INTROVISION 0.2 /


Un Año Más en el Futuro Lejano

Por Odilius Vlak.  -02012012-

¡Qué hermoso es el amanecer de un nuevo día, de un nuevo año… en el crepúsculo de la vida en el futuro lejano! Celebramos en este presente la mágica agonía de la luz sobre el lecho de nuestro amado continente: Zothique The Last Continent. Celebramos con los logros en la realidad de este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser durante el pasado año, 2011, los esplendores de la fantasía oscura imaginada por nuestro patriarca, Clark Ashton Smith, en ese lejano futuro. Cada uno de los miembros de este Templo Virtual, así como cada uno de los afortunados Hermanos Fanáticos cuya fantástica fatalidad los ha hecho abrevar en el oasis de brebajes mágicos a mitad de un infinito espectral… Celebramos los pálidos rayos que en este presente nos envía una aurora muerta hace tiempo en ese lejano futuro.

El 2011 —nuestro segundo año desafiando la ilusión de la luz y toda la realidad ordinaria que ilumina— fue un año que, entre otras cosas, nos enseñó el valor de una perseverancia obstinada, de la voluntad de poder, la dedicación, el amor, el fanatismo, la veneración y el desprecio necesario por las voces antagónicas a la hora de sostener un proyecto como el de una publicación regular, en este caso una revista virtual, como lo es nuestro Blogzine. Las caídas y los heroicos ascensos de los sepulcros que el día a día abrió a nuestros pies en forma de obstáculos de todo tipo fueron, en el peor de los casos, divertidas excursiones a nuestros infiernos interiores; de los cuales emergimos más fortalecidos y decididos a trazar con nuestra devoción el sendero que nos lleve hasta el mismo final imaginado por Klarkash-Ton; y esto junto con las diferentes expresiones de la creatividad imaginativa a las cuales les hemos hecho un voto de fidelidad: un voto que se extiende hacia el pasado y se inclina ante los maestros que nos precedieron en esta procelosa parcela de la creatividad; se alza orgulloso en este presente en el cual lo hemos jurado; y se lanza hacia el futuro con la seguridad de hacerlo hacia sus propios dominios. De manera que, pese a dos o tres tropezones y decepciones, por lo demás necesarios… nuestro Darwinismo Espiritual y nuestro principio de la Ley del Pensamiento Más Fuerte… continúan su marcha para morir junto a los habitantes de Zothique en ese lejano futuro.

En lo que respecta a las secciones que estructuran el contenido de nuestro Blogzine, vimos como algunas no se publicaron durante el 2011 tal como se notificó en la primera Introvisión de ese año, es el caso de Alterecos4.d; sección para la cual aún no se visualiza en el futuro cercano su levantamiento  de la tumba en la que ha caído. En verdad son muchas las responsabilidades que el mundo real nos oferta, y entre ellas están las de otras empresas creativas que obviamente absorben tiempo y energía. En el caso en específico del monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak —responsable de dicha sección y el que escribe las líneas de ésta—, ha decidido luchar una guerra creativa en varios frentes, con la esperanza de ganar en uno de ellos. Así que, la sección Alterecos4.d, representa una de las caídas dentro de uno de los sepulcros que la realidad de una publicación periódica abrió a nuestros pies. Eso no significa que no tenga posibilidad de resucitar.

  Imagixmundi —nuestra sección semanal de historietas— quizás constituyó la caída más desastrosa de todas las del 2011 en nuestro Blogzine. Pues la magistral novela gráfica, «Via La Niña de las Rocas», que a manera exclusiva se había estado publicando desde inicios del 2010, vio el curso de su nietzscheano destino interrumpido por la caída dentro de un sepulcro del cual, al menos en nuestro Blogzine, no se levantará. Suponemos que esas cosas suceden. Ha sido un duro golpe, ya que dicha novela gráfica no sólo era un producto exclusivo de nuestro espacio, sino también un producto exclusivo dentro de la oferta creativa general en ese campo, gracias a su originalidad visual y temática. Pero no es tiempo para llorar ante la leche derramada —o la sangre—, sino de mirar hacia delante. Con esto le anunciamos que la sección Imagixmundi si se levantará de su sepulcro muy pronto, con una oferta posiblemente más breve en cuanto al tipo de historias que publicaremos: historia cortas que no se extiendan más allá de dos o tres ediciones. Es posible también que su publicación sea quincenal. Bueno ya veremos. No podemos dejar este apartado sin enviarle un saludo a nuestro venerable, Arcadio Encarnación, creador de «Via La Niña de las Rocas», y agradecerle por el tiempo que compartió el fruto de su imaginación con nosotros.

Una sección que hasta ahora no ha caído dentro de ningún sepulcro es nuestra sección literaria, Tetramentis. Para empezar esta sección mantendrá su esquema semanal de publicación. Durante el 2011 dicha sección vio desfilar una caravana de hermosas metáforas e historias espectrales que están destinadas a existir en el espacio sin tiempo de las imaginaciones más exigentes. El año se inició con la publicación del libro de poemas en prosa «Tumbas sin Fondo», del monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak. A continuación lo siguió el esbozo de un verdadero Big Bang: el universo inédito de la saga, «Las Crónicas de Zhor», de nuestro sumo sacerdote, editor y director, Markus E. Goth. Con la presentación de este universo, Markus no sólo sembró las semillas de una imaginativa carrera literaria —pues oficialmente él es ilustrador—, sino que nos llevó hasta el umbral de lo que sin dudas será una de las sagas más originales en los anales del género de la Fantasía Oscura. Hagámosle sacrificios a Thasaidon, Cthulhu y Lucifer para que su energía creativa no caiga dentro de una de las Tumbas sin Fondo que se abren más allá de los límites del libro del monje negro.

Luego de esto, alguien resucitó: nuestro archidemonio, Morgan Vicconius Zariah. Luego de todo un año sin publicar, Vicconius nos bendijo con cuatro textos que se publicaron en el mes de septiembre del 2011. Y lo mejor de todo es que dichos textos representan las primeras semillas de una oscura siembra titulada «Hechizos Primordiales», el primer libro de nuestro archidemonio.

Del cual esperamos que todos sus conjuros se entonen en nuestro Blogzine. Así que le agradecemos a Vicconius su participación, ya sabemos lo difícil que es a veces abandonar la comodidad de nuestro sepulcro.

¿Y qué decir de Edwin Peter Barbes y su Light Novel, «Damned Angel Genesis»? Sólo que los resplandores de la Segunda Temporada —publicada de octubre a diciembre del 2011— aún nos enceguecen. Y que bueno que así sea. Pues en la oscuridad de dicha ceguera visualizamos la realización de una de las primeras Light Novel en lengua española, y ni hablar sobre su originalidad. Nos enorgullecemos de que nuestro Blogzine haya sido hasta ahora el medio de lanzamiento al mundo de ese universo, en el campo de batalla exclusivo de la sección Tetramentis. Obviamente, en el 2012… la sangre seguirá corriendo.

El 2011 fue un gran año para nuestra sección de traducciones inéditas en español, Runes Sanguinis. Durante ese año el monje negro no sólo tradujo artículos y ensayos sino también una serie de historias de ciencia ficción pulp hasta ahora inéditas en español del venerado Clark Ashton Smith. De hecho lo último que se publicó fue un ensayo cuya temática era la relación de Smith con la revista pulp de ciencia ficción, Wonder Stories, en la cual la mayoría de las incursiones de Smith en dicho campo se publicaron. Huelga decir que todos los miembros de este Blogzine nos sentimos orgullosos por el aporte de este pequeño granito de arena al universo de la ficción de género en español y al Fandom que lo sustenta. Por otro lado, ha sido una forma sincera de honrar la obra de uno de los más grandes genios en la historia de la literatura fantástica; tomando trabajos que habían sido ignorados por las editoras oficiales. Pero por algo somos fanáticos… ¿no?

En cuanto a nuestra galería mensual de Neosapiens, el cambio más importante fue la división de los trabajos a exponer en cuatro temporadas encarnando una temática específica. La primera, dedicada a artistas clásicos especialmente decimonónicos; la segunda, dedicada a las portadas de revistas que han constituido los pilares sobre los cuales se sustentó, y se sustenta,  todo tipo de ficción imaginativa; la tercera, a ilustradores clásicos del siglo XX, hijos de la industria editorial desarrollada en dicho siglo; y la cuarta, a artistas contemporáneos cuyo medio de expresión es el mundo digital. Esta sección continuará publicándose como siempre el primer lunes de cada mes. En cambio, el acostumbrado artículo que acompañaba la galería ya no se publicará; pues toda la información sobre el artista correspondiente y su obra, será incluida en la Introvision de dicha edición.

Y ahora que hablamos de cambios, aprovechamos para informar de ciertos cambios en los periodos de publicación de dos secciones: los editoriales especulativos y conceptuales de las Introvisiones y la sección Runes Sanguinis. A partir de este año 2012, las Introvisiones ya no serán semanales sino mensuales; publicándose el primer lunes de cada mes al igual que la sección Neosapiens. Así mismo, la sección Runes Sanguinis ya no será quincenal sino mensual también; a ser publicada el segundo miércoles de cada mes. Con esto solucionamos un problema de tiempo de parte del monje negro, Odilius Vlak, responsable de ambas, reestructurando de paso el Blogzine en un formato mensual. Lo que vayamos a publicar durante el mes, poco o mucho, se anunciará obviamente en la Introvision de lugar al principio del mismo. Creo que con esto ya podemos pasar al contenido de la edición de este mes.

«Debo crear un Sistema o ser esclavizado por el Sistema de otro hombre. No razonaré ni compararé; lo mío es crear.»

 [Palabras proferidas por Los en el poema «Jerusalén: La Emanación del Gigante Albión», de William Blake]

  Con esta cita introducimos el personaje que protagonizará nuestra primera galería del 2012 en la sección Neosapiens: el poeta, artista y visionario, William Blake [1757-1827]. Muy pocos como él pueden llamarse el creador de todo un sistema, de toda una mitología visionaria que constituye uno de los corpus simbólicos más ricos de toda la civilización occidental; uno que abrazaba la idea de que la imaginación es «el cuerpo de Dios» y la «misma existencia de la humanidad». Clasificado dentro del movimiento Romántico pero también dentro del Pre-Romántico, esta «gloriosa luminaria», como lo describió William Rossetti; que cantó las alabanzas de las Revoluciones Francesa y Americana y fue influenciado por ellas, así como por el pensamiento místico de Jakob Böhme y Emanuel Swedenborg, fue al mismo tiempo un artista que le dio cuerpo a sus visiones poéticas y a las de otros escritores con sus dibujos y grabados. De los cuales intentaremos exponer una porción representativa y equilibrada de su vasta producción. Desde trabajos tempranos como «Una Isla en la Luna» y «No Hay Religión Natural»; pasando por sus Cantos de Inocencia y Experiencia; profecías continentales como «América una Profecía» y «La Canción de Los»; su seminal «El Matrimonio del Cielo y del Infierno», y un largo etcétera de obras monumentales… Blake construyó una de las mitologías más complejas de todos los tiempos. La mayoría de dichos trabajos tienen su expresión visual en los grabados de Blake. También ilustró trabajos ajenos, como: «El Paraíso Perdido» de John Milton; «La Tumba» de Robert Blair; «Cabezas Visionarias» de John Varley; «El Libro de Job»; «La Divina Comedia» [inconclusa], entre otros. Así que de la mano de personajes mitológicos como Ahania, Albion,  Bromion, Enion, Enitharmon, Fuzon, Grodna, Har, Leutha, Los, Luvah,  Orc,  Spectre, Tharmas, Thiriel, Tiriel, Urizen, Urthona, Utha y Vala los introducimos a sus visiones.

Ya lo dijimos… En el 2012 seguirá corriendo la sangre. Y se derramará de la continuación de la Segunda Temporada de la Light Novel, Damned Angel: Genesis, de Edwin Peter Barbes. El Capítulo XV, titulado: «Una Bestia de Mil Cabezas», los invita a pasar por la sección Tetramentis los jueves 5 y 12 de este mes. Pues tanta sangre necesitará de dos semanas para poder derramar su última gota.

En la sección Runes Sanguinis, correspondiente al miércoles 11 de este mes publicaremos la traducción de un revelador artículo que tiene mucho que ver con el protagonista de nuestra galería. Su título: «William Blake y la Naturaleza de la Fantasía», del autor Matthew David Surridge, la misma pluma que escribió el acertado ensayo que publicamos en el contexto del Dossier Lovecraft 2010: «El Estilo Adjetivado de H. P. Lovecraft». Ojo con este autor, pues durante este año traduciremos una serie de sus artículos publicados en la revista Black Gate. Ellos exploran el carácter fantástico del movimiento romántico y de otros ejemplos del siglo XIX.

Bueno, creo que ya basta. No quiero provocarle una indigestión por un exceso de información en el hermoso amanecer de un nuevo año desde aquí, en el crepúsculo de la vida en el lejano futuro. Y nuevamente, dando el toque de trompeta del inicio de este año 2012, que lamentablemente para las Profecías Mayas no será el último; no, pues ese honor le está reservado a la profecía de Klarkash-TonEl horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Los Signos del Zodiaco Zothiqueano

Por Odilius Vlak.  -26112011-

En Zothique, el último continente, otro año ha visto su fin con la mordedura de su propia cola de la serpiente simbolizada por la larga rotación del planeta alrededor del agonizante sol. Dicha órbita —debido a la esencia de muerte que se propaga como un aura de crepuscular fosforescencia en todo el Sistema Solar, y en especial en el planeta tierra— parece más bien la danza que el planeta hechicero ejecuta alrededor del cadáver de su estrella madre en orden de resucitarla. Pues no es coincidencia que las artes oscuras se hayan apoderado de los corazones de todos los habitantes del último continente de la tierra… No, cuando la energía del mismo sol que antes ofrendaba la vida, ahora sólo inspira la muerte… con su propia muerte; brillando lúgubremente sobre todos los ojos zothiquenos. La novedosa naturaleza oscura que ha adquirido la órbita del planeta tierra alrededor del sol no ha pasado desapercibida a los nigromantes. Tampoco el distanciamiento de la luna y por lo mismo la aparición de nuevas estrellas, que trazan nuevas y siniestras formas en los cielos nocturnos del planeta.

Así, las actuales constelaciones que rigen los destinos sensibles a la vasta realidad cósmica que se extiende más allá de la tierra, han sido olvidadas por los astrólogos y nigromantes, que enarbolan un nuevo ciclo zodiacal con las nuevas constelaciones que las sombras del espacio exterior han revelado. De manera que gracias al nuevo parámetro de rotación de la luna —que pese a su distancia continua inspirando las imaginaciones enfebrecidas— se ha diseñado un calendario dual, con el principal círculo concéntrico exterior compuesto de nueve meses lunares representando igual cantidad de signos zodiacales. El círculo concéntrico secundario e interior es una casa zodiacal de 18 meses solares con igual cantidad de signos astrales. En el núcleo de la esfera, se debaten eternamente la luz y la oscuridad.

El año zothiqueano inicia perseverante y resistente, pues cabalga a lomos del signo lunar del Camello; el cual a su vez contiene dos ciclos solares representados por los signos de la Hiena y la Lamia.

El segundo signo lunar hace que el fiero orgullo zothiqueno —desafiante ante la muerte que le enviaban las leyes del cosmos— se eleve una octava más alto. Es el signo del Tiburón; que oscurece con sus fauces las dos casas solares del Gigante y el Árbol.

El año zothiqueano penetra en su tercer mes lunar con el signo de la Anguila; con sus dos ciclos solares dados por los signos del Perro y la Salamandra.

El cuarto mes es una triada extraña. Con el signo lunar madre del Cocodrilo; y los solares del Dragón y el Contemplador. Los nigromantes nacidos en esta triada son los más propensos a desarrollar en oscuros grimorios el sistema de su siniestra magia. Legándola a la posteridad.

El quinto signo lunar es la Víbora; que forma un anillo alrededor de sus dos casa solares: el León y el Vampiro.

Le sigue el signo lunar de la Rata, proyectando su nerviosa inteligencia sobre el sexto mes del calendario zothiqueano. No está sola, pues dos signos solares la acompañan: el Remolino y la Momia.

El séptimo signo lunar es el Mono; que juguetea maliciosamente con sus dos sirvientes solares: el Chacal y el Cangrejo.

El octavo signo lunar simboliza un proceso más abstracto debido a que habita en el tiempo, pero es evidente y tangible en el espacio. Es el Crecimiento; sus ciclos solares menores están simbolizados por los signos del Asno y la Cabra.

El noveno signo lunar es el Buitre; que sobrevuela sus dos signos solares menores: la Montaña y el Tritón.

Algo muy de Zothique, que su año finalice con la presencia del carroñero sobrevolando el cadáver de su ciclo zodiacal, sobrevolando sus almas… sobrevolando su mismo sol. Aquí también se está cerrando un ciclo zodiacal. Apadrinado por constelaciones que en ese último futuro sólo serán leyendas. Aún así, en este presente en el cual aún la luna es un cuerpo celeste al alcance de la mano del planeta, y el sol ostenta las vestimentas de una luz ardiente y llena de vida, los miembros de este Blogzine, de las cosas que no son pero que deberían ser… divisamos en nuestros más felices sueños de fin de año ese buitre que en alguna hora sagrada del futuro del planeta, divisaran en su cielo nocturno nuestros hermanos en nuestro amado continente: Zothique the Last Continent. Sí, se acaba un año, pero como lo demostrará la edición de esta semana… no se acaba ni la capacidad de imaginación; ni nuestra oscura fantasía; y aún menos… la nigromancia encarnada en nuestro arquetipo espiritual.

Nos ubicamos directamente en el signo zodiacal encarnado en la sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles. Como siempre, portadora de un documento inédito traducido exclusivamente para nuestros Hermanos Fanáticos. En esta ocasión es un artículo del autor Mike Ashley, titulado: «Los Peligros de lo Maravilloso: Las Experiencias de Clark Ashton Smith con Wonder Stories». Nos pareció apropiado que el último documento publicado en 2011 en esta sección sea este artículo; que de alguna forma corona los esfuerzos que en este espacio hemos hecho durante este año por traducir precisamente sus historias inéditas en español de ciencia ficción pulp, publicadas en su gran mayoría en dicha revista.

Y con el fin de año finaliza también la Segunda Temporada de nuestra Light Novel exclusiva, Damned Angel: Genesis, del escrito Edwin Peter Barbes. Pero no se asusten, felizmente no es la constelación zothiquena del Buitre la que rige este final, pues ahora es que nuestra Saga está empezando a vivir. Eso no quiere decir que no haya material para la carroña en su historia, como lo demostrará el Capítulo XIV: «Perfección Sangrienta». Angel, Jennifer y Ahriz se encuentran en Japón… y no como turistas.

Nos despedimos de un Ser en cuya imaginación todas las constelaciones del Zodiaco Zothiqueano proyectan al mismo tiempo su lúgubre influencia. Nos referimos a nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Un círculo se cierra, pero otro se abre, si no lo creen, sólo traten de mirar más allá de esta línea horizontal, la nuestra… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

El Centro que Está en Todas Partes

Por Odilius Vlak.  -19112011-

Lo mejor que pudo haber sucedido fue que nunca hubiese descubierto la realidad del centro que soy. No, no soy la esfera cuyo centro está en todas partes y su circunferencia en ninguna como alguien dijo, no me acuerdo quien; pues existe o existió más allá de la hipotética circunferencia del centro que soy. No, más bien soy un centro anarquista que se mueve a todas partes sin prestar atención a las leyendas que relatan las voces dentro de mí cabeza acerca de una mítica circunferencia que le da forma a la totalidad de mi cuerpo. Es posible que antaño, en las noches de los tiempos, dicha circunferencia haya trazado alguna versión más compleja de la multiplicidad dimensional que soy. Pero lo cierto es que en este instante, en el cual me dispongo a saltar un cadáver que está tirado en el camino, dicha circunferencia no se enterará de ello.

Que insignificante me veo a mí mismo y, sin dudas, debo parecerle a todos los demás, en esta versión simple de mi cuerpo de múltiples dimensiones. Un simple humano deambulando de aquí para allá a través de una ciudad iluminada por un sol que ha esclavizado a la luna; imponiendo de esa manera una tiranía de la luz que ha coartado la libertad de expresión que por derecho tiene la Oscuridad. Los seres de esta ciudad —¿o debo decir de esta realidad alternativa?—, caen muertos diariamente como moscas… y nadie sabe el porqué. Es posible que haya sido este estado de cosas que me llevó a descubrir, gracias a una ecuación matemática imaginaria, el centro que soy; un centro que fue trazado por una delirante fantasía que en su orgullo prometeico rebasó los límites del universo para, empuñando el compás de su autodivinización, trazar —según las leyendas relatadas por las voces dentro de mí— esa hipotética circunferencia que tampoco se enterará, por ejemplo, del pequeño acto de canibalismo necrófago que me presto a ejecutar.

Soy un centro que cabalga sobre unos pasos incansables, que lo llevan a todas partes. Y eso, al menos, es lo que me ha permitido soportar este estado de cosas. El conocimiento de la estatura cósmica de mi Ser me ha hecho comprender la verdadera naturaleza de esta realidad alternativa. Esta realidad, en verdad, es lo que se interpone entre el centro que soy y la mítica circunferencia de la que hablan las leyendas dentro de mi cabeza.  Hace unos eones pensé que quizás no estaría mal alcanzar los límites de la supuesta esfera de la totalidad de mi cuerpo en orden de fundir el centro andante que soy con su circunferencia, que espero que contrario a la de Dios, sí se encuentre en algún lado. Sí, la idea no es tan descabellada como parece. Y para que su realización sea más interesante, haré el viaje a pie. Así que doblaré la próxima esquina en este suburbio sucio y asqueroso a través del cual estoy moviendo mi centro. Una vez tome la calle, no me desviaré nunca de ella. La seguiré hasta su fin, que seguramente es la mítica circunferencia de mi centro. Al fin y al cabo, si soy el centro de la totalidad de un cuerpo esférico, y a la vez la realidad alternativa que llena el espacio entre dicho centro y la circunferencia del cuerpo esférico… cualquier camino que tome será el correcto para llegar a la circunferencia de dicho cuerpo esférico desde el centro que soy. Sólo espero que dicha circunferencia sea inválida, paralítica o que esté limitada en su capacidad motriz por algún otro tipo de impedimento físico. Pues la pregunta que me voy haciendo mientras avanzo en mi peregrinación —ya estoy en la calle—, es esta: ¿y si la mítica circunferencia que limita el cuerpo esférico no es más que otra vagabunda como el centro que soy? En ese caso, mi única esperanza es que ella ande también en busca de su centro, que soy yo… ya que de lo contrario…

Bueno, de lo contrario sólo esto: que el único punto donde seguramente se reunirán el centro y la circunferencia es en Zothique The Last Continent. Y no importa que eso suceda al final de los tiempos; con nuestra nigromancia podemos iniciar otro ciclo temporal e incluso… trazar otra esfera en caso de que la reunión del centro y la circunferencia elimine la original. Esa buena acción será auspiciada por cada uno de los miembros de este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser. Mientras tanto, hay otro centro andando sobre sus pasos: es la edición de esta semana que se apresura a llegar a la meta de la circunferencia que limita nuestra oscura fantasía.

La sección Tetramentis, en la página del jueves, es esa circunferencia. En esta semana les traemos un Extra dentro del curso normal de la Light Novel, Damned Angel: Genesis. Es un breve documento que ilustrará a nuestros lectores sobre el origen y la situación geográfica de la isla de Vektoria. En esta isla, como ya se habrán enterado en el Capítulo XIII, «Una Vez Más», es donde se encuentra Angel, pero también Jennifer y Ahriz. Bueno, ya saben lo que se está cocinando ahí.

Nos despedimos de un centro que está en todas partes y en ninguna a la vez, y ni hablar de su circunferencia. Hablamos de nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. En nuestro universo, alcanzar la circunferencia de nuestra esfera es imposible, ya que… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Los Dioses de Zothique Salen a Enfriarse Bajo el Sol

Por Odilius Vlak.  -12112011-

Contrario a las antiguas calamidades que en remotos eones cayeron sobre la tierra, la presente condena de Zothique, el último continente —protagonizada por la muerte del sol—, no es adjudicada al castigo de los dioses provocado por una humanidad que ha ahogado su sentido moral en el fango de las pasiones más bajas. A pesar de que aquellas condenas también fueron frutos de leyes cósmicas y naturales. Claro, la lenta agonía del sol, esa estrella anfitriona que por millones de años había alumbrado el sendero evolutivo de toda forma de vida terrestre, era una calamidad de un orden cósmico superior, ya no se trataba del típico diluvio o secuencia de terremotos por toda la tierra; calamidades de las que fácilmente se podrían culpar a los dioses locales de cada tradición, aún siendo ellas mismas de carácter universal. No, estamos hablando de una tragedia de la que incluso los mismos dioses serían víctimas. Los zothiqueanos hubiesen preferido que la antigua profecía acerca de la exterminación de la iniquidad terrestre por una lluvia de fuego hubiese sido la que lo amenazara ahora, y no ésta, muy por el contrario, muerte de todo fuego… muerte de toda energía térmica. Esto así, la pregunta que entretenía el vicio de racionalización de los habitantes de Zothique era: ¿Por qué los dioses no hacen nada para evitar la muerte del sol, que sería la suya propia, ostentando como lo hacen un poder sobrenatural? En cuanto a los dioses mismos, tales cuestionamientos eran insignificancias muy propias del nivel evolutivo humano; pues en su caso, ellos sólo se ocupaban de disfrutar del nuevo escenario en los cielos de Zothique y, de vez en cuando, salir a su superficie para enfriarse bajo los fríos rayos de su agonizante sol escarlata.

En esta ocasión, el lugar que eligieron para su baño helado de una luz solar que ya hedía a podrido, fueron las cimas de las Montañas Mikrasianas, cuya falda se desliza sobre el extenso valle fértil de Zhel; lugar de nacimiento del Río Vos; cortejadas en su lado oriental por la tranquila villa de Cith y en su lado occidental por la antigua capital del lejano reino de Cincor, Yethlyreon.

  Vergama y Thasaidon siempre son los primeros en presentarse al lugar de reunión: el más abstracto y el más físico, por así decirlo, de todos los dioses zothiquenos. El uno precedido por la oscuridad de su maldad y el otro por la misteriosa y escalofriante irrevocabilidad del destino que hace pender sobre todos los seres. Luego fueron seguidos por la aparición de dos de los dioses elementales más populares de Zothique: Basatan y Geol. El imponente dios de los océanos, con su terrible evocación física de los antiguos sueños sobre el Kraken; y el dios telúrico con su eterna imagen de pesadez soñolienta, resaltada por su imponente barriga de tonel y su piel que siempre parecía estar constituida por tierra reseca. Luego adornaron la reunión con un toque femenino las diosas Ojhal y Alila. No podía haber una combinación más desigual en sus respectivas esencias. La primera, diosa virgen que bendice el estado de la castidad. La segunda, «reina de toda perdición y diosa de toda iniquidad». ¿Y qué decir de la triada de dioses: Yuckla, Ong y Yululun? El primero, el pequeño y grotesco dios de la risa demencial, adorado sobre todo en Yoros y Tassun; el segundo, el terrible dios cabeza de león que preside todas la abominaciones de Yondo, en el borde del mundo; y el tercero, guardián de todas la tumbas especialmente en el reino de Tassun. Uno al que todos miran con recelo es el fenómeno informe del dios Mordiggian. ¿Qué era esta cosa? Se preguntaban todos los dioses, incluso el mismísimo Vergama. Dios de la muerte, pero exclusivamente en la ciudad de Zul-Bha-Sair. Su aparición, en la usual forma de una columna de sombras remolinante carente de toda luz, le borraba la risa a Yuckla de su espantoso rostro. Y por último, sí… Thamogorgos: el dios del abismo superior. Su reino no sólo no es de este mundo, sino que tampoco es de este universo. Algo que todos agradecían era que este dios sideral nunca se le ocurría asistir montando uno de sus caballos macrocósmicos. Aparte de estos dioses, los demás participantes de este tipo de reunión eran los sacerdotes y sacerdotisas de sus respectivos cultos y sus adoradores humanos y servidores menores del orden sobrenatural: demonios, lamias, vampiros… etc.

Pues los dioses zothiquenos sabían muy bien que la muerte del sol no significaba su muerte, pues la imaginación era una facultad de todos los seres inteligentes del universo, incluso de los que no son humanos. Así mismo los temores, anhelos e ilusiones. Por lo que sólo tenían que emigrar a donde estos estuvieran iluminados por un sol en la plenitud de su vida. Pero mientras tanto, no había nada como salir a la superficie del último continente en orden de enfriarse bajo los rayos de su sol agonizante. Que tales reuniones en sí mismas terminaran en armonía o discordia… era otra cosa.  Pues como ya saben no se trataba de una reunión de las hermanas de la caridad o la de una familia cristiana cualquiera alrededor de la mesa el día de navidad. No, hablamos de los dioses que reinaron en el centro del sentido espiritual de los habitantes de un continente donde la nigromancia fue elevada como la meta más trascendental que todo buen zothiqueano debía alcanzar… Amén.

A sí, ¡que así sea! ¿Y por qué no? Si nosotros, miembros de este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser, somos parte del continente de Zothique por una elección espiritual y por un acto de nuestra imaginación. Por tanto, es obvio que asistamos a esas reuniones; y cuando no podemos hacerlo personalmente, enviamos a uno de nuestros Hermanos Fanáticos. Pues ya saben que tenemos nuestros deberes aquí, en este presente. Deberes encaminados a hacer más real esa futura condena imaginaria; como la edición de esta semana, por ejemplo.

Nos acomodamos inmediatamente bajo los helados rayos del sol que pende sobre la sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles. En esta ocasión publicaremos la última traducción de este año 2011 de las historias de ciencia ficción pulp de nuestro maestro, Clark Ashton Smith. El título de la misma: «La Ciudad Invisible». Si creen que no es tan difícil perderse en una ciudad como esa si se lleva consigo un GPS… bueno, lo pueden intentar.

En la sección Tetramentis, en la página del jueves, les traemos la conclusión del Capítulo XIII, de la Light Novel, Damned Angel: Genesis; hija de la imaginación de Edwin Peter Barbes. Una vez más le repito su título: «Una Vez Más».

