INTROVISION / Entre la Música de las Esferas y el Canto de la Sirena

   El Ser sobrevivió al intento de ejecución por parte de los Eternos con el antiquísimo método de amarrar sus extremidades a la cola de dos cometas que se desbocaban en dirección opuesta a través del vasto infinito cósmico. Esos caballos siderales no fueron lo suficientemente poderosos como para desmembrar su energía ni su arquetipo… ni siquiera  hicieron doblarse a su evolución personal. Así que los Eternos decidieron condenarlo al destierro fuera de la estructura cósmica establecida; para que deambulara por el sendero que divide al Orden y al Caos y que no conduce en sí mismo a ninguna parte, pues es la nada, el Arcano del Loco del tarot estelar en el que cada carta es un universo paralelo. De esa manera, el Ser inició la peregrinación sin objetivo de su exilio sometido a los encantamientos melódicos del Orden y el Caos, que pugnaban por atraerlo hacia sus respectivos esquemas. Muy pronto se dio cuenta de que danzaba simultáneamente al ritmo de la Música de las Esferas y el Canto de la Sirena.

  Varios eones habían pasado desde que el Ser inició su caminata calzado con las sandalias de la luz a través del sendero de neutrones. Muchos fueron los temas que se le insinuaron paralelamente en las melodías de la música de las esferas y el canto de la sirena. El orden de un universo diseñado y construido hasta en los más nimios detalles, en el cual él podía ingresar y asimilarse al devenir de unas cosas que marchaban al ritmo de una partitura celeste en acuerdo con las leyes eternas de las matemáticas. Por otro lado, escuchaba la furiosa y poderosa melodía de un caos que le prometía la virginidad de las cosas que no han sido, y sobre las cuales él podía proyectar sus propios pensamientos, las podía moldear, iniciando de esa manera su propio esquema para un futuro universo. Esta melodía era lúgubre y escalofriante, y cuando desviaba su mirada hacia el punto de su origen, podía ver la imagen de una gigantesca sirena formada de polvo y gases estelares, con sus fauces abiertas en espera de que él mismo se sumergiera en ellas. Y así lo hizo. Pues al final, las ambiciones divinas del Ser triunfaron, estimuladas por el fuego creativo que ardía en su interior y las visiones que su imaginación generaba para lo que iba a ser el futuro universo al cual le daría inicio desde ese caos. Y no lo disuadió el hecho de que corría el riesgo de desintegrarse atómicamente y convertirse en parte de los elementos caóticos que constituyen el caos, a la espera de que un Ser de verdadero poder que los modelara. No importa que mi imaginación y mi energía no sean lo suficientemente poderosas para imponerse en el caos —se dijo—… Esas cosas pasan. En todo caso, siempre habrá otro Lucifer en espera para sustituirme, como yo lo he hecho con el anterior. Pues las células de esa energía inician automáticamente el proceso de clonación, les guste o no a los Eternos.

  Genial. Y qué bueno que el Ser eligió el Canto de la Sirena, pues si nuestra intuición no falla, nuestro amado continente, Zothique The Last Continent, fue parte de las proyecciones que su imaginación le imprimió al universo del caos; y ya pueden ver el decadente y hermoso fruto final. Llegará el tiempo en el que cada uno de los miembros de este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser, iniciará su propia peregrinación por el sendero de neutrones, junto a todos los Hermanos Fanáticos que quieran arriesgarse y posean las mismas ambiciones luciferinas. Pero antes, he aquí las melodías del canto de sirena que tenemos para la edición de este mes de febrero.

  Iniciamos este mismo lunes con nuestra acostumbrada galería mensual, Neosapiens. Ya saben, temporada de clásicos. En esta edición la exposición será dedicada a la obra del pintor británico John William Waterhouse [6 de abril de 1949/10 de febrero de 1917], para experimentar como nos sentimos expuestos a «Las Intimidades de las Leyendas y los Mitos». Exposición que coincide con el aniversario de su muerte. Este artista nacido en el Estado del Vaticano, se destacó sobre todo por su estilo prerafaelista en una época en la que este estilo y sus principales representantes ingleses Dante Gabriel Rossetti, John Everett Millais y William Holman Hunt, integrantes de la «Hermandad PreRafaelista», se habían desbandados varias décadas antes. Como este movimiento en la escena inglesa alcanzó su punto álgido a mediados del siglo XIX, Waterhouse se ganó el mote de «el moderno prerafaelista».

