NEOSAPIENS : Howard V. Brown: Las Creaciones Fuera del Tiempo

Howard V. Brown

Firma - Howard V. Brown

Scientific American - April 1916 - Howard V. Brown

Scientific American - Oct 1926 - Howard V Brown

Scientific American - January 1927 - Howard V. Brown

Astounding Stories - Feb 1932 - Howard V. Brown

Astounding Stories - April 1932- Howard V. Brown

Astounding Stories - Feb 1934 - Howard V. Brown

Astounding Stories - Nov 1938 - Howard V. Brown

La exploración enmarcada en las visiones futuras de la humanidad y las consecuencias de los actos que en ella se llevan a cabo, fueron unas de las tantas prerrogativas utilizadas como política editorial en las revistas de fantasía y ciencia ficción de la Era Pulp;siendo muchos de sus ilustradores, los fotógrafos galácticos  del lápiz y el pincel. Y no era para menos, pues de ellos dependía  en gran parte que el producto final llegara hacia un consumidor fanatizado tanto por el contenido escrito, como por las ilustraciones.  Y que decir de estos dioses de la imagen, de sus colores muchas veces llamativos y otras veces basados en una sola gama tonal que despertaban en una parte de nuestro inconsciente,  visiones como las que tenían muchos de los personajes del maestro del horror H.P. Lovecraft.

  Precisamente, esos minutos de trance psicodélico que sumergían al consumidor fanatizado hacia mundos insospechados, eran el catalizador que ofrecía en su estado real la admiración de quienes con mucho esfuerzo y una visión original, nos brindaban el deleite de tener cada 30 días en nuestras manos un numero más de la Astounding Stories, Astounding Science Ficción, Trilling Wonder Stories, Startling Stories, entre otras publicaciones. La biblioteca personal del aficionado al género de la Ciencia Ficción, reservaba cada mes en su estantería un espacio especial guardado para cada titulo independiente, y seleccionado de una manera particular para el deleite de su propietario. Este orden estructural que muchas veces ostentaban sus coleccionistas, era una pieza clave del valor que les tenían a los autores encargados de ilustrar sus portadas. ¡Y vaya!, no hay palabras que describan la sensación de éxtasis que debió tener cada consumidor al sentarse para disfrutar la portada del título de ese mes correspondiente. Y las cosas toman un matiz aún  más interesante, cuando vemos una visión que sobrepasa el tiempo; siendo en esta ocasión el culpable del schock psicológico, el prolífico ilustrador Howard V. Brown.

  Howard Vachel Brown nació el 5 de julio de 1878 en la granja de Howard S. Parker en el distrito Dog Fennel en el noreste de los límites de la ciudad de Lexington, Kentucky, siendo el primer hijo de su madre Nancy Ashby Parker y Edgar T. Brown. Cuatro años después de su nacimiento la familia se traslada a  Chicago, Illinois,donde su padre trabaja como contable en una empresa de  carne al por mayor. Entre los años 1899 y 1902, Howard  cursa sus estudios en el Instituto de Arte de Chicago, y contrae nupcias con Alice Perla Phelps, el 3 de noviembre de 1902. En 1906 comienza a trabajar como ilustrador independiente en la ciudad de New York, vendiendo ilustraciones interiores para las historias a Broadway Magazine, la revista de Pearson, la revista Munsey, Popular Home Journal, la revista St. Nicholas, y Scientific American. Fue contratado como profesor en la Art Student. Más tarde, en 1910, impartió docencia en la Escuela de Artes Industriales Fawcett en Newark, Nueva Jersey;  y durante la Gran Guerra fue contratado como artista del camuflaje por los Estados Unidos.

  Sus primeras ventas en el mundo pulp incluyeron a Argosy All-Story Weekly, Street & Smith’s The Popular Magazine, Excitement, y High Spot Magazine. También para Science and Invention, Astounding Stories, Startling Stories,y Thrilling Wonder Stories. Debemos destacar que Howard V. Brown diseñó las primeras portadas e ilustraciones interiores para los texto de H.P. Lovecraft, «At the Mountains of Madness» [Astounding Stories, febrero de 1936] y «The Shadow Out of Time» [Astounding Stories, junio de 1936], seguido de escritores de alto nivel como Isaac Asimov, Robert Heinlein, Nat Schachner,entre otros.

  La imaginería de Howard se vistió de un colorido magistral que nos insinúa quizás esos colores fauvistas de principios del siglo XX, seguido de ciertas influencias del Arte Neo-clásico y Art Deco. Sus ilustraciones nos muestran mundos de alta tecnología, donde el hombre va de la mano con la ciencia, la exploración y su búsqueda de la superioridad. El encuentro de otras razas; civilizaciones antiguas con una visión biocientifica y filosófica; naves espaciales en constante  batalla; y  la lucha por la supervivencia en espacios insospechados, fueron algunos de los temas facturados en portadas por su imaginación.

  Podemos afirmar con toda seguridad que la vida de este artista visionario, se vio recompensada con su esfuerzo y entrega en cada uno de sus trabajos, pero la antorcha que alumbra la oscuridad, siempre pasará a otras manos que continuarán el legado artístico hasta los finales de nuestros días en este mundo. O tal vez, en algún universo insospechado. Howard V. Brown nos deja esa antorcha creativa en las portadas que dio vida, y podemos estar seguros que desde su muerte, el 22 de noviembre de 1945, aún vive la memoria del hombre cuyas creaciones de lugares insospechados… estaban más allá del tiempo.

 –

Fin.


Markus Edjical Goth

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s