INTROVISION / El Futuro no es lo que Solía Ser

  El futuro no es lo que solía ser, eso dicen los clones de los profetas que suelen mendigar en las derruidas plazas post apocalípticas, las visiones que se proyectan en las cabezas de pantalla plana de cualquier ciudadano común que en este futuro son todos soñadores, profetas y visionarios. Pululan con movimientos espectrales a través de las esplendorosas ruinas de esas ciudades cuya destrucción superó las posibilidades más alucinantes de sus profecías; pululan espectrales, como si fueran hologramas proyectados por las fantasías de los drogadictos que sueñan con extraños colores desde las sombras de su realidad monocromática. Hologramas que, junto con las visiones proféticas proyectadas en las cabezas de pantalla plana, forman una especie de complejo calidoscopio tridimensional. Como si una especie de araña fantasmal estuviera tejiendo su red por toda la ciudad con sus espectrales siluetas; con los delirantes paisajes futuristas de las cabezas de pantalla plana; y con los extraños colores de la imaginación de los drogadictos bajo el efecto de las drogas diseñadas por inteligencias extraterrestres.

  Nadie recuerda qué sociedad de nigromantes de la biotecnología molecular decidió levantar de entre los muertos a estos antiguos profetas o, más bien, decidió jugarle esta broma pesada. Traerlos a un futuro donde nadie vive el presente conscientemente, pues todos están en el futuro, viviéndolo, visualizándolo, anhelándolo; mientras el presente se cae a pedazos rogando por un poco de atención. Es un futuro relativista e híper-subjetivo; visualizado por cada individuo particular, y por tanto, sin ninguna realidad futura como futuro, ya que no es uno que se está construyendo con la labor de un presente forjado por la colectividad general y el genio particular. No, no es un futuro real desde un punto de vista colectivo, pero sí, desde el punto de vista individual. Por primera vez cada individuo puede tener el futuro que desee sin importar que sea a expensa de su presente. Y no sólo eso, sino también compartirlo con el resto de la humanidad.

  La tecnología de las cabezas de pantalla plana, junto con el complejo despliegue de microchips destinados a ser sucedáneos del cerebro y la implementación de un software cuya función era programar el sentido del tiempo a manera de una especie de horizonte metafórico, el cual los usuarios tendrían siempre que perseguir con la construcción de su futuro particular, comenzó como un hobby para personajes extravagantes y adinerados. Pero luego, bajo el polvo gris de un presente radioactivo y en ruinas, esta tecnología resultó ser una herramienta obligada para el control de una humanidad que odiaba el presente. El mismo proceso experimentó la oferta de drogas diseñadas por inteligencias extraterrestres sin escrúpulos, que se empezaron a lucrar de la decadencia total del sentido del presente de la humanidad, distribuyendo sus Alucinógenos del Tiempo Futuro, que encima tenían la cualidad de multiplicar a tal grado la expresión energética de cada pensamiento y alucinación, que estos se proyectaban en tiempo real, a la manera de las antiguas leyendas de apariciones de fantasmas, vírgenes y otras manifestaciones del mundo invisible. A este futuro, fueron traídos los antiguos profetas de la vieja tierra, cuyos clones lamentablemente no poseen la facultad profética de los originales.

  ¿Por qué decidió la sociedad de nigromantes de biotecnología molecular clonar a los profetas y no, por ejemplo, a los antiguos artistas, poetas o incluso estadistas? ¿Por qué a Nostradamus y no a Miguel Ángel? Al fin y al cabo, los artistas y poetas son videntes a su manera del futuro. Bueno, quizás la sociedad de nigromantes de la biotecnología molecular sólo quería darle a beber un poco de su propia medicina. Pues los profetas, contrario a los demás videntes, eran los únicos ciudadanos del pasado que poseían un verdadero futuro particular; uno que ellos dedicaron toda su vida a forjar con la oscura voluntad de que fuera en el futuro, un futuro colectivo, y no individual como en el presente de sus vidas. Así, su antiguo futuro individual, es el presente colectivo a través del cual sus clones pululan espectrales, condenados a ser los únicos que lo vivan y estén conscientes de él. Además, está el pequeño detalle de la venganza no escrita que ha puesto en marcha sobre ellos la sociedad de nigromantes de la biotecnología molecular; es decir, que ellos están condenados a ver a todos los individuos a su alrededor visualizando, viviendo y forjando su futuro, en una manera más evolucionada que en la que ellos lo hicieron como miembros selectos en el pasado de la vieja tierra. Para ellos, forjadores de este presente decadente con su antiguo futuro… sólo este presente decadente… sólo su antiguo futuro. Para los seres de cabeza de pantalla plana y los adictos a los Alucinógenos del Tiempo Futuro, diseñados por las inteligencias extraterrestres… un futuro personal y domestico; uno que en un futuro dado será de la propiedad de todos. Y por lo que los clones de los antiguos profetas pueden ver proyectado en las cabezas de pantalla plana y en la imaginación holográfica de los drogadictos… es uno que les congela la sangre en sus venas clonadas.

  No, definitivamente, el futuro no es lo que solía ser. Pero si lo será en Zothique The Last Continent, visualizado por nuestro profeta preferido: Klarkash-Ton. Un clon de nuestro maestro en ese futuro seguramente no se aburriría tanto, ya que tendría su buena dosis de futuro, ofrendada por parte de los seres de cabeza de pantalla plana y adictos a los Alucinógenos del Tiempo Futuro, entre cuyas filas se encontrarán muchos de nuestros Hermanos Fanáticos. Y ni hablar de la que desde este decadente presente le enviará cada uno de los miembros de este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser. Pero mientras tanto, el futuro será lo que solía ser, al menos en la edición de esta semana.

  Visualizamos directamente el futuro de la sección Tetramentis, en la página del jueves. En esta edición haremos algo un poquito diferente en ésta, nuestra sección literaria. Publicaremos una entrevista hecha a un miembro estrella de nuestro equipo, nos referimos a un Ser que sin poseer una cabeza de pantalla plana o ser adicto a las drogas diseñadas por inteligencias extraterrestres, ha podido visualizar un futuro muy particular, poblado de ángeles, demonios y otras cosas peores y más fantásticas. Nos referimos a: Edwin Peter Barbes, cuyo don profético está creando en el presente la primera gran Light Novel latinoamericana del futuro: Damned Angel. Con motivo de la próxima publicación en esta misma sección de la segunda temporada de su saga, hemos decidido dar a conocer un poquito de la vida personal de este joven fenómeno… un poquito de su presente y, por supuesto… un poquito de su futuro.

  Nos despedimos del clon de un profeta que se las arregla para hacer trampa en ese futuro en orden de visualizar el suyo propio: nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. ¿Qué visualiza en su futuro? Bueno, cada una de las ediciones de este Blogzine; y quizás esto también… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

 –

  Odilius Vlak

 Jefe de Redacción

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s