NEOSAPIENS / VAMPUS: Relatos de Terror Servidos a la Carta

Vampus - Vol 01

Vampus - Vol 02

Vampus - Vol 03

Vampus - Vol 04

Vampus - Vol 05

  Despreocúpese Sr. Hernández…—dijo una voz de trato afable, para luego continuarLe gran Dagón Restaurant es muy famoso por sus exóticos platos, y por supuesto, nos enorgullecemos de brindarle nuestros servicios a clientes de gustos exigentes, que como usted, cada noche encuentran en este espacio un lugar muy acogedor.

   —Pero dejémonos de pláticas aduladoras…—expresó la voz del anfitrión—. Esta noche, usted ha sido seleccionado como nuestro invitado de honor, ¡sí!… así como lo escucha, usted será testigo de nuestros más íntimos secretos gastronómicos; por supuesto, le recordaré que en el contrato firmado por ambas partes no está permitido divulgar cuanto vea en nuestros salones, usted sabe… debemos cuidarnos de la competencia.

   El sonido de muchos pasos agitados se fusionó con el abrir y cerrar de siete grandes puertas que poseía la enorme sala circular de la cocina, dando entrada en su interior a elegantes camareros de piel tatuada que vestían una especie de mascarillas y largos mandiles. El contraste era muy variado; los chef se confundían en un ritmo ordenado con los camareros que iban de aquí para allá abriendo y cerrando puertas para luego dirigirse a los diversos salones donde clientes muy hambrientos, degustarían el menú especial que la casa tenía preparado para ese día.

   —Espero se sienta cómodo Sr. Hernández —pronunció la voz del anfitrión—. Como le había comentado anteriormente, nuestra política empresarial está enmarcada en los visitantes especiales cuya curiosidad gastronómica ha desbordado los límites de la excentricidad; por eso, hemos tomado la iniciativa de seleccionar cada semana uno de nuestros clientes más distinguidos y ofrecerle un tours por nuestras instalaciones. ¡Ah sí!… ya puedo imaginar la duda en su rostro. Es algo totalmente típico en todos nuestros clientes… al final, siempre terminan preguntado lo mismo: ¿Por qué debo llevar en mi rostro esta mascarilla de material dudoso? ¿Por que estoy sentado en esta extraña silla de ruedas? ¿Es su menú gastronómico de tipo extraterrestre? O peor aún, surgen preguntas muy creativas como si nuestro local tiene un pacto con el mismísimo Lucifer, etc., etc., etc. ¿Quiere que le diga la  verdad? Desde mi punto vista creo que tanta excitación de nuestros invitados hacen las cosas aún más complicadas —unos segundos de silencio acallaron la voz del anfitrión, las voces excitadas de los trabajadores del restaurant se confundían en el ambiente con las dos figuras que emprendían un caminar hacia lo desconocido.

  —¡Por los tentáculos de Cthulhu! —exclamó la voz del anfitrión—. Porque simplemente no pueden acomodarse y disfrutar del paseo; se supone que la experiencia debería ser un tanto iniciática… una transmutación  convertida en  fortaleza para la propia evolución, acaso, no es eso lo que busca todo ser mortal, el encuentro consigo mismo, o tal vez, será la simple curiosidad de ver más allá de lo prohibido para luego después querer olvidar. Una  paradoja que me gustaría escuchar de sus labios Sr. Hernández —el anfitrión esperó una reacción de su invitado, y sin obtener respuesta continuó su exposición—. La respuesta es muy simple… —la voz del anfitrión hizo una pausa, sus labios se acercaron lentamente al oído derecho del visitante; una sonrisa macabra alimentaba unas facciones de total palidez y en un tono sarcástico se escucharon las vibraciones sonoras de una respuesta—. ¿Créalo  o no? Lo único que será cierto, es que todo este ritual mágico está preparado para que pueda disfrutar el paseo por nuestros diferentes salones.