Bueno, nos despedimos de un Ser que siempre se las arregla para asistir a esas reuniones de dioses zothiquenos. Claro, me refiero a nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Dicen las malas lenguas que siempre de bebe una copa de sangre demás. Mejor así, para que pueda contemplar desde su embriaguez con mayor nitidez nuestra línea favorita, nuestro horizonte… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Una Esfera de Dyson Alrededor del Infierno

Por Odilius Vlak.  -05112011-

  El universo se fue apagando poco a poco; todas sus estrellas se marchitaron como flores primaverales en misión diplomática en el desierto más abrasador. No quedó encendida ni una sola fuente de energía; ni siquiera un cometa errante; todo agonizó tiritando bajo el aliento helado del vacío sideral, todo… excepto los miembros de una especie inteligente que ya no eran ni humanos ni extraterrestres sino algo que los contenía y al mismo tiempo los superaba a ambos. Esta especie inteligente llevaba millones de años navegando a través de la lenta podredumbre de la energía térmica del universo, saltando de una estrella a otra; del núcleo de un planeta a otro; del borde de un hoyo negro a otro en busca de luminosidad y energía térmica. Ya el tiempo no tenía significado para ellos sino sólo la luz y la energía térmica. Pero al fin, al menos en este universo —ya que les era imposible rebasar los límites en constante expansión de la burbuja del universo local en orden de penetrar en la de un universo paralelo—, todos los cuerpos luminosos y productores de energía térmica se extinguieron dejando a nuestros vagabundos cósmicos sin el propósito y la necesidad que los había motivado a través de los eones.

El método favorito de nuestra susodicha especie inteligente para aprovechar la energía lumínica y térmica de una estrella —cuando la ocasión no le presentaba un planeta cuyo ardiente núcleo pudieran vampirizar— era construir una esfera de Dyson alrededor de ella, pues ese antiguo método era aún muy practico y de paso los protegía de los constantes efectos de la explosiones de supernovas y otras perturbaciones celestes muy frecuentes en todo el universo que colapsaba. Pero al no quedar una sola estrella encendida y aún menos un planeta con alguna fuente de calor, lo único que les quedó fue utilizar toda la megaestructura de la esfera de Dyson —que en su caso también era una nave espacial impulsada por la energía de la estrella— para viajar por el universo con la esperanza de toparse con algo que emitiera energía térmica, con algo que emitiera calor… Y lo encontraron.

Les sorprendió descubrirlo. Pero cuando nuestra especie inteligente se tropezó con una esfera que ardía con unos fuegos como no habían visto jamás, ya que no era el familiar plasma, sino una forma fascinante y espantosa de calor, una que ellos no conocían pues no tenían ninguna referencia de lo que había sido el fuego. También les sorprendió el aspecto macabro y fantasmal del cuerpo celeste: parecía que no era real, físico, sino que compartía una existencia etérea, se podría decir intangible o invisible. Y claro, pues lo que nuestra especie inteligente no sabía, era que ellos habían encontrado la encarnación física de uno de los frutos más poderosos de la imaginación de la antigua especie humana: El Infierno. Y alrededor de él construyeron su última y más duradera esfera de Dyson, aprovechando por el resto de la eternidad, al igual que el sufrimiento de las almas condenadas en él, la energía térmica de sus fuegos, cuyas llamas arden infinitamente… igual que la imaginación que las creó.

Sólo una cosa no les agradó a nuestra especie inteligente sobre su nueva fuente de energía lumínica y térmica; fuente que por lo demás ya la sabían infinita en sus recursos energéticos: los escalofriantes gritos que contantemente emanaban desde el interior del infierno esférico, los cuales no podían explicarse pues sus investigaciones no habían descubierto ninguna forma de vida que pudiera habitar en el seno de este extraño y horrendo cuerpo estelar. No obstante, el angustioso sonido continuaba emanando continuamente desde los fuegos infernales, provocándoles extrañas visiones de estados físicos, mentales, emocionales y espirituales que no habían experimentado nunca como especie. Sí, poco a poco, nuestra especie inteligente emprendió el camino de una nueva humanización, a través de los espantos que antaño la idea del infierno provocaba en la imaginación de los humanos. La quinta generación que surgió desde que se establecieron alrededor del infierno, estaba familiarizada con cosas como el dolor, el llanto y el crujir de dientes; con el concepto de condena y por supuesto, con legiones de demonios que los asediaban en sus sueños. Nuestra especie inteligente ya tenia su infierno en estado físico, ahora sólo les quedaba imaginar el paraíso y todo lo que simbolizaba. Una vez que la supervivencia los obligue a imaginar la existencia del paraíso como un opuesto necesario del infierno… ¿Emprenderán su búsqueda con la nave espacial de su esfera de Dyson impulsada por los fuegos infernales?

A eso yo le llamo una Ópera Espacial al estilo zothiqueno. Sólo puedo decir que me gustaría estar ahí; en el momento sagrado en que la encarnación física del infierno imaginado entre en contacto con su homólogo paradisiaco. Algunos de nuestros Hermanos Fanáticos, que ciertamente son parte también de nuestra especie inteligente, nos contarán el final de ese cuento de hadas… aquí, en nuestra esfera de Dyson particular, el Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser. Ya saben alrededor de qué fuente de energía lumínica y térmica está construida: nuestro amado continente, Zothique The Last Continent.

Y ciertamente no existe una mayor fuente de energía térmica y lumínica que la imaginación; en especial si expresa la inmaculada belleza de la oscuridad. En nuestra galería mensual de Neosapiens, ahorita mismo, les mostraremos algunas de dichas expresiones; manifestadas por la oscura imaginación del artista español, Borja Fresco Costal. Con esta exposición cerramos nuestra última temporada del 2011, en la cual quisimos brindarles una muestra de lo que algunos artistas contemporáneos están forjando con los fuegos del arte digital. Aquí tenéis a Borjas en: «La Oscuridad Gótica Bajo Otra Luz».

Nuestra sección Tetramentis, en la página del jueves, está rodeada por la esfera de la Light Novel, Damned Angel: Genesis; del escritor, Edwin Peter Barbes. Así que Angel se vio forzado a emprender la huida. Ciertamente su majestad, El Vaticano, nunca nos defrauda. Él partió rumbo a Asia, pero eso fue al final del Capítulo XII. Veamos cómo continúa su ruta en el Capítulo XIII: «Una Vez Más».

Nos despedimos de alguien que por la intensidad de sus fuegos infernales es digno de que se construya una esfera de Dyson a su alrededor. Me refiero a nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Bueno, es suficiente… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas

Un Astronauta Sonámbulo

Por Odilius Vlak.  -28112011-

 

  « ¿Cuál podría ser el destino de un astronauta que padezca de sonambulismo?», esa era la pregunta que vagaba cual sonámbulo —valga la analogía— en cada una de las mentes de los astrociudadanos de la estación espacial Morfeo Desvelado… Por cierto, no es ningún chiste metafórico. Raras veces le daban voz, pues entendían que era innecesario repetir en voz alta el pensamiento que todos sabían anidaba en la mente de cada uno los miembros de la estación. Sobre todo cuando desde el puerto contemplaban con asombro consternado la figura de uno de sus compañeros que, durante el ciclo de alineación de la estación espacial con la constelación de Pegasus, iniciaba una serie de peregrinaciones en estado de sonambulismo hacia nadie sabía donde.

Lo cierto es que desde la primera vez que uno de sus compañeros divisó la figura del astronauta sonámbulo recortada como una pálida pluma fantasmal sobre el fondo de tenebrosa belleza del espacio, muchas han sido las soluciones que se han intentado para detener o, al menos, saber a ciencia cierta cuál es la ruta que recorre el sonámbulo durante su deambular a través del espacio infinito; deambular que nunca se toma menos de 28 días de duración, que es el tiempo de la alineación de la estación espacial con la constelación de Pegasus cada año desde esa parte del universo.

La primera vez fue hace más de 30 años, pues no estamos hablando de algún capricho de juventud. La estación espacial Morfeo Desvelado es una estación generacional que orbita alrededor de un gigante gaseoso junto a su único satélite; por lo tanto sus habitantes envejecen y mueren en ella, bajo la mirada maravillada de la generación siguiente. Cuando quisieron poner en marcha el primer plan más obvio para evitar que el sonámbulo saliera de la nave, que era por supuesto, evitar que saliera de su aposento, la élite científica, militar y social de la nave se tropezaron con el primer obstáculo venido del más allá: era imposible mantenerse despierto durante el tiempo en el cual el astronauta sonámbulo iniciaba su peregrinación hacia la tierra santa del espacio estelar. También, cuando intentaron poner en marcha el segundo plan más obvio, que era seguir a distancia el cuerpo del sonámbulo con naves espaciales, se tropezaron con su segundo obstáculo venido del más allá: la figura del astronauta sonámbulo virtualmente se esfumaba ante la vista de sus vigías como si hubiese caído a través de algún túnel cuántico, o como si algún portal dimensional de carácter más fantástico se abriera visible sólo para sus sentidos internos.

Y así, entre el sopor de hierro que se apoderaba de toda la estación durante 28 días cada año y el asombro de los testigos que contemplaban año tras año la desaparición del astronauta sonámbulo en la nada del espacio exterior, se intentaron todo tipo de soluciones absurdas: poner el cuerpo en estado de hibernación una vez dormido; encerrarlo en una capsula hermética; y hubo hasta quienes propusieron la idea de atarle a su traje uno de los perros experimentales de cerebros humanizados, pues los animales, por cierto, eran los únicos que no eran víctimas del sopor de hierro que velaba los ojos y el entendimiento de todos los humanos la víspera de la salida del sonámbulo; pero estos siempre eran dejado atrás cuando el sonámbulo desaparecía… entre todo esto, decimos, surgían una y otra vez las mismas preguntas: «¿Cuál es el destino del astronauta sonámbulo?»; ¿será en este mismo sistema planetario, en esta misma galaxia, o incluso, en este mismo espacio-tiempo?». Era inútil preguntárselo a él, ya que nunca recordaba nada. Parecía como si los únicos que sabían esa realidad eran los demás y no él. No reconocía siquiera que pudiera padecer de sonambulismo.

Es lógico que con más de 30 años padeciendo una realidad sobrenatural, los habitantes de la estación espacial comenzaran a preguntarse de si no se trataba de alguna especie de alucinación o sueño colectivo; experimentada por todos ellos excepto por el astronauta sonámbulo. El cual posiblemente no era el sonámbulo sino todos los demás. La hipnosis tampoco funcionó. Ni en él ni en los otros, incluyendo niños. Entonces, ¿qué demonios podía suceder? El único dato científicamente válido, era que el fenómeno ocurría durante la alineación con la constelación de Pegasus. Pegaso, el caballo alado de la antigua mitología griega. Alguien sugirió que la peregrinación sonámbula finalizaba en dicha constelación ubicada a una distancia de varios años luz. Agregando que ya el fenómeno rebasaba la explicación científica y estaba en manos de lo sobrenatural con una base de arquetipo mitológico en ella. La constelación de Pegasus representa un caballo, no importa si es alado; y todo caballo necesita un jinete… ¿Acaso nuestro astronauta sonámbulo fue Perseo o Belerofonte en una distante vida pasada? Si es así, entonces el siguiente enigma sería… ¿Hacia dónde cabalgará a lomos de todo un cúmulo de estrellas?

Buena pregunta. Posiblemente su cabalgata lo conduzca a Zothique The Last Continent, un destino por cierto, mejor que el del Olimpo. Todos los caballos son bienvenidos en nuestro amado continente, sobre todo si trae consigo una tarjeta de recomendación de Thamogorgos el Dios del Abismo. Quizás Pegaso sea uno de sus caballos macrocósmicos y uno de nuestro Hermanos Fanáticos su jinete sonámbulo. En todo caso, aquí, en este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser nos gusta cabalgar sobre cualquier cosa que supere la velocidad de la luz, como es el caso del contenido de la edición de esta semana.

Cabalgamos sonámbulos hacia la sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles. Ciertamente esta sección tiene alas. En esta ocasión remontarán el vuelo hacia el reino de uno de los genios más grandes del siglo XX, su eminencia Isaac Asimov. El escritor y crítico literario, James Gunn, bate palmas al recordar a este fenómeno de la naturaleza; y lo hace con un testimonio titulado: «Celebrando a Isaac Asimov».

No hay mucho que decir de la sección Tetramentis, en la página del jueves, excepto que el único caballo que cabalga en ella es el de la Light Novel, Damned Angel: Genesis, del escritor, Edwin Peter Barbes. En esta edición la conclusión del Capítulo XII: «Cicatriz del Alma».

Nos despedimos de alguien que cabalga uno de los caballos macrocósmicos de Thamogorgos, nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Según se dice su destino es más allá del horizonte, pero, ¿de cuál? Del nuestro por supuesto… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Féretros de Papel

Por Odilius Vlak.  -21112011-

Siempre sucede cuando la luna llena provoca la marea de energía astral que rebosa los canales pantanosos que atraviesan cual líneas de las manos el bosque encantado de este extraño cuento de hadas. Los Ignis Fatuus que bostezan los cadáveres de los niños en la tercera dimensión se manifiestan aquí como sus espectros; espectros ataviados con la cota de malla de gas metano forjada por la solitaria labor de un ermitaño átomo de carbono que arde en los fuegos del mundo real. Se dispersan por todo el bosque con la finalidad de encontrar su canal pantanoso favorito; la sangre coagulada de estos ha de ser el lento jinete sobre el que cabalgarán sus féretros de papel.

Los espectros viven en una eterna infancia en la dimensión de este extraño cuento de hadas; una infancia que no recuerda aquella que ya no es computada por el tiempo por haber sido borrada de su memoria de días, noches y estaciones anuales gracias a la matemática precisión de una muerte violenta. Pero eso fue allá, muy lejos, en el plano físico. Aquí, en este extraño cuento de hadas, los espectros se divierten bajo la mirada celosa de la luna llena jugando uno de sus juegos favoritos; un juego que como todo lo que forma su realidad espectral tiene su correspondencia en la que fue su realidad física. El juego consiste en arrojar a los canales pantanosos pequeños féretros de papel. Sí, ellos alguna vez fueron barquitos de papel; pero de eso hace ya mucho tiempo, o más bien… hace ya una larga muerte.

Los pequeños féretros de papel al ser arrojados sobre la sangre coagulada inician una ruta que ha de finalizar justo en el portal que da acceso a la realidad física. Dentro de ellos yacen los espectros que de esta manera van recordando a través de cada etapa del trayecto las etapas correspondientes a la vida física que alguna vez tuvieron. Ahora bien, una vez los pequeños féretros de papel arriban justo al umbral del portal que da acceso al plano físico, se desintegran para reaparecer en el tiempo de la realidad flotando en forma de barquito de papel sobre un estanque, río o canal cualquiera. Es extraño, pero por lo regular siempre son descubiertos por niños que suelen morir por muerte violenta. Esto lo intuyen sus madres cuando ven a sus hijos jugando alegremente con el extraño hallazgo. El escalofrío que retuerce sus cuerpos no miente, pues es el escalofrío que anuncia la muerte con los acordes de trompetas tocados por un despiadado estremecimiento de la carne. ¿Qué provoca el escalofrío? Los espectros que hicieron los pequeños féretros de papel que devinieron en los barquitos de papel con los cuales juegan sus hijos. La rueda del destino tiene formas verdaderamente tenebrosas de girar.

Sí, las tiene. Una verdad que la sabemos encarnada en el destino mismo de nuestro amado continente, Zothique The Last Continent. Pues él mismo constituye el final de un tenebroso giro del tiempo terrestre; pero uno del cual cada uno de los miembros de este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser nos sentimos sumamente orgullosos. Por cierto, en Zothique los barquitos de papel transportan féretros de hierro; los solemos arrojar sobre los canales de la imaginación. Como el que inicia su recorrido ahora con la edición de esta semana.

Nuestro barquito de papel, ah perdón, nuestro pequeño féretro de papel deriva directamente hacia la orilla de la sección Tetramentis, en la página del jueves. En ella lo espera un solo espectro: Edwin Peter Barbes. Él no está jugando precisamente con un pequeño féretro de papel pero su juego llamado Damned Angel: Genesis, ciertamente ha provocado la necesidad de construir muchos de ellos; y no para arrojarlos a ningún canal o río sino para sepultarlos seis pies bajo tierra. El Capítulo XII de su Light Novel se titula: «Cicatriz del Alma». Todavía hay mucho que jugar en esta Saga.

Nos despedimos de un espectro que en vez de hacer pequeños féretros de papel para arrojarlos a los canales pantanosos se dedica a hundirlos. Bueno, ya saben a quien me refiero, nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Ya saben, como dijo Aleister Crowley, si eso lo satisface… está bien. Por cierto, el maestro Crowley también pudo haber dicho esto… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

100 por Ciento Zothique

Por Odilius Vlak.  -14112011-

Quizás no lo crean, pero el título de esta Introvisión es científica y nigrománticamente exacto en lo que expresa: el elíxir supervitaminado de imaginación, fantasía, belleza y oscuridad que cada semana les damos a beber al Ser de los afortunados cuyo destino los haga acampar en las imaginarias tierras de nuestro Blogzine… es 100 por ciento Zothique The Last Continent. Y qué mejor medio para expresar la alta calidad y valor nutritivo de nuestra oscura creatividad que el de esta Introvisión que, resulta ser, es la número 100 en la peregrinación sonámbula de casi dos años que ha estado llevando a cabo este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser, sobre el sendero sagrado que ha través de las edades ha sido pavimentado y bendecido con los pasos de los grandes avatares de la imaginación, y en nuestra inspiración particular, con los saltos cuánticos del alma de nuestro patriarca: Clark Ashton Smith.

Estas 100 Introvisiones vierten sobre la copa de nuestro disciplinado fanatismo un embriagante vino que en sí mismo está destilado en un 100 por ciento con las lúgubres uvas de viñedos que crecen en las catacumbas olvidadas de los antiguos reinos de Zothique, recibiendo en vez de la luz de su agonizante sol, el resplandor del calor que la arena que las cubre les proyecta.

100 por ciento Zothique significa literalmente eso: 100 por ciento de una voluntad prometeica por reverencial —utilizando el símbolo que en sí mismo es el ciclo de Zothique The Last Continent— aquella voluntad que lo hizo realidad aún en contra de los vientos y mareas que la pueril magia del mundo ordinario, con su intolerancia, ignorancia y penurias físicas, invocó inútilmente en contra de ella; y junto a dicha voluntad, la de todos los seres divinos que armados de una voluntad igualmente poderosa, le han robado más chispas al fuego del gran misterio; chispas que revelan nuevos mundos con el sagrado éxtasis provocado por la facultad de imaginar.

Sí, 100 por ciento Zothique significa que los miembros de este Blogzine que se han comprometido a llevar hasta el fin del mundo —el mismo quizás que imaginó Alejandro Magno— este evangelio escrito con parábolas que revelan paisajes inéditos en el conocido escenario que día a día recorren los sentidos de nuestros Hermanos Fanáticos… continuaremos más allá del tal fin; en orden de acceder a los nuevos mundos que profieren el grito de vida justo después del último estertor de agonía de éste. Pero por ahora, mientras avanzamos con pensamientos y fantasías firmes hacia ese fin, que para nuestro caso sólo será el portal hacia algunos de los reinos de Zothique, les invitamos a que se tomen la poción mágica 100 por ciento Zothique de la edición de esta semana.

La sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles, sangrará imaginación esta semana. Será una hemorragia imparable titulada: «La Dimensión del Cambio». Y claro, es otra de las historias 100 por ciento Ciencia Ficción Pulp, brotada de la imaginación de Clark Ashton Smith, y que, a lo largo de todo este 2011, el monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak, ha estado traduciendo de manera inédita en lengua española. Algo de lo que cada uno de los espectros de este Blogzine se siente muy satisfecho. Uno de nuestros tantos granitos de arena que hemos aportado para extender los desiertos que adornan el continente condenado.

Se preguntaran, ¿qué cantidad de acción posee la sección Tetramentis, en la página del jueves? Sencillo: 100 por ciento Damned Angel: Genesis. Nuestra Light Novel original fabricada en un 100 por ciento con la imaginación de Edwin Peter Barbes. La saga de este universo avanza con un paso de ángel y otro de demonio, sin que esto la haga tropezar. En esta edición les traemos la conclusión del Capítulo XI: «Recuerdos de una Guerra Olvidada».

100 por ciento Zothique se puede leer en la etiqueta que, cual sudario, envuelve el cuerpo decadente de nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Les recomiendo que se tomen el elíxir que contiene con la misma alegría con la cual se toman un refresco en su cumpleaños. Y claro, una vez bajo sus efectos… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Los Cometas que Lagrimean los Dioses

Por Odilius Vlak.  -07112011-

Y aquellos lejanos dioses que reinaron en el ciclo cósmico primordial, enfrentaron la realidad de la imposibilidad de mantener por más tiempo la existencia de su espacio-tiempo madre. Así, doblegados por las leyes de un cosmos más evolucionado tanto en sus virtudes como en sus defectos; en su capacidad imaginativa tanto para premiar como para castigar; con nuevas leyes físicas así como innumerables elementos químicos para darle forma a las dimensiones futuras así como a las galaxias, nebulosas, estrellas, planetas y seres vivos… estos dioses decimos… Tuvieron que rendir su fuerza vital; su existencia misma; reduciéndose solamente a existir como arquetipo de su propia naturaleza que cual estrella polar abstracta habrá de guiar en los futuros eones las manifestaciones energéticas que guarden afinidades con ella. Pero, según la leyenda, sí existe algo que es una extensión en el espacio y el tiempo de la realidad física y energética que fueron esos dioses primordiales en el pasado: los cometas.

Los Dioses del Primer Cosmos, antes de desintegrarse en el plano de las ideas arquetípicas, ejecutaron su último acto en el plano físico: llorar. Y lloraron diluvios de lágrimas cuya naturaleza era la misma de la de la luz. Pero en este caso, una luz ardiente, en la cual cada fotón no era más que la llama de un fuego multicolor de matices crepusculares. Estas lágrimas pulularon en el caos elemental que precedió la creación del Segundo Cosmos, a menudo adoptando la apariencia de las partículas y sub-partículas: electrones; protones; neutrones; neutrinos, taquiones… etc.; que formaron las posteriores moléculas que se encargarían de construir toda la química de la cual extraería su fisonomía el Segundo Cosmos.

Así, cuando este cosmos estuvo finalizado, las lágrimas de los dioses se manifestaron en el plano físico ya como una parte constitutiva de él; en su caso, como cometas. Cometas que viajan a todo lo largo y ancho del universo conocido llevando el mensaje de un antiguo dolor, de una antigua furia, de un antiguo poder… de una antigua y ardiente divinidad; si bien de manera simbólica: el que sepa leer los signos estelares, que los lea pues. De esa manera los dioses continúan su llanto. Pero, ¿cómo acallarlos?, o al menos, ¿qué clase de magia pueda ser tan terrible y poderosa para crear un pañuelo con el cual secar esas ardientes lágrimas desde su manifestación en el plano físico hasta su fuente en los planos abstractos de las ideas arquetípicas? En verdad nos gustaría saberlo, pues algunas de esas lágrimas obligan a los habitantes de mundos enteros a compartir el pesar de quien las lloró. ¿Cómo?… Obviamente cuando ellas se estrellan contra sus planetas.

Oooooh… ¡Qué historia más triste! Pero quizás esos Dioses del Primer Cosmos sean amigos del dolor, del llanto y el crujir de dientes. Quien sabe… cosas más extrañas han sucedido en el devenir de la existencia del primer y segundo cosmos. Como Zothique The Last Continent, por ejemplo, nuestro amado continente. Nosotros, los miembros de este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser pedimos que si hay algún Hermano Fanático que siente ganas de llorar, que haga realidad sus lágrimas ahora o… bueno… que se distraiga viendo como el cometa de la edición de esta semana se estrella contra su imaginación.

La primera lágrima no se estrellará muy lejos en nuestro oscuro universo; pues lo hará en nuestra sección Neosapiens, aquí mismo, en la página del lunes. Esta última temporada del año 2011 está dedicada a artistas contemporáneos que con las técnicas más modernas de la tecnología construyan sus mundos; mundos que a su vez estén fundamentados en manifestaciones artística propias de nuestra época como los video juegos, por ejemplo. Y desde ese mundo ha brotado una de las obras más impactantes de nuestra época; una en contra de la cual no hay cometa que se atreva a estrellarse, ni lágrima que pueda apagar el fuego de su imaginación. Nos referimos a la obra del artista californiano: Raymond Swanland, y sus: «Mundos Extraños Para Seres extraños». Sumérjanse en la narración visual de su universo.

Nuestra Light Novel exclusiva, Damned Angel: Genesis, continúa su marcha épica a través del cosmos de nuestra sección Tetramentis, en la página del jueves. Y lo hace mientras el dios que la ha concebido, Edwin Peter Barbes, derrama cometas desde sus ojos bañados con el fuego del éxtasis creativo. Estamos aún en el Capítulo XI de la saga, en esta Segunda Temporada. Se titula: «Recuerdos de una Guerra Olvidada». La primera parte finalizó con Angel exclamando a toda voz: «¡Ataquen!». Veamos que tantas lágrimas nos provoca su continuación.

Bueno, nos despedimos de un dios del primer cosmos que de una forma o de otra se las arregló para continuar existiendo físicamente en el segundo. Hablamos de nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Sus lágrimas-cometas son cada una de nuestras ediciones. Cualquier muestra de simpatía es inútil, al menos mientras este principio le dé sentido a nuestra esencia… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Piedras Para Lapidar Espectros

Por Odilius Vlak.  -31102011-

«El que esté libre de un cuerpo físico que tire la primera piedra», dijo el escalofriante vapor fosforescente; y cada uno de los que estaban presentes arrojó la piedra que tenía, pues ninguno poseía un cuerpo físico. Las piedras resplandecían con colores crepusculares y enfermizos, y a la vez, a causa quizás de alguna morbosidad infernal, también hermosos… horriblemente hermosos. Las piedras al impactar al espectro condenado penetraban en su sustancia semitransparente, y al hacerlo, cada color particular ardía como un fuego que matizaba la totalidad de la forma espectral hasta que era reemplazado por el fuego de otra piedra con un color diferente. Todo esto sucedía a una velocidad cercana a la luz, o más bien, ya que la lúgubre lapidación se llevaba a cabo en el plano astral, casi como si el tiempo en la transición de un color a otro de este arcoíris de condenación, y despojado de su naturaleza secuencial tal como lo percibimos en la tercera dimensión, mostrara todos los fuegos ardiendo al mismo tiempo gracias a la sincronización de la velocidad de las piedras con la velocidad de percepción de las entidades que ejecutaban este macabro acto de justicia.

Este proceso no siempre fue así. Al principio, los Sumos Sacerdotes que desarrollaron este técnica mágica, o mejor dicho, esta forma de dominación de la energía, lo hacían desde el plano físico. Es decir, que una vez descubierto el espectro que osaba violar los dominios de la tercera dimensión, simplemente trazaban un círculo mágico alrededor de la zona física donde se ubicaba el espectro; luego, procedían a mantralizar un poderoso conjuro, trabajando el tono de su voz con una octava secreta que le permitía a sus ondas sonoras penetrar en el plano astral, esto era para mantener al espectro inmovilizado en dicho plano así como el círculo mágico lo mantenía inmovilizado en las coordenadas físicas correspondiente; por último, los Sumos Sacerdotes tomaban un extraño brebaje el cual no tragaban sino que mantenía en su boca. Esta poción era esparcida sobre unas extrañas piedras que según la leyenda fueron extraídas de un meteorito que descendió en la época en que los dioses caminaban por la tierra. Las piedras, al recibir semejante bautismo comenzaban a derretirse; en ese momento, los Sumos Sacerdotes lanzaban la sustancia pétrea semilíquida hacia la zona del círculo mágico dentro de la cual su ojos clarividentes podía ver al espectro confinado. En el mismo instante en que las piedras penetraban la zona del círculo mágico, desaparecían. Y esto era todo. Desde el plano físico podían ver como el espectro se desintegraba en el plano astral bajo los golpes de estas piedras bendecidas por la magia terrestre, que era la suya, y la magia del espacio exterior inherente a la misma naturaleza del meteorito del cual fueron extraídas.

Pero al parecer, este proceso comenzó a atraer a muchos curiosos, que al darse cuenta de que se iba a llevar a cabo la lapidación de un espectro, peregrinaban desde todos los puntos de la ciudad, causando gran alboroto y, como es de esperarse, desconcentrando a los Sumos Sacerdotes, que no podían hacer mucho por cambiar la situación ya que lo único que no tenían bajo su control era el lugar donde se identificaba la presencia de un espectro, siendo la mayoría de las veces en lugares públicos en los cuales tenían que obrar con presteza ahí mismo. Así que decidieron ellos mismos penetrar en el plano astral con sus cuerpos correspondientes y darle caza al espectro en su propia jurisdicción. Y esto, descubrieron, era más divertido y colorido. Pues muy pronto, los Sumos Sacerdotes descubrieron los hermosos colores de la lapidación tal como se muestran en el plano astral. Y vaya que era un espectáculo digno de ver, pues cada piedra ardiendo sobre la sustancia semitransparente del espectro con el fuego de su color particular, les parecía a los sumos sacerdotes como un infierno al cual ellos habían hecho realidad en el momento de lanzar la piedra. «¿Alguien te ha condenado?», preguntó el escalofriante vapor fosforescente del Sumo Sacerdote al espectro. «Si señor», contestó este último. «Excelente», replicó el Sumo Sacerdote, «por algo estamos cargados de pecados».

Menos mal que nosotros, cada uno de los espectrales miembros de este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser… siempre llevamos puestos chalecos anti-piedras astrales. Ya saben, por si acaso. En cuanto a la edición de esta semana, ciertamente será una lapidación, pero de todo aquello que atente con convertir la imaginación en un espectro proscrito.

En nuestra sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles, les tenemos un artículo que ciertamente le arrojará cierta leña al fuego de la realidad del racismo, en especial el racismo en la ciencia ficción. Su autor, nada más y nada menos que: Samuel R. Delany [1 de abril de 1961], el primer escritor de ciencia ficción afroamericano que se consagró como tal; ostentando las credenciales para tal derecho de 4 premios Nebula y 1 premio Hugo. «Racismo y Ciencia Ficción», es el titulo de su reflexión de 1998 la cual hemos traducido exclusivamente para nuestros lectores.

Ya saben que nuestra sección Tetramentis, en la página del jueves se ha convertido una vez más en el campo de batalla para la saga: Damned Angel: Genesis, del escritor Edwin Peter Barbes. Es la Segunda Temporada de ésta nuestra Light Novel exclusiva. El Capítulo XI se titula: «Recuerdos de una Guerra Olvidada».