  En verdad, él no sólo se inspiró en los prerafaelista, sino también en sus contemporáneos los impresionistas; estética que se puede apreciar incluso en obras tardías como «Beatriz» y «Dante y Beatriz», ambas de 1915. La temática de su trabajo posee un gran componente femenino, visualmente hablando. Describiendo en casi todos sus cuadros escenas de mujeres dentro de un contexto mitológico griego y de las leyendas artúricas, o de obras clásicas como las tragedias de Shakespeare. Flores, aves y cuerpos acuáticos son elementos que raras veces faltan en la decoración de sus paisajes. Por lo demás, nada que tenga que ver con Freud. En 1871, ingresó en la Royal Academy of Art para estudiar escultura, pero luego se trasladó a pintura. Muy pronto comenzó a exhibir en sus exposiciones de cada verano, destacándose por la gran escala de sus lienzos. Esta misma institución exhibió en el 2009 una gran retrospectiva de su obra.

  Warterhouse tuvo la fortuna de ser hijo de pintores, William e Isabella Waterhouse, los cuales lo estimularon desde niño para que se involucrara en dicho arte. Dedicándose en una primera etapa a dibujar esbozos de obras de arte del British Museum y la National Gallery. Su primera obra destacada fue «Sleep and his Half Brother Death», 1874, que, tomando prestada la jerga cinematográfica, fue un éxito de taquilla. En 1876, su pintura «After the Dance», ganó el primer lugar en la exposición de verano del mismo año. En 1895, le fue asignado el rango de académico de tiempo completo; iniciando con esto una carrera docente en la St. John’s Wood Art School, siendo miembro también de su Arts Club, y sirviendo en el Royal Academy Council. Se estima la cantidad total de sus pinturas en 118. Entre sus obras más famosas, están: «The Lady of Shalott», 1888; «Ophelia», varias versiones, 1889, 1894 y 1910; «Miranda», 1875, y «Miranda-The Tempest», 1916; «Diogenes», 1882; «Consulting the Oracle», 1884; «Magic Circle», 1886; «Circe Offering the Cup to Odysseus», 1891; «Ulysses and the Sirens», 1891; «Nymphs Finding the Head of Orpheus», 1900; «The Mermaid», 1901… etc.

  En nuestra sección Runes Sanguinis, en la página de este miércoles 8, publicaremos un documento extraído de la revista inglesa Fortean Times, ya saben, las especulaciones «forteanas» forman parte de nuestra dieta. Su título: «El Día que la Tierra se Detuvo: Galileo y los Secretos del Hermetismo», de los investigadores Lynn Pycknett y Clive Prince. Según su tesis, los descubrimientos de Galileo no sólo fueron el producto de una rigurosidad científica digna de su propio método, sino que formaban parte de una revolución hermética que giraba —como la Tierra— alrededor de la teoría del heliocentrismo de Copérnico, y que pretendía dar inicio a una nueva era espiritual.

  En la sección Tetramentis, publicaremos en dos partes, jueves 9 y jueves 16, el último capítulo de la Segunda Temporada de nuestra Light Novel, «Damned Angel: Genesis», del escritor, Edwin Peter Barbes. Y si creen que fueron muchas las cosas que sucedieron en esta temporada y aún más las que están pendientes de suceder, esperen al próximo ciclo de esta saga del final de los tiempos. Por el momento, disfrutemos de este último capítulo, con la esperanza de que arroje alguna luz sobre las oscuras maquinaciones que se ciernen sobre Angel. El Capítulo XVII se titula: Intenciones Ocultas.

  Nos despedimos de nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Alguien que sin dudas no corre el riesgo de tropezar mientras camina por el sendero de neutrones. Y ni decir sobre cuál sería su decisión entre la música de las esferas y el canto de la sirena. Si lo dudan, sólo escuchen lo que suele silbar cuando camina al filo de nuestro horizonte… el mismo de siempre… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

 

  Odilius Vlak

 Jefe de Redacción

Anuncios

2 comentarios en “INTROVISION / Entre la Música de las Esferas y el Canto de la Sirena

  1. hola odilius me agrada tu pagina y como explicas todo con detalles, es excelente… me gustaria que publicaras sobre h.g.wells y amorach quan yin, desearia enviarte algunos escritos a tu pagina como debo hacer para que lo recibas…. espero tu respuesta, que las pleyades te acompanen siempre…… http://www.iraq20@live.com

  2. Hola Irag, gracias por tus palabras, en verdad son muy bienvenidas. En cuanto a posible material sobre los escritores que has mencionado, ya hay ciertas cosas cocinandose en especial acerca de Wells, del cual tengo en agenda traducir una critica suya sobre una pelicula iconica en la historia del cine… Imaginate!!!… Claro que nos encantaria ver tu literatura y publicarla si se ajusta a la naturaleza del Blogzine. Nos puedes enviar los frutos de tu imaginacion a este correo: zothiquethelastcontinent@gmail.com. Esperamos por ellos y muchas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s