NEOSAPIENS / Edd Cartier: El Pastor de un Extraño Rebaño Extraterrestre

Edd Cartier

Unknown - Cover December 1939 - Edd Cartier

Unknown - Cover June 1940 - Edd Cartier

Pattern for Conquest  - Gnome Press - Edd Cartier

The Cometeers - Fantasy Press - Edd Cartier

   Encargarle a la imaginación la tarea de ser pastora de un rebaño de ovejas de otro mundo, ciertamente es algo que posee en igual medida una inspiración que vocifera que «the truth is out there», y cierta morbosidad penitente de factura extraterrestre. Ciertamente es un rebaño de pintorescos alienígenas pero más que imaginarnos una escena campestre en algún paisaje imaginario en los suburbios de un Marte, Mercurio o Venus manufacturados por la Era Pulp; juramos que nos encontramos ante el desfile descarado un un séquito de demonios, invocados por la nigromancia de una imaginación oscura, desde un infierno estelar. Pues hay algo de cierto en los temores puritanos hacia los alienígenas, ya que desde que irrumpieron en este mundo han hecho que muchos señalen hacia los cielos en el instante en que quieren ubicar el infierno. En la Edad Media, el infierno se encontraba abajo, junto a todos los demonios de los tratados de demonología. El catálogo de criaturas del espacio exterior, distribuido exclusivamente por la Ciencia Ficción, le ha cambiado su dirección. Y sin dudas, uno de los más grandes ilustradores que con sus extraterrestres contribuyó al cambió de ciudadanía de los demonios y monstruos mitológicos de la antigüedad, con infiernos inspirados por los libros sagrados tradicionales y los temores ancestrales, hacia un estatus imaginativo más científico, fue el maestro Edward Daniel Cartier [191425 de diciembre del 2008].

  Sus cuidadas ilustraciones para la revista pulp, The Shadow, así como las saturadas de acción en la revista Astounding Science Fiction para las historias de autores como L. Ron Hubbard, Isaac Asimov, Theodore Sturgeon y Robert A. Heinlein, lo convirtieron en uno de los artistas más importante en la escena de ciencia ficción y horror de su tiempo. Él comenzó a ilustrar The Shadow mientras aún era un estudiante en el Pratt Institute en Brooklyn, creando más de 800 dibujos para la revista y cientos más para otras como Astounding Science Fiction, Unknown, Doc Savage Magazine, Planet Stories y Fantastic Adventures etc.

  Distribuyendo de manera dramática gruesos parches de tinta negra y convirtiendo espacios vacíos en pozos de luz brillante, el Sr. Cartier se las arregló para evocar el mundo sombrío de The Shadow, aquel misterioso y furtivo combatiente del crimen envuelto en una capa negra y cubierto con un ancho sombrero del mismo color. Pero en sus trabajos de ciencia ficción, el Sr. Cartier adoptó otro tono y método. Más preciso, con un estilo más delineado, escenas más cargadas y mucha acción, a menudo matizada con un humor muy sugerente. Esto último lo podemos apreciar en la serie de ilustraciones que hizo para el calendario de la casa editorial Gnome Press en las ediciones de 1949 y 1950, donde podemos darnos un festín con escenas en las cuales, por ejemplo, un robot, un gnomo y una virgen de cuentos de hadas no se avergüenzan de pasarla bien juntos.

  Edward Daniel Cartier nación en North Bergen, New Jersey, donde su padre administraba una taberna, permitiéndole al niño Cartier pintar escenas navideñas en las ventanas del bar. En Pratt, donde estudió ilustración, uno de sus profesores era director de arte de Street & Smith, casa editorial líder en la publicación de revistas pulp. Él comenzó haciendo ilustraciones por $8 la unidad para Wild West Weekly, Movie Action y Detective Stories Magazine. Él firmaba sus trabajos como Edd Cartier, usando una forma comprimida de sus dos primeros nombres. Luego de graduarse en Pratt en 1936, el Sr. Cartier contribuyó de manera regular en The Shadow, comenzando con «The Sledgehammer Crimes», una historia larga que apareció en el número del 1 de agosto de 1936. The Shadow había iniciado en la radio en 1930, como una voz que narraba las aventuras adaptadas de Detective Stories Magazine. El interés del público por la voz condujo a Street & Smith a la creación de la revista pulp The Shadow en 1931. Le siguió su propio show radial en 1937.

