RUNES SANGUINIS / Entrevista a S. T Joshi – Por the Temple of Dagon

S.T. Joshi

S. T. Joshi es una autoridad de primera línea sobre H. P. Lovecraft así como también sobre varios otros autores en los géneros de horror y fantasía. Él ha publicado un gran número de trabajos relacionados, incluyendo su premiada biografía, «H. P. Lovecraft: Una Vida», y la muy extensa «Enciclopedia H. P. Lovecraft» [la cual poseo y recomiendo grandemente].

  • Temple Of Dagon [El Templo de Dagón]: Es evidente que no te agrada la frase «Los Mitos de Cthulhu». Muchos puritanos la rechazan pues no es un término de Lovecraft, no obstante, ha sido aceptado generalmente. ¿Crees que es un buen término universal? ¿O hay momentos en los que personalmente piensas que es apropiado, y otros en que no lo es?

  S. T. Joshi: En verdad soy conflictivo acerca del uso del término. En este punto, parece improbable que cualquier otro término pueda alguna vez ganar un uso amplio, de manera que pienso que el intento de establecer algún otro [e. g., «Los Mitos de Lovecraft», el cual creo que es un poco más apropiado] está condenado al fracaso. El argumento en contra del uso del término, de que Cthulhu, como entidad, no es una de las deidades mayores de los Mitos, me parece inválido, pues August Derleth [quien acuñó el término] declaró explícitamente que lo eligió porque fue en «La Llamada de Cthulhu» donde los Mitos tomaron forma coherente por primera vez. El término «El Ciclo de Mitos Yog-Sothoth», de Dirk W. Mosiga, está tan grotescamente concebido que nunca se asimilará. Un término que Lovecraft usó, «El Ciclo de Arkham», no está tan malo. Pero, para bien o para mal, me temo que estamos forzados a usar «Los Mitos de Cthulhu».

  • TOD: Se dice que Lovecraft creía en el uso constante de hechos comprobados en su aplicación, y nunca ir completamente en contra de lo que era conocido en ese momento. ¿Encuentras que esto es generalmente verdadero en su trabajo, o sólo en sus aspectos geográficos y científicos?

   STJ: Sí, creo que Lovecraft, donde fue posible, trató de basar su trabajo en la ciencia existente, si bien él no expresó conscientemente tal intención [e.g., la intención de suplementar más que contradecir las leyes conocidas de la materia] anterior a una carta de 1931. Existen, por supuesto, unas cuantas metidas de patas embarazosas, como cuando él menciona el hombre de Piltdown en «Dagón» y «Las Ratas en las Paredes». Pero él no pudo haber sabido que esto era una falsificación. Me parece que «La Casa Evitada» es una piedra de toque por el uso de este concepto: el mito del vampiro es reinterpretado a la luz de Einstein y la energía intra-atómica [e. g., la teoría cuántica]. Es cierto de que no hay una explicación detallada de cómo esto es posible, pero creo que el intento es importante. Es acuerdo general que los pocos relatos en los cuales Lovecraft hizo uso de un supernaturalismo relativamente convencional, como en «El Pantano de la Luna», están entre sus cuentos más débiles.

  • TOD: Hablando con propiedad, ¿dirías que Lovecraft fue consistente en sus creaciones? Las personas tienden a explicar varias de sus entidades y personajes reuniendo los hechos conocidos en múltiples historias y mezclándolos todos juntos. Habiendo estudiado tanto sus cartas como sus escritos a profundidad, ¿encuentras que existe un nivel de continuidad en sus trabajos? ¿O existen demasiadas inconsistencias mayores y menores como para justificar tales definiciones?

  STJ: No creo que Lovecraft alguna vez esperó que alguien explorara su trabajo para ver, digamos, que sus concepciones de Cthulhu, Yog-Sothoth, etc., guardaban una consistencia de una historia a otra. De hecho, no creo que lo sean, y no creo que Lovecraft apuntaba a esa clase de precisión. Él habría sentido que eso obligaría su imaginación a estar sujeta a concepciones previas. La figura de Nyarlathotep, en particular, es a mi entender muy inconsistente de una historia a otra: él aparece como una especie de conferenciante ambulante en una historia [Nyarlathotep], y un faraón egipcio en otra [La Búsqueda Onírica de la Desconocida Kadath], y, aparentemente, como uno de los hongos de Yuggoth en otra [El que Susurra en la Oscuridad]. La obvia conclusión de que Nyarlathotep adopta múltiples formas, es simplemente una admisión de que su forma exterior, y ni decir de sus características internas, son radicalmente diferentes de un cuento a otro. La cronología prehistórica como está registrada en «Las Montañas de la Locura» y en «La Sombra Fuera del Tiempo», contiene, al menos, una contradicción seria. Como lo ha demostrado Robert M. Price, el mismo Necronomicon se vuelve un tipo de libro muy diferente de una historia a otra.