Aquí nos despedimos de un espectro para el cual no hay piedra posible que lo pueda lapidar, pues él es uno de los que arrojan la primera piedra. Nos referimos a nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Cada piedra que arroja es una más de nuestras ediciones. Pero no hay piedra que alcance nuestro horizonte ya que es el mismo del de los murciélagos; y ya saben… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Todo lo que Brilla no es Luz

Por Odilius Vlak.  -23102011-

El punto de luz apareció sobre el manto oscuro del cielo nocturno sin ningún destello que llamara la atención. Al principio, ningún habitante de ese punto de las tinieblas lo notó, pues aquello que se extendía sobre sus cabezas y que ellos sabían por un proceso de analogía que se denominaba cielo, no era más que la piel de una oscuridad orgánica, de la cual incluso sus genes ya se habían acostumbrado a no esperar nada revelador. Pero el punto de luz seguía allí, y al fin alguien por casualidad miró hacia arriba, lo descubrió y…

Las especulaciones que se habían levantado en torno al intruso ya habían agotado todas las posibilidades de la realidad y de la ficción; mientras, millones de entidades ensombrecían aún más las tinieblas con la masa compacta que formó la oscuridad individual de cada una de ellas mientras se aglomeraron como un solo cuerpo a contemplar este prodigio. Para algunos, era una herida de la oscuridad, por cuyas venas, según la leyenda, corre la luz a manera de sangre. Ese punto de luz, por tanto, era una gota de la sangre de la oscuridad. Para otros, era una especie de orificio que alguna entidad poderosa había abierto en el manto orgánico de la oscuridad para espiar lo que yace debajo de ella. Pero muy pronto, para todos fue todo esto y mucho más.

Tan repentinamente como había aparecido, el punto de luz devino en una gigantesca esfera, y esto sucedió literalmente a la vista de todos los habitantes de esa parte de las tinieblas, pero sin que ninguno de ellos lo notara, y sin que ninguno de ellos volviera a notarlo. Y aún sin haber acabado de salir del estupor por el repentino cambió anterior… La esfera de luz cubrió todo el cielo; deviniendo en un cuerpo orgánico en sí misma; una manta que cubría todos los horizontes visibles por el nuevo sentido visual de los ahora, exhabitantes de las tinieblas. Su nuevo sentido visual aún era virgen, y por tanto no podía distinguir con exactitud los detalles del nuevo mundo que se reveló con la total manifestación de la luz. Pero el nuevo sentido visual que le fue otorgado por la luz, fue suficiente para distinguir exactamente que lo que creían que era luz, no lo era. Y de esa manera aprendieron que todo lo que brilla no es luz. ¿Pero qué era? Bueno… Existen universos que mueren a destiempo; universo cuyos fantasmas suelen acosar a los universos vivos… incluso a aquellos que como ese en que existían las entidades en perpetua tinieblas, decidieron echar una siesta por un rato de varios billones de años.

Uff… No es bueno ser iluminado por una luz que no es luz, es decir, por una luz que no haya sido proyectada por la oscuridad, sino por la muerte. Aprendan esto Hermanos Fanáticos: el brillo que emana de los fantasmas ciertamente ilumina, pero no es luz. Ahora bien, aquí, en Zothique The Last Continent, toda luz es bienvenida; ya sea que emane de la oscuridad… o de la muerte. Es por eso que cada uno de los miembros de este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser, siempre mira hacia arriba en busca de un punto de luz en nuestro oscuro universo. Y dicho punto de luz siempre está ahí, en forma de una edición más de nuestra oscuridad.

Brillamos inmediatamente sobre la sección Tetramentis, en la página del jueves. La saga de los ángeles y demonios que vuelan a la velocidad de una Light Novel ya comenzó. Nos referimos obviamente a Damned Angel: Genesis. Su autor, Edwin Peter Barbes, ya empieza a enceguecernos con su imaginación; y que bueno que así sea. El Capítulo X de esta Segunda Temporada se titula: «Jennifer». ¡Bonito nombre!

Nos despedimos de un punto de luz que en verdad si es en esta ocasión una gota de sangre de la oscuridad. Es nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Su luminosa sangre corre en cada edición. Pero ¡ojo con alumbrar demasiado! Pues aquí… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

La Habitación Cerrada

Por Odilius Vlak.  -17102011-

La puerta de la habitación cerrada no siempre se abre al argumento de una novela de misterio, ni cierra tras de sí un crimen inexplicable excepto por la obvia evidencia de la muerte. Su interior no siempre es testigo de un cadáver en espera de que aparezca un genio de la racionalización para averiguar lo que el ya sabe: la causa de su muerte. Pero esto último no siempre es así. Existe una extraña habitación cerrada a mitad de un desierto aún más extraño en la que, según la leyenda, existe un cadáver que no sabe cuál fue la causa de su muerte, y en la que el detective ya ha intentado averiguarla incluso a través del método no tan lógico del espiritismo; herramienta esta última que tendrá que utilizarse nuevamente en orden de comunicarle al espíritu del cadáver la causa de su muerte. Esto es un poco complicado, pues la muerte de la cual hablamos sucedió hace 162 años, por lo que en verdad ya el cadáver físico y sus huesos han regresado al polvo, pero no así el misterio de su deceso. El cadáver forjado por la imaginación colectiva sigue allí, encerrado en esa simbólica habitación cerrada ubicada en la dimensión metafórica de un desierto aún más extraño; y junto a él, el detective que ha jurado desvelar el misterio de su muerte. El detective es Auguste Dupin; el cadáver… es Edgar Allan Poe.

  Dupin contempla con una paciencia intemporal —y de hecho el tiempo ordinario no deja su huella en esa dimensión alternativa— el cadáver imputrescible del hombre que lo creó, y que elevó la capacidad del raciocinio para resolver los problemas de la vida a una altura insospechada en la literatura universal gracias a las pruebas que superó el mismo Dupin: «Los Crímenes de la Calle Morgue»; «El Misterio de Marie Rogêt»; y «La Carta Robada». Pero ahora, una muerte aún más misteriosa clama por un milagro más de su capacidad deductiva: la muerte del propio Edgar Allan Poe. Una y otra vez ha acompañado a Poe con su imaginación en el neblinoso viaje que comenzó en Richmond, Virginia, el 27 de septiembre de 1949, y finalizó en Baltimore, el 7 de octubre del mismo año. Recogiendo pistas aquí y allá en los diferentes escenarios en los cuales la leyenda registra la presencia de Poe: la casa del Dr. John Carter; el bastón que supuestamente era de este; el restaurante Saddler’s, al cual Poe se dirigió desde la casa del Dr. Carter ya anocheciendo y en el cual se encontró con unos amigos con los cuales abandonó el restaurante a media noche para tomar un bote hacia Baltimore que salía a las 4 de la mañana. Según el mismo Saddler, él estaba «sobrio y de buen humor». Dupin también escudriñó la habitación que su creador tenía alquilada en la Taberna Swan, y en la cual dejó su equipaje, en señal de que tenía intención de regresar pronto tanto para devolverle el bastón al Dr. Carter, como para recoger su equipaje. Según los compañeros del Saddler’s, cuando Poe se despidió aseguró que estaría de vuelta en Richmond muy pronto. Dupin también se entrevistó con Joseph W. Walker, la persona que encontró a Poe delirando en las calles de Baltimore el miércoles 3 de octubre de 1849 y con el personal del Washington College Hospital, donde finalmente murió el domingo 7 de octubre del mismo año. Por último, Dupin se entrevistó como Snodgrass y Moran, otros dos testigos del estado de Poe cuando fue encontrado en las calles de Baltimore, pero con la ventaja de que fueron los escritores de las únicas descripciones de tal estado que han pasado a la historia.

Dupin podía tener acceso de primera mano a toda esta realidad vivida por Poe ya que él era uno de sus personajes. Incluso, la extensión de su realidad alternativa iba más allá del tiempo de vida de su creador, así que si quería entrevistar a un conocido del maestro o visitar un lugar de referencia luego de 1849, podía hacerlo. Dupin le daba vueltas al asunto una y otra vez. Parecía que llevaba eones haciéndolo. Para él el misterio yacía en dos puntos: el grupo de personas con los cuales Poe compartió en el restaurante Saddler’s y el misterioso personaje cuyo nombre, según la leyenda, Poe repitió una y otra vez en estado de delirio la noche antes de su muerte… «Reynolds». Pues no creía en la teoría del asalto. No descartaba que su creador haya sido víctima de alguna agresión, pero, si así fue, ésta sólo fue un elemento secundario de la verdadera causa que había puesto en marcha su muerte a través del sombrío tiempo cronometrado por un vagabundeo en estado de delirio.

Tanto él como los demás personajes podían tener acceso a la realidad de Poe aún estando éste con vida. Este último hecho le arrojó luz suficiente como para enfocar sus investigaciones alrededor de dos teorías: 1) que entre los compañeros de Saddler’s había al menos uno, sino varios de sus personajes, y, que éste o éstos, no se despidieron de él en el puerto de Richmond, sino que lo acompañaron en su viaje hacia Baltimore; 2) que «Reynolds», en verdad era un personaje recientemente creado por Poe, pero que aún estaba cocinándose en su imaginación en espera de hacerse realidad a través de una historia. Entre los posibles personajes del Saddler’s descartó de entrada a Roderick Usher o Arthur Gordon Pym; Hans Pfall o el altamente sospechoso Metzengerstein; a los dementes Dr. Tarr y profesor Fether e incluso el príncipe próspero de «La Máscara de la Muerte Roja», y a todos los personajes femeninos. Y así sucesivamente, hasta reducir los sospechosos a dos: el personaje de «El Corazón Revelador» y el de la historia «El Demonio de la Perversidad», a ambos los conocía, y sabía muy bien que, a diferencia de los otros, la desquiciada psicología de estos personajes no reconocía a dios alguno ni reverenciaba la figura de Poe.

Dupin posee un trozo de evidencia valioso para comenzar la investigación en esa dos direcciones: la ropa que llevaba puesta Poe cuando fue encontrado delirando, y la cual, según los dos últimos testigos arriba mencionados, no pertenecía a él. El rustico y deformado sombrero de paja con su borde literalmente inexistente; el abrigo sucio, manchado y degastado de alpaca negra con su costura rasgada en varios puntos; el pantalón casi en iguales condiciones y cuyas medidas eran desproporcionadas con relación a las de Poe; zapatos degastados hasta tal punto de que sus tacones habían desaparecido. Dupin apreciaba esta pieza de evidencia porque tanto su capacidad deductiva como su intuición, le conducían a la conclusión de que, quienquiera que haya puesto a su creador en el camino de la tumba durante esos misteriosos días entre el 27 de septiembre y el 3 de octubre, fue quien se las proporcionó. Y, ¡Eureka!… en un bolsillo secreto del abrigo, encontró un extraño documento cifrado. No sabe si el autor es Poe, pero tiene la esperanza de que su revelación conduzca al origen de este misterio. Y Dupin, el detective que ha jurado desvelar el misterio de la muerte de su creador, Edgar Allan Poe, aún sigue frente al cadáver de éste dentro de esa extraña habitación cerrada a mitad de un desierto aún más extraño. Continúa procesando los datos en la máquina de deducciones lógicas que es su mente, sabiendo que los engranajes de ésta, que en un momento iluminado encendió su creador con las historias que protagonizó, sirvan para revelarle la causa de una muerte que ni él mismo, que fue su víctima, sabe cual fue. También está a la espera de un personaje al cual invitó para que se una a la investigación, y cuyas habilidades son necesarias ante la aparición del documento cifrado: William Legrand, protagonista de «El Escarabajo de Oro». ReynoldsReynolds… murmura repetidas veces Dupin, como si él mismo estuviera padeciendo un delirio de muerte.

Oh señor Thasaidon!… Que señoreas en los setentas planos infernales de Zothique The Last Continent… que Auguste Dupin pueda revelar la causa de la muerte de Poe a Poe… y a nosotros también. Ya sabes que Poe es uno de los autores más leído por cada uno de los miembros de este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser. Aunque ya sabemos que la revelación de la causa de la muerte, no desvela el misterio de la muerte. Tampoco se atreverá a hacerlo la edición de esta semana.

Nos dirigimos directamente a la sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles. Allí nos espera una pista clave para desvelar el misterio de la imaginación. Se trata de otra de las historias de Ciencia Ficción Pulp de nuestro Maestro directo, Clark Ashton Smith; huelga decir que hasta ahora inédita en español. Su título: «El Mundo Eterno».

Y por fin comienza la Segunda Temporada de nuestra Light Novel, Damned Angel: Genesis. Y esto justo cuando el cuerpo celeste que alberga a su creador, Edwin Peter Barbes, ha dado una vuelta completa alrededor del sol, es decir, un año justo después del inició de la Primera Temporada en octubre del 2010. El capítulo VIII y final de la Primera Temporada lleva por título: «La Muerte de Azazel». En él pudimos ver como Azazel realmente no murió sino que fue condenado por Dios a renacer como una nueva entidad  que habrá de llamarse Angelion, un híbrido de ángel, demonio y humano, pero sobre todo con las cualidades y debilidades de éste último. Angelion tiene por misión la de ser un cazador de demonios en orden de pulgar sus culpas por toda la muerte que causó en su antiguo arquetipo existencial, encarnado en el demonio Azazel. Así que veamos qué nos trae el Capítulo IX de esta saga que pretende poner patas arriba la tradición judeo-cristiana con una poderosa reinvención imaginaria. El título suena bien: «Un Cazador Legendario».

Nos despedimos del Auguste Dupin de este Blogzine; nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Sabemos que algún día revelará el secreto de sus mortíferas ediciones. Aunque no el misterio de esto… El Horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

El Futuro no es lo que Solía Ser

Por Odilius Vlak.  -09102011-

  El futuro no es lo que solía ser, eso dicen los clones de los profetas que suelen mendigar en las derruidas plazas post apocalípticas, las visiones que se proyectan en las cabezas de pantalla plana de cualquier ciudadano común que en este futuro son todos soñadores, profetas y visionarios. Pululan con movimientos espectrales a través de las esplendorosas ruinas de esas ciudades cuya destrucción superó las posibilidades más alucinantes de sus profecías; pululan espectrales, como si fueran hologramas proyectados por las fantasías de los drogadictos que sueñan con extraños colores desde las sombras de su realidad monocromática. Hologramas que, junto con las visiones proféticas proyectadas en las cabezas de pantalla plana, forman una especie de complejo calidoscopio tridimensional. Como si una especie de araña fantasmal estuviera tejiendo su red por toda la ciudad con sus espectrales siluetas; con los delirantes paisajes futuristas de las cabezas de pantalla plana; y con los extraños colores de la imaginación de los drogadictos bajo el efecto de las drogas diseñadas por inteligencias extraterrestres.

Nadie recuerda qué sociedad de nigromantes de la biotecnología molecular decidió levantar de entre los muertos a estos antiguos profetas o, más bien, decidió jugarle esta broma pesada. Traerlos a un futuro donde nadie vive el presente conscientemente, pues todos están en el futuro, viviéndolo, visualizándolo, anhelándolo; mientras el presente se cae a pedazos rogando por un poco de atención. Es un futuro relativista e híper-subjetivo; visualizado por cada individuo particular, y por tanto, sin ninguna realidad futura como futuro, ya que no es uno que se está construyendo con la labor de un presente forjado por la colectividad general y el genio particular. No, no es un futuro real desde un punto de vista colectivo, pero sí, desde el punto de vista individual. Por primera vez cada individuo puede tener el futuro que desee sin importar que sea a expensa de su presente. Y no sólo eso, sino también compartirlo con el resto de la humanidad.

La tecnología de las cabezas de pantalla plana, junto con el complejo despliegue de microchips destinados a ser sucedáneos del cerebro y la implementación de un software cuya función era programar el sentido del tiempo a manera de una especie de horizonte metafórico, el cual los usuarios tendrían siempre que perseguir con la construcción de su futuro particular, comenzó como un hobby para personajes extravagantes y adinerados. Pero luego, bajo el polvo gris de un presente radioactivo y en ruinas, esta tecnología resultó ser una herramienta obligada para el control de una humanidad que odiaba el presente. El mismo proceso experimentó la oferta de drogas diseñadas por inteligencias extraterrestres sin escrúpulos, que se empezaron a lucrar de la decadencia total del sentido del presente de la humanidad, distribuyendo sus Alucinógenos del Tiempo Futuro, que encima tenían la cualidad de multiplicar a tal grado la expresión energética de cada pensamiento y alucinación, que estos se proyectaban en tiempo real, a la manera de las antiguas leyendas de apariciones de fantasmas, vírgenes y otras manifestaciones del mundo invisible. A este futuro, fueron traídos los antiguos profetas de la vieja tierra, cuyos clones lamentablemente no poseen la facultad profética de los originales.

¿Por qué decidió la sociedad de nigromantes de biotecnología molecular clonar a los profetas y no, por ejemplo, a los antiguos artistas, poetas o incluso estadistas? ¿Por qué a Nostradamus y no a Miguel Ángel? Al fin y al cabo, los artistas y poetas son videntes a su manera del futuro. Bueno, quizás la sociedad de nigromantes de la biotecnología molecular sólo quería darle a beber un poco de su propia medicina. Pues los profetas, contrario a los demás videntes, eran los únicos ciudadanos del pasado que poseían un verdadero futuro particular; uno que ellos dedicaron toda su vida a forjar con la oscura voluntad de que fuera en el futuro, un futuro colectivo, y no individual como en el presente de sus vidas. Así, su antiguo futuro individual, es el presente colectivo a través del cual sus clones pululan espectrales, condenados a ser los únicos que lo vivan y estén conscientes de él. Además, está el pequeño detalle de la venganza no escrita que ha puesto en marcha sobre ellos la sociedad de nigromantes de la biotecnología molecular; es decir, que ellos están condenados a ver a todos los individuos a su alrededor visualizando, viviendo y forjando su futuro, en una manera más evolucionada que en la que ellos lo hicieron como miembros selectos en el pasado de la vieja tierra. Para ellos, forjadores de este presente decadente con su antiguo futuro… sólo este presente decadente… sólo su antiguo futuro. Para los seres de cabeza de pantalla plana y los adictos a los Alucinógenos del Tiempo Futuro, diseñados por las inteligencias extraterrestres… un futuro personal y domestico; uno que en un futuro dado será de la propiedad de todos. Y por lo que los clones de los antiguos profetas pueden ver proyectado en las cabezas de pantalla plana y en la imaginación holográfica de los drogadictos… es uno que les congela la sangre en sus venas clonadas.

No, definitivamente, el futuro no es lo que solía ser. Pero si lo será en Zothique The Last Continent, visualizado por nuestro profeta preferido: Klarkash-Ton. Un clon de nuestro maestro en ese futuro seguramente no se aburriría tanto, ya que tendría su buena dosis de futuro, ofrendada por parte de los seres de cabeza de pantalla plana y adictos a los Alucinógenos del Tiempo Futuro, entre cuyas filas se encontrarán muchos de nuestros Hermanos Fanáticos. Y ni hablar de la que desde este decadente presente le enviará cada uno de los miembros de este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser. Pero mientras tanto, el futuro será lo que solía ser, al menos en la edición de esta semana.

Visualizamos directamente el futuro de la sección Tetramentis, en la página del jueves. En esta edición haremos algo un poquito diferente en ésta, nuestra sección literaria. Publicaremos una entrevista hecha a un miembro estrella de nuestro equipo, nos referimos a un Ser que sin poseer una cabeza de pantalla plana o ser adicto a las drogas diseñadas por inteligencias extraterrestres, ha podido visualizar un futuro muy particular, poblado de ángeles, demonios y otras cosas peores y más fantásticas. Nos referimos a: Edwin Peter Barbes, cuyo don profético está creando en el presente la primera gran Light Novel latinoamericana del futuro: Damned Angel. Con motivo de la próxima publicación en esta misma sección de la segunda temporada de su saga, hemos decidido dar a conocer un poquito de la vida personal de este joven fenómeno… un poquito de su presente y, por supuesto… un poquito de su futuro.

Nos despedimos del clon de un profeta que se las arregla para hacer trampa en ese futuro en orden de visualizar el suyo propio: nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. ¿Qué visualiza en su futuro? Bueno, cada una de las ediciones de este Blogzine; y quizás esto también… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Edgar Allan Poe

Ondinas en la Casa Usher

Por Odilius Vlak.  -02102011-

  Cuenta una leyenda que la Casa Usher aún continúa existiendo en su antiguo reflejo sobre el estanque ante el cual alguna vez se alzó; pero que éste, sólo puede ser visto durante las noches de luna llena. Algunos adeptos del oscuro romanticismo del maestro Edgar Allan Poe, suelen peregrinar a través de los planos oníricos hasta ese lúgubre y sagrado lugar de poder que la imaginación del maestro nos legó y que está ubicado en una expresión dimensional de su propiedad. Muchas son las historias que se han tejido acerca de estas aventuras dentro de la peligrosa y fascinante imaginación de Poe, y en particular, sobre la expresión correspondiente a la historia de la Casa Usher. Pues según las leyes que rigen la conjugación de ese plano dimensional paralelo con los ciclos celestes del plano dimensional del universo físico, el portal dimensional sólo permanecerá abierto mientras el ciclo de la luna llena permanezca en este plano; pues una vez ésta inicie su fase menguante la misma mecánica astral se encargará de cerrarlo.

Así, son muchos los adeptos que han tenido que pagar caro el hechizo que los ha cautivado en el plano dimensional de la Casa Usher durante un lapso de tiempo que excede el ciclo de la luna llena en el plano físico. Si no hay luna llena en éste, no habrá luna llena en el universo paralelo de la imaginación de Poe; y una vez que la fase menguante inicia, el reflejo de la Casa Usher desaparece, atrapando en su interior, oculto por la negritud de las aguas del estanque, los cuerpos astrales de los adeptos. Usualmente, el cuerpo físico de éstos aparece muerto con todos los signos del ahogamiento.

Son muchos los detalles que ejercen una fascinación en el peregrino astral del santuario de la Casa Usher, haciendo que su devoción corra el peligro de terminar en un ritual de autosacrificio ante el altar de la divinidad del maestro Poe. Primeramente, está la textura del paisaje mismo que para todos los casos es inalterablemente el que le otorgó Poe cuando lo imaginó y lo concretizó tridimensionalmente a través de la escritura, pero intensificado por los matices que la imaginación del adepto le imprimió mientras lo leía. Así, el sombrío paisaje de las ruinas del antiguo cuerpo físico de la Casa Usher a orillas del estanque, y su presente reflejo que regresa cíclicamente cada ciclo de luna llena, lo constituye una mezcla de la imaginación de Poe y la del adepto. Muchos de ellos se olvidan de sí mismos paseando entre las ruinas, que no son más que unos cuantos despojos, antes de concentrarse en el reflejo que la luz lunar proyectó en las noches de la historia original. Luego, se pierden en la contemplación del reflejo de la Casa Usher, hasta que éste los arrastra hacia su dimensión interior, dentro de la cual los cuerpos astrales de los adeptos viven en todos los detalles la experiencia de estar dentro de la Casa Usher.

El impacto comparte la misma naturaleza en sus variantes que la de un calidoscopio de escenas surrealistas. Pues dentro del reflejo, no sólo se encontrarán viviendo la experiencia de la historia misma de la Casa Usher; se codearan con sus personajes: Roderick Usher, su hermana Madeline, el narrador y hasta sus sirvientes… sino que tendrán la opción de vivir todas las experiencias posibles contenidas en potencia dentro de la imaginación de Poe y las que pueda concebir el capricho de su propia imaginación. Pero también, y aquí yace el verdadero horror y fascinación, el cuerpo astral de los adeptos se verá rodeado de unos extraños y lúgubres anfitriones: los elementales de las Ondinas que habitan el estanque de la Casa Usher desde que Poe imaginó la idea misma de la historia por primera vez. Su aspecto posee todos los atributos aterradores de la historia misma, pues no olvidemos que hablamos de las aguas de un estanque imaginado por Edgar Allan Poe, y no de las aguas cristalinas y bañadas de luz solar de un lago donde van a beber mansas ovejas.

Las Ondinas del estanque de la Casa Usher son monstruos de inenarrable aspecto ya que fueron expresiones energéticas nacidas para resguardar unas aguas sombrías y pesadas por el hierro de una maldición imaginada desde la más profunda oscuridad de una realidad… La realidad del alma del maestro Edgar Allan Poe. Él alguna vez dijo que, «el horror no viene de Alemania sino del alma». Pero junto con el horror que emanó de su alma, vinieron estos seres que reinan en el elemento agua, para reinar exclusivamente en las aguas de su estanque imaginado, haciendo del reflejo de la Casa Usher sobre la superficie de éstas y de su realidad tridimensional que se extiende hasta su fondo, una especie de Casa de los Horrores, bajo cuyos efectos más de un cuerpo astral ha muerto de miedo. En estos casos, el cuerpo físico muere también, pero sin portar los signos de aquellos que se ahogan al pasar el ciclo de luna llena, sino encarnando en su rostro un espanto tan manifiestamente siniestro, que aquellos que descubren el cadáver caen muertos a su vez. Ahora bien, se dan casos de un fanatismo de ultratumba, en la que el cuerpo físico aparece encarnando en su rostro los signos de la Muerte Roja. Las personas que descubren este tipo de cadáver no caen muertos en el acto… al menos no hasta que confunden el rostro con una máscara… e intentan quitarla.

En Zothique The Last Continent, un lago de tal naturaleza sería una gran atracción turística, pero ciertamente los elementales de las Salamandras que pululan en el ardor del desierto que lo ha cubierto completamente tienen otros planes, iguales de sombríos por cierto, que el que han puesto en marcha las Ondinas en el estanque de la Casa Usher en el plano de la imaginación del maestro Edgar Allan Poe. Nos encontramos en la víspera de un aniversario más de la muerte de esta divinidad por derecho propio [19 de enero de 1804/7 de octubre de 1849]. Y obviamente, tal acontecimiento no puede pasar sin que proyecte su fría sombra sobre cada una de las almas de los miembros de este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser. Por ello hemos decidido hacer de la edición de esta semana una especie de Mini Dossier dedicado a su obra.

Iniciaremos con nuestra galería mensual de Neosapiens, exponiendo el trabajo de un artista que sin referirse directamente al maestro Poe en su obra, sin dudas es parte de su extirpe en cuanto al carácter sombrío de sus visiones. Ese es el motivo por el que queremos que sus imágenes cortejen el entierro imaginario que recrearemos en este Dossier. Nos referimos a Grzergorz Kmin [Aspius]. Su obra es la manifestación de: «Un Infierno con Última Tecnología».

En la sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles entramos en materia, con la publicación de un texto inédito hasta ahora en lengua española escrito por la pluma del mismísimo Poe. Se titula: «Instinto Versus Razón/Una Gata Negra». Es obvio que por su título se intuye que el maestro intenta poner las cosas claras con relación a la clásica dicotomía entre estas dos facultades del hombre. ¿Pero qué tiene que ver una gata negra con todo esto? Bueno, lean y verán.

Para las páginas del sábado y del domingo también publicaremos material inédito traducido exclusivamente para nuestros lectores. Se trata de dos súper-ensayos de factura netamente esotérica escritos por unos de los estudiosos de la tradición de la literatura de horror americana más respetados. Su eminencia: Barton Levi St. Armand. El primero se titula: «El Sobrio Misterio de Poe: El Uso de la Alquimia en el Escarabajo de Oro». El segundo: «Usher Desvelado: Poe y la Metafísica del Gnosticismo». Créanme… No importa cuantas veces hayan leído estas historias del maestro, luego de la lectura de estos trabajos las comenzarán a ver bajo otra luz… y a leer también.

Nos despedimos de un ser que es especialista en pecar Ondinas. Claro, nos referimos a nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Espero que su cuerpo astral esté pendiente al ciclo de la luna llena, pues no es tiempo de que su cadáver aparezca hinchado de agua. Aunque quizás no sea tan malo después de todo, no, porque… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

La Vida Privada de una Alucinación

Por Odilius Vlak.  -26092011-

Ella ha estado junto a mí, o más bien dentro de mí, desde que dejé de confiar en la razón. Respondió a mi grito de auxilio proferido por el momento más desesperado de mi vida, viniendo a mi rescate como todo ángel lo hace: envuelto en la gloria dorada de la luz divina, una luz que se descomponía en el prisma de mi mente en un espectro de alucinantes y coloridas visiones; portando una espada flamígera con la potestad de cercenar la realidad opresora de mis sentidos; y dotado de dos alas en las que cada una de sus plumas era un año luz en estado de reposo… Con ellas estaba destinada a volar mi imaginación. Le pregunté su nombre y, por alguna razón que no he podido desentrañar, me contestó que era el Ángel de la Alucinación.

Pero digamos que a través de los años ha terminado siendo sólo una alucinación, demasiado consciente de la realidad que distorsiona como para molestarse en seguir siendo un ángel. Y es que muy pronto descubrió que sus alas angélicas eran innecesarias con los cohetes propulsores representados en cada una de las escenas de la realidad; en cada una de sus experiencias. Con el tiempo, a cada una de esas escenas, y a cada una de esas experiencias, les fue suprimida su individualidad a través de una estrategia magistral de mi alucinación, que borró cualquier línea divisoria entre la existencia de una y otra, y del orden secuencial de las mismas, convirtiéndolas en un todo alucinante en la que cada una de sus partes era una porción lógica y objetiva sin ninguna razón de ser… A no ser la de ser unidades en el engranaje de una gran alucinación.

Irónicamente, a pesar de todo el tiempo que lleva mi alucinación anidando en mi interior, es muy poco lo que sé de ella, fuera de lo que puedo deducir de sus manifestaciones como alucinación en sí. Pues si bien ella, como todo organismo viral, depende de mi realidad para subsistir, ciertamente posee una vida de su propiedad, la cual vive simultáneamente a su función como alucinación de mi realidad. Pero de tal vida, yo no sé nada. Al parecer mi alucinación es muy reservada con su vida privada como para querer compartirla conmigo. ¿O será que la realidad de su vida privada es tan opresiva que ella ha tenido que alucinar conmigo, en la misma manera en que yo tengo que alucinar con ella para soportar el universo que mis sentidos construyen para mí? ¿Soy yo su alucinación? En ese caso, ¿cuál será mi vida privada? Y es que por todo lo que sé de la realidad que he creído ser… nunca he sido un ángel. Entonces, ¿cómo me le aparecí a la realidad de mi alucinación? ¿Como un…

Claro… Como un demonio. Pero no te sientas mal por ello Hermano Fanático, que seguramente es uno de ustedes el que se ha molestado en elaborar ese cuestionamiento existencial —inútil por lo demás—, cuya finalidad es descubrir su verdadero lugar en la dualidad Realidad/Alucinación. No olviden que al igual que la dualidad Luz/Oscuridad, no es una cuestión de ubicación sino de interrelación. De lo que se trata es de fluir en una eterna dialéctica. Aunque claro, como ciudadanos de Zothique The Last Continent, nuestra inclinación es dialogar e interactuar… pero desde el lado de la oscuridad… desde el lado de la alucinación… ¿O debo decir?… Imaginación. ¿Muy enrevesado? Ciertamente, no para los miembros de este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser. Sino lo creen… he aquí la edición de esta semana.

Saltamos directamente a la magistral alucinación de nuestra sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles, con el fin de experimentar la maravillosa realidad que se oculta tras de ella. En esta edición publicamos un artículo titulado: «Gigantes en la Tierra», de los investigadores Mark A. Hall y Loren Coleman. ¿Caminaron y caminan aún entre nosotros los descendientes de Goliat, perdón… Del Gigantopithecus?