  El mismo Cartier confiesa que: «La valerosa atmósfera de la implacable lucha de The Shadow en contra del crimen me dio la oportunidad de ilustrar un mundo extraño y fantástico. Era un mundo de oscuros pasillos, apartamentos de una sola habitación, mansiones espectrales, sucios subways, callejones sin salidas y muelles cubiertos de niebla». [introducción a «City of Crime/Shadow Over Alcatraz» (2008)/reimpresión de dos historias de The Shadow por Sanctum Books].

  Aparte de las historias que involucraban el personaje de The Shadow, él ilustró piezas de apoyo para llenar espacios. Estas incluían las aventuras de Hook McGuire, un detective, y Danny Garrett, un chico limpiabotas que hacia la función de detective encubierto. Él también dibujó para Street & Smith otros títulos de misterio, incluyendo The Whisperer, The Wizard y Detective Stories. En 1939, John W. Campbel, editor de la revista de Street & Smith, Astounding Science Fiction, le pidió que ilustrara una nueva revista de ciencia ficción y fantasía con una propuesta revolucionaria, esta era Unknown. Aquí fue donde verdaderamente la imaginación de Cartier brilló con más intensidad, pues su habilidad para el estilo caricaturesco, le permitió dibujar no sólo personajes humanos muy expresivos, sino también monstruos, gnomos, dioses, hadas y extraterrestre.

  En 1941 se enlistó en el ejército y, luego de dibujar mapas en Inglaterra, peleó en Francia y Alemania en la Segunda Guerra Mundial como artillero en un batallón de tanques. Fue herido de gravedad en Bastogne, Bélgica, durante la batalla de Bulge, y herido nuevamente cuando el tren hospital que lo transportaba fue bombardeado. Fue condecorado con el Corazón Púrpura y la Estrella de Bronze. Luego de la guerra retornó a su trabajo en The Shadow, Astounding y Doc Savage, pero el mercado pulp estaba en declive, con su antigua audiencia ahora vuelta hacia los comics y la televisión. The Shadow, por ejemplo, dejó de publicar en 1948. Así que Cartier se integró al equipo de dibujantes de una compañía de ingeniería y, hacia el final de los años 50, fue director de arte de Mosstype, una compañía que imprimía logos corporativos, empaques, papel de envoltura y tíquets de lotería.

Travelers of Space - Cover - Gnome Press - Edd Cartier

Travelers of Space 01 - Jellyblob - Edd Cartier

Travelers of Space 02 - Thumbstounges - Edd Cartier

Travelers of Space 03 - Rhino - Edd Cartier

Travelers of Space 04 - Sloteyes - Edd Cartier

  Pero sin dudas, una de las  cosas por la que el Sr. Cartier es mejor recordado hoy en día por los miembros del fandom de ciencia ficción y fantasía, son sus extraterrestres. Sobre todo, aquellos que dibujó para la antología de Gnome Press, «Travelers of Space»: una antología sobre la vida en otros planetas. Y ciertamente, si la vida en otros planetas no existía, luego de esta antología comenzó a existir, y de que forma. Cartier movilizó su extraño rebaño extraterrestre desde su morbosa imaginación hasta los corrales de las imaginaciones de los escritores que participaron de la antología, incluyendo: Poul Anderson, Robertson Osborne, F. A. KummerFredric Brown, A. E. van Vogt, Ray Bradbury, etc., y desde la de ellos hasta todas las imaginaciones que aguardan en el tiempo y el espacio. Sus criaturas nos pueden mover a risa, pero desde un asombro con un gran signo de interrogación. Y aún así, no nos gustaría despertar de madrugada y descubrir que una de ellas se ha escabullido en nuestra cama. Es un extraño rebaño de demonios estelares en todo el sentido de la palabra. Paradójicamente, los que los hace más accesibles a nuestros sentidos son los colores con los cuales el Sr. Cartier los dotó, sencillos y hermosos, que los hacen parecer como si hubiesen acabado de recorrer todos los pasos de un método de recuperación para adictos a la críptonita. Pero de solo imaginarme a H. R. Giger prestándole una mano al Sr. Cartier a la hora de colorearlos…

  Bueno, el programa de radio de The Shadow, iniciaba con esta introducción: «¿Quién sabe qué maldad se esconde en el corazón de los hombres? La Sombra lo sabe». Pero si alguno supo qué maldad se escondía en el corazón de los extraterrestres, ese fue Edd Cartier… Y claro, también su bondad.

  Odilius Vlak

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s