  • TOD: Leyendo tu trabajo, parece que cuestionas el crédito que se le ha dado a muchos escritores de horror contemporáneo, declarando que las razones para su aclamación a menudo no son tanto por su carácter literario. A modo de contraste, ¿existen escritores contemporáneos que en particular sientas que no reciben suficiente crédito?

  STJ: Aún estoy sorprendido de que Ramsey Campbell no haya ganado un reconocimiento más amplio del que tiene. Increíble como pueda parecer, por unos cuantos meses él tuvo que trabajar en la Librería Borders en Inglaterra para poder arreglárselas [él hizo un excelente uso de la experiencia en su reciente novela, «The Overnight»]. Me parece que ni una sola palabra de él ha sido llevada al cine. No tengo dudas de que las futuras generaciones lo considerarán como el autor de horror más destacado de nuestra generación, hombro a hombro con Lovecraft o Blackwood. Thomas Ligotti, es otro escritor que mantiene deliberadamente un bajo perfil, contentándose con publicar mayormente en editoras pequeñas. El pequeño cuerpo de trabajo de T. E. D. Kleina, está destinado a sobrevivir. Yo no me esfuerzo en mantenerme al corriente con los escritos contemporáneos de horror, pero he disfrutado grandemente algunos de los trabajos de David. J. Schow, Norman Patridge y Kathe Koja. La posteridad tiene una manera despiadada de separar la popularidad transitoria del misterio genuino, y estoy seguro de que los efímeros trabajos de escritores como Stephen King, Anne Rice o Clive Barker, serán olvidados. Las mismas características que lo hacen populares hoy en día [su aparente relevancia para nuestro tiempo por su uso de elementos contemporáneos de nuestra cultura] lo condenan para las futuras generaciones.

  • TOD: Me irrita escuchar a las personas discutir sobre el Necronomicon como si fuera un trabajo escrito real. ¿Piensas que esto se deba principalmente a la desinformación [en lo que el internet es notorio], o por el deseo de muchos de que realmente exista? ¿Has visto alguna vez este nivel de creencia con cualquier otro escrito de ficción?

  STJ: Sí, creo que es el caso de personas que desean tan desesperadamente que algo sea verdad que se convencen a sí mismos de que lo es. Recuerdo, hace muchos años, encontrarme con un chico en la Biblioteca John Hay de la Universidad de Brown que, cuando se tropezó con el George Hay Necronomicon [la cual reconozco es una falsificación genial], quedó absolutamente convencido de la existencia verdadera del trabajo. Por supuesto, esta clase de optimismo ilusorio se presenta en muchas otras áreas, principalmente, si debo poner un ejemplo, en el área de la religión. Pero no puedo pensar en otro trabajo de ficción que haya capturado la imaginación popular de la manera que el Necronomicon lo ha hecho. Pero obviamente, otros trabajos ficticios han sido concebidos tanto por Lovecraft como por otros.

  • TOD: ¿Alguna vez lees trabajos contemporáneos basados en los Mitos? ¿Sientes que ellos pueden mantener vivo el espíritu de Lovecraft y los demás? ¿O prefieres los originales?

  STJ: El problema con muchos de los modernos tratamientos de los Mitos, es que ellos simplemente finalizan reescribiendo las propias historias y concepciones de Lovecraft sin agregar nada nuevo o innovador. Como ejemplos de homenaje, tales trabajos son más bien conmovedores, pero al final ellos sólo vulgarizan las ideas de Lovecraft porque muy pocos autores pueden abordarlas con la destreza y maestría que Lovecraft demostró. Existe siempre un peligro de que los críticos [desde Edmund WilsonDamon Knight] confundan estas imitaciones inferiores con el original, denigrando así al mismo Lovecraft por la mediocridad de sus sucesores. Hay, con seguridad, unas pocas extrapolaciones imaginativas de las ideas de Lovecraft [y no quiero decir necesariamente las ideas de los Mitos]. Tales trabajos, como «Could Print» y «The Franklyn Paragraphs» de Ramsey Campbell, «Dagon» de Fread Campella y «Sticks» de Karl Edward Wagner, y algunos otros que podría mencionar si apuntas a mi cabeza con una pistola. La clave para los escritores es usar las ideas y mundo visual de Lovecraft como un trampolín para sus propias concepciones, y no simplemente como una excusa para reciclar el original. Nadie quiere leer una versión inferior y diluida de «La Sombra Sobre Innmouth»; uno más bien leería la original.