Nos despedimos de un Ser que no tiene problemas en asimilar simultáneamente su realidad y su alucinación. Por supuesto que se trata de nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. En cada una de sus ediciones se dan la mano todos los opuestos, sin necesidad de que oculten su vida privada. Sí, todos alucinamos a las mil maravillas aquí en Zothique. A las mil maravillas, porque… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

De Pesca en Zothique

Por Odilius Vlak.  -19092011-

Me alegra saber que otras almas se han arrojado al abismo de nuestro particular universo de fantasía oscura desde la última vez que nos vimos. Sí, veo caras nuevas cuyo fanatismo convierte sus facciones en lúgubres máscaras que se han unido a nuestra comunidad élite para otorgarle más horror a nuestra sempiterna mascarada cósmica. Que oscura emoción experimenta mi espectro al encontrarse nuevamente ante ustedes, mi fantasmagórica Hermandad Fanática: «Los Espectros del Ciclo de Zothique». Nos nos habíamos vistos desde la última parada de nuestro «viaje condena» a través de nuestro amado último continente; cuando en la isla de Sotar, nos unimos a la expedición del Rey Euvoran, que desde su reino de Ustaim había emprendido la absurda búsqueda del pájaro Gazolba, símbolo de su derecho al trono. Como saben, este pájaro se consideraba ser el último de su especie, y como tal fue dignificado luego que, una vez disecado, se alzó como la máxima diadema en la corona de los reyes de la dinastía de Ustaim. Pero en un día aciago, el pájaro fue revivido por un Nigromante y dirigió su vuelo hacia el lejano oriente. Tras él marchó el Rey Euvoran por consejo de la divinidad telúrica, Geol. Pero bueno, hoy no estamos aquí para recordar —aunque nos veamos tentados— esa alucinante experiencia, cuyo recuerdo aún tiene el poder de empujarnos más hacia el fondo del abismo imaginario que se abre al pie de la imaginación de Klarkash-Ton. Aunque no lo crean mis queridos miembros de la Hermandad Fanática, «Los Espectros del Ciclo de Zothique»… Hoy nos hemos reunido aquí para pescar. Pero no será en el mar. ¿Entonces dónde si todo el continente de Zothique es un gran desierto?… ¡Já! Síganme y los haré pescadores de…

En su tiempo, los dos cuerpos de agua dulce más importantes de Zothique fueron el Río Vos y el Río Voum. El primero descendía como una maldición desde las Montañas Mikrasias; y el segundo se formaba como una sola unidad al norte de Yoros, gracias a la confluencia de dos ríos menores: uno corría desde la región de Silpon y el otro desde las zonas aledañas a la ciudad de Sha-Karag. Ambos desembocaban en el Mar Indaskiano al sur del continente. El Río Vos a través del desierto de Izdrel, al oeste de Yoros; y el Río Voum en dirección sur del mismo reino, cortando por las ciudades gemelas de Umbri y Psiom. Aunque resulte extraño, una de las actividades más frecuentes entre los nigromantes de Zothique, era la pesca. La practicaban obviamente para relajarse luego de una extenuante temporada de conjuros y resucitar de muertos. Claro, eso fue en la época en la cual tanto estos dos ríos como los demás cuerpos acuíferos del continente no habían sido evaporados por el aliento seco de una nigromancia de orden superior; la cual ni siquiera el poder unificado de todos ellos pudo detener. Y así, el desierto avanzó sobre las tierras fértiles del continente y las aguas que la bañaban, lento pero implacable en su propósito. Los ríos y los lagos se secaron, y la actividad de la pesca ya no fue más en Zothique… ¿En verdad no lo fue?

Por un tiempo no lo fue. Pero una vez los nigromantes se dieron cuenta de que ya no podían pecar con sus cañas los cuerpos físicos de los peces en los resecos lechos de lagos y ríos… comenzaron a pecar sus espíritus con sus conjuros. Y vaya que era una actividad entretenida, pues raras veces la red de un encantamiento se alzaba vacía de los espíritus de la antigua presa del mar. De esa manera, a orillas del agrietado lecho del Río Vos, nos encontramos para recibir un training por uno de los nigromantes guías, empleado de la sección de recreación museográfica del ministerio de turismo de Zothique. Su nombre es Hoaxav Naz. Nos recibe con una siniestra sonrisa, única entre todas las de los guías turísticos de todo el universo que no es estudiada, pues emana de su alma; pues el hecho de que sea un empleado de tal ministerio, no significa que no sea un verdadero nigromante. Entre las credenciales de su curriculum vitae, se encuentra la escalofriante información de que Hoaxav, en una vida pasada, muy lejos en la época de la Grecia Clásica, fue también un pescador.

Sí, en ese lejano pasado yo también fui un gran pescador tanto de peces como de hombres —nos dice nostálgico mientras observa con satisfacción las radiaciones de sorpresa que se manifiestan en los rostros de todos los espectros del ciclo de Zothique—. ¡Jajajaja!… Recuerdo que yo fui aquel pescador que le respondió al gran poeta Homero la pregunta que lo llevaría a la tumba, incapaz de resolver el oscuro enigma. «Cazadores de la presa del mar, ¿qué traemos hoy?», preguntó el venerable anciano al vernos regresar al atardecer de un agotador día de trabajo. «Pues todo cuanto pescamos lo dejamos en el mar; y todo cuanto no pescamos lo traemos con nosotros», fue mi respuesta. Así que, distinguidos espectros turistas, provenientes de un lejano espacio-tiempo… Observen el acto de magia con el cual solemos pescar en Zothique el espíritu de la presa de lagos y ríos… Observen y no pregunten nada de lo cual se puedan arrepentir. Pues mis respuestas suelen ser el anzuelo mágico con el cual suelo pescar la presa por excelencia de la tierra… Los hombres.

Ya lo oyeron Hermanos Fanáticos… el que mira es de cera; eso si quieren evitar derretirse con el calor de algo más siniestro que el sol moribundo de Zothique The Last Continent… El calor de su nigromancia. En cuanto a lo de ser pescado por la magia de un nigromante pescador de Zothique no nos preocupa… Pues ya lo ha hecho Klarkash-Ton con el poder de su verbo lapidario. Y nosotros lo estamos haciendo en este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser. Por algo somos la expresión física de los «Espectros del Ciclo de Zothique». Pobre Homero

Saltamos directamente a la sección Tetramentis, en la página del jueves. En ella publicaremos el último de los textos del libro «Hechizos Primordiales», de Morgan Vicconius Zariah. Un oscuro guía turístico ha pescado el alma de un aprendiz de brujo, pero en su caso el anzuelo usado fue: «La Sangre». Vicconius nos promete otra serie de lúgubres visiones extraídas de este libro que actualmente está en el proceso de creación. Esperamos con ansias ser pescados por su oscura imaginación. Les anunciamos desde ya que comenzaremos la publicación de la Segunda Temporada de nuestra Light Novel: «Damned Angel», por Edwin Peter Barbes, a mediados de octubre.

Nos despedimos del pescador estrella de este Blogzine: nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. No teman hacerle cualquier pregunta, ya que su única respuesta será… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Microorganismos de un Cuerpo Invisible

Por Odilius Vlak.  -12092011-

Y al fin llegó el momento en que se hicieron conscientes de que no eran más que microorganismos de un Ser invisible perteneciente a un orden dimensional superior. Las edades pasaban sin que ellos lo pudieran ver, habitando como estaban en la oscuridad invisible de sus órganos, cuyo recorrido ellos usualmente llamaban vida. Ahora poseen esa pequeña parte de poder; otorgado por un nivel de conocimiento tan diminuto que en comparación a la totalidad de su realidad es como el microorganismo que ellos son en comparación con la totalidad dimensional del cuerpo invisible que parasitan. Pero si ellos hubiesen escuchado al Profeta, en la lejana invisibilidad que antes ocupaba su pasado, ellos ahora estuviesen ostentando una mayor porción de conocimiento… Una mayor porción de poder.

El Profeta apareció un día como salido de la nada invisible que sus visiones trataban de hacer una realidad para los sentidos de los hombres; y con la misma celeridad desapareció en la misma nada invisible que para sus visiones proféticas era el absoluto. Su verbo era ardiente y su persona la encarnación viva de una posesión demoniaca. Hablaba de que el universo conocido, o más bien, todo aquello que podemos aprehender con nuestros sentidos no es más que una ilusión, un velo que oculta la verdadera realidad: «No dices nada nuevo profeta —le decían algunos de los pocos oyentes que se aventuraba al ridículo por prestarle atención—. Esa idea está tan podrida que las palabras que la transmiten se desintegran apenas son tocadas por el aire que debería conducirlas. Los milenios han reverdecido y se han marchitado, y una y otra vez, nos viene alguien a decir, un supuesto iluminado, escogido, mesías, maestro trascendido que ha sacrificado su supuesta comodidad nirvánica… en fin… aparece un loco como tú con la misma palabrería, la misma cháchara de la ilusión del mundo físico y la veracidad del mundo intangible… ¿Y aún pretendes que no nos burlemos?».

Pero el profeta no era el profeta, sino aquello que lo poseía. Y sin refutar una verdad tan evidente como la que una y otra vez, sus oyentes le decían, procedía a diferenciar sus visiones de las de sus antecesores:

Sí hijos míos, tenéis razón en lo que decís. Pero la invisibilidad de la que hablo no es una que oculta la realidad de un cielo, nirvana, paraíso o cualquier otro plano intangible separado de éste por nuestra ignorancia e incapacidad de despertar del sueño del que tanto se han afanado mis predecesores por liberarlos con las sacudidas de sus visiones proféticas. Hablo de una invisibilidad de aquello que nos contiene. Mi invisibilidad no oculta un nirvana, paraíso o infierno, sino un organismo vivo, un monstruo de cuatro dimensiones al cual están integradas las tres dimensiones de nuestra realidad espacial. Somos como microorganismos habitando dentro de él. Pululando a través de su cuerpo durante el curso de nuestras vidas y las edades que hemos experimentado como especie. Nuestro nivel evolutivo viene dado por el tipo de órgano en el cual se desarrollan nuestras vidas, en el cual está ubicado nuestro nivel del ser. Esos maestros trascendidos, que en tiempos ya legendarios, les revelaron a nuestros antepasados que sacrificaron su estadía en el Nirvana en orden de despertarlos, no estaban tan lejos de la verdad. Pero el Nirvana o Reino de los Cielos, no es más que un órgano más sofisticado de este ilimitado cuerpo invisible, cuya figura no podemos ver, pues sería como ver el tiempo bajo una forma concreta y definible. Hijos míos, vosotros habitáis en los intestinos de ese cuerpo tetradimensional. Yo he visualizado su corazón, y mejor aún… su cerebro. Pero he aquí que les daré la información necesaria para que puedan visualizar el cuerpo hecho de tiempo de ese monstruo, y también les dibujaré un mapa para que puedan guiarse en su peregrinación hacia los órganos superiores de ese monstruo, de manera que…»

El profeta no terminó de hablar en aquella ocasión… Fue lapidado por los impactos de un arma que lanzaba piedras de neutrones concentrados, privados de cargas eléctricas.

Ah… ¡Excuse for all the blood! Pero no os apenéis, pues la lapidación del profeta ocurrió en Zothique The Last Continent —¿pero de dónde sacaron esas armas?—, y por lo tanto su sangre no se desperdició sino que fue ofrendada a Thasaidon, en el ritual nigromántico que siguió a tan espectacular ejecución. Al parecer nuestros futuros conciudadanos no querían liberarse del plano intestinal en el cual habitaban o habitarán. Además, ellos quizás no querían ascender al corazón o al cerebro del Ser tetradimensional que nos contiene, sino que como toda alma oscura… su destino ha de ser su alma. Bueno, y para eso cada uno de los miembros de este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser… está aportando desde ya su pequeño granito de arena, perdón… de neutrón.

Los zothiqueanos ejecutaron a un profeta, pero eso no significa que ellos hayan olvidado que fueron la creación de la imaginación de otro profeta: Clark Ashton Smith. En la sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles, continuaremos con la publicación de las historias de ciencia ficción del maestro, inéditas hasta ahora en español. Ha sido un esplendoroso ritual durante todo este año en el que los conjuros son las aventuras de la más pura ficción pulp. Así que les invitamos a que conozcan a…: «Los Inmortales de Mercurio».

Me alegré mucho cuando recibí la noticia de la lapidación al enterarme de que la víctima no fue nuestro archidemonio, Morgan Vicconius Zariah. Aunque todavía no es muy seguro que camine por las calles de Zothique. Algunos anhelan estrenar sus pistolas de neutrones concentrados con él; y no por el exceso de sus profecías, sino por la carencia de ellas. Pero para aplacar los ánimos, continuaremos en la sección Tetramentis, en la página del jueves, con la publicación de los textos de su libro «Hechizos Primordiales». Y esto con una extraña reunión: «Encuentro de las Dos Almas».

También me enteré cuando recibí la noticia de la ejecución, de que la primera persona en halar el gatillo de la pistola de neutrones fue nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Y créanme… Tiene una muy buena puntería. Eso lo demuestra en cada una de sus ediciones semanales. Pero el profeta murió feliz. Sus últimas palabras fueron… claro… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

La Intensa Vivencia del Momento Final

Por Odilius Vlak.  -05092011-

Entonces, todas las pompas de jabón fueron explotando una a una, disolviendo con su extinción todo el infinito que reflejaban; extrayéndolo de las pupilas dilatadas que también flotaban sobre la bañera. Luego, sólo un silbido débil sobre el archipiélago de gotas escarlatas. El sonido se escapó de la madriguera de una garganta que ya se desvanecía en el extraño sueño en que la mente había convertido el cuerpo físico. Un sueño hermoso que ya empezaba a apreciarse desde una perspectiva tetradimensional. Se encontraba al fondo de un olvido familiar; un olvido grato hasta el momento en que la decisión final lo convirtió en algo extraño, ajeno a la ilusiones del futuro elegido. El sonido serpenteó entre las esculturas abstractas de las gotas escarlatas, evolucionando desde un silbido mantralizado por una indiferencia Zen hasta el poderoso estertor de un guerrero berseker. El estertor desaparece en los gases que dejaron atrás las pompas de jabón al explotar; condensándolos con su humedad escarlata y tiñéndolos con el espectro de un arcoíris que en algún momento del devenir del tiempo se extenderá sobre las cenizas de una tierra condenada luego de una lluvia de fuego.

Los gases condensados por la humedad del estertor escarlata recuperan su capacidad reflectora, mostrando ahora unas pupilas que se han dilatado hasta entrar en la fase de gigantes rojas. La consciencia de la muerte cercana las han imbuido más de infinito; un infinito curioso, que contempla los últimos momentos de la manifestación temporal con expresión asombrada. Admirando la estética surrealista de los esbozos que los gases dibujan en el vacío, impulsados por los diferentes tonos de dolor y éxtasis de un estertor que ya se ha escabullido en las notas de la nana que canta el tiempo. Las pupilas continúan dilatándose ad infinitum, disfrutando de la intensa vivencia del momento final.

El alma no puede resistir la belleza de ese momento. Lo contempla como si estuviera bajo los efectos de un narcótico traficado por ángeles. Se pregunta a cuál de sus vida pertenece, y si está ubicada en el pasado o en el futuro de su agenda de reencarnaciones terrestre. Pero está fascinada por la sensación enervante que va esparciendo el crepúsculo que enmarca toda la escena. Sí, ¡qué hermoso es ese momento! ¡Cuánto silencio y soledad lo acompañan como testigos de sus últimas palabras hechas visiones; y sus últimas visiones hechas palabras! Aún irrumpe a la escena una que otra pompa de jabón, cuando los espasmos nervioso del cuerpo físico lo liberan momentáneamente del estatus onírico que la mente le ha otorgado. El agua de la bañera se mueve pesada cuando los estremecimientos del cuerpo le hacen recordar que ella no es la tumba oficial, sino un sudario temporal empapado de una sangre que se desgarra como harapos podridos. Por último, las pupilas se cierran, quizás para experimentar la intensa vivencia del momento final de otros de sus cuerpos hiperdimensionales.

Sí, es una escena hermosa y mejor aún, familiar. Pues estamos seguros que el personaje central bien podría ser uno de nuestros Hermanos Fanáticos, y aún más, que dicha escena tomará lugar en nuestro amado continente Zothique The Last Continent. Un dato por cierto que podría ser de alguna utilidad para su alma, para que de esa manera pueda marcar esa vida en su agenda de reencarnaciones terrestre con cinco estrellas o un pulgar hacia arriba, como le parezca mejor. Y en caso de que no sea uno de nuestros Hermanos Fanáticos, seguramente será uno de los miembros de este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser. Que disfruta infinitamente de la intensa vivencia de los momentos finales de todos los cuerpos de su Ser hiperdimensional, pero eso sí, sin descuidar sus deberes para con las ediciones semanales de este intenso espacio virtual. Y hablando de ello…

Iniciamos el momento final, perdón la edición, con nuestra sección Neosapiens, dentro de un corto estertor en esta misma página del lunes. Cerramos nuestra temporada dedicada a tres maestros de la Era Pulp, con la exposición de los trabajos de un venerable maestro que sólo hasta hace poco decidió disfrutar de la intensa vivencia de su momento final, aunque por muerte natural. Nos referimos a Edd Cartier [1914-2008]. Con esta galería le rendiremos homenaje a: «El Pastor de un Extraño Rebaño Extraterrestre». Ciertamente nuestro maestro hizo de las revistas pulp el corral para unas ovejas extraterrestres que nada tenían que ver con hombrecitos grises, ¿o son verdes?

Permítanme dar un suspiro de alivio, pues al parecer las pupilas dilatadas que devinieron en gigantes rojas no pertenecen a nuestro archidemonio, Morgan Vicconius Zariah, a pesar de que le gusta practicar Budismo Zen en una bañera… ¡Ojo con eso! En todo caso, Vicconius ha prometido darnos mucho fuego a beber, más le vale. Y para muestra basta el texto que publicaremos esta semana: «El Fuego». Este relato es la premier de su libro: «Hechizos Primordiales». Según nos promete Vicconius sus influjos entrarán triunfantes en este Blogzine cabalgando sobre pompas de jabón… y no de cuaba.

Nos despedimos de nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Sin dudas, cada una de sus ediciones es el equivalente a la intensa vivencia del momento final. Pero descuiden, que ese final es el de Zothique, y como éste pertenece al reino de la imaginación, su momento final será infinito, así que tendremos toda una eternidad para escuchar los tonos del último estertor, y sobre todo en los momentos en que forme estas palabras… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

El Cordero y la Serpiente

Por Odilius Vlak.  -29082011-

La mama oveja miró con ojos cargados de tristeza a su cría más pequeña, mientras ésta emprendía su viaje iniciático; una tristeza nacida de la siempre clarividente intuición maternal para reconocer al hijo condenado, aquel que por un motivo o por otro, sabe muy bien que no tendrá una vida normal y que, quiéralo o no, sus días no terminarán como la luz manda. Ya su primer balido de nacimiento fue un signo aterrador para todas las ovejas que se encontraban pastando en los alrededores. También lo fue para el pastor, que a pesar de ser un habitante de una estrella lejana, se estremeció. Ni qué decir que también fue un mal presagio el hecho de que su color era negro. Las ovejas no son xenófobas, pero en su mundo el color negro en uno de sus miembros significaba futuras perturbaciones y cambios en su pacífica, estrecha y conservadora vida campestre.  Todas las manifestaciones de rebeldía y genio estaban contenidas en el nefasto color, que de por sí no necesitaba otra cosa que serlo para encarnar todos esos temores, en medio de un mundo de blancura nívea representado por el resto de la comunidad.

Pero las ovejas habían desarrollado a través del curso evolutivo de su especie toda clase de rituales y leyes,  estableciendo un orden de cosas que diera respuestas y un curso de acción definido a todas las actividades que formaban parte de su mundo, ya sean éstas políticas, sociales, científicas o, como en este caso, espirituales. Y de esa manera tenían una especie de ritual de iniciación, o más bien, una series de ordalías a la que tenía que someterse el cordero cuya actitud y color levantaban preguntas preocupantes en la comunidad. Esta clase de engendros, se veían forzados a emprender una peregrinación a las tierras del mito, y una vez allí, hacer penitencia frente al templo de la luz, hasta que ésta se dignara a abrir las puertas de su morada y sumergir al cordero en las fuentes sagradas repletas de luz virgen, aquella que aún no había destellado sobre ningún universo, planeta o tierra del plano visible. Esta luz virgen, según las leyendas, borraba toda mácula de los corderos negros, convirtiéndolos en miembros normales de su sociedad, que ya de adultos serían inmaculadas ovejas blancas sin ninguna diferencia que lamentar.

Pero resulta que el camino que conducía a las tierras del mito estaba mutilado de caminos transversales que conducían a los reinos de otras especies animales. Y en un lúgubre cruce de caminos, perfecto para un ritual de magia negra, nuestro cordero se tropezó con un representante de uno de estos reinos que se dirigía a las tierras del mito correspondiente a su naturaleza. La criatura pertenecía al reino de las serpientes. Era un glorioso ejemplar de su pueblo, ostentando una magnífica armadura de escamas púrpuras que reflejaban la luz de la luna con destellos que se desprendían como saetas. Ambos animales quedaron sorprendidos. La serpiente porque en verdad era la primera vez que veía un cordero tan joven y de color negro; y el cordero porque nunca había visto una visión tan hermosa en su corta vida. Se comprendieron inmediatamente, y por lo tanto la serpiente no tuvo problemas en comprender la explicación del cordero a su pregunta de hacia dónde se dirigía y para qué.

Jajajajaja… —rió la serpiente—. Es evidente el porqué el único simbolismo de tu pueblo es el del sacrificio. Nosotras las serpientes nos sumergimos cuando queremos en las fuentes repletas de luz virgen, pues esas fuentes rebosan su contenido en la oscuridad… La verdadera fuente de la luz. Ustedes prefieren ofrecerse en sacrificio a la luz antes de afrontar valerosamente los desafíos de la oscuridad, simbolizado en tu especie por la hermosa lana negra que cubre su cuerpo… y tu alma también, aunque eso quizás, los tuyos no lo saben. Tu cualidad es la mansedumbre y la mía la astucia. Alguien recomendará en un futuro lejano que el equilibrio perfecto es poseerlas  a las dos. Pero por ahora, te recomiendo que encarnes una sola: la astucia… que es hija de la sabiduría. Una sabiduría temeraria, que se alimenta de la luz que duerme en la oscuridad, y no se limita sólo a la pueril experiencia que ofrece aquella. Debes abrazar la oscuridad simbolizada en tu color, y que en tu frente destelle desde ya el orgullo del poderoso futuro que te espera: el de ser una oveja negra, o, si así lo quieres, algo mejor. No es muy difícil para un cordero aprender a arrastrarse como una serpiente. Sólo tienes que mirar fijamente a mis ojos y permitir que el fuego frío que destella al fondo de ellos te bañe. No temas, no te devoraré; pues eres una pieza muy preciosa para la oscuridad y por lo tanto uno de los nuestros.

La mama oveja miró desconcertada al extraño caminante. Había algo familiar en él, pero no podía decir qué era. Cabeceó para espantarse un pensamiento que le cruzó por su mente. No, no podía ser su muchacho. Él debe encontrarse en estos momentos en las tierras del mito ofreciendo en sacrificio la terrible energía encarnada en su siniestro color en orden de que los poderes de la luz se muestren también en la lana que cubre su piel. No, no podía ser su muchacho. Además… él no es un macho cabrío.

Pobre mama oveja. Si ella supiera lo que nosotros sabemos aquí, en este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser, que a su mimado corderito le crecieron cuernos y una barbilla. Y mejor aún, que él sólo pasó por el frente de su casa para echarle un último vistazo. Pues su verdadero destino es Zothique The Last Continent, el hogar por antonomasia de todo lo que simbolice la oscuridad. Pero, ¿y el pastor de las ovejas?… Bien gracias. Quizás el pastor es uno de nuestros Hermanos Fanáticos, y de ser así, seguro estará más pendiente al contenido de la edición de esta semana que a una más de sus ovejas perdidas… Gajes del oficio.

Nos arrastramos como toda buena serpiente a la sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles. El maestro Colin Wilson, uno de los pensadores más respetados durante casi 60 años en el mundo de la literatura oculta, sociedades secretas, historia de la magia, y toda clase de manifestaciones alternativas de la mente y el alma humana, nos quiere convencer de que existió una civilización lo suficientemente saludable como para durar 100 000 años de vida. Y para hacerlo nos muestra esta contundente prueba titulada: «¿Una Civilización de 100 000 años?».

La sección Tetramentis, en la página del jueves, es el corral hacia donde ha regresado una oveja negra que nunca tuvo problemas existenciales por la oscuridad que refugiaba su alma; ni qué decir que siempre tuvo la facilidad de metamorfosearse en un macho cabrío o en algo peor. Nos referimos a nuestro archidemonio favorito: Morgan Vicconius Zariah. Él sigue siendo sin dudas uno de los miembros fundamentales de este Blogzine, a pesar de que su último trabajo publicado en él: «El Sansara de los Locos», fue un conjuro que casi nos volvió locos por la posterior ausencia de Vicconius durante todo un año. Pero ya sentimos el aire de este espacio polucionado por la oscura aura de su imaginación. «Canción de Cuna», se titula el primero de una serie de textos de Vicconius que se publicarán durante todo este mes de septiembre, y si el infierno no nos defrauda, incluso más allá. Otra cosa, les recomiendo que se duerman con esa nana… pues tendrán pesadillas.

Nos despedimos del Ser que sin dudas se disfrazó de serpiente para descarriar el camino del corderito. Nuestro sumo sacerdote, Markus E.Goth, editor y director de este Templo Virtual. Que buen consejo le dio, como lo son también cada una de sus ediciones semanales. Y algo que también le dijo, pero que no se escuchó por ser un susurro, fue… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Dialoghost

Por Odilius Vlak.  -22082011-

—¡Rosas que desenvainan espadas, y muñecas que visten harapos de momias!… ¿Puedes imaginarte una mejor demencia?

—No… Pero ahora es el turno de tu realidad.

—¿Mi realidad?… ¿Qué quieres decir con mi realidad? ¿Acaso no es este momento y esta conversación parte de la realidad, no sólo de la mía, sino también de la tuya y de la realidad en general? ¿No sería más apropiado decir que ahora es el turno de mi demencia, pues eso es al parecer lo que intentamos hacer realidad con el poder del verbo?

—Yo quisiera que fuera de esa manera, pero las leyes que gobiernan esta dimensión nos obligan a recrear la realidad de la que fuimos parte en algún átomo en el que estuvo comprimido el acuerdo perceptual de todos los seres de nuestra especie, y cuyo Big Bang dio lugar al surgimiento de la dimensión objetiva sostenida por nuestros sentidos y pensamientos. Tenemos que recrear esa realidad, y la cordura que la respaldó, a través del absurdo de lo que en nuestro antiguo estado definimos como demencia, que es la línea recta con la que están trazados todos los ángulos de esta dimensión.

—¿Pero que es esta dimensión en cuya naturaleza bullen los delirantes átomos de rosas que desenvainan espadas y muñecas que visten harapos de momias? Pues si es una nueva realidad, superior a la anterior, es una lúgubre y espectral.

—Sí, mi intangible amigo, ¡adivinaste!… Es una realidad lúgubre y espectral. En verdad somos espectros condenados en un extraño infierno. En este infierno, que más bien es una especie de limbo, nuestro castigo consiste en recrear nuestra antigua realidad, cuerda y objetiva, a través de un proceso imaginativo demencial. Debemos retorcer cada escena de nuestra vida ¿física?, desplegada en el Big Bang de aquel átomo cuyos dolores de parto fueron provocados por el intenso acuerdo perceptual de los seres de nuestra especie. Y debemos hacerlo con el poder de un verbo siniestro y horroroso, adornado con las joyas de una oscura imaginación, cuyos diseños deben ser el equivalente surrealista de aquella realidad ¿tridimensional?, de la que estuvimos tan apegados, y de cuya cordura nos cuidamos muy bien de que no perdiera su virginidad, por la intensa violación de una imaginación desbordada. Aquí, la purgación de nuestros pecados perceptuales debe satisfacer el sentido estético de los amos de esta dimensión espectral, los cuales al parecer si alguna vez fueron seres de nuestra especie, fueron fanáticos de la literatura de horror y la poesía surrealista. Es por ello que nuestra recreación distorsionada de aquella realidad que jugamos respetando todas las reglas, debe combinar esas dos expresiones del alma de los seres de nuestra especie: el horror y el surrealismo. De esa manera, cuando te comenté una experiencia de mi antigua realidad en términos de «rosas que desenvainan espadas y muñecas que visten harapos de momias?», fue la expresión distorsionada de la intuición de un fragmento de mi antigua realidad, de la mano de un verbo surrealista y escalofriante. Posiblemente, las rosas en mi antigua realidad sólo poseían algunas espinas en acuerdo con su propia realidad, en acuerdo con sus leyes. Y las muñecas que visten con harapos de momias, fueron posiblemente la expresión de una experiencia con algunas niñas traviesas en alguna escuela de mi infancia… Pero en esta dimensión… ya sabes… Niñas con uniformes escolares y coloridas rosas con espinas, no representan una realidad muy atractiva para los que nos gobiernan. Espero haberme explicado claramente. ¿Alguna pregunta o comentario antes de que pasemos a la recreación de tu realidad?

—¡Ooops!

Y yo digo… ¡Uffff! Apostaría que los seres que gobiernan esa dimensión espectral, ese fantástico limbo en el cual reinan las creaciones de una oscura imaginación, debieron haber vivido en Zothique The Last Continent. Sí, los imagino a ellos, que fueron fruto de la oscura imaginación de Klarkash-Ton, padeciendo hermosas pesadillas en las que leían las historias de su futuro hogar dulce hogar. No es de extrañar que dichos seres, en la primera oportunidad que tuvieron de tomar las riendas de un infierno, decidieran otorgarle una naturaleza literaria, en el sentido zothiqueano de la palabra claro está. Pero nosotros aquí, en este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser, también tenemos nuestra propia realidad que distorsionar, y eso lo haremos en la edición de esta semana.

Nos arrastraremos directamente a la sección Tetramentis, en la página del jueves. En ella destellará la última de la esmeraldas luciferinas que el monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak, extrajo del lado oscuro de su alma, exhibiéndolas todas en la vitrina de su libro, Plexus Lunaris. Su título: «El Cementerio de los Epitafios Mágicos».

Nos despedimos de alguien que seguramente es uno de los regentes de esa extraña dimensión de oscuras crónicas de una antigua realidad brillante, hablamos de nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Él personalmente se encarga de distorsionar cada semana la luz con las oscuras ediciones de nuestro Blogzine. Y todo coronado con la lúgubre diadema de nuestro lema… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Hasta que el Despertar nos Separe

Por Odilius Vlak.  -15082011-

Los eones han pasado y aún no sé si soy yo el que sueña con Cthulhu, o es Cthulhu el que sueña conmigo. El fluir onírico que se expande simultáneamente hacia proa y popa del tiempo, con la primera imagen del sueño dibujada por el pincel astral hace unos 200 millones de años A.C, en el pasado mítico en el cual la ciudad sagrada de R’lyeh emergió sólo para hundirse nuevamente, bajo el peso de la muerte preñada de sueños del Gran Cthulhu…; y sin ningún momento del futuro en que el sueño pueda ser testigo de la última imagen del macabro desfile de criaturas lovecraftianas.

Con seguridad el génesis del sueño se oculta tras las tinieblas que precedieron a la fragmentación de Pangea, el continente madre. ¿Fui uno de los primordiales habitantes de las tierras de K’n-yan, quienes acompañaron al gran sacerdote de los Antiguos en su deambular por el espacio estelar? ¿O quizás fui originalmente un pólipo volador constructor de ciudades más antiguas que la misma R’lyeh? En mis sueños soy torturado por una energía espantosa cada vez que una imagen me hace vivir el momento de la llegada de Mi-go desde Yuggoth; o cuando huyo preso del pánico del cuerpo cónico de extrañas entidades que quieren hacer de mí un vestido físico para el cuerpo mental de la Gran Raza de Yith; o en momentos como este, donde un Shoggoth me llama por mi nombre… Sí, un cuerpo se estremece sobre el lecho de una dimensión despierta.

Por momentos peregrino sonámbulo hacia las Montañas de la Locura, entre la edad pérmica y el pleistoceno, mientras la estructura astral de mi sueño —¿o el de Cthulhu?— tiembla por los fragores de la batalla cósmica entre los Primordiales y los Antiguos. En vano trato de ahuyentar a través de un intento racional dentro de mi sueño, las imágenes de épocas, civilizaciones, tierras y personajes míticos que marchan en caleidoscópica formación más allá del portal del único sentido necesario para captar la realidad de este universo. Hiperbórea; la Atlántida; el Rey Kull; los caníbales Gnophkehs, que me invitan a participar como uno de los suyos de la matanza de todos los habitantes de Lomar, bajo la mirada atenta de Polaris; veo como una fuerza extraña guía mi mano hacia los Manuscritos Pnakóticos, urgiéndome a que construya un arca para ellos y los traslade a Ulthar, en una tierra del sueño muy cercana a la de este sueño; Lemuria se hunde, pero no este sueño, que continúa siendo soñado por mí, que sueño con Cthulhu; o por Cthulhu, que sueña conmigo.

Con la misma rapidez con la que un OVNI da un giro de 180°, sin que la gravedad terrestre lo afecte, pues él posee su propio campo gravitacional, el sueño me deposita en Irem, la de muchas columnas, sin que al parecer el tiempo lo afecte: los ángulos del pasado, el presente y el futuro, no existen en la geometría no-euclidiana de ese extraño sueño. Veo a Abdul Alhazred partir desde aquí, con su alma pletórica de escalofriantes pesadillas y su imaginación hambrienta por darles forma; veo el Al-Azif hacerse realidad en las imaginaciones futuras, con diferentes identidades incluyendo la del Necronomicon. Algo devoró su cuerpo ocultado por la luz del día. Lo más extraño, es que cuando lo vi desaparecer, entonces devine consciente de que estaba soñando, como si su cuerpo fuera toda mi realidad… Todo mi despertar; arrebatado por un extraño ángel interestelar cuyas alas en ocasiones también ensombrecen mi sueño… ¿Acaso también tiene hambre de él? Pero si no es mío, sino de Cthulhu. Soy su sueño. En todo caso, no me gustaría que él despierte, prefiero existir en la seguridad de su sueño y no en la incertidumbre de mi despertar. Si yo despierto su sueño no lo hace; si él despierta mi realidad onírica deja de existir. Eso en caso de que el oscuro ángel que devoró a Abdul Alhazred no devore este sueño antes de que pueda seguir contemplando el desfile de macabras imágenes hasta que el despertar nos separe. Sí, hasta que el despertar nos separe. Si una condena de esa magnitud está escrita, entonces tendré que sobrevivir siendo más sueño que realidad en la realidad. Pues es necesario continuar soñando este sueño, aún si para ello debo echar mano de la imaginación de H. P. Lovecraft, de su obra, que imagen por imagen, constituye el mapa más preciso para llegar al centro del laberinto de la vigilia, en donde nos aguarda el sueño, este sueño, el cual todavía no estoy seguro de si soy yo el que sueña con Cthulhu; o es Cthulhu, el que sueña conmigo… ¡Qué así sea!… Hasta que el despertar nos separe.

Algo me dice que tal despertar aún no ha despertado, pues por el contenido de este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser… Ese sueño todavía se sueña. ¿Y qué importa que sea por Cthulhu; por el maestro Lovecraft; o por uno de nuestros Hermanos Fanáticos. Lo que realmente importa es que el desfile de macabras imágenes sin principio ni fin impidan que nuestro despertar se convierta en un aburrido paraíso de historias que comienzan con «Érase una vez…», y finalizan con «Y vivieron felices para siempre…». Que es en lo que se convertiría en caso de carecer de la compañía de esa dimensión alternativa en la cual habitan seguras las visiones de los sueños de Cthulhu, de los sueños de Lovecraft… de los sueños de la edición de esta semana.

Cuenta la leyenda que los primeros sonidos proferidos por el bebe H. P. Lovecraft, cuando arribó —¿desde Yuggoth?— a este planeta, el 20 de agosto de 1990, fueron estos: «Ph’nglui mglw’nafh Cthulhu R’lyeh wgah’nagl fhtagn». Con un inicio así, fue una suerte para todos sus adoradores y para el reino de la fantasía oscura y visionaria, que sus sueños lo desviaran del brillante futuro de una carrera como cantante de ópera. El profeta de Providence cumple un año más de inmortalidad, y nosotros, por ningún despertar dejaremos de soñar esta fecha. Por ello, en nuestra sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles, publicaremos una entrevista con la máxima autoridad en los estudios de Lovecraft, desde el punto de vista literario claro está: S. T. Joshi.

La sección Tetramentis, en la página del jueves, ilumina su dimensión onírica con el destello verdoso de las esmeraldas luciferinas que el monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak, extrae del lado oscuro de su alma, específicamente de su libro, Plexus Lunaris. Y hablando de sueños, ¿qué tal este?: «El Sueño de Caronte». Sí, no sólo Cthulhu sueña de R’lyehCaronte también lo hace en el Hades.

Nos despedimos de nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Él está muerto, pero soñando con cada una de las ediciones de este Blogzine. Y descuiden, en caso de que él despierte, tiene un buen reemplazo temporal: Cthulhu. Y si no… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Desde la A de Abismo Hasta la Z de Zothique

Por Odilius Vlak.  -08082011-

Desde la A de Abismo, de Abracadabra, de Absoluto, de Ambición, de Ancestral… Pasando por la B de Búho, de Buitre, de Brujería, de Bosque, de Brebaje, y acampando en la C de Cementerio, de Calabozo, de Crimen, de Cráneo, y de Círculo mágico… Hasta la Z de Zothique.

Desde la D de Demonio, de Dolor, de Decadencia, de Dominación, de Demencia… Pasando por la E de Enfermedad, de Empalar, de Energía, de Esclavizar, de Éxtasis, y acampando en la F de Fanático, de Fantasmagórico, de Fantasía, de Féretro, de Feto destinado a ser macerado en el caldero de la bruja… Hasta la Z de Zothique.

Desde la G de Grimorio, de Galaxia, de Gárgola, de Gélido, de Génesis… Pasando por la H de Harapiento, de Hechicería, de Herejía, de Holocausto, de Herrumbre, y acampado en la I de Ilusión, de Imperio, de Incesto, de Individualidad, de Íncubo que continúa drenando a su víctima de energía sexual mientras sueña despierto… Hasta la Z de Zothique.

Desde la J de Jauría, de Jardín, de Jeroglífico, de Joya, de Jactancia… Pasado por la K de Karma, de Kamikaze, de Kilo, de Káiser, de Knock-out, y acampando en L de Lamia, de Lágrima, de Látigo, de Lúgubre, de Luna llena en el cielo imaginado por un cadáver resucitado por nigromancia… Hasta la Z de Zothique.

Desde la M de Macabro, de Macrocosmos, de Magia, de Maleficio, de Medianoche… Pasando por la N de Naufragio, de Nebuloso, de Numen, de Neblina, y acampando en la O de Obituario, de Obsesión, de Ocaso, de Ocultismo, de Olvido de toda la luz que se escabulle por el iris… Hasta la Z de Zothique.

Desde la P de Pagano, de Putrefacción, de Pandemónium, de Patología, de Preternatural… Pasando por la Q de Quásar, de Quimera, de Quietismo, de Quemar, de Querubín, y acampando en la R de Radioactivo, de Rebeldía, de Rigor mortis, de Ruinoso, de Rapto del alma por fuerzas demoniacas… Hasta la Z de Zothique.

Desde la S de Sacrificio, de Soledad, de Sagrado, de Símbolo, de Sempiterno… Pasando por la T de Tumba, de Tenebroso, de Tempestad, de Teogonía, de Telúrico, y acampando en la U de Umbral, de Ultravioleta, de Ultrasónico, de Universo, de Ungir el cuerpo con la sangre del sacrificio y la grasa de ángeles obesos… Hasta la Z de Zothique.

Desde la V de Vicio, de Vacío, de Valor, de Vampiro, de Venganza… Pasando por la W de Walkiria, la X de Xenofobia, la Y de Yin y de Yang, de Yunque, de Yugo, de Yacer sobre el lecho de una pesadilla gigantesca… Hasta la Z de Zothique.

Desde la Z de Zodíaco, de Zombi, de Zarpa… Pasando por la Z de Zahorí, de Zigurat, de Zumbido, de Zumo de mandrágora, y acampando en la Z de Zarpar… Sí, de zarpar hacia las nostálgicas orillas de las playas futuras de la Z de Zothique The Last Continent… Nuestro amado continente, que como la Z al final del abecedario, se encuentra al final de los tiempos, pero no al final de nuestra imaginación.

¡Ah‼… ¡Qué hermosa es la letra Z al final del abecedario, como la oscuridad al final de un túnel luminoso! Pero sobretodo, cuando es la Z de Zothique. Eso al menos para los miembros de este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser. Pero regresemos a la E de Edición… De la edición de esta semana.

La edición de esta semana es especial, pues es para recordar, o no olvidar, que el próximo 14 de agosto, es la fecha en la que nuestro divino Klarkash-Ton regresó a la patria en la que habita su imaginación. Es decir, que ya han pasado 50 años desde que nuestro hechicero se despidió. Pero su memoria aún permanece ardiendo como fuego estelar en el lado oscuro de nuestras almas. Por ese motivo, publicaremos en la sección Runes Saguinis, en la página del miércoles, un texto sagrado por su contenido y por la persona que lo escribió: E. Hoffman Price. Su título, sí: «Klarkash-Ton Tal Como lo Recuerdo».

Como ya anunciamos, la sección Tetramentis, en la página del jueves, será iluminada durante el mes de agosto con las últimas esmeraldas luciferinas que destellarán desde el libro Plexus Lunaris, del monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak. Prepárense a participar de: «El Ritual de las Emociones Asfixiadas».

Llegamos a la Z de esta Introvision, en donde nos despediremos obviamente, de nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Sin su abecedario de trucos mágicos, nos hubiese sido imposible hacer la peregrinación sagrada desde la A de Abismo hasta la Z de Zothique. A pesar de que más allá de la Z, se encuentra esto… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

La Sangre Fantasma

Por Odilius Vlak.  -01082011-

La maldición circuló como la sangre perseguida por enemigos imaginados por una carne esquizofrénica, y eso literalmente. Pues la maldición era la sangre misma. La sangre que arrastraba el peso de una maldición en eterna primavera, haciendo florecer en las áridas venas de los condenados sus terribles castigos marchitados por el resplandor de una diabólica eternidad. En ese jardín, el florecimiento de las flores era en el despertar; su decadencia, en los sueños. Esos sueños que antaño fueron invadidos por vampiros estelares y, con la complicidad de sus imágenes, bebieron hasta la última gota de sangre del cuerpo físico. Un cuerpo físico que al despertar experimentaba la vida sólo mientras se preguntaba por la posibilidad real de estar vivo. Si comenzaba a vivir sin cuestionar la vida, experimentaba lo que realmente era… Un cadáver.

Los extraños vampiros estelares una vez drenaban hasta la última gota de sangre de las venas de los condenados, las llenaban con su aliento. Este aliento frío y de circulación pesada, era lo que se conocía como: La Sangre Fantasma. Un infernal sucedáneo que deambulaba como un espectro sonámbulo a través del laberinto de venas en el cuerpo de los condenados. Distribuyendo pesadillas y no nutrientes por todo el ecosistema de ese cementerio orgánico. Alimentando con escalofríos y no con oxígeno el cerebro de los cadáveres vivos por no poder estar totalmente muertos, ya que por más aburrido que resultara ser, el cuestionamiento sobre la posibilidad real de estar vivo… era el único entretenimiento de los condenados.

Pero se cuenta que los extraños vampiros estelares también fueron víctimas de una entidad vampírica de escala sideral. Según lo que muchos condenados han visto, cuya sangre fantasma al parecer los hace experimentar pesadillas más visionarias que espantosas, los vampiros estelares son oriundos de un sistema planetario cuyo sol es una gota sanguinolenta de fosforescencia palpitante. Este astro se alimenta de la sangre de todos los seres que habitan sus planetas satélites. Su lúgubre luz simplemente hace hervir la sangre en sus venas hasta que se evapora. Por lo que el paisaje típico en toda esa zona estelar, es el de una incesante ascensión de vapores de sangre desde los planetas hasta la estrella anfitriona que  vampiriza a sus habitantes. Aquel que tuviese la oportunidad de contemplar el área de ese sistema planetario, sólo vería una mancha rojiza a manera de nebulosa expandiéndose sobre todos los planetas y su sol. Estos seres mueren en el mismo instante en que su última gota de sangre se evapora, pero sólo para renacer como vampiros estelares, destinados a vampirizar otras criaturas en distantes puntos del universo desde la seguridad que le ofrecen sus sueños. Así que debemos tener cuidado, porque soñar no cuesta nada cuando no hay vampiros estelares ocultos en ellos, de lo contrario… Puede costar muy caro.

Esta Introvision sólo es una advertencia para los habitantes terrestre de la presente Era, pues en el sombrío futuro de Zothique The Last Continent, conocemos muy bien a los vampiros estelares. Ellos no osan deslizarse furtivamente en los sueños de los zothiqueanos, pues saben que allí habitan cosas peores que ellos mismos. Y es que los zothiqueanos sólo sueñan con  la nigromancia y los demonios que la apadrinan. Así que ellos pasan por Zothique y ni siquiera se detienen a tomarse una tacita de sangre en Xylac, Ustaim o Yoros, sino que siguen de largo, no vaya a ser que sean vampirizados por segunda vez. Eso quiere decir que todos los Hermanos Fanáticos pueden soñar tranquilos, ya que están asegurados por su afiliación a este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser, que por cierto, en los sueños de la edición de esta semana…

La primera vampirización estará a cargo de la sección Neosapiens, justo a la vuelta de la esquina, en esta página del lunes. Nos encontramos en plena temporada dedicada a tres ilustradores de la Era Pulp. El segundo de ellos es el rey por excelencia de ese reino que no fue de este mundo: Virgil Finlay. Expondremos una galería de sus trabajos que nos harán comprender el porqué ellos son: Ilustraciones Para Sustituir la Realidad.

Esta semana la sangre de la sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles, se derramará física desde sus venas fantasmas. Publicaremos la reflexión de su Eminencia Black Metal, Varg Vikernes, sobre  la masacre que su colega Ario, Anders Breivik, llevó a cabo sobre los suyos en el Walhalla noruego. Es la primera parte de una opinión tan fresca como la sangre recién derramada, y que hemos traducido exclusivamente para nuestros lectores.

El universo de Zhor no hará brillar por un tiempo sus astros en la sección Tetramentis, en la página del jueves, pues su primera temporada ha concluido. Pero para que las visiones de las oscuras fantasías de factura zothiquena continúen manifestándose en ella, el monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak, publicará los últimos textos de su libro: Plexus Lunaris. La primera de las esmeraldas luciferinas se titula: El Grial de Carne y Hueso. Créanme, la sangre servida en él, no tiene nada de fantasmagórica.

Nos despedimos con las debidas libaciones —de sangre obviamente— en honor de nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Definitivamente, es un vampiro estelar que chupa cada edición de este Blogzine desde las venas de la voluntad. Nada sorprendente en los miembros de este oscuro séquito, pues ya saben… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

La Mala Digestión de la Última Cena

Por Odilius Vlak.  -25072011-

Ciertamente el banquete de la última cena fue una penitencia para las almas hambrientas que se reunieron alrededor del sepulcro para devorar el cadáver de la religión pasada. Pero esa noche más de un cadáver fue devorado. En algún momento, un zombi traidor se levantó con el propósito de vender a la tiranía de los Ángeles todos los Demonios del invitado de honor, cuyo número estaba simbolizado por cada una de las espinas clavadas en sus venas. Por supuesto, él no se enteró; estaba muy drogado como para que le importara el futuro de su sangre. Además, ya estaba sintiendo los primeros síntomas de la mala digestión que por miles de años iba a intranquilizar el estómago de su alma y la de sus seguidores. Los especialistas lo llaman: La Mala Digestión de la Última Cena.

Pero mientras el malestar estomacal ya tenía asegurado en el tiempo al menos dos milenios de vómitos de voluntad indigerida y el goteo de bilis del hígado de la conciencia, el espacio también iba a tener su fiesta;  manchando su presente con la sangre del invitado de honor; derramada desde el grial de su cuerpo huérfano de carne y de huesos. Fue un gran ritual. En el cual cada gota de sangre fue una reliquia ansiada por los coleccionistas del lado oscuro del universo y la realidad, sin importar que habitaran esta dimensión, o fueran ciudadanos de las dimensiones superiores. Todas las entidades tuvieron un trozo de ese pastel de carne y huesos: humanos —incluyendo sus propios discípulos—; animales; ángeles, demonios y hasta vampiros. Cada uno de ellos se acercó a la carne y la sangre del invitado de honor con una visión diferente de lo que esa carne y esa sangre eran. Pues el grial, y la sangre que contenía, eran cosas diferentes para algunos hombres de dudosas inquietudes y para los vampiros. Y en la edición de esta semana de este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser, les revelaremos algunas de esas diferencias, de manera que nuestros Hermanos Fanáticos no tengan dudas sobre cual de los dos bandos es el suyo… Aunque dudo de su posible duda. Por ejemplo…

Otto Rahn es el nombre de uno de esos hombres de dudosas inquietudes, para el cual el grial era algo muy físico. Y en nuestra sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles, publicaremos una investigación, traducida exclusivamente para nuestros lectores, que demostrará, entre otras cosas, el porqué Rahn es el Indiana Jones por antonomasia. Sigamos las huellas del investigador inglés, Richard Stanley, a través de diferentes locaciones europeas, en donde dejó las suyas Otto Rahn, uno de los tantos: «Buscadores del Grial Perdido».

En la sección Tetramentis, en la página del jueves, publicaremos la continuación del episodio final de la primera temporada de la saga «Las Crónica de Zhor», titulado: «La Larga Noche del Día del Juicio Final». Pero no demos nada por sentado cuando de lo que se trata es de la buena o mala digestión de la imaginación de Markus E. Goth.

Llegamos a la parte de lo aperitivos de la última cena de esta Introvisión. La debida libación con la sangre del invitado de honor sobre lo altares del sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual; y del monje negro de la medieval Averoigne. Y con dicha sangre escribiremos nuestro principio espiritual… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

El Planeta Peregrino

Por Odilius Vlak.  -18072011-

A través de un extraño cosmos de un pétreo orden newtoniano, deambula un planeta cuyo destino es relativo incluso para él mismo. Un planeta einsteiniano, si bien la causa de su judaísmo errante  no fue un exceso de energía fruto de la multiplicación de una masa putrefacta con la velocidad de una luz olvidadiza. No, un cálculo deliberadamente malintencionado de una ecuación más oscura se encuentra detrás de su maldición.

  El Planeta Peregrino fue en su tiempo un antiguo súbdito de un sistema solar regido por una benevolente gigante roja, que pese a sus buenas intenciones ya estaba a punto de convertirse en una supernova; preparándose para enceguecer todo el universo a su alrededor con un brillo superior al que pueden acumular sus millones de compañeras sin importar el grado de su delirio de grandeza. Así que los habitantes del planeta iniciaron una odisea mental para ver en cuál de las islas afortunadas de su pensamiento podría encontrarse la solución. Desecharon la idea de un éxodo masivo en sus naves espaciales generacionales, motivados por el apego que sentían por su planeta. En verdad, no querían abandonarlo a la suerte de ser segado por una guadaña de hidrógeno y helio jubilosos al verse liberados por una reacción nuclear inescrupulosa. O aún peor, en caso de sobrevivir a la agonía de la supernova, ser aplastado por el peso de su segunda muerte como estrella de neutrones o ser engullido por la vengativa gravedad de su fase divina como hoyo negro… Algo tenía que hacerse, pues unos cuantos millones de años pasan rápido.

Se decidió hacer del planeta una nave espacial. Una esfera en la cual se pueda recorrer el universo entero, utilizando para ello el movimiento de rotación de los planetas y de las estrellas a modo de plataforma de lanzamiento, luego de hacer el papel de satélite intruso. En verdad, desde las mismas planificaciones iniciales de esta idea, no se tomó en cuenta un destino determinado. El destino sería el que resulte del lanzamiento que reciba el planeta una vez gire lo suficiente alrededor de otro cuerpo estelar más grande como para obtener el impulso necesario. Ahora sólo faltaba resolver dos cosas: ¿cómo lograr la fuerza inicial para que el planeta se desprenda del agarre gravitacional de su estrella anfitriona; y cómo utilizar su centro magnético para darle cierto sentido de dirección cuando sea necesario.

Las edades se sucedían mientras los pobladores del planeta trataban de encontrar un método adecuando de desprendimiento sin la utilización de una energía —como la nuclear por ejemplo, la cual se tomó en cuenta— que pueda hacer explotar el planeta mucho antes de que lo hiciera la supernova. También desecharon la idea de construir dos plataformas gigantescas ancladas en los polos y a una altura de unos 30 kilómetros en el espacio, sobre cuya estructura de varios cientos de kilómetros cuadrado, se colocarían cohetes nucleares con el propósito de impulsar el planeta. Incluso no faltó el visionario temerario que propusiera una idea como la de hacer todo eso en algún planeta vecino; sacándolo por la fuerza de su órbita a golpes de explosiones nucleares y dirigiéndolo hacia las vecindades de la órbita de su planeta con las plataformas de cohetes. El fin de un plan tan genial pero al mismo tiempo tan arriesgado, era que ese planeta con su aproximación e irrupción controlada dentro del campo gravitacional del suyo, lo empujara fuera de las fronteras de la estrella anfitriona.

Luego se pensaría en las soluciones de los efectos que esa acción provocaría sobre la misma geología del planeta y sobre todo los seres vivos que lo poblaban. Al fin y al cabo, decía el científico, de todas maneras tendremos que desarrollar esos métodos cuando tengamos que usar frecuentemente la fuerza de gravedad de otros planetas y estrellas, en ese caso, nosotros como cuerpo celeste que tendrá que acostumbrarse al papel del que entra a la propiedad privada como perro por su casa.

El planeta mismo, mientras tanto, asimilaba la intensa energía de estos pensamientos puestos en marcha durante miles de años ininterrumpidos. El planeta se sobrecargó de esas ilusiones; de esa pasión; de ese amor profesado por sus hijos naturales… De su divina locura. Y de esta energía psíquica se sobrecargó el planeta desde su mismo núcleo, provocándole un trastorno en sus movimientos de rotación y traslación que lo hicieron desviarse de su órbita y alejarse de la zona de su sistema planetario, y con ello, de la atracción gravitacional de su sol. Sus habitantes no podían entender qué había pasado que el planeta ya empezaba su eterno vagar por el universo sin la mediación de ninguno de sus métodos. Pero lamentablemente, la despedida de los cuerpos celestes fue mutua. Pues al mismo tiempo que el planeta inició su partida la supernova explotó. Ya se encontraba a muchos millones de kilómetros cuando esto sucedió, a una distancia suficientemente lejos como para no ser afectado por la explosión; pero suficientemente cerca para que afectara todas las formas de vida biológica de su interior, incluyendo a sus habitantes humanoides. Estos se extinguieron sin saber que la energía que finalmente salvó al planeta fue la de su voluntad y genio imaginativo.

El planeta por su parte, al verse privado de aquellos seres que le otorgaron una dimensión imaginaria, se hundió en una especie de amnesia que no le permitía recordar un punto fijo al que pudiera llamar destino. Este no estaba en los planes de sus habitantes inteligentes. Y de esa manera inició su destino de planeta errante con la falsa ilusión de que su vagar era en verdad una peregrinación… ¿pero hacia dónde? Hacia donde lo llevaran los vientos cósmicos. Era un planeta maldito. Las estrellas y demás cuerpos celestes permitían que este vagabundo irrumpiera en su campo gravitacional y efectuara una cuantas vueltas a su alrededor con el fin de que se marchara lo más rápido posible. Claro, se daban casos en que el tiempo que se tomaba completar la órbita alrededor de ciertas estrellas era de cientos de años. Pero esto no le importaba al planeta errante, pues tenía la convicción de que su peregrinar tenía un objetivo. ¿Y cuál era éste?… Cual otro sino las ilusiones de aquellos que lo habitaron; que flotan como visiones fantasmas en formas de gases en el espacio que antes ocupaba su atmósfera. ¿Gases de efecto invernadero? No, gases de efecto visionarios, a pesar de que esas visiones no existan en el universo físico en el cual las persigue El Planeta Peregrino.

¡Uffff!… Qué le podríamos agregar a eso. Nada, excepto que si el planeta peregrino alguna vez se cansa de su peregrinaje… Zothique The Last Continent, podría ser el destino final perfecto. O quizás aprovechemos su naturaleza errante para salvarnos nosotros de nuestra propia condena abordándolo, eso sí, con todo y nuestro amado continente. Pues sin él… no hay ninguna ilusión o visión digna de ser perseguida. Mientras tanto, veamos que les tenemos en la edición de esta semana de este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser.

Peregrinamos directamente a nuestra sección Tetramentis, en la página del jueves. He aquí que la peregrinación del universo fantástico de las «Crónicas de Zhor» está a punto de concluir su primera temporada con una explosión digna de una supernova. Y el título del último capítulo es más que adecuado para reflejar esta afirmación: «La Larga Noche del Día del Juicio Final». Esperemos que Markus E. Goth no esté teniendo pesadillas con la profecía del 2012.

Bueno, abandonamos nuestra estrella anfitriona por la edición de esta semana, aunque no nuestro amado continente. Y lo hacemos con la despedida litúrgica a nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Tanto él como el monje negro de la medieval Averoigne están cavilando la idea de comprarse un planeta en vez de una nave espacial para pasearse en las tardes de domingo por el universo. La ruta estelar no será muy luminosa, pues… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Las Matemáticas de una Naturaleza Suicida

Por Odilius Vlak.  -11072011-

La armonía matemática es la sangre que circula a través del cuerpo del universo en general y nuestra naturaleza particular. «El número es la más perfecta relación sexual entre las manifestaciones del universo» Me hubiese gustado escuchar a Pitágoras decir algo como eso. Pero si no lo dijo, al menos lo intuyó. La armonía matemática es tan esencial para la evolución que tan solo el cálculo de pensar en el resultado de su ecuación para este planeta es doloroso. Algo me dice que nuestro planeta posee cierta inarmonía matemática, sobre todo en su expresión imaginativa, o más bien, en su facultad proyectiva. Como si los cálculos para codificar el devenir de la naturaleza en este planeta hubiesen estado a cargo de un Ángel y un Demonio cuya tarea era, entre otras cosas, desarrollar la armonía entre ellos a manera de práctica iniciática; y que de dicha armonía mutua entre sus dos polaridades, sin dejar por ello de serlo, dependiera el resultado último del cálculo matemático de nuestra naturaleza… Obviamente, algo salió mal.

A primera vista este error de cálculo se traduce en el carácter cruel y conflictivo de toda expresión energética con independencia: todo lo que habla de la vida piensa la muerte. En un punto de su evolución la facultad proyectiva de la naturaleza proyectó, para leerlos de antemano, a los existencialistas… deviniendo la Naturaleza en fanática de esta visión de la vida. Un buen ejemplo es una especie como el Homos Sapiens, que pese a su elevado nivel mental y espiritual, gracias en parte a que su naturaleza no pertenece totalmente a la Naturaleza —en especial su imaginación— se ha convertido en una gran fuente de desequilibrio; y en una verdadera amenaza para la misma Naturaleza. Pero en cierto sentido el Homos Sapiens, siendo parte de la Naturaleza, cuya naturaleza fue creada a medias por ella, es culpable sólo a medias de su naturaleza inarmónica, siendo más bien un resultado de las matemáticas de una naturaleza suicida.

Y si el hombre es un destructor de la naturaleza de la cual es parte, entonces, es la propia naturaleza la que posee los impulsos autodestructivos, ya que permitió el desarrollo de una especie que encarna lo más elevado, la imaginación, sabiendo que quizás la operación matemática que la creó en su propia facultad proyectiva estuvo a cargo del Demonio, o peor aún… del Ángel. O posiblemente, fue el resultado de un malicioso cálculo de la misma naturaleza, hastiada de sí misma y con suficiente ennui corriendo por sus venas vegetales y animales; por el ardor sin objetivo del fuego y la flaccidez sin motivo del agua… que decidió suicidarse lentamente, con un método cuya ejecución abarca millones de años y con una herramienta demasiado natural como para ser notada: el Homos Sapiens.

Ella sabía que este chiquillo travieso también es hijo de la oscuridad sideral que permea otros esquemas y manifestaciones físicas; otras naturalezas con leyes diferentes a las suyas propias, que prosperan en lejanos planetas. Y sobre todo, la que permea todo lo inmanifiesto en el universo físico, y desde cuyo plano inspira la imaginación del Homos Sapiens. Permitiéndole que extraiga luz de sus entrañas. La Naturaleza tiene en esta especie la coartada perfecta para llevar a cabo su lento suicidio. Como no es una especie alienígena, los Dioses no notarán nada extraño en el comportamiento destructivo del Homos Sapiens, ya que todo se excusa con el principio de que toda creación nace de la destrucción: y el Homos Sapiens, lo saben los Dioses muy bien… Es un gran creador. Además, al fin y al cabo, el muchacho es parte de ella… Problemas domésticos sin importancia. ¡Tontos!, no se dan cuenta que la Naturaleza de este planeta se ha vuelto loca no por que le falte un tornillo, sino uno o dos números racionales.

Si tal estado de cosas continúa, con una naturaleza existencialista que anhela ir tras Rimbaud a través de un pausado suicidio con la navaja llamada Homos Sapiens; y con este último demasiado ocupado en explorar el lado oscuro de su Ser como para darse cuenta de que sólo es un juguete en los desquiciados planes de la naturaleza física a la cual pertenece… La Naturaleza se saldrá con la suya… y con las manos más lavadas que Pilato. Pero en su caso… el líquido será sangre no agua.

Bueno, no sé que me pasó, pero en cualquier caso pido disculpas por mi falta de armonía matemática en mi tesis sobre las tendencias suicidas de la Naturaleza. Quizás sea yo el que esté usando como coartada a la Naturaleza para regalarme yo mismo lo que me negaron mis padres en todos mis cumpleaños. Huelga decir que no era un pastel de chocolates. Cuando todo acabe, y si esta tesis es asumida como válida, la Naturaleza tendrá la culpa de mi suicidio… ¿O yo del de ella? Algo es seguro Hermanos Fanáticos, la sangre de ambos será tragada por las arenas ardientes de Zothique The Last Continent El último acto en el lento suicidio de la naturaleza. Que quede claro que esta revelación de la conspiración iluminati de la naturaleza fue hecha aquí, en este Blogzine de las cosas que no son pero deberian ser.

Y saltamos directamente a la ecuación matemática de la sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles. Este año en nuestro Blogzine, es el de la traducción de historias inéditas en lengua española de Clark Ashton Smith, especialmente del género de Ciencia Ficción. En la siguiente historia, tan fresca en lengua castellana como la sangre multicolor que ha de derramar la naturaleza en su hora aciaga, su colega solar se le adelantó cometiendo un suicidio tan frío que congeló totalmente nuestra estrella anfitriona. Su título: «Fénix».

Y las matemáticas de la naturaleza mágica de «El Ciclo de Zhor», están constituidas con cifras de muerte y voluntad de poder. Y nuestra sección Tetramentis, en la página del jueves, continúa siendo, afortunadamente, el escenario en el cual se desarrolla este drama de naturaleza cósmica. El siguiente capítulo se titula: «La Sagrada Daga Dorada». Quien sabe si nuestra naturaleza realmente está leyendo esta saga de Markus E. Goth y no a los existencialistas.

Abandonamos esta Introvisión con un armónico saludo proferido al unísono por el Ángel y el Demonio que calcularon al Homos Sapiens en la facultad proyectiva de la Naturaleza. Un saludo a nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. El monje negro de la medieval Averoigne, les pide que antes de seguir el ejemplo de la naturaleza le sea permitido proferir estas palabras… Sí… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Aún Falta Otra Muerte

Por Odilius Vlak.  -04072011-

Ya no queda nada del cuerpo físico, se ha desvanecido en los sueños de los gusanos carroñeros, que sin tomar en cuenta la personalidad abstracta de su memoria, se lo disputan con sus diferentes encarnaciones en los recuerdos de los seres humanos que en algún espacio-tiempo devoraron esa carne con sus sentidos. Los gusanos carroñeros tienen ante sí un banquete infinito, pues el cuerpo físico que antes le disputaba la memoria de una carne conocida, ya ha sido devorado y, en el presente, no es más que otra memoria devorada por sus sueños. Y así ad infinitum.  Pero existen seres que han lucido las fastuosas vestimentas de la sabiduría infernal. Seres que sólo les arrojan la limosna putrefacta de su cuerpo físico a los gusanos carroñeros, privándolos de la siguiente expresión dimensional del todo de su cuerpo cósmico, es decir, de su cuerpo astral. Y sin la muerte de éste, no existirá ninguna memoria del cuerpo físico para ser devorada por los sueños de los gusanos carroñeros. Existe más de una expresión dimensional de la vida, y una muerte para cada una de ellas. Y eso lo sabe muy bien esa oscura estirpe de magos, que una vez que los gusanos carroñeros, ahítos por el el banquete físico de su cuerpo, se echan a dormir, con el propósito de continuar el banquete infinito con la memoria que encarna su cuerpo astral, le dicen… ¡Cuidado!… Aún Falta Otra Muerte.

Este brusco impedimento no hiere los sentimientos de los gusanos carroñeros, que no ven que dicha prohibición pueda arruinar sus planes de su banquete hiperdimensional. Pues estos mismos nigromantes les proveerán de suficiente material putrescible como para que no sueñen guardar ningún rencor. ¡Ah sí!… Una vez que inicien su demoniaco evangelio en la psiquis de los seres humanos, con máximas y parábolas que se expresarán con las lúgubres metáforas de las enfermedades que destruyen el cuerpo físico.

La inspiración que alimenta la imaginación astral de estos nigromantes, es una verdaderamente poética. Y es que la devastación que a lo largo de las edades ellos han llevado a cabo en la dimensión psíquica de los seres humanos ha tenido como resultado una evolución infinita de las enfermedades que afligen su cuerpo físico. Siempre hay una nueva enfermedad como invitada de honor de la carne mortal, más terrible, sutil y sofisticada que la anterior… Más imaginativa en sus siniestros efectos y manifestaciones. Ellas, junto con toda clase de obsesiones y vicios, constituyen poderosos demonios familiares que los nigromantes envían al cuerpo físico. Su misión, como toda enfermedad, es causar la ruina física, cuyo proceso intensifica más la energía mental del enfermo con el sufrimiento que causa. Esta energía es la que devoran los cuerpos astrales de los nigromantes en las narices mismas de los sueños de los gusanos carroñeros que no le dan crédito a sus visiones. Teniéndose que conformar con el burdo alimento físico una vez la carne haya sido vencida.

No es mal negocio para unos seres que sólo se dedican a devorar lo físico y soñar con devorar lo astral con las fauces de sus sueños. Es por eso que no les guardan ningún rencor a los nigromantes que no lo satisfacen con el cadáver de su cuerpo astral, pues la vida de éste significa más muerte física, y más material putrescible para ellos. Aún así, ellos siempre intentan atrapar desapercibido los cuerpos astrales de los nigromantes, en momentos en que sus sueños los notan demasiado quietos. Pero al acercarse siempre son detenidos bruscamente por las mismas palabras… ¡Cuidado!… Aún Falta Otra Muerte.

Anuncio publicitario: «Se solicitan gusanos carroñeros aficionados a soñar en Zothique The Last Continent». ¿Por qué? Eso ya lo deberías saber Hermano Fanático… En nuestro amado continente la muerte es tan abundante que la población de gusanos carroñeros no basta para devorar sus obras de arte. Concebidas con las enfermedades que brotan gracias al evangelio que el cuerpo astral de los nigromantes propaga en la dimensión psíquica de los zothiqueanos. Los interesados en tal oferta putrefacta contactar a los representantes en este espacio-tiempo de ese reino de muerte, putrefacción, enfermedades y parasitismo astral, aquí, en este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser.

Bueno, y si existe una muerte que siempre falta, esa es la muerte de la imaginación, ¡afortunadamente para los que nos contamos entre sus adoradores! Y ese principio quedará demostrado con la exposición que le mostraremos en nuestra galería mensual de Neosapiens, titulada: Hannes Bok: Un Espejo que Sólo Refleja Nuestras Fantasías. Es un verdadero plato fuerte, hasta el punto de que algunos gusanos carroñeros quisieran participar de este banquete de la imaginación, y no sólo con sus sueños. Pues Bok es uno de los grandes ilustradores e la era Pulp. Y con él, por cierto, iniciamos la tercera temporada de nuestra galería, dedicada a tres ilustradores, súbditos de ese reino que no fue ni es de este mundo: el reino de las Revistas Pulp.

Y las «Crónicas de Zhor», la ópera prima de Markus E. Goth, es el gusano carroñero que con sus visiones, más que con sus sueños, continúa devorando nuestra sección Tetramentis, en la página del jueves. Al parecer la complejidad de esta saga no conoce la muerte. Veamos que nos revelan las visiones de Markus en el siguiente capítulo, titulado: «El Monje Carmesí».

Bueno, y del mismo Markus E. Goth, sumo sacerdote, editor y director de este Templo Virtual, nos despedimos en este último párrafo. Siempre falta una muerte, tanto para él como para el monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak. Aún así, los sueños de los gusanos carroñeros son bienvenidos en nuestro cuerpo astral. Es un éxtasis como para cantar: «bésame, bésame mucho… como si fuera…». Oh perdón… me equivoqué de letras. En verdad la lírica es como sigue… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Mendigándole al Azar

Por Odilius Vlak.  -27062011-

Postrados a los pies de la sombra del Azar los Devotos de la Locura le ruegan que les arroje la limosna del éxtasis visionario; los ecos de antiguas limosnas aún arden en el fuego de sus demoniacas miradas, mientras los fósiles de remotos éxtasis visionarios, de los cuales los ecos son la huella en el tiempo del cuerpo sólido de un sonido en el espacio, continúan disecándose tras el horizonte de sus párpados.   Los Devotos de la Locura representan el sobrante degenerado de los antiguos Adoradores del ¿Por Qué?, que por largas edades pretendieron alabar con su raciocinio al Orden, y por esta misma acción desterrar al Caos del alma humana y su experiencia visible llamada vida.

Pero a medida que la Razón y el Orden menguaban en cuanto a sus posibilidades de canalizar todas las ramificaciones posibles de la creatividad, mientras al mismo tiempo procuraban mantener en cadenas a la imaginación, por considerarla un instrumento peligroso del Caos y el Azar, el universo mental de los Adoradores del ¿Por Qué? se fue haciendo más vulnerable a los síntomas de una extraña enfermedad: el Éxtasis Visionario.

«La imaginación es un poderoso Demonio al cual hacemos bien en mantenerlo confinado en las mazmorras de nuestro inconsciente; también cualquier forma de embriaguez. Y es que son las herramientas que usan el  Caos y el Azar para insertar nuevas realidades en el universo físico al margen del proceso meticuloso de la Razón y la estructura del Orden, los cuales están en nuestro poder», así decían.

Pero su ambición tuvo un precio, pues lo que por desgracia olvidaron los Adoradores del ¿Por qué? es que tanto la mecánica de la Razón como la estructura del Orden son limitadas, y sus dominios no van más allá del espacio y el tiempo, mientras que el reino del Azar y el Caos abarca toda la eternidad. De manera que una vez su universo mental alcanzó los límites de sus divinidades, cruzaron sin darse cuenta a los dominios de las entidades de dones infinitos. No se puede decir que el tiempo pasó, pues ellos ya no lo sentían transcurrir, sometidos como estaban por las fuerzas del Caos y viviendo bajo el asombro constante de lo que les podía otorgar al Azar, hasta que de lo único que fueron verdaderamente conscientes fue de su nuevo estatus como Devotos de la Locura. Pero no una locura estéril sino de una pletórica de imaginación, de visiones e ideas. Imaginación, visiones e ideas que han expandido el universo mental de los antiguos Adoradores del ¿Por Qué? más allá de los límites del espacio y el tiempo; más allá de los límites del universo visible; más allá de los límites de la materia oscura… llevándola dentro de los límites de la energía oscura. Haciéndolo uno con ésta y con su marcha expansiva hacia los límites de los universos paralelos. Sí, hay mucho que mendigarle al Azar y millones de años luz para hacerlo, en esta exploración del universo mental personal y colectivo, pero no importa, pues el Caos es el que atesora todo el éxtasis y todas las visiones.

No recuerdo si fue Thasaidon el que me susurró esto, lo que no me sorprende, pues fue en un estado de éxtasis visionario, que es por cierto, el estado propio de todos los miembros de este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser. Aún existen Adoradores del ¿Por Qué? y también los Devotos de la Locura; la Razón y el Orden; el Azar y el Caos. Pero sobre todo… Aún existe la Imaginación y todas sus revelaciones a través del éxtasis visionario. Y en lo que la energía oscura continua llevando a cabo su misión de expandir el universo hasta las fronteras de sus vecinos, veamos que le hemos mendigado al Azar y a la Imaginación en la edición de esta semana.

La primera limosna visionaria del Azar será en nuestra sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles. Les traemos la traducción inédita de un texto que es una verdadera joya visionaria en sí mismo: el primer editorial de la revista Amazing Stories, correspondiente a su primer número de abril de 1926. Obviamente, la mano que lo redactó fue la de Hugo Gernsback [1884-1967], pionero de la Ciencia Ficción tanto en la faceta de editor como de escritor; y entre otras cosas, creador del término mismo que define al género: «Ciencia Ficción». Y fue en este editorial que él acuñó las palabras mágicas.

La sección Tetramentis está consagrada al universo que tras unos cuantos éxtasis visionarios ya responde a la definición de «Las Crónicas de Zhor», visualizado por la oscura imaginación de Markus E. Goth. Aún somos prisioneros del Acto 3, titulado: «Jesitd: El Planeta de las Dos Islas Malditas». En esta entrega la Tercera Parte.

Y como ya se han enterado en sus pesadillas, nuestro sumo sacerdote es precisamente Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Pero dudo que él le mendigue algo al Azar, más bien le exige. En cuanto al monje negro de la medieval Averoigne, ni le mendiga ni le exige, sino que toma lo que quiere por la fuerza, literalmente violando sexualmente al Azar. Si hay algún Hermano Fanático cerca que se tape los ojos, pues la violencia de un éxtasis visionario conseguido de esa forma es contagiosa. Nada sorprendente tomando en cuanta que… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

El Mal Sobrevivió el Diluvio

Por Odilius Vlak.  -20062011-

Y las aguas cayeron por cuarenta días y cuarenta noches dice la leyenda; y esas aguas representaron un bautismo de muerte para toda la humanidad de parte del dios del abismo superior. Ah sí, un bautismo de muerte, pues no fue porque los humanos apestaban por falta de higiene que el dios del abismo superior decidió sepultarlos en una tumba líquida. Según cuenta la leyenda, fue por su desenfrenada capacidad para hacer el mal; por el placer sexual que experimentaban odiándose, violándose, robándose y asesinándose unos a otros… Tales fueron los motivos del diluvio. Motivos que pueden definirse con dos palabras: El Mal.

  Pero si el dios del abismo superior puso en marcha esa desesperada solución para erradicar el Mal de la tierra arrancando las raíces que lo unían a ella, es decir, la especie humana, a través de la cual daba sus siniestros frutos… Y si esa solución tuvo éxito… ¿Cómo es que el Mal pudo sobrevivir al diluvio? Pues de alguna forma tuvo que haberse perpetuado hasta nuestros días, en los cuales ha ascendido hasta niveles verdaderamente esplendorosos. Pero claro, si el Mal era canalizado a través de los seres humanos, y la leyenda nos dice que un arca fue construida por un «humano» llamado Noé, el cual, junto a sus hijos y un grupo de animales fueron los elegidos por el dios del abismo superior para salvarse y continuar la propagación del Homos Sapiens en este planeta… ¿No habrán sido ellos las herramientas que el Mal utilizó para sobrevivir el diluvio universal? Pues al fin y al cabo, todos ellos eran humanos, elegidos o no, y por lo tanto con una tendencia predeterminada por su estructura genética. Estructura que el dios del abismo superior diseñó, pero que al parecer se olvidó que existía, y en la cual se escabulló un gen cuya labor era desarrollar la tendencia de hacer el Mal en los seres humanos.

  Esto quiere decir que no sólo el Bien, sino también el Mal abordaron juntos el arca. Esto así porque quizás el personaje de Noé era un caso extraño, parecido al del Dr. Jekyll y el Sr. Hyde. Con una personalidad escindida de una manera tan radical como el personaje en la novela de Robert Louis Stevenson, Noé, mientras cumplía los oscuros preceptos del dios del abismo superior con el sonriente rostro de su conciencia normal, reino de sus tendencias para hacer el Bien, le daba cobijo en su inconsciente al Mal, el Sr. Hyde que se habría de manifestar inmediatamente después de que las aguas del diluvio se secaron, a través de una embriaguez de vino que Noé experimentó, cuyas consecuencias, aparte de ejecutar el show gratuito de desnudarse, fue la maldición de su hijo mayor. Sólo nos queda imaginarnos, desde un estado morboso claro está, e inspirado obviamente por el mismo Mal que sobrevivió al diluvio a través de la personalidad psicótica de Noé… imaginarnos decía, las demás acciones que el Sr. Hyde dentro de Noé llevó a cabo en orden de ofrecerle con dichos ejemplos un campo fértil a la expresión del Mal en la tierra.

  Pero por favor, no me mal interpreten, no es que esté juzgando al pobre hombre, pues bien mirado desde esta distancia, el individuo no debió tener una vida muy equilibrada, pues no fue para pastorear ovejas para lo cual fue elegido… ¿O condenado? Por otra parte, aún queda una segunda hipótesis. Esta viene dada por los animales mismos. Es evidente que el juicio contra la manifestación del Mal en las acciones de los hombres fue de un carácter moral, y no uno basado en las leyes de la naturaleza, cuyos dictámenes son acatados tanto por hombres como por animales desde un impulso ciego, no perturbado por ningún cuestionamiento. Una de estos dictámenes: es el crimen. Si con la eliminación del Mal en el mundo una de las cosas que se quería evitar era el crimen, ¿cómo continuó éste reinando en la naturaleza de los hombres que repoblaron la tierra a partir de los hijos de Noé? Aun si tomásemos en consideración la idea absurda de que Noé y sus hijos eran todo amor, la respuesta es muy simple: si los hombres dejaron de cometer el crimen desde las bases morales, no así los animales desde los impulsos de la naturaleza. El león continuó devorando al cordero y la serpiente a la liebre, desde un estado más allá del Bien y del Mal. Los hombres vieron este ejemplo y… Bueno, no podemos culparlos, al fin y al cabo veían que éstos no eran castigados por sus crímenes, que lo eran, aun sin la inspiración de la moral o el libre albedrío, o… Ya basta, dejemos a Noé descansar en paz y continuemos haciendo el Bien… y el Mal.

  En cualquier caso, con una sombrilla basta, al menos aquí, en este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser.  Saben, dicen la buenas y malas lenguas que la tierra a la cual Noé arribó luego del descenso de las aguas del diluvio, fue a las del continente de Zothique, que casualmente acababa de emerger con el fin de ser el espacio por excelencia para las manifestaciones del Mal. Claro, esa versión es la que incluye una ruptura en el continuo espacio-tiempo, que arrojó a Noé hacia el último futuro. En todo caso, es seguro que su Sr. Hyde interior se sintió como en casa.

   Mientras Noé se divierte embriagándose y desnudándose sin que nadie se burle de él allá, en el lejano futuro de Zothique, aquí, en este oscuro presente, publicaremos la continuación del Acto 3 del libro «Las Crónicas de Zhor» por Markus E. Goth, titulado: «Jesitd: El Planeta de las Dos Islas Malditas».

  Y antes de ahogarnos sería bueno que nos despidamos. En primer lugar de nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual; de mí mismo, que al igual que el Mal he sobrevivido a más de un diluvio; y de cualquier Hermano Fanático que esté disfrutando de las aguas del diluvio, o quien sabe, si pueda estar en el lejano futuro sirviéndole vino y toda clase de drogas exóticas al Sr. Hyde que se esconde dentro de Noé. ¿Saben cuál es la frase favorita del Sr. Hyde?… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Descomposiciones Fugaces de una Carroña Infinita

Por Odilius Vlak.  -13062011-

  El hedor de una fantasmagórica putrefacción emana de lo invisible, de la cuarta dimensión del espacio, a través del túnel cuántico que es hollado en la estructura hiperdimensional del cosmos por los instantes más morbosos de nuestra imaginación. Algo ha muerto en los planos superiores; algo cuya carroña es infinita y cuyo proceso de descomposición se expresa en fugaces estados que podemos percibir aquí, en estas tres dimensiones, a través de un éxtasis criminar para el cual no tenemos explicación, pero que sin embargo disfrutamos.

  Sí, algo ha muerto en los planos superiores, algo se pudre ad infinitum; posiblemente el universo mismo. Quizás el universo ya haya muerto hace eones. Quizás este plano en el que estamos sea el único que continua ejecutando su mecánica vital, y eso quizás sea así, porque nosotros somos los gusanos invisibles que devoramos con nuestra existencia y todos sus procesos, la carroña invisible que nos alimenta por toda la eternidad. De ser así, el plano físico es la expresión de un material muerto y putrefacto, cuyas faces de descomposición están sincronizadas con nuestros procesos creativos, que mantienen vivo este plano del cual somos parte, pero que mantienen infinitamente muerto el resto del universo… Esa es nuestra particular forma de ser gusanos carroñeros.

  ¡El Universo está muerto!… Y nosotros… ¿Sus gusanos carroñeros? Es posible. En todo caso, el hedor a descomposición sólo es percibido por los seres más sensibles; seres para los cuales esta revelación les resulta demasiado… sí, demasiado hedionda. Muchos de ellos se preguntan si este fenómeno es algo personal. Es posible, se dicen, que no sea que el universo haya muerto, sino que una de mis expresiones dimensionales en los planos superiores haya cometido un crimen, siendo el hedor que percibo producido por la putrefacción infinita del cadáver de mi víctima. En algún punto de la estructura hiperdimensional del cosmos, hay un alma pudriéndose gracias al éxtasis criminar que experimentó la mía en un momento dado.

  No faltan aquellos de naturaleza más sombría, que no creen que el hedor que perciben luego de cada éxtasis morboso de su imaginación, sea causado por la descomposición infinita del cadáver del universo, o por el de una víctima suya en el plano espiritual… sino por el propio cadáver de su alma: su alma es la que ha muerto, y es la que se pudre infinitamente; con descomposiciones fugaces puestas en marcha por sus pensamientos tridimensionales más lúgubres. Estos son los zombis de almas muertas. Seres que viven envueltos bajo el sudario de un hedor causado por un cuerpo que se pudre de manera infinita. Y lo peor es que esta putrefacción no es la del universo, lejano y colectivo, con innumerables imaginaciones para compartir su hedor. Tampoco es la de alguna alma que ha sido víctima del éxtasis criminar de la suya: su hedor sólo es percibido por el arquetipo tridimensional del victimario, pero la carroña se encuentra lejos de él. No, este hedor emana de una carroña cercana: el cuerpo putrefacto de un alma que se encuentra cerca, muy cerca… dentro de su propio cuerpo físico. Y lo peor es que las expresiones fugaces de su putrefacción serán compañeras por toda la eternidad. Y es que esa carroña que se pudre en los planos superiores de su propia expresión hiperdimensional… Es infinita.

  Interesante, de hecho me inspira una profunda inhalación. Quisiéramos envidiar a todos aquellos que perciben a través de cada éxtasis morboso de su imaginación el hedor de esa carroña infinita, sin importar que ésta sea la del universo; la de una víctima de los planos superiores; o la de la propia alma… quisiéramos, pero no podemos. Y es que aquí, en este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser, tenemos nuestra propia carroña que se pudre ad infinitum: Zothique The Last Continent. Sus descomposiciones fugaces suceden en el espacio-tiempo infinito de la imaginación del divino Klarkash-Ton, y la de cada uno de los que hemos decidido podrirnos junto a los mundos que su oscura fantasía concibió. Obviamente, junto con el continente, siempre hay uno que otro Hermano Fanático descomponiéndose también… ¡Nuestras más hediondas felicitaciones!

  La sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles, es el espacio infinito en el que se están pudriendo una serie de historias de Ciencia Ficción de Clark Ashton Smith, hasta ahora inéditas en lengua española. Es una temporada auténticamente «Pulp», en la que nos tropezaremos con títulos como el de la historia que les traemos esta semana: «Abandonado en Andrómeda».

  Otra carroña se está pudriendo ad infinitum en la sección Tetramentis, en la página del jueves. Se trata del universo que se derrama como pus viscosa de la imaginación de Markus E. Goth. Entramos a la tercera descomposición fugaz de su carroña… perdón, su tercer acto, titulado: «Jesitd: El Planeta de las Dos Islas Malditas».

  Bueno despidámonos con un fuerte hedor de nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Tanto él como el monje negro de la medieval Averoigne saben como podrirse de la manera más ecológica y sin efectos nocivos para la capa de ozono. Ah sí… ¡Qué hermoso es podrirse infinitamente! ¡Qué hermoso es Zothique! ¡Qué hermoso es esto!… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

La Constelación del Pentagrama Invertido

Por Odilius Vlak.  -06062011-

La tierra ancestral, desde cuyo suelo brotó más de un mito oscuro, se encontraba bajo un extraño cielo estrellado, o más bien agujereado de puntos de una lúgubre fosforescencia verde. Estos antros redondeados de luz fantasmal no estaban esparcidos al azar, sino que formaban parte de una gran constelación en forma de pentagrama invertido. Dicha inversión no se modificaba por el punto espacial desde el cual era observada, sino que de alguna forma se adaptaba a la perspectiva del observador.

  Desde tiempos remotos, la peregrinación hasta esta tierra sagrada, envuelta eternamente por el sudario de la noche, ha sido una prueba obligada para los aprendices de brujos. Pues sólo en la oscuridad de su cielo puede contemplarse La Constelación del Pentagrama Invertido. En ninguna otra latitud del planeta, o desde cualquier otro punto del universo al que pertenecía, se podía captar con el ojo desnudo el pálido prodigio de luz verdosa. Y tal ha sido el motivo de mi propia peregrinación… Ganar el derecho a ostentar la oscura corona de las artes nigrománticas.

  No sé bien que esperar, pues el objetivo de la peregrinación es desconocida para todo neófito. Sólo se le exige que mantengan las puertas de su imaginación abiertas a las maravillas más oscuras. Ya llevo mucho tiempo pululando bajo el pálido destello agujereado, y sólo ahora me doy cuenta de que la constelación ya no está tan distante, su aura verdosa ha devenido en un extraño aliento de vida para la tierra y para mi imaginación. De repente, cada uno de los astros comienza a moverse. Al principio, con un ligero temblor; el temblor de todo cuerpo celeste que cobra consciencia del terror frío, vacío y silencioso que el universo ofrece por compañía. Luego, con movimientos más definidos, ajustados a la cambiante forma que va adoptando. Entonces, con un solo y alucinante movimiento, todas las estrellas se desprenden del universo como una lluvia de murciélagos del techo de una caverna. Porque eso es lo que son. Murciélagos gigantescos, adheridos a la oscuridad gelatinosa de este espacio dimensional.

  La Constelación del Pentagrama Invertido se deshace en una estela de verdosa fosforescencia, dejando tras de sí el rostro infinito de una oscuridad sin principio ni fin; proyectando sobre la tierra relámpagos de una fantasmal luz esmeraldina con cada batir de alas de los murciélagos. Uno de ellos se posa sobre mí. Desciende lento, como una gota de fuego verdoso, cuyas llamas van cortando con la definida forma de un murciélago el alma somnolienta de la oscuridad. Para el momento en que se posa sobre la tierra, sus dimensiones se han ajustado a la de ésta. Este murciélago ha de ser la montura de mi alma y mi imaginación. Sobre su lomo cabalgarán hasta los reinos interiores de la constelación del pentagrama invertido, en el centro de la cual arde la llama de la sabiduría del abismo.

  Y debo agregar que dicha llama de sabiduría abismal, también arde en este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser; un astro más de la constelación que forma a Zothique The Last Continent. Por supuesto, tenemos toda una reserva de murciélagos estelares para todos los Hermanos Fanáticos que quieran remontarse hasta nuestro agonizante reino. Y una vez dentro de él…

  La primera llama se encuentra al alcance de la imaginación, pues arde en nuestra sección mensual de Neosapiens, en esta página del lunes. En esta edición, nuestra galería estará dedicada a exponer las portadas de una de las revistas más emblemáticas del cómic de fantasía y ciencia ficción. Su impacto a la imaginación colectiva desde esta rama de la subcultura de la creatividad de género, ha sido tan contundente como el golpe de un metal pesado… muy pesado. Prepárense a recibir el golpe de: Heavy Metal: Una Imaginación que no se Oxida. Con esta galería concluimos nuestra segunda temporada de Neosapiens; dedicada a la presentación de varias revistas que han sido simbólicas —tanto en la literatura como en el cómic— en lo que fue la continuidad de la temática imaginativa heredada de las Pulp Magazines, luego del declive de éstas.

  En la sección Tetramentis, en la página del jueves, arde el fuego de una nueva nigromancia. Nos referimos al universo de oscura fantasía que se está desangrando desde la imaginación de Markus E. Goth. Bueno, entre otras cosas sabemos que existen nombres como: Zhor; La Abadía Escarlata; Xarzás «el monje nigromante», y… No, mejor continuar sumergiéndonos en el pentagrama invertido de esa oscura constelación creativa. Y eso a través del Acto 2 de esta saga: URDARK: Réquiem del Templo de la Dualidad Mandálica.

  Y con esta punta se completa la forma del pentagrama invertido de nuestra oscura constelación. Desde el centro de éste nos despedimos de nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. En algún punto de la constelación, el monje negro de la medieval Aveorigne, debe estar mantralizando… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

La Luna y el Lago de Sangre

Por Odilius Vlak.  -30052011-

  El lago que visito cada noche reposaba sobre una depresión rocosa cubierta con un extraño musgo mineral que lo revestía de un duro esmalte perlado de color verde. Este a su vez, se hacía más y más opaco con el tiempo. La depresión rocosa era perfecta, como una copa forjada por las divinidades telúricas para que bebieran de ella sus adoradores. Y como no era agua sino sangre el líquido que formaba el lago, la depresión rocosa se convertía en un gigantesco grial. La sangre fue derramada con toda seguridad de las venas de un antiguo dios de carne y huesos, que accedió a la inmortalidad del espíritu, gracias al mito que eternizó su memoria.

  La sangre de este grial geológico sube cual marea cada vez que la luna llena bebe de ella. Pues durante este ritual estelar, la pálida luz plateada del satélite vampírico se viste con la vitalidad del rojo, proyectando alrededor de toda el área una aurora carmesí, hacia la cual peregrinan los hijos de las tinieblas para ver el amanecer de una nueva oscuridad tras sus destellos: seres cuyas almas se negaron a ser vendidas al Diablo, pues entienden que sus ambiciones sólo pueden ser satisfechas por una entidad más profunda… Y más diabólica. Sin un pasado de luz, como el que aún de adhiere como una gangrena luminosa sobre la espalda de Lucifer.

  Yo también peregrino cada noche –en especial las de luna llena– hasta la orilla de este grial rebosante de sangre sacrificada. Para sumergir mi cuerpo desnudo en sus pesadas aguas, y permitir que los diminutos demonios que constituyen sus células transporten a través de las venas de mi Ser sus abismales inspiraciones; y ser envuelto por su plasma de ácido pegajoso, hambriento de los glóbulos blancos de mi luz. Y luego beber de ella mientras tomo un segundo baño sagrado bajo la luz carmesí de la luna llena.

  En ese instante, la consciencia que poseo de mí mismo es tan vital que causa espanto. Provocándome con frecuencia extrañas preguntas, como… ¿Qué escritor del futuro del cosmos, evocará este instante mítico en su imaginación, y lo plasmará en el pasaje más escalofriante de su libro condenado? Pues cada vez que bebo con todo mi cuerpo de la sangre de este grial… nazco de nuevo. Y esta noche también resplandece sobre mi alma somnolienta la luna llena, mientras me dirijo como de costumbre hacia el grial geológico del lago de sangre. Muy bien comprendo que es la única fuente de luz que se le permite entrar en mi alma; así como la sangre del grial es el único líquido capaz de calmar su sed. Ambos me han embriagado en el comienzo y lo harán también en el fin. Acaba de nacer un niño de una de las peregrinas. El sonido que escucho lo conozco muy bien porque yo también lo proferí cuando nací a orillas del lago… Y no, no es un grito… Es un aullido.

  Tómenlo con calma, pues ya saben que a los zothiqueanos nos gusta blasfemar… metafóricamente, claro está. Aún así, la luna, la sangre, el grial y el peregrino son algo más que una metáfora aquí, en este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser. En verdad son parte de los elementos esenciales que hacen de Zothique the Last Continent, lo que es, es decir… El último refugio para todos lo que tienen sed de fantasía y oscuridad. Nuestro lago está repleto de energía oscura; y su orilla tiene un espacio reservado para todos nuestros Hermanos Fanáticos. Bebamos pues, junto con la luna, la sangre de la edición de esta semana.

  Nos sumergimos directamente en el profundo lago de sangre de la sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles. En este espacio para textos originales de autores e investigadores, sin importar que sean ensayos o ficción creativa, estamos dedicándole actualmente una temporada a las historias de Ciencia Ficción de Clark Ashton Smith. Esta es la primera traducción al castellano para cada una de estas historias. Ahora le toca el turno a: «Los Visitantes de Mlok».

  La sección Tetramentis, en la página del jueves, es la matriz en la cual se está gestando el universo imaginario engendrado por Markus E. Goth. Títulos como este: «Los Sueños del Vidente Nigromante» Son las sombras que arroja un futuro oscuro y fantástico, suspendido entre la luna y el lago sangre.

  Bueno, es hora de que nos zambullamos en el lago de sangre, para nunca más emerger de nuevo. Salpiquemos con gotas de sangre a nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Al fondo del lago de sangre se divisa un cadáver hinchado; es el monje negro de la medieval Averoigne que está tomando una siesta, así que no vayan resucitarlo. No, no lo hagan, pues… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

La Sombras de una Vida Pasada

Por Odilius Vlak.  -23052011-

Alygroon, un nigromante oriundo del antiguo reino de Dooza Thom, al norte del continente de Zothique, y famoso por su temeridad y constantes desafíos a las leyes del abismo; por fin había finalizado su peregrinación de siete días en dirección sur… Y ahora se encontraba en el legendario desierto de Dloth: el mismo desierto que engendró la condena del primer asentamiento del reino de Tasuun. Pero eso fue en un futuro muy distante del presente en el cual Alygroon decidió utilizar las arenas malditas de Dloth, para darle una vestimenta física a las sombras de una de sus vidas pasadas.

  Se dice que Alygroon ya no se le podía calificar de ser humano sino de entidad. Pues los habitantes de Dooza Thom ya no se molestaban en averiguar que edad tenía en verdad. Pues era evidente que era un inmortal. Pero, tanto el reino de Dooza Thom como sus habitantes, fueron devorados por las hambrientas arenas que arrastra el destino de Zothique; y en verdad ya eran un recuerdo muy lejano en la memoria de Alygroon. Éste, por su parte, era el único ser que la condena cósmica no había tocado; convirtiéndose de esa manera en el único habitante con vida de Dooza Thom. Pero el fuego de su alma no ardía lo suficiente como para ahuyentar el frío del abismo superior que, en la suprema soledad en la que habitaba Alygroon, había descendido sobre su Ser. Y esto, era un dolor intangible difícil de soportar, incluso para un Ser de su magnitud. Sin querer emigrar a otras latitudes del continente, las cuales aún no estaban siendo eliminadas por la agonía del sol, Alygroon prefirió buscar la compañía, no de sus dobles dimensionales o demonios familiares; tampoco de aprendices de brujos o de sus colegas en el arte negro… Sino de sus sombras. Ya desde los legendarios tiempos en que Dooza Thom estaba habitado, algunos le escucharon decir: «¡Qué solo me siento sin cada una de mis sombras!».

  Pero las sombras por las cuales Alygroon suspiraba, no eran las sombras que su cuerpo físico proyectó en una vida cualquiera, sino en una de las vidas más poderosa y demoniacas de su alma. Muy lejos, cuando Zothique aún podía darse el lujo de soñar con su futura supremacía en la nigromancia. Sí, él quería recuperar sus sombras, pero, «¿por cuál luz empezar?», se preguntaba. «Además, ¿por qué continúan desprendiéndose como hojas secas de mi alma en ese lejano pero intenso recuerdo que antaño fue una de mis vidas?, en el pasado de este gemido polvoriento que ahora soy, yo… ¡Alygroon!».

  Pero él sabía muy bien por cual luz comenzar: por la luz que brotaba de su propia oscuridad. Que al fin y al cabo, es la que ha proyectado las sombras de todas sus vidas con una intensidad más profunda que la del sol, cuando se derramaba sobre el cuerpo físico que en un momento dado las sustentó. Y con esta comprensión, y armado con la voluntad de hierro propia de un nigromante, Alygroon inició la invocación de las sombras de una de sus vidas pasadas, gritándole a los abismos superiores e inferiores, desde el desierto de Dloth, su deseo:

  «Oh Thasaidon, señor de los siete infernos, te hago saber que quiero la compañía de las sombras de una de mis vidas pasadas, para que acompañen mi soledad… pues sólo su compañía es admitida por ésta. Quiero poseerlas nuevamente, y desde sus tinieblas contemplar el espacio, el tiempo y el cuerpo físico que le colocaron una venda a la luz… Allá lejos, cuando aún no había tomado la inmortalidad por asalto.

  »Deseo que mi alma habite esas antiguas sombras, y vivir en una oscura regresión –de innumerables presentes forjados por ellas–… ese lejano pero intenso recuerdo que antaño fue una de mis vidas; con mucho… la más poderosa.

  »Oh Thasaidon, señor de los siete infiernos, te pido que me otorgues el poder y dominio sobre los demonios ancestrales de este desierto de Dloth, únicas energías espectrales lo suficientemente abismales como para devenir en la sangre abstracta que cada una de mis sombras necesita para manifestarse en este plano físico. Que se abra un abismo justo a mis pies, si tu respuesta es… ¡Hecho!»

  Y un abismo se abrió a sus pies. Que se extendía de éstos hasta los pies del horizonte. Y desde su escalofriante garganta una procesión de extrañas formas inició su ascensión hacia la superficie. Estas formas espectrales venían ataviadas con una espantosa presencia, cada una haciéndole honor a su naturaleza demoniaca. Surgían como espesos  vapores desde la jurisdicción del infierno que Thasaidon les había asignado. Eran los demonios del desierto de Dloth. Y, una vez que llegaban ante la figura de Alygroon, una siniestra metamorfosis les sobrevenía, tan inesperada, que algunos de ellos esbozaron una mueca de asombro con la sustancia semi-tangible de su energía: se convertían en una sombra… Una de las sombras que antaño fueron proyectadas por el cuerpo físico y la luz que emanó de la oscuridad de Alygroon. Sombras sin un aspecto exterior definido, pero con una esencia interior distinguible por su oscuridad y voluntad de poder. Habían miles de ellas, millones quizás. Reunidas alrededor de Alygroon en círculos concéntricos que se extendían por todo el desierto. De pronto, el abismo cerró sus fauces. Y sobre las arenas malditas del desierto de Dloth, sólo quedaban Alygroon y las innumerables sombras de una de sus vidas pasadas, sostenidas por la energía espectral, y por momentos ectoplasmática, de los demonios que le han dado renombre. Ahora, por los salones de los antiguos palacios de Dooza Thom se pasean extrañas sombras ante la complacida presencia de Alygroon; que sonríe siniestramente, por cosas que sólo él conoce. Pues es mucho lo puede contemplar desde las tinieblas de sus sombras. Y eso es ciertamente algo más que el espacio, el tiempo y cuerpo físico, que en un momento dado, le colocaron una venda a la luz.

  No se sorprendan, pues Zothique The Last Continent, también posee sus Expedientes X. Y esa historia del nigromante Alygroon, ciertamente es uno de ellos… Y no el único. Menos mal que los miembros de este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser, están poseídos por el demonio de la curiosidad, de lo contrario dichos expedientes quedarían para siempre sepultados en las arenas imaginarias de Zothique. Esperemos que una de nuestras propias sombras, es decir, de nuestros Hermanos Fanáticos, se encuentre cerca para que nos haga compañía en nuestra estadía en el demoniaco desierto de la edición de esta semana.

  Continuamos invocando en la sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles, las sombras de las historias de Ciencia Ficción que proyectó Klarkash-Ton en su última vida. Y la sombra que hemos invocado para esta edición es una verdadera joya dentro de la producción de Ciencia Ficción de Clark Ashton Smith; además de ser un verdadero ejemplo de literatura Pulp. Su título: «Una Aventura en el Futuro». Pero no se engañen, en ese futuro visualizado por Smith, ya no hay espacio para el futuro. Embárquense en la que será la última estadía de la raza humana en este planeta.

  La sección Tetramentis, en la página del jueves, será poblada nuevamente por las sombras proyectadas por la imaginación de Markus E. Goth. En esta ocasión el título que nos ensombrecerá es: «El Planeta Oscuro». En la brevedad de este texto están sembradas las semillas de todo un nuevo universo fantástico: con sus propios planetas, dioses, cultos, guerras, héroes y libros sagrados. Sólo es un destello de la luz que proyectará la sombra de una compleja obra de fantasía oscura.

  Y a Markus E. Goth están dedicadas como siempre las últimas palabras de nuestra Introvisión. Sumo sacerdote, editor y director de este Templo Virtual. Definitivamente Thasaidon no le pudo conceder mayor gracia. Se dice que al despuntar la luz del día, Alygroon hace que las sombras de su vida pasada canten a coro… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

La Industria Pesada del Infierno

Por Odilius Vlak.  -16052011-

  Para escuchar el incesante bullicio de la maquinaria de la Industria Pesada del  Infierno, sólo tenemos que escuchar nuestros propios pensamientos; sentir nuestras propias emociones; y vibrar con nuestras propias intuiciones. Pues los engranajes del infierno están hechos de cada una de las partes del todo de nuestro Ser. Los arquetipos abismales funden en la caldera de nuestra alma los metales que han de ser el armazón de cada uno de los genes de nuestra futura reencarnación. Mientras, los demonios martillean ad infinitum, con cada una de sus inspiraciones, sobre el yunque de nuestra imaginación. La incesante manufactura de la industria pesada infernal, se envía a los escaparates de la luz a través de nuestra demoníaca capacidad de crearles tres dimensiones a los artículos emanados desde la meditabunda oscuridad, que domina más allá de la frontera unidimensional: la primera dimensión de nuestro Ser. Las vitrinas de la luz están forjadas con el vidrio de nuestros sentidos que, como dijo William Blake, son las ventanas del alma en esta Edad.

  Pero la Industria Pesada del Infierno posee factorías satélites en estas mismas tres dimensiones. Multinacionales que monopolizan la distribución de todo lo que la industria pesada infernal manufactura bajo los códigos de barras de la ciencia; la tecnología; el arte; la literatura; la filosofía; la música…etc. Los obreros y capataces de estas factorías visibles son todos aquellos cuya imaginación rechina con la intensa manufactura de su infierno personal; con engranajes hambrientos, que empujan las maquinarias de la industria infernal hasta los límites, más allá de los cuales, la tortura de una imaginación ardiente es la leña que hace arder los fuegos del infierno personal.

  Se dice que Caín fue el primer gerente de la primera factoría tridimensional de la Industria Pesada del Infierno. Su signo condenatorio: es la TradeMark arquetípica de toda la productividad infernal en este Plano y Edad. Es el signo que portan todos los seres que de una u otra forma han estado involucrados con la industria infernal durante todo este Eon. Y vaya que han sido numerosos los obreros y capataces de esta industria. De hecho, han sido legiones… Legiones que ningún supervisor gubernamental, representante de alguna luminosa institución de control de calidad, ha podido expulsar del interior de los poseídos, en orden de arrojarlos a la piara de cerdos que se revuelcan en el lodazal de una energía espiritual pasiva; limitada a los mandamientos del sistema que pretende encadenar al deus es homos que todos los elegidos llevan dentro.

  Y es por eso que en este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser, nos sentimos infernalmente orgullosos de ser parte de las innumerables legiones de factorías tridimensionales y obreros industriales que, gracias a la industria pesada que trabaja continuamente en las mazmorras de nuestro infierno personal… contribuimos con nuestros humildes artículos creativos a adornar las vidrieras de la luz. Así que, no nos juzguen por estar bajo el signo de Caín. En verdad, deberían darnos las gracias y, si es posible, ofrendar algo de la leña seca de sus podridas almas para avivar los fuegos que mueven los engranajes de la industria infernal. Por ejemplo, en la edición de esta semana…

  Una nueva estrella oscura brillará por su ausencia de luz en nuestra sección literaria, Tetramentis, en la página del jueves. Y el astro que apadrinará los nacimientos más lúgubres no es otro que nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth. Aparte de haberle sido concedido el don del arte para recrearles al sentido de la vista los paisajes más fantásticos que la imaginación intenta guardarse para sí; y también de cumplir con la procelosa tarea de editor y director de este BlogzineMarkus también ha sido tiernamente maldecido con el don de la palabra escrita. Sorpresivamente, ha sacado un oscuro «As» de debajo de su manga. Y el título de dicha carta es: «La reina de los Deseos Abismales del Alma». Este texto, al igual que otros que el futuro sangrará, representa el esbozo de un universo de fantasía oscura mucho más amplio, que en estos momentos acaba de experimentar su Big Bang en la imaginación de Markus. Así que estén pendientes para que la condena no les coja por sorpresa.

  Y las últimas líneas de nuestra Introvisión están precedidas por el tétrico astro que acabamos de presentarles. Pues no constituyen más que nuestra acostumbrada libación verbal al mismo Markus E. Goth: sumo sacerdote, editor y director de este Templo Virtual. Cuenta la leyenda que el único momento en el que la susodicha estrella oscura destella, es cuando quiere iluminar nuestro lema, y así no olvidarse de lo que es, ¡no la culpo!… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Una Magia de Color Gris

Por Odilius Vlak.  -09052011-

Desde el enigma de la noche, el continente de Zothique le muestra un rostro diferente al cosmos. Bañadas por la luz agonizante que proyecta la pétrea masa cadavérica de la luna, las arenas del último continente adoptan un tono gris-plateado; también se bañan de gris sus ciudades, sus habitantes y el alma de éstos. En el día, el paisaje zothiqueano deviene en un calidoscopio de lúgubres colores que se alimentan del estado de ánimo de los seres humanos, conscientes de que son los últimos representantes de una estructura física que ya no se prestará a ser envoltura para las almas. La luz del día no es del todo amarilla en Zothique; desde hace milenios que su tono es el mismo tono escarlata con el cual el sol ha decidido ataviar su agonía. La luz es el recuerdo constante de una muerte a escala cósmica en Zothique. La luz sólo ilumina la muerte, desde el inicio del día, y continúa iluminándola en la memoria colectiva de los ciudadanos zothiquenos, que intentan refugiarse en el pasado, pues el futuro…Es la muerte sideral que destella desde la agonía del sol. Pero en la noche…

  Las noches son grises, pues la agonizante luz escarlata que la luna refleja del sol, es desteñida de su rojo simbolismo físico por la palidez fluorescente del cadáver lunar. La luz fantasmal de la luna destierra de sus venas la sangre simbolizada por la luz escarlata del sol. Pues el sol aún está vivo, si bien es una vida que se apaga. La luna en cambio, ha estado muerta desde hace eones; y la sangre no suele fluir por las venas de los cadáveres, aun si su expresión es tan abstracta como la luz. Esta cualidad, asombrosamente, era del agrado de los habitantes de Zothique, que disfrutaban de la uniformidad emocional proporcionada por el tono gris de las noches del continente. En la muerte real de la luz de la luna, ellos encontraban una paz que no hallaban en los cambiantes matices de la agonía escarlata del sol. Les aterraban las actividades de la vida, ejecutadas desde un estado de muerte. Ese era el motivo por el cual sentían escalofríos por el solo hecho de tener que pensar que aún existía vida gracias a la poca que le quedaba al sol.

  A través del tiempo las emociones de los habitantes de Zothique se habían revestido de la impersonalidad de acero propia de la muerte. Incluso en el éxtasis de los placeres carnales, o poseídos por el trance de la batalla: ni los orgasmos ni las heridas podían sustraer sus emociones desde el abismo abstracto de la muerte hasta la superficie física de la vida. Pero aún siendo las emociones impersonales, no lo fueron las experiencias que las engendraron. Por lo tanto, heridas fueron causadas al Ser, heridas que ya cicatrizaron. Aunque de la sangre que en su momento brotó de ellas, en forma de ambición, miedo, dolor, amor u odio,  nacieron espectros específicos. Estos espectros habitan en los planos más abismales del Ser de los zothiqueanos; pero dicha distancia no es tan lejana como para que no sean parte de ellos. Estos espectros fue el alimento que atrajo los hambrientos Magos Grises de Zothique.

  Algunos creen que son encarnaciones físicas de energías arquetípicas que habitan el abismo abstracto que penetra todo el universo y en el cual reina el dios Thamogorgos. Esta teoría surgió quizás de manera muy automática debido a la relación lógica que la sustenta. La relación se encuentra en el origen abismal de los magos grises y el origen abismal de los espectros de los cuales se alimentan, confinados en los planos abismales del ser de los zothiqueanos. La suposición de que son energías servidoras de Thamogorgos, fue sugerida por los mismos magos: su emblema es el símbolo del dios; y sus rituales también tienen su abismal impronta. Originalmente, la aparición de estos magos causó inquietud, sobre todo en los sacerdotes de Thasaidon, que pensaban que venían con la expresa intención de destronar el oscuro reino de su señor. Pero muy pronto estos temores fueron disipados, pues los Magos Grises dieron muestra de que su campo de acción iba a ser un plano muy específico del alma humana. Uno en el cual Thasaidon no tenía nada que ganar o perder.

  El verdadero fin de los Magos Grises era crearles un espacio-tiempo independiente a los espectros que se habían forjado en las lúgubres experiencias de las habitantes de Zothique. Ese era un poder tan grande que incluso nigromantes de alto nivel y cuyo poder rozaba el de los dioses, estaban expuestos a ser víctimas de esta magia gris. La podredumbre plateada de la luz lunar era su mejor herramienta. Pues el estado de letargo mortal en el que se sumergían los habitantes de Zothique cada noche, gracias al nirvana de ultratumba que les concedía el cadáver de la luna, había devenido en una verdadera ley sobre sus almas. Y con esta ley en su poder, los Magos Grises no tenían que afanarse mucho para hacer realidad los dones de una magia de color gris.

  Una magia de color gris cuyos ropajes exteriores era el gris que esmaltaba todo en las noches zothiquenas: desde las arenas de sus desiertos hasta las fachadas de sus fastuosos palacios; desde los humeantes y sazonados platos en los banquetes hasta el semen frío de los íncubos; desde las imágenes desplegadas por los versos de sus poetas más malditos hasta el suspiro con olor a futuro de los enamorados.

  El gris de la energía interna de esta magia era extraído de los espectros mismos. La magia, mientras le concedía el aliento de vida, también se alimentaba de ellos. Y estos espectros, una vez que poseían su propio espacio-tiempo, coetáneo al de sus creadores de naturaleza física, no tardaban en iniciar su reinado de espanto y éxtasis. Pues cada vez que uno de ellos se presentaba ante algún humano –sea este el que le dio origen o no–, una cascada de tétricas emociones caía sobre la víctima, sobre todo si era en sus sueños. Pues la experiencia que lo creó se mostraba en su verdadera potencia, como si de un verdadero universo se tratara. No obstante, bajo los sanguinolentos rayos de la aurora de un día más de muerte… los espectros regresaban hacia el plano abismal de donde habían salido por medio de la magia de color gris. Pero no regresaban solos. Junto con ellos llevaban las almas de sus víctimas, dejando sólo el despojo físico de un Ser que a partir de ese momento compartiría la agonía con el sol. Un Ser que ya no se perturbaría por la angustia que significaba la vida sin vida del sol, pues ya se le habían abierto las puertas del oscuro nirvana que rebosa el abismo donde reina el dios Thamogorgos.

  Definitivamente, la oscuridad de Zothique the Last Continent tiene sus matices. Y aquí, en este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser, los distinguimos muy bien. Y el gris es, obviamente, uno de nuestros favoritos, lo mismo que la magia que representa. Cada uno de los miembros de este Blogzine, así como cada uno de nuestros Hermanos Fanáticos, nos encontramos entre la luz y las tinieblas, y la ceguera que nos provocan ambas se viste de gris. Como gris será la atmósfera de la edición de esta semana.

  Iniciamos con nuestra sección Runes Sanguinis, muy cerca, en la página del miércoles. Somos también miembros de los Magos Grises de Zothique, comprometidos con crearle un espacio-tiempo a los espectros del plano abismal de nuestro divino Klarkash-Ton. Dichos espectros son sus historias y poemas inéditos en el idioma español. En esta ocasión publicaremos la tercera traducción exclusiva para nuestros lectores: «El Cosmos Doble». Como la anterior, esta historia pertenece al género de ciencia ficción, que en verdad no era en el cual Smith desplegaba su verdadero genio. En todo caso, continúa la línea especulativa hiperdimensional.

  En la página del jueves nos aguarda como siempre la sección Tetramentis. En esta edición se publicará el último de los poemas en prosa del libro Tumbas sin Fondo, del monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak. Ha sido una luctuosa temporada, en la cual su autor y escritor de estas líneas ha disfrutado el proceso de muerte, enterramiento y resurrección que cada uno de los textos representó. Y claro, no podía faltar un espectro en la última sepultura: «Abadon: El Ángel que Guarda los Espectros».

  Bueno, cedamos el paso al mago gris por excelencia: nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Sin duda, Thamogorgos lo tiene en gran estima, de lo contrario, ¿cómo haría para suplirnos cada semana de espectros frescos, acabados de salir del abismo? Y siempre, una y otra vez… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Un Arcoíris Sobre el Filo de un Cuchillo

Por Odilius Vlak.  -02052011-

Nadie se sorprendió al verlo, pues la lluvia fue de sangre. La sangre condensada en el interior de nubes zombis luego de que el fuego del infierno la evaporó con los rayos de aquél astro que mantiene la ilusión de la luz: el Sol. El Sol es el satélite del infierno; gira alrededor de él. La última manifestación de una siniestra tecnología, diseñada para que ardamos con sus fuegos sin que nos demos cuenta de que aquél astro luminoso, fuente de la vida en este planeta, en verdad es la representación oficial del fuego del infierno; proyectado desde lo alto para que de esa manera no nos molestemos en cuestionar su naturaleza maligna. Engañados como estamos, con la falsa creencia de que el infierno se expande infinito en las esferas inferiores. Y no, el infierno es todo lo que vemos dentro de la condena de la vida, y el sol, es la fuente principal de su fuego.

  En verdad fueron tiempos pletóricos de una lúgubre simbología mitológica. El baño de sangre que purificó la tierra fue derramada desde los cuerpos de hombres, de demonios que vestían la carne de hombres y de ángeles que se ocultaban tras una máscara de naturaleza física. Las tinieblas se tiñeron de sangre para luego teñir toda la atmósfera con la macabra simbiosis de la negra oscuridad y el rojo simbolismo de una sangre que sostiene la vida y también la quita, dejando tras ella sólo la muerte. La tierra se ahogó en su propio vómito sanguíneo, muriendo junto con hombres, demonios y ángeles; eliminando con su último estertor, la posibilidad de una nueva transformación de todas esas energías. Allí, la energía murió, no se transformó. Luego de eso apareció el extraño símbolo del arcoíris sobre el filo de un cuchillo: el cuchillo que sostuvieron las pequeñas manitas de la última esperanza para los habitantes del infierno inferior, el infierno medio y el infierno superior: para los demonios, los hombres y los ángeles.

  El niño y el cuchillo era un mismo Ser. Pues el cuchillo fue forjado con la sangre que se derramó sobre la tierra; la misma que corría por sus venas; la misma que había adoptado la naturaleza del acero que la derramó. Él era la encarnación de las tres razas, la única forma de que continuaran existiendo en el infierno físico, pues todas las posibilidades que la naturaleza podía ofrecer para la futura manifestación de las energías estaban extintas. La naturaleza había muerto. El niño era la esperanza encarnada del futuro de los demonios, hombres y ángeles. El arcoíris que cada luna llena se extendía desde el filo del cuchillo hasta los extremos más distante del infierno físico, era el nuevo pacto. La plateada superficie de la luna llena, devenía opaca por el reflejo de toda la sangre que la memoria de su pálida luz atesoraba. Su lívida luz, única salvaguarda de toda la sangre que se derramó en la gran batalla. Cuando el globo lunar enrojecía por el recuerdo escarlata, gotas de sangre brotaban de las partículas de su luz, derramando una lluvia de vida y muerte sobre el infierno físico y la energía que lo animaba. Luego… El arcoíris. Símbolo del pacto que las divinidades del abismo inferior y las del abismo superior acordaron sobre la futura manifestación de las energías de demonios, hombres y ángeles. El arcoíris sobre el filo del cuchillo, era en verdad el filo mismo de éste. Y con el filo del arcoíris el niño eterno tenía que herirse a sí mismo, de manera que con su sangre, una vez que tocara la tierra, le diera vida a ésta y con ello le diera vida a las futuras generaciones de hombres, demonios y ángeles. La sangre es vida; y los colores de su arcoíris, el futuro de esa vida… aquí, en el extraño infierno cuyos fuegos son proyectados por el sol.

  Bueno, si ese infierno es Zothique the last continent, entonces sus fuegos se están debilitando; muriendo junto con el sol agonizante que los arroja desde lo alto. Pero afortunadamente, aquí, en este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser, tenemos nuestro niño,  nuestra sangre y nuestro cuchillo. ¿Y el arcoíris? Bueno, el arcoíris se proyectará en el contenido de la edición de esta semana.

  Iniciamos el ritual con la segunda exposición de la segunda temporada de nuestra galería Neosapiens, hoy mismo, en esta página del lunes. Estamos animados a explorar el universo de varias revistas, representantes de diferentes formas creativas, ya sean estas literarias o del cómic. Es también un breve safari histórico por aquella época en que la gloriosa Era Pulp mordía el polvo de la derrota evolutiva. Surgieron otras revistas literarias con otros formatos y con un papel de mejor calidad. Pero también fue la época en donde nació el Cómic de Género, es decir, un producto que iba más allá del concepto súper héroe, ubicándose en la dimensión de las manifestaciones imaginativas. La galería que les presentaremos hoy, estará dedicada a una selección de las portadas de una de los mejores representantes de dichos cómics. Algo aulló: «Tales From The Crypt: Cuentos para Morir».

  Nuestra sección Tetramentis, en la página del jueves, habla por sí sola. En ella aún está reinando el libro, Tumbas sin Fondo, del monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak. Dicen que los ojos son las ventanas del alma, ¿será verdad? Entonces, ¿qué clase de almas se visualizan tras la ventana de este título: «Reflejos de Oscuridad en las Pupilas de Marfil».

  Todos saben muy bien quien es el que sostiene el cuchillo que refleja nuestro arcoíris: nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. El niño obviamente es nuestro Blogzine, y sus heridas cada una de las ediciones de Markus. ¿La sangre que se derrama?… Ja,ja,ja,ja,ja… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

El Destino que se Alzó de su Tumba

Por Odilius Vlak.  -25042011-

  La visión de Zothique, El Último Continente fue la coronación gloriosa de un destino olvidado, y aún peor, sepultado por largos eones dentro de la tumba del raciocinio humano: el destino de la magia. Fue la visión de un espíritu colectivo orientado hacia la  magia; y es que nuestro divino Klarkash-Ton intuyó que sólo de esa manera nos tomarían en cuenta para participar en el dialogo cósmico, el cual se lleva a cabo con el poderoso lenguaje articulado por los conjuros.

 Pero fue también la tesis no formulada directamente de que todas las ciencias y el conocimiento técnico del ser humano: la genética, la física, las matemáticas, la astronomía, la química, con todo lo que materialmente pueden revelar en estas tres dimensiones, deben ser del dominio del hombre mago… jamás del hombre moral; del hombre erudito; o del insignificante y mutilado energéticamente hombre religioso. Sí, un planeta de magia pura, o al menos… su último continente. Surgido de las profundas aguas de la imaginación de Clark Ashton Smith, hacia la superficie de la realidad más despiadada de todas: la realidad del universo. Los oscuros dioses zothiqueanos no se alimentan de oraciones o de máximas de buen vivir; tampoco de extrañas frases como «amaos los unos a los otros», pero sí de  cualquier manifestación del mítico conjuro llamado «abracadabra».

  Los conjuros e invocaciones, ¡el llamado a las fuerzas dinámicas de las que se alimenta el cosmos!, en orden de imaginar las futuras rutas de su evolución creadora, tal fue el legado imaginativo de Smith para todos los seres sensibles a lo invisible, a sus manifestaciones. No importa si la cara que eligió mostrar de tal moneda abismal, fue la más oscura y siniestra: su rostro nigromántico. No importa, lo que importa es la evocación de esa última realidad más acorde con los impulsos del alma humana. En la que cada una de ellas desplegarán sus lúgubres potencialidades desde los estados arquetípicos con los que se sientan identificadas y atraídas de forma irresistible, ya pertenezcan éstos a la luz o las tinieblas.

  Y así, se alzó de su tumba en Zothique El Último Continente, un destino olvidado. Pero se alzó gracias al acto mágico de nigromantes acostumbrados a levantar muertos de sus sepulcros. El prístino destino para la magia que le había sido dado a la humanidad en el principio, fue nuevamente recuperado al final: entre las fauces babeantes de una serpiente Ouroboros que no sólo se muerde su propia cola, sino que se envenena a sí misma.

  Grandioso, y lo mejor de todo es que ese destino ya se está alzando de su tumba en el presente; gracias a la nigromancia creativa que se manifiesta cada semana en este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser. Veamos que sorpresa nos tiene el sepulcro de la edición de esta semana… Sólo esperemos que sea algunos de nuestros Hermanos Fanáticos en que responda al mandato de «levantate y anda», y no Lázaro.

  Digamos que con un sólo cadáver basta. Y dicho cadáver surgirá majestuoso con sus harapos de la sección Tetramentis, en la página del jueves. Y obviamente todo se trata de sepulcros, esparcidos en el libro Tumbas sin Fondo, del monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak. En esta ocasión el cadáver que se alzará será: «Siluetas en el Vacío».

  Por último sólo nos queda despedirnos en el umbral de su tumba de nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Él es quien tiene nuestro destino cálidamente protegido en la tumba de cada una de sus ediciones. Y claro, para que éste se alce de su tumba no es necesaria la parafernalia de un gran conjuro, sólo esto… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de la águilas.

Las Siete Noches de la Creación

Por Odilius Vlak.  -18042011-

El momento llegó en que un sombrío escalofrío disipó la luz en el interior de millones de almas que anteriormente jamás se habían reconocido como hermanas bajo sus destellos… un escalofrío que aulló fuerte… ¡Hágase la oscuridad!

  Almas que por largo tiempo habían estado tropezando con las piedras de carne y huesos llamadas cuerpos físicos; esparcidas adrede por el Demiurgo del universo material en el laberinto del plano tridimensional. Atrapadas en estos escaparates andantes de la luz manifiesta, y con la memoria de sus prístinas tinieblas confinada en el olvido que cabalga sobre los jinetes de los sentidos, jamás hubieran imaginado que por cada uno de los siete días del mito de la creación, existía una noche… en la cual se manifestaron todos los opuestos de la creación luminosa, tanto en términos físicos como espirituales.

  Siete noches benditas por el lúgubre aliento del abismo primigenio; el mismo que ahora, en este momento sagrado, tiñe de negro la luz de las estrellas que guardan prisionera las tinieblas interiores de las almas forjadas en la oscuridad. Estas almas hermanas comprenden que en la creación luminosa, el día en que se creó la paloma, fue creado el murciélago en la noche de la creación oscura. Y que no todos los astros que brillan en la bóveda celeste arrojan precisamente luz en el interior de todas las formas de vida. Algunos de ellos también fueron creados en la noche correspondiente de la creación oscura.

  Ahora, esas almas están habitadas por los dones que emanan de los sepulcros. Ahora, en sus mundos crecen y se multiplican los espectros espantosos de una nueva naturaleza, sí, ¡creced y multiplicaos!… que significa para las almas pertenecientes a la creación oscura: pueblen la tierra de demonios, no de hombres.

  Desde ese sagrado momento en que el lúgubre escalofrío despertó la energía de las almas oscuras, en las frías y solitarias catacumbas de las mentes anónimas que vagan desapercibidas por el laberinto del plano tridimensional, se ven dos demonios contemplarse en un espejo de hielo. Son el Adán y Eva de la creación oscura. Aparte de ellos, en la helada superficie del espejo de hielo, se reflejan siete noches. Se puede ver un rastro vaporoso sobre el espejo, empañando su pulida superficie. Es el rastro visible de un aullido silencioso, del cual sólo se escuchan los ecos sonoros en las catacumbas de las mentes anónimas. Y ese aullido grita fuerte… ¡Qué se haga por siempre la oscuridad!

  Y por supuesto… las siete noches de la creación oscura del antiguo mito, han devenido en Zothique The Last Continent, en todas y cada una de las noches del año. Pues nuestro amado continente puede estar agonizante, pero no por ello menos creativo… en el sentido oscuro de la palabra claro está. Así, en la pulida superficie del espejo de hielo, no sólo se reflejan el Adán y Eva creados por Thasaidon; sino también uno que otro de nuestros Hermanos Fanáticos y lo que les traemos para la edición de esta semana, en este, su Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser.

  Iniciamos con nuestra sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles. Y para que vean que los zothiquenos por vocación somos sensibles a las celebraciones de esta Semana Santa, publicaremos la traducción exclusiva para nuestros lectores de un artículo del autor Ted Harrison, relacionado con el protagonista de este drama ―¿o show?― anual. Su título: «Jesús en Britania».

  Un Extra les aguarda en la página del sábado. Se trata de otro artículo del mismo autor, y claro, nuevamente en relación a la superestrella mencionada más arriba. En esta ocasión, Ted Harrison, nos sumerge en las alucinantes especulaciones astrológicas y de teología alienígena de un número variado de tópicos, incluyendo aquél que asegura que la Estrella de Belén fue en verdad una nave extraterrestre. El título lo dice todo: «La Estrella de la Maravilla».

  En cuanto a nuestra sección Tetramentis, en la página del jueves, es en definitiva la tierra fértil en donde caen las semillas sepulcrales del monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak el sembrador en las siniestras parábolas de Zothique. Más de su libro, «Tumbas sin Fondo». ¿Sabían que existen: «Sombras Abandonadas en Infiernos Invisibles»?

  Al igual que los siete días de la creación luminosa, las siete noches de la creación oscura tuvieron su creador. En nuestra particular versión de esa oscura manifestación, dicho creador es nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Y lo más oscuro de todo es que él aún sostiene la varita mágica… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.


El Fuego al Final del Túnel

Por Odilius Vlak.  -11042011-

En Zothique el Último Continente, la luz del fuego ilumina más que la luz del sol el mundo interior de todos sus habitantes. Es un arcano insondable, sí, pero no para sus nigromantes, los cuales están conscientes de la misteriosa comunión del poderoso elemento con la oscuridad y el silencio; descubriendo que en ambos reinos tiene los sellos desatados.

En los rituales de la oscuridad, el continente mismo se levanta de su agonía sólo para caer nuevamente postrado ante él. Fue sagrado el momento cuando Namirrha contempló sus llamas forjar el tiempo, con sus interminables edades de guerra espiritual y su continuo laberinto de luz y sombras… Pero también, cuando escuchó proferirse en el tiempo forjado por el fuego, las poderosas palabras de un conjuro eterno, que rompiendo las cadenas del tiempo, se sumergieron en el abismo para susurrar en el oído de su soberano, Thamogorgos, los siniestros deseos del supremo nigromante de Zothique.

En los rituales del silencio, incluso Thasaidon en las profundidades de su infierno, puede escuchar el evangelio de su furia, mientras sus guerreros marchan al borde de la pureza cenicienta de su rastro, hacia los jardines de frutas embrujadas, de las cuales comió Xeethra una vez que fue marcado por el fuego que ardía en su alma. Es el fuego quien le inspira los diseños al Tejedor de la Tumba; diseños que posteriormente adornarán las osamentas cuyos huesos han sido templados por sus llamas. El fuego encendió las ensoñaciones lascivas de la lamia Morthylla, que aprisionaron en el vórtice energético de sus inhumanos anhelos los sueños de Valzain, luego de ser hechizado por el hipnótico crepitar de sus llamas en las estancias del silencio. Sí, en el último destino de la humanidad, representado en el escenario del último continente, sólo el fuego mueve las piezas en el ajedrez de fuerzas cósmicas del mago, último gran héroe de la humanidad, pues rescató la consciencia mágica primordial, que yacía oculta pero iluminada por el fuego, en el fondo del alma humana. También, es el fuego quien alumbra la senda que conduce hacia el lejano y añorado infierno que se insinúa en la imaginación babélica de los hijos de las sombras, obsequio de Zothique para el resto del cosmos. Para los zothiqueanos, la última generación de nacidos en este planeta, el fuego es aquel misterio que se revela más allá de cualquier paraíso.

Y es que al final del oscuro túnel por el cual se arrastra el agonizante continente de Zothique, ningún sol monta guardia, sino el fuego, que en algún instante poderoso encenderá nuevamente el destino de la magia en las almas de sus habitantes, sin importar en qué parte del universo hayan reencarnado. Al final del túnel de la muerte de Zothique, sólo las llamas de un fuego inextinguible aguardarán su alma colectiva, con el fin de mostrarle el camino hacia una nueva oscuridad, muy lejos de aquella luz que vigila el túnel de la muerte de los seres simples, adictos a la fe… Y no a la voluntad de poder.

Nuestro más profundo respeto a la divinidad del fuego, que no sólo apadrinará en el lejano futuro las terribles ambiciones de los habitantes de nuestro amado continente, sino que le ha inspirado en el momento presente, esta ardiente visión al oscuro monje; que es también la visión —y el anhelo— de todos los miembros de este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser. ¿Qué fuego arderá en la edición de esta semana?

Comenzaremos a arder en la sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles. Las llamas que encenderemos serán dos artículos relacionados con el género de la ciencia ficción. El primero: «Sherlock Holmes y la Ciencia Ficción Deductiva», por Ryan Britt, resalta el método científico de la deducción, elevado a categoría de arte por Holmes, como uno de las mejores aportes de su creador, Arthur Conan Doyle, para la ciencia ficción. El segundo: «¿Qué es la ciencia Ficción Militar?», por Andrew Liptak, nos invita a reconocer que este sub-género de la ciencia ficción, en verdad descansa sobre un impulso muy humano.

La sección Tetramentis, en la página del jueves, continúa siendo el cementerio donde se cavan las visiones del libro, Tumbas sin Fondo, del monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak. La próxima sepultura será en: «Los Oráculos de la Lira».

El fuego al final de nuestro túnel, forma la silueta de nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. La leña que le arroja son cada una de sus ediciones. Y claro, el fuego es la única forma de luz más allá de nuestro horizonte, y es obvio, pues… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Un Zombi en el Paraíso

Por Odilius Vlak.  -04042011-

Un nuevo día de luz y beatitud ha amanecido en el paraíso; derramándose sobre sus calles esmaltadas de piedras preciosas y sobre los marmóreos muros de la Ciudad Santa: sede central de la paz, el amor y la belleza universal. Pero de alguna manera la descripción que acaba de transmitir el noticiero sobre el estado del tiempo no armoniza con mi percepción de éste. Ni siquiera la voz dulce del ángel que se encargó de abrir ese sello de dones rosáceos, ha podido mitigar el olor a putrefacción que parece emanar desde mí hasta el mundo exterior del paraíso, y colorear la palidez verdosa con que mis ojos parecen teñir todas las cosas.

Llevo toda una eternidad deambulando por las paradisiacas calles del paraíso sin que al parecer le haya llamado la atención a nadie. Las almas de los antiguos humanos que las pudieron salvar, así como toda la jerarquía angelical, desde Tronos y Principados hasta Serafines pasan a mi lado indiferentes de mi existencia. Entiendo que también soy un alma que se ha salvado, con todos los derechos a disfrutar de los etéreos colores, olores y sonidos que corren cual sangre invisible por las venas abstractas de la atmósfera de esta dimensión. Pero no, me siento un paria, un ser despreciado y evitado de una manera sutil, no evidente y no oficial. Dios no ha querido recibirme, ni tampoco ninguno de los antiguos patriarcas bíblicos; pues Abraham, Moisés, David, Salomón o Elías, también pasan a mi lado sin molestarse en echarme siquiera una breve mirada. Cuando mucho, sólo un fugaz intercambio de palabras con el alma o ángel que en ese momento los acompañe.

Alguien me dijo una vez —en verdad el alma de un antiguo hechicero que logró la redención de su alma pero no la de su conocimiento— que posiblemente yo sea un alma, que por alguna ruptura en las leyes que gobiernan las fronteras dimensionales, se filtró en el Paraíso desde el Purgatorio. Donde las almas están poco menos que en un estado de limbo interior; ni frías ni calientes; ni dulces ni amargas. Y que posiblemente esta sea la causa de que ande errante a todo lo largo del paraíso, sin comprender el motivo de estar en él; sin poder disfrutar de sus bondades; y sin lograr la aceptación de los ciudadanos de la Luz. Que antes reaccionarían ante un Ser de la Oscuridad que ante un ser gris, como parece ser mi condición. El alma me dijo que no creía que fuera oriundo del Infierno. Pues en ese caso, la experiencia de mi realidad aquí fuera al menos entretenida por su misma contradicción. «Ahora bien —me dijo— en cuanto al estado de descomposición permanente que padece tu alma… sólo Dios puede decir la causa. Pues ninguna condición más allá de la carne debería adoptar semejante vestimenta.»

Existe otra teoría, descabellada en verdad, algo que no es ninguna sorpresa si se toma en cuenta su fuente: Los Expedientes Secretos Xdel paraíso obviamente, pues la antigua serie televisiva está prohibida aquí; como todo lo que fue fruto de la imaginación y el lado oscuro del alma humana. Huelga decir, por cierto, que el mercado negro para todas estas cosas… se encuentra en el infierno. Pues bien, los documentos en cuestión, revelaban un gran secreto: que yo era nada más y nada menos que Jesús el Cristo. Que en verdad yo duré más de tres días en el reino de los muertos, en el Hades; en donde mi alma devino en una más de sus sombras. Al levantarme de entre los muertos, no lo hice con mi cuerpo, que ya se había hecho polvo hace millones de años, sino como un espíritu que había olvidado toda su identidad, sumergido en el olvido. Esto fue poco antes de la Parusía, ya a las puertas del Paráclito El reino del espíritu santo. Mi alma, continuaba el informe, es única en todo el universo, ya que es una muerta en vida: un alma Zombi. Pues contrario a los demás seres que se levantaron de entre los muertos, mi caso, por ser el Cristo, era diferente. Yo había encarnado la muerte en mi propia alma. No fue la resurrección de mi alma, no, sino la resurrección de la muerte en mi alma; de sus efectos; de su realidad. Fui hechizado por su poder, que es cónsono con el de la energía oscura que anima el universo. Aún así, seguía siendo el hijo de Dios. Y por lo tanto tenía derecho a vivir en el paraíso. A pesar de ser una mancha de gangrena; una energía viscosa; un pantano burbujeante; una gota de sangre coagulada… arrastrándose por las calles de la Ciudad Santa. A pesar de ser el símbolo en la luz, de todo lo que constituye la oscuridad. A pesar de ser un alma zombi en el paraíso.

Ahhh… Que historia más triste. Si no fuera porque en Zothique The Last Continent, todos estamos malditos, rompería a llorar. Pero no hay tiempo para ello aquí, en este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser. Sólo una cosa les podemos recomendar al alma zombi de Jesús el Cristo: si quiere puede exiliarse en Zothique. Pues es obvio que una entidad tan demoniaca como esa sería un ciudadano modelo en nuestro no menos condenado continente. De paso podría enterarse de lo que tenemos para la edición de esta semana.

La sección Neosapiens inicia su segunda temporada. Estará dedicada a las portadas de tres revistas de diferente personalidad, pero que representan en sí mismas diferentes niveles en cuanto a la publicación de la creatividad de género: Ciencia Ficción, Fantasía y Horror. Esto así, tanto en la literatura como en el cómics. La protagonista de la primera galería es: «Fantastic Universe: No hay Universo sin Fantasía».

Nuestra sección Tetramentis, en la página del jueves, continua resucitantdo. Y nuevamente del sepulcro lo que sale es el libro Tumbas sin Fondo, del monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak. Existen musas de oscura inspiración, entre ellas: «Luzbelia: La Musa del Horror».

Sólo nos resta despedirnos de un alma verdaderamente errante, pues es un zombi incansable: nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Los gusanos inmortales que carcomen su alma, representan el contenido de cada una de nuestras ediciones. Repite conmigo Jesús El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

El Ritual de la Serpiente Crucificada

Por Odilius Vlak.  -29032011-

La noche avanza de una extraña y amenazante manera, como si estuviera sincronizada con el movimiento de todas las serpientes que velan sus secretos bajo las sombras que engendra de todas las cosas… bajo su oscuridad. La Luna misma proyecta su luz con una fijeza predadora tan intensa, que incluso los lobos enmudecen su aullido en su mismo inicio, espantados por la sensación de que la palidez plateada e inmaculada de su diosa, no es más que el tenebroso brillo del ojo visible y ciego de una vieja serpiente, añeja por inmensos ciclos de sabiduría demoniaca. En verdad, la atmósfera en su totalidad, junto al sombrío paisaje que anima, parecen ser un siniestro fresco pintando dentro de las fauces invisibles de una serpiente colosal. Esto atemoriza a las criaturas más siniestras, pero no a los míticos Ofiditas, que desde las edades mitológicas continúan siendo los apóstoles y adoradores de la antigua serpiente: la lanza de sabiduría surgida desde la oscura eternidad y clavada en el cuerpo luminoso del tiempo. La sangre que derrama es negra, fría y viscosa, y es el elíxir que embriaga a los Ofiditas, y los sumerge en el trance necesario para el ritual orgiástico en honor a su diosa sibilante.

Pero el Tiempo es un poderoso dios; y su luz corta como una navaja y a la vez sana las heridas que produce, incluyendo las suyas propias, provocada por cada una de las expresiones del conocimiento emanado de la oscura eternidad. El Tiempo ha formado una infinita cruz con su luz, y en ella ha crucificado la serpiente. Es un Gólgota invisible para aquellos que han sido cegados por la misma luz del tiempo; pero no para aquellos que pueden ver con los ojos intuitivos de la eternidad. Los Ofiditas, experimentan esa clarividencia con cada una de las intuiciones que golpean como un rayo su imaginación embriagada por el trance orgiástico; y de esa manera, los Ofiditas pueden ver la agonía de su diosa en su perenne crucifixión en la continuidad del tiempo.

Esta noche, los Ofiditas participarán de uno de sus rituales para la visualización de su diosa crucificada. Ya están todos reunidos, inhalando el sutil incienso de la atmósfera de la noche, que es el aliento de la serpiente; inoculado dentro del tiempo visible desde el plano invisible del mismo en el cual se encuentra crucificada la diosa sibilante. Cada trance de dolor provocado por la crucifixión, sumerge a la serpiente en un estado de inconsciencia, lo que le permite proyectar su esencia en este plano visible con más fuerza. Sus apóstoles y adoradores saben muy bien que dichos estados responden a ciclos bien definidos, por los que representan los equinoccios y solsticios de su calendario ritual.

Hay siete de ellos; siempre el grupo está compuesto por ese número, pues cada uno de ellos simboliza un día de la creación según el antiguo mito. Forman un círculo alrededor de una serpiente con escamas de plata y de cristal, y con sus ojos formados por dos perlas negras. La serpiente es única, y su creación obviamente es por medios alquímicos. Una vez que la esfera de la luna en lo alto se dilate; y su palidez plateada se intensifique como si del ojo ciego de un profeta bajo el éxtasis de su don se tratara, los siete oficiantes iniciaran un cántico ritual. En el punto álgido de su trance, se desnudarán e iniciarán el acto de la masturbación mágica; derramarán su semen sobre la serpiente de cristal y plata. Cada semen particular representa un día de la creación por parte del tiempo de este universo visible. Por lo que el semen de los oficiantes está destinado a engendrar una antítesis equivalente para cada día de la creación del universo físico por la luz del tiempo. La serpiente se traga el semen, y al hacerlo, deviene en una lanza de luz que se dispara hacia el plano invisible del tiempo con el fin de penetrar por el costado de su arquetipo crucificado; suministrándole de esa manera la energía de futuras inspiraciones con el carácter propio de la sabiduría de la oscura eternidad.

Así, a pesar de estar crucificada sobre la cruz de luz del tiempo, la serpiente antigua, mensajera de la oscuridad de la eternidad, continúa inspirando los futuros adeptos de las tinieblas; adeptos que en su debido momento derramarán el semen que ha de preñar de visiones e inspiraciones la serpiente crucificada. ¡Asombrosa manera de morderse su propia cola!… e iniciar nuevos ciclos de oscura eternidad.

¡Por Klarkash-Ton!… ¿Leyeron lo mismo que yo? En Zothique The Last Continent, solemos concederles la Medalla de Honor a ciudadanos tan ejemplares, verdaderas inspiraciones para nuestros niños, y dignos de ser honrados en este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser. Me pregunto… ¿Quiénes fueron los terribles Ofiditas que derramaron el semen que se manifestó en la inspiración de Zothique? O, ¿los que engendraron la inspiración de la edición de esta semana?

¿Han oído hablar de la sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles? Más le vale que así sea, pues en este número les tenemos un verdadero banquete. Se trata de otra historia de Clark Ashton Smith, hasta ahora inédita en español: «Asesinato en la Cuarta Dimensión». Una traducción exclusiva para nuestros lectores de uno de los trabajos de Smith en el área de la Ciencia Ficción. Este no era el género en el que Smith canalizaba mejor su genio, pues en verdad no era un área que le atraía. Nunca hizo un esfuerzo por evolucionar como escritor del género y por lo tanto sus trabajos en él no son considerados trascendentes por los especialistas. Pero en este Blogzine, trataremos de traducir algunos de ellos. Y es que trascendentes o no, en comparación con sus joyas fantásticas, en este espacio, todo lo de Clark Ashton Smith, es sagrado.

La sección Tetramentis, en la página del jueves, es una cosecha de tumbas, cavadas en el libro Tumbas sin Fondo, del monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak. En la siguiente está sepultado un extraño místico: «Las Sensaciones Gaseosas del Señor Tao».

También les tenemos dos Extras. Como de costumbre a ser publicados en las páginas del sábado y domingo. El primero es un artículo titulado: «Tolkien y Howard Todavía las Dos Torres de la Fantasía», del autor Brian Murphy. Sus ideas son atrevidas pero bien fundadas, y obviamente no fueron vociferadas en el desierto, pues hay quienes no están de acuerdo con él. El segundo se titula: «H. G. Wells: Ciencia Ficción y Socialismo», del autor G. W. Thomas. Bien, uno de los padres fundadores de la moderna Ciencia Ficción simpatizaba con las masas, ¿pero qué tanto?

Me parece que he visto un lindo gatito, perdón Ofidita. Se trata, por supuesto, de nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Bueno, lo que él derrama se publica cada semana. Sin más comentarios, excepto que… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.


  • NOTA:  A todos los Hermanos Fanáticos les comunicamos que «Via La Niña de las Rocas», se ha petrificado antes de tiempo, pues su publicación se ha suspendido definitivamente en este Blogzine.

Globos de Cerebros Inflados

Por Odilius Vlak.  -21032011-

«Que la mente sea un globo que eleve nuestra vulgar materia física», sentenciaba el poeta Luveh Ketaphf, en su libro de máximas «El Monarca del Más Allá», un volumen muy popular en su tiempo, cuando el esplendor de la nigromancia en Zothique todavía enceguecía la luz del agonizante sol.

Se dice que Luveh Ketaphf vivió en la legendaria ciudad de Chaon Gacca, la antigua capital abandonada del reino de Tasuum, cuyos archivos akásicos —al igual que la existencia misma de ZothiqueClark Ashton Smith visualizó en sus sueños; registrando algunos de ellos en historias como la del «Tejedor de la Tumba». Pero Luveh Ketaphf vivió mucho antes del inicio mismo de la estirpe de reyes que gobernaron todo Tasuum, y que según Smith, abandonaron la ciudad a causa de una invasión de demonios provenientes del desierto de Dloth, reubicándose en la nueva capital, Miraab. En aquellos tiempos, Chaon Gacca, era la ciudad más cosmopolita de todo Zothique desde el punto de vista de la incursión de entidades alienígenas de todo tipo, de la cual quizás, la extraña entidad de energía pura en el «Tejedor de la Tumba», era un tardío remanente. Mientras la nigromancia en las demás ciudades del continente era canalizada a través de la gracia de las antiguas deidades como Thasaidon, en la ancestral Chaon Gacca aquélla era el don directo de entidades y nigromantes de lejanos espacios cósmicos. Pero también —y quizás debido a este mismo intercambio interestelar— fue en Chaon Gacca en la cual el antiguo conocimiento científico de la tierra, así como otros aprendidos por la ciencia alienígena, encontró un oscuro cobijo, ¡soterrado y silencioso!… Pues en Zothique no existía blasfemia más grande que la manifestación de conocimientos técnicos y científicos. O quizás, a nadie le impresionaba por no ser necesarios, debido a la total sabiduría que la muerte cercana iba a derramar sobre todo el continente.

Eso quiere decir que, aparte de poetas visionarios como Luveh Ketaphf, en la ancestral Chaon Gacca también existían científicos, tan embriagados de visiones como aquéllos. Uno de ellos era Tjex Goorviz, que entre otras cosas es recordado por haberse tomado al pie de la letra la máxima de Luveh Ketaphf sobre la mente que ha de devenir en un globo.

Tjex Goorviz era un científico víctima de un extraño misticismo, de la voluntad de poder propia del verdadero genio y del hambre de conocimiento. Había aprendido muchos secretos científicos de los extraterrestres, pero tales secretos estaban barnizados por la herencia espiritual de los magos y poetas terrestres. Goorviz interpretó literalmente la metáfora de Luveh. Entendiendo que si bien era un llamado al espíritu para emprender una sistemática evolución cuyo primer estado era la elevación de la mente, y que ésta a su vez eleve el resto de nuestro Ser; igualmente podría ser un llamado al genio científico que podría iniciar dicha evolución desde el cuerpo físico como primer estado.

Sí, Tjex Goorviz quería ver los habitantes de Zothique elevarse, pero no hacia alguna dimensión abstracta, sino a otro planeta. No con naves espaciales —impensables debido a los prejuicios sobre la ciencia y la técnica—, sino con sus propios cuerpos. Y esto no era sólo una fantasía gratuita en la mente de un científico desquiciado, sino que estaba basado en una amenaza real… La condena que caería sobre Zothique tras la muerte del sol.

Cierta entidad extraterrestre le suministró una fórmula a Goorviz, con la cual él podría elaborar un líquido que le otorgaría la cualidad del plástico al tejido humano, algo que iba más allá de cualquier nigromancia, pues en Zothique no se conocía el plástico. Pero claro, hablamos de un plástico de factura extraterrestre, por lo que en nuestros días tampoco conocemos algo parecido. Este material era capaz de resistir cualquier desafío del espacio exterior: vientos solares [peligrosos, aún emanando de un sol agonizante]; rayos ultravioletas; rayos gamma; e incluso, una esfera de este material haría rebotar un cometa, en caso de que se estrellase contra ella. Pues en verdad, según le explicó la entidad a Goorviz, el material era algo más que plástico: era una serie de capas de diferentes tipos de energías, compactadas con la sustancia tangible del plástico. La más exterior de estas fuerzas era una especie de campo magnético, de ahí que ni siquiera la velocidad de un cometa podría afectarla. Científicamente hablando, Goorviz, ya tenía la herramienta perfecta para hacer de todo el cuerpo humano un globo interestelar. Y más aún cuando la sustancia no afectaba realmente la composición química base del cuerpo humano. Pues Goorviz, no quería fabricar muñecos. Pero él no quería un éxodo facilitado sólo por un cambio físico, sino también mental, llevando de esa manera en la dimensión física la meta que el poeta Luveh le propuso al ser humano a nivel mental.

De esa manera, y entendiendo que el cerebro humano es el asentamiento físico de la mente, se propuso también transformar a éste, con el fin de que cumpla con su parte en la realización a nivel corporal de la visión de Luveh. Para ello desarrolló un gas alucinógeno; extrayendo parte de su composición de las antiguas fórmulas para pócimas alucinógenas en los herbarios utilizados por los nigromantes con el fin de viajar en cuerpo astral. Combinando las sustancias de plantas alucinógenas terrestres con otras sintéticas de factura extraterrestres. El resultado final era un gas alucinógeno que elevaría la mente como ninguna otra droga registrada en la humanidad, provocándole visiones de éxtasis de las cuales sólo los dioses eran hasta ese momento dignos de ellas. La mente, pero también el cerebro. Pues el gas tendría otra función: inflar el globo del cerebro tal como Goorviz lo concibió para otorgarle más dramatismo a toda la escena. Si la mente ha de devenir en un globo, como Luveh lo recomendó en su máxima, entonces en el proyecto de Goorviz, sólo el cerebro se inflaría, elevando con él el resto del cuerpo, tal como en la senda espiritual de Luveh, la mente lo haría con el resto del Ser.

Pero sólo aquellos que experimentaran visiones verdaderamente cósmicas verían su cerebro inflarse, en orden de emprender la senda hacia las estrellas. De lo contrario terminarían sus días en un estado semi-vegetal; con la mayor proporción de su cuerpo convertido en plástico, ya que Goorviz no los iba a regenerar nuevamente, como tenía pensado hacerlo con aquellos que arribaran al planeta elegido como destino final.

Para muchos, ese fue el principio del fin en la primera edad de la historia de la ciudad de Chaon Gacca, pues el resultado de dicho experimento provocó su primer abandono, milenios antes de que la primera estirpe de los reyes de Tasuum la tomaran como su primera capital.

Y esto sucedió así debido a la naturaleza de los primeros sujetos de prueba para el experimento de Goorviz: todos eran psicópatas en una u otra forma, o sino proscritos por uno u otro delito. Además, ¿qué ciudadano honesto —incluso en Zothique los había— se iba a prestar para ser parte de tal delirio? Si Goorviz hubiese sido un nigromante, tal vez sí, pero como científico, incluso en la tolerante Chaon Gaccan nadie iba a colaborar… excepto aquellos que no tenían nada que perder.

Aún así, mil cuerpos de carne y hueso fueron procesados con la técnica de Goorviz. Éstos estaban esparcidos en la nave de su laboratorio. El cráneo de cada uno ya había sido sometido a la cirugía de cercenamiento de la capa superior, en orden de exponer el cerebro al exterior… Solamente faltaba suministrarle el gas alucinógeno y ver cuales sujetos alucinarían con un mayor nivel evolutivo.

Lo que no se esperaba Tjax Goorviz, era que la fuerza de la alucinación y su naturaleza se iba a imprimir en la forma del cerebro globo. Sería difícil decir qué clase de alucinaciones vieron los sujetos en su imaginación. Pero una vez que el primer cerebro se infló, la forma que adoptó no estimuló a Goorviz a batir palmadas de alegría. Pues era un globo, pero con la forma de un demonio. La fuerza del gas alucinógeno era tan poderosa, que las visiones de los sujetos eran extraída directamente del reino de Thasaidon: primero los paisajes de los setenta infiernos en los que reina, y luego… la de los demonios que no encontraron otro medio de emerger al reino tridimensional que a través de los portales abiertos por las alucinaciones de los sujetos experimentales. Demonios que ningún nigromante se molestaba en invocar, y que por lo tanto estaban llenos de frustración y furia contenida contra la humanidad. Y así, una vez que tomaron posesión de los cuerpos procesados; y animando el cerebro inflado con el gas alucinógeno, los demonios sólo tenían que provocarle más alucinaciones a la mente de los sujetos en orden de mantenerse en posesión de ellos. Muy tarde comprendió Goorviz que tales individuos, nacidos para la maldad en todas sus formas, jamás experimentarían las etéreas visiones del cosmos, y que su inclinación no era hacia las profundidades del universo, sino hacia las profundidades en las que domina Thasaidon, pastor de cada uno de sus arquetipos.

Esa noche, el pánico se propagó por toda la ciudad de Chaon Gacca, una vez que sus ciudadanos empezