INTROVISION / De Pesca en Zothique

 Me alegra saber que otras almas se han arrojado al abismo de nuestro particular universo de fantasía oscura desde la última vez que nos vimos. Sí, veo caras nuevas cuyo fanatismo convierte sus facciones en lúgubres máscaras que se han unido a nuestra comunidad élite para otorgarle más horror a nuestra sempiterna mascarada cósmica. Que oscura emoción experimenta mi espectro al encontrarse nuevamente ante ustedes, mi fantasmagórica Hermandad Fanática: «Los Espectros del Ciclo de Zothique». Nos nos habíamos vistos desde la última parada de nuestro «viaje condena» a través de nuestro amado último continente; cuando en la isla de Sotar, nos unimos a la expedición del Rey Euvoran, que desde su reino de Ustaim había emprendido la absurda búsqueda del pájaro Gazolba, símbolo de su derecho al trono. Como saben, este pájaro se consideraba ser el último de su especie, y como tal fue dignificado luego que, una vez disecado, se alzó como la máxima diadema en la corona de los reyes de la dinastía de Ustaim. Pero en un día aciago, el pájaro fue revivido por un Nigromante y dirigió su vuelo hacia el lejano oriente. Tras él marchó el Rey Euvoran por consejo de la divinidad telúrica, Geol. Pero bueno, hoy no estamos aquí para recordar —aunque nos veamos tentados— esa alucinante experiencia, cuyo recuerdo aún tiene el poder de empujarnos más hacia el fondo del abismo imaginario que se abre al pie de la imaginación de Klarkash-Ton. Aunque no lo crean mis queridos miembros de la Hermandad Fanática, «Los Espectros del Ciclo de Zothique»… Hoy nos hemos reunido aquí para pescar. Pero no será en el mar. ¿Entonces dónde si todo el continente de Zothique es un gran desierto?… ¡Já! Síganme y los haré pescadores de…

  En su tiempo, los dos cuerpos de agua dulce más importantes de Zothique fueron el Río Vos y el Río Voum. El primero descendía como una maldición desde las Montañas Mikrasias; y el segundo se formaba como una sola unidad al norte de Yoros, gracias a la confluencia de dos ríos menores: uno corría desde la región de Silpon y el otro desde las zonas aledañas a la ciudad de Sha-Karag. Ambos desembocaban en el Mar Indaskiano al sur del continente. El Río Vos a través del desierto de Izdrel, al oeste de Yoros; y el Río Voum en dirección sur del mismo reino, cortando por las ciudades gemelas de Umbri y Psiom. Aunque resulte extraño, una de las actividades más frecuentes entre los nigromantes de Zothique, era la pesca. La practicaban obviamente para relajarse luego de una extenuante temporada de conjuros y resucitar de muertos. Claro, eso fue en la época en la cual tanto estos dos ríos como los demás cuerpos acuíferos del continente no habían sido evaporados por el aliento seco de una nigromancia de orden superior; la cual ni siquiera el poder unificado de todos ellos pudo detener. Y así, el desierto avanzó sobre las tierras fértiles del continente y las aguas que la bañaban, lento pero implacable en su propósito. Los ríos y los lagos se secaron, y la actividad de la pesca ya no fue más en Zothique… ¿En verdad no lo fue?

  Por un tiempo no lo fue. Pero una vez los nigromantes se dieron cuenta de que ya no podían pecar con sus cañas los cuerpos físicos de los peces en los resecos lechos de lagos y ríos… comenzaron a pecar sus espíritus con sus conjuros. Y vaya que era una actividad entretenida, pues raras veces la red de un encantamiento se alzaba vacía de los espíritus de la antigua presa del mar. De esa manera, a orillas del agrietado lecho del Río Vos, nos encontramos para recibir un training por uno de los nigromantes guías, empleado de la sección de recreación museográfica del ministerio de turismo de Zothique. Su nombre es Hoaxav Naz. Nos recibe con una siniestra sonrisa, única entre todas las de los guías turísticos de todo el universo que no es estudiada, pues emana de su alma; pues el hecho de que sea un empleado de tal ministerio, no significa que no sea un verdadero nigromante. Entre las credenciales de su curriculum vitae, se encuentra la escalofriante información de que Hoaxav, en una vida pasada, muy lejos en la época de la Grecia Clásica, fue también un pescador.

  —Sí, en ese lejano pasado yo también fui un gran pescador tanto de peces como de hombres —nos dice nostálgico mientras observa con satisfacción las radiaciones de sorpresa que se manifiestan en los rostros de todos los espectros del ciclo de Zothique—. ¡Jajajaja!… Recuerdo que yo fui aquel pescador que le respondió al gran poeta Homero la pregunta que lo llevaría a la tumba, incapaz de resolver el oscuro enigma. «Cazadores de la presa del mar, ¿qué traemos hoy?», preguntó el venerable anciano al vernos regresar al atardecer de un agotador día de trabajo. «Pues todo cuanto pescamos lo dejamos en el mar; y todo cuanto no pescamos lo traemos con nosotros», fue mi respuesta. Así que, distinguidos espectros turistas, provenientes de un lejano espacio-tiempo… Observen el acto de magia con el cual solemos pescar en Zothique el espíritu de la presa de lagos y ríos… Observen y no pregunten nada de lo cual se puedan arrepentir. Pues mis respuestas suelen ser el anzuelo mágico con el cual suelo pescar la presa por excelencia de la tierra… Los hombres.

  Ya lo oyeron Hermanos Fanáticos… el que mira es de cera; eso si quieren evitar derretirse con el calor de algo más siniestro que el sol moribundo de Zothique The Last Continent… El calor de su nigromancia. En cuanto a lo de ser pescado por la magia de un nigromante pescador de Zothique no nos preocupa… Pues ya lo ha hecho Klarkash-Ton con el poder de su verbo lapidario. Y nosotros lo estamos haciendo en este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser. Por algo somos la expresión física de los «Espectros del Ciclo de Zothique». Pobre Homero

  Saltamos directamente a la sección Tetramentis, en la página del jueves. En ella publicaremos el último de los textos del libro «Hechizos Primordiales», de Morgan Vicconius Zariah. Un oscuro guía turístico ha pescado el alma de un aprendiz de brujo, pero en su caso el anzuelo usado fue: «La Sangre». Vicconius nos promete otra serie de lúgubres visiones extraídas de este libro que actualmente está en el proceso de creación. Esperamos con ansias ser pescados por su oscura imaginación. Les anunciamos desde ya que comenzaremos la publicación de la Segunda Temporada de nuestra Light Novel: «Damned Angel», por Edwin Peter Barbes, a mediados de octubre.

  Nos despedimos del pescador estrella de este Blogzine: nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. No teman hacerle cualquier pregunta, ya que su única respuesta será… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

 –

  Odilius Vlak

 Jefe de Redacción

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s