   El sonido gutural de un extraño lenguaje llenó de inquietud todo el gran salón de la cocina. Las arenas del tiempo se congelaron en su devenir y por un instante el temor de lo desconocido embargó a los trabajadores que se encontraban en su interior; la elegante y extraña figura del anfitrión rindió su respeto hacia un negro rostro petrificado que decoraba una enorme puerta de madera; ya en su interior, la total negrura envolvió a sus visitantes. Sólo el sonido de la carne devorada, el crujir de huesos rotos y las visiones de seres torturados,  amenizaban un espacio etéreo de total repugnancia.

  —Creo que estas visiones le traen gratos recuerdos Sr. Hernández —se escuchó una voz decir en aquella total oscuridad, para luego proseguir—. La tortura, el sonido de agonía emanado de un ser humano es delicioso, pero esa es la segunda fase de quien se pasa de los límites de conducta. Sí, personas como nosotros sentimos esa llama… esa atracción que empieza como un juego y termina convirtiéndose en  adicción;  pero no se preocupe, sabemos porque está aquí, en Le gran Dagón Restaurantno existen secretos, ya que todos somos hermanos de la misma sangre.

   El espacio de negrura fue degradándose en tonalidades grisáceas dando paso a dos únicas siluetas que transitaban en un cosmos de dolor que empezaba a desintegrarse; cada paso acercaba más y más a las dos figuras hacia una  tonalidad reluciente y limpia, ahora, el cosmos era totalmente de luz y sus visitantes se fusionaron en aquella parte del todo.

  —Hemos llegado a la próxima sala —dijo la voz del anfitrión—. Este hermoso lugar es la máxima inspiración de los infiernos invertidos, por favor abra bien los ojos Sr. Hernández, estamos en un espacio al revés, donde las leyes del tiempo no existen… donde nuestro caminar está regido por otras dimensiones. En este lugar tan interesante y fuera de sí mismo, habitan los Inxziphobitas, una raza de azul pálido que se alimenta del dolor sexual, la tortura, el sadomasoquismo, y que uno de sus tantos atractivos es destruir los sentimientos de la pureza del alma para luego destazar la piel de sus inocentes. Se preguntará cuán parecido es usted a esta raza y qué condimentos gastronómicos  servimos en esta sala sin reglas de la física, pues, debo decirle que hacemos un intercambio con estos sumos sacerdotes del dolor;  nosotros les brindamos los insumos,  ellos los moldean y recibimos el dolor y la piel de niños puros, preparados con la simiente de sus verdugos. Un exquisito sabor sagrado de pura energía… único en su clase.

  —En esta sala nos encontramos en un terreno de grandes dimensiones, aquí viven los Gruodiz, que son clientes muy exigentes y selectivos en nuestra gastronomía, nunca paran de comer, y su degustación consiste en unos seres tentaculares capturados en otras dimensiones llamados los Ioipmocthó. ¿Pero no tenga miedo?dijo la voz del anfitrión—, ellos no pueden tocarnos y aunque les vea con repulsión, su estómago acoge a su víctima en su estado consciente y  tiende a durar un largo proceso en digerir estas formas pulposas, llegando a veces a morir de mala digestión. Auto-tortura que nosotros aprovechamos en cada gigante que excede sus limitaciones.

   Las dos figuras se abrieron paso por un gran pasto verde separado por seres gigantescos de forma redonda que succionaban sus alimentos sin percatarse de sus invitados. El próximo lugar consistía en una enorme sala hexagonal de diferentes razas y deidades donde los camareros servían platos de total extrañeza para el gusto de sus invitados; otra sala se abrió en el caminar de las dos figuras, consistiendo en una catacumba laberíntica de hermosas tonalidades rosadas;  habitada por divinos cuerpos femeninos que devoraban la sangre de niños recién nacidos. Y así pasaron de cámara en cámara hasta llegar a una más oscura que la del primer viaje. Esta sala reflejaba como un espejo los actos degenerados de aquel invitado. Entonces nuevamente la voz del anfitrión habló: «Esta sala es sólo para usted, Sr. Hernández, es el reflejo de lo que somos, de lo que nos convertimos con libertad…. Libertad que no tiene regla… sólo la regla que imponemos…. Las reglas del caos».

   —¡Mírese Sr. Hernández! —exclamó bien en lo alto la voz del anfitrión—. Observe como sus manos se deslizan por el cuello de una niña mientras es violada, sodomizada y luego cortada en pedazos, para al otro día ser saboreada en  su desayuno.  Ahora observe con detenimiento el primer día que nos encontró… que nos empezó a visitar… observe como hicimos de usted un artista de la corrupción… un dios de la sangre y la carne humana… llevándolo a otra búsqueda insaciable de lo extremo. Ahora confirme con sus propios ojos, el sabor de su propia carne cuando decidió dar el salto… contemple como gran parte de su hígado, lengua  y  piel fueron devorados por su sed insaciable de degustar el sabor de lo prohibido; mire su rostro informe, y desnúdese ante el espejo de la verdad. No había expresión de asombro en su rostro, sólo una masa roja, expresada en los tejidos de una anatomía desgastada… y en ese momento…. una mueca horrible, una sensación de felicidad, deseo y libertad, algo que sólo experimentaba en sus actos más macabros.

  —Por eso estamos aquí —dijo la voz—. Aunque ya no pueda hablar, conocemos su más anhelado deseo… el deseo de un ser que odia  la humanidad, que ve con repugnancia el cuerpo humano, y que sólo en la mutilación y el dolor de otros encuentra la satisfacción… ¿Qué vez ahora en el espejo Sr. Hernández? — el interior de la boca de aquel ser repugnante dejó salir un sonido desgarrador para luego hacer una mueca de felicidad—. Ya sé Sr. Hernández —dijo la voz en un tono de satisfacción—. Estoy viendo en estos momentos exactamente lo mismo que usted… Sí… es hermoso…. Todo un trabajo artístico de la mano del maestro… renovado en un alma nueva… y listo para ser purificado… Sí, ya lo veo… es usted un ángel… Un ángel de luz.

 La publicaciones de editoriales como la mítica Warren Publishing traducidas para  principios de los años 70 en España, dio como resultado la vigencia de una serie de revistas de cómics consumidas por un público cada día más exigente. Para noviembre de 1971, surge en España una guerra de mordidas y horrores imaginativos, que si bien sus historias fueron importadas y traducidas en suelo español, sería un grave error no darle crédito a grandes autores nacionales que participaron en sus páginas creando una adicción visual en los lectores; de la mano de la revista de relatos de terror y suspense, Vampus.

  Vampus, «la revistas de relatos de terror y suspense» fue una revista de cómics española publicada en noviembre de 1971 por Ibero Mundial Ediciones. Para 1974 continua su publicación en Editorial Garbo (número 44) incluyendo historias de terror de varias revistas de la Warren Publishing, tales como Creepy, Eerie, Vampirella y otras editoriales tales como DC y Archie Cómics. La revista contó con diversas secciones, como el correo de los lectores, relatos, páginas de divulgación cinematográfica, publicidad, y desde el número 13 hasta la última publicación de la revista en el número 73, había un póster a 2 colores o en blanco y negro; siendo en el número 52 que fue en color, ilustrado por diversos autores que ocupaba las cuatro páginas centrales.

  La colección tuvo cuatro ejemplares extraordinarios sin numeración, el Extra verano 1972, Número extra, fechado en  abril de 1973, Extra otoño 1973 y Número extraordinario dedicado a la ciencia ficción, (1974). Eran álbumes en rústica de 128 páginas más cubiertas los dos primeros y 120 páginas más cubiertas los dos últimos con un costo de  50 ptas. Aparecieron en la etapa en que la colección era publicada por Ibero mundial Ediciones.Incluyó también varias series de autoría tales como: 1973: La Momia (Santiago Martín Salvador); 1974: La maldición del hombre lobo (Santiago Martín Salvador); 1976: Los demonios de Jedediah Pan (Bill DuBay – José Ortiz).

   La publicación desaparece en 1978, nos deja en las estanterías personales una colección de 77 ejemplares 4 extras y todo el sabor sangriento que sólo las historias de horror dejan en nuestro paladar…. Tenga cuidado con las estacas…. Hasta el próximo despertar.

FIN.

Markus Edjical Goth.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s