  • TOD: Existe mucha argumentación acerca de cuáles historias merecen ser consideradas historias de los Mitos. Algunos lo llaman un género en sí mismo. ¿Crees que existan elementos claves que más o menos determinen esto? ¿O prefieres no pensar en ello en tales términos y más bien desde una opinión personal?

  STJ: Hay relatos que están influenciados por Lovecraft y los hay que lo están por los Mitos. Ellos no son necesariamente la misma cosa. Las personas que escriben en este pequeño sub-género tienden a tomar una visión demasiado estrecha del asunto: los cuentos de los Mitos de Lovecraft comprenden como máximo una docena de sus historias, y existen muchas otras historias que poseen concepciones interesantes en sí mismas que podrían ser de provecho elaborarlas. Ciertamente, si uno sólo arroja algún nombre al azar como  Azathoth o Dunwich sin extraer nada de las concepciones más profundas de Lovecraft, la historia no debería considerarse una historia de los Mitos en absoluto, de hecho, es posible que no sea una historia en ninguna manera. Pero tengo poco interés en esta clase de categorizaciones y diferenciaciones.

  • TOD: Todos sabemos el desagrado de Lovecraft por la mayor parte del cine y muchos creen que estaría aterrado por algunas de las películas hechas basadas en sus historias. Aparte de las adaptaciones que has visto, ¿hay alguna historia en particular que te gustaría ver filmada?

  STJ: Ya que mi historia favorita de Lovecraft es «En las Montañas de la Locura», ciertamente me gustaría ver esta novela corta convertida en una película. [Me parece que Guillermo del Toro está trabajando ahora mismo en una versión fílmica de gran presupuesto]. No obstante, las dificultades de hacer una película creíble de esa historia son formidables: ¿cómo, exactamente, describes la secuencia de flashback, en la cual se relata la historia de Los Antiguos? Si uno verdaderamente muestra estas entidades construyendo sus grandes ciudades, podría muy bien resultar cómico. Un gran cuidado se debe tomar en esta y otras áreas. Creo que una película bastante efectiva puede ser hecha de «El Ser en el Umbral», dado que es principalmente una historia humana que involucra la interacción de unos cuantos personajes, algo que el medio del cine puede manejar mucho mejor que la clase de horror cósmico por el cual Lovecraft es conocido. Mientras escribo, me fue pasado el guión de «El Ser en el Umbral», escrito por K. L. Young, que ha estado involucrado en algunos cortos cinematográficos muy buenos sobre Lovecraft. También debo mencionar que, en el recientemente concluido Festival de Cine H. P. Lovecraft en Portland, Oregon, vi el trailer de una película de una estética muy refinada sobre «La Llamada de Cthulhu», a manera de cine mudo. Así que quizás haya esperanza de que muy pronto veamos una verdadera película misteriosa de Lovecraft.

  • TOD: ¿Has recibido alguna vez cualquier regalo interesante de parte de los fans de tu trabajo? ¿Trabajos de arte inspirados en Lovecraft, estatuillas de Cthulhu hechas a mano, o cualquier cosa especial que realmente atesores?

  STJ: Lo siento, pero nada me viene a la memoria.

  • TOD: ¿Hay algún proyecto futuro en el cual estés enfocado?

  STJ: Ahora que he publicado casi toda la ficción de Lovecraft en ediciones anotadas [para Penguin], y estoy en el proceso de preparar una edición anotada de los ensayos de Lovecraft [para Hippocampus Press], no parece quedarme mucho por hacer. La última frontera, por así decirlo, en los estudios de Lovecraft es la publicación de sus cartas, y mi colega, David E. Schultz y yo estamos en el proceso de transcribir y editar todas sus cartas en existencia para una posterior edición como un CD-ROM. Eso bien podría estar a años en el futuro, pero por el momento, estamos publicando pequeñas colecciones de cartas de Lovecraft para corresponsales con Night Shade Books e Hippocampus Press. Amaría publicar la correspondencia entre Clark Ashton Smith y Lovecraft [tenemos toda la parte de Smith, pero no la de Lovecraft], y la correspondencia entre Lovecraft y Robert E. Howard [tenemos ambas partes, pero las ediciones oficiales aún no se han trabajado]. Creo que probablemente he dicho todo lo que tenía que decir acerca de Lovecraft como escritor y como hombre en mis diferentes libros, especialmente mi biografía [ahora finalmente nuevamente impresa por Necronomicon Press], y en estudios críticos tales como «H. P. Lovecraft: El Declive de Occidente». Así que probablemente no veas otros estudios críticos de mi parte. Bien, regresaré: es posible que haya un libro que trate sobre las reacciones de Lovecraft a los eventos sociales, políticos y culturales de su tiempo, algo que traté de hacer esporádicamente en mi biografía, pero que no fui capaz de hacerlo de una manera coherente y exhaustiva. ¿Qué pensaba Lovecraft de Woodrow Wilson? ¿De Calvin Coolidge? ¿De Billy Sunday? ¿O de Ernest Hemingway? Me parece que preguntas de esta clase merecen respuestas comprensivas.

  • TOD: Me gustaría conocer el hecho más importante que hayas aprendido alguna vez de Lovecraft. Sería fácil cuál pieza de información posee el mayor interés para ti, pero eso es más una cuestión personal. En vez de eso, quiero decir cuál hecho fue más significativo en relación al conocimiento sobre él.

  STJ: Esta es una pregunta sorpresivamente difícil de contestar. Creo que el descubrimiento más excitante que hice [bien, yo personalmente no lo hice, pero fui el primero en examinarlo cuando el descubrimiento fue hecho], fue la exhumación del manuscrito original autografiado de «La Sombra Fuera del Tiempo», en 1994. Esa historia me había inquietado por años, pues sabía que el texto como fue publicado en Astounding Stories, tenía muchas fallas [particularmente en la estructura de los párrafos], pero no había manera de restaurar el texto en ausencia del manuscrito. Yo incluso intenté una restauración conjetural del texto que circuló entre mis colegas. Pero con el descubrimiento del manuscrito autografiado, seremos capaces de leer esta gran historia como Lovecraft la escribió, y para mi el resultado te deja sin aliento. [Debo mencionar que el manuscrito original de «El Cazador en la Oscuridad», que antiguamente estaba en posesión de Donald A. Wollheim, no está localizable, a pesar de que dudo, que si alguna vez sale a la luz, revele un texto radicalmente diferente del que tenemos. En términos de algún hecho real sobre Lovecraft, tendría que decir que nuestra consciencia general de cuán cuidadosamente Lovecraft siguió los eventos políticos de su tiempo [él leyó el periódico de Providence cada día durante casi toda su vida, y también se suscribió a la edición dominical del New York Tribune y de The New York Times en varios periodos de su vida], desbarata para siempre el mito del Lovecraft como un recluso excéntrico; como alguien totalmente separado de la vibrante América de los años 20 y 30. Una vez que somos conscientes de esto podemos mirar las historias de una manera muy diferente: ellas ya no lucen sólo como ejercicios para acuñar espantos, sino como el trabajo de un hombre que buscó, aún si fue de una manera algo indirecta, responder a los asuntos ardientes de su tiempo por medio de la ficción imaginativa.

  • TOD: ¿Tienes alguna palabra final para el lector del Tempo de Dagón?

  STJ: Me sorprende de que no exista hoy en día un interés académico ferviente sobre Lovecraft como lo hubo hace una o dos décadas. La investigación académica de Lovecraft revolucionó desde 1975 hasta cerca de 1990, pero desde ese tiempo no se ha hecho un gran número de trabajos significativos. Quizás es inevitable: mucho del trabajo ya ha sido hecho, por lo que existen tal vez menos senderos que explorar. Yo mismo me he lanzado en otras direcciones, y el principal foco de mi trabajo ya no es Lovecraft, sino escritores como Ambroise Bierce, Clark Ashton Smith y George Stearling, por no mencionar mi trabajo totalmente fuera del reino de la ficción sobrenatural [e. g., H. L. Mencken, religión, política, etc.]. Así que no soy capaz de ser el líder del movimiento de Lovecraft que fui alrededor de 1990. Estoy un poco desilusionado de que  no hayan emergido intelectuales jóvenes para continuar la tradición, pero quizás aparezcan. Aún así, el nivel en el que Lovecraft, el hombre y el escritor, se ha alzado en la estimación del público en general en las últimas décadas es asombroso: él está ahora firme y permanentemente integrado al canon de la literatura americana y mundial, y hay poca probabilidad de que él desaparezca en el futuro cercano. Lovecraft se mantiene como un caso único en atraer tanto seguidores académicos como populares. No puedo pensar en ningún otro escritor que pueda duplicar esta extraña forma de atracción esquizofrénica. Y me parece que es exactamente eso lo que lo llevará hacia el futuro.

Traducido por Odilius Vlak

 –

 –

 –


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s