualquier Hermano Fanático que esté disfrutando de las aguas del diluvio, o quien sabe, si pueda estar en el lejano futuro sirviéndole vino y toda clase de drogas exóticas al Sr. Hyde que se esconde dentro de Noé. ¿Saben cuál es la frase favorita del Sr. Hyde?… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

 –

  Odilius Vlak

 Jefe de Redacción

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s