INTROVISION / Mendigándole al Azar

  Postrados a los pies de la sombra del Azar los Devotos de la Locura le ruegan que les arroje la limosna del éxtasis visionario; los ecos de antiguas limosnas aún arden en el fuego de sus demoniacas miradas, mientras los fósiles de remotos éxtasis visionarios, de los cuales los ecos son la huella en el tiempo del cuerpo sólido de un sonido en el espacio, continúan disecándose tras el horizonte de sus párpados.

   Los Devotos de la Locura representan el sobrante degenerado de los antiguos Adoradores del ¿Por Qué?, que por largas edades pretendieron alabar con su raciocinio al Orden, y por esta misma acción desterrar al Caos del alma humana y su experiencia visible llamada vida.

  Pero a medida que la Razón y el Orden menguaban en cuanto a sus posibilidades de canalizar todas las ramificaciones posibles de la creatividad, mientras al mismo tiempo procuraban mantener en cadenas a la imaginación, por considerarla un instrumento peligroso del Caos y el Azar, el universo mental de los Adoradores del ¿Por Qué? se fue haciendo más vulnerable a los síntomas de una extraña enfermedad: el Éxtasis Visionario.

  «La imaginación es un poderoso Demonio al cual hacemos bien en mantenerlo confinado en las mazmorras de nuestro inconsciente; también cualquier forma de embriaguez. Y es que son las herramientas que usan el  Caos y el Azar para insertar nuevas realidades en el universo físico al margen del proceso meticuloso de la Razón y la estructura del Orden, los cuales están en nuestro poder», así decían.

  Pero su ambición tuvo un precio, pues lo que por desgracia olvidaron los Adoradores del ¿Por qué? es que tanto la mecánica de la Razón como la estructura del Orden son limitadas, y sus dominios no van más allá del espacio y el tiempo, mientras que el reino del Azar y el Caos abarca toda la eternidad. De manera que una vez su universo mental alcanzó los límites de sus divinidades, cruzaron sin darse cuenta a los dominios de las entidades de dones infinitos. No se puede decir que el tiempo pasó, pues ellos ya no lo sentían transcurrir, sometidos como estaban por las fuerzas del Caos y viviendo bajo el asombro constante de lo que les podía otorgar al Azar, hasta que de lo único que fueron verdaderamente conscientes fue de su nuevo estatus como Devotos de la Locura. Pero no una locura estéril sino de una pletórica de imaginación, de visiones e ideas. Imaginación, visiones e ideas que han expandido el universo mental de los antiguos Adoradores del ¿Por Qué? más allá de los límites del espacio y el tiempo; más allá de los límites del universo visible; más allá de los límites de la materia oscura… llevándola dentro de los límites de la energía oscura. Haciéndolo uno con ésta y con su marcha expansiva hacia los límites de los universos paralelos. Sí, hay mucho que mendigarle al Azar y millones de años luz para hacerlo, en esta exploración del universo mental personal y colectivo, pero no importa, pues el Caos es el que atesora todo el éxtasis y todas las visiones.

  No recuerdo si fue Thasaidon el que me susurró esto, lo que no me sorprende, pues fue en un estado de éxtasis visionario, que es por cierto, el estado propio de todos los miembros de este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser. Aún existen Adoradores del ¿Por Qué? y también los Devotos de la Locura; la Razón y el Orden; el Azar y el Caos. Pero sobre todo… Aún existe la Imaginación y todas sus revelaciones a través del éxtasis visionario. Y en lo que la energía oscura continua llevando a cabo su misión de expandir el universo hasta las fronteras de sus vecinos, veamos que le hemos mendigado al Azar y a la Imaginación en la edición de esta semana.

  La primera limosna visionaria del Azar será en nuestra sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles. Les traemos la traducción inédita de un texto que es una verdadera joya visionaria en sí mismo: el primer editorial de la revista Amazing Stories, correspondiente a su primer número de abril de 1926. Obviamente, la mano que lo redactó fue la de Hugo Gernsback [1884-1967], pionero de la Ciencia Ficción tanto en la faceta de editor como de escritor; y entre otras cosas, creador del término mismo que define al género: «Ciencia Ficción». Y fue en este editorial que él acuñó las palabras mágicas.

  La sección Tetramentis está consagrada al universo que tras unos cuantos éxtasis visionarios ya responde a la definición de «Las Crónicas de Zhor», visualizado por la oscura imaginación de Markus E. Goth. Aún somos prisioneros del Acto 3, titulado: «Jesitd: El Planeta de las Dos Islas Malditas». En esta entrega la Tercera Parte.

  Y como ya se han enterado en sus pesadillas, nuestro sumo sacerdote es precisamente Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Pero dudo que él le mendigue algo al Azar, más bien le exige. En cuanto al monje negro de la medieval Averoigne, ni le mendiga ni le exige, sino que toma lo que quiere por la fuerza, literalmente violando sexualmente al Azar. Si hay algún Hermano Fanático cerca que se tape los ojos, pues la violencia de un éxtasis visionario conseguido de esa forma es contagiosa. Nada sorprendente tomando en cuanta que… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

 –

  Odilius Vlak

 Jefe de Redacción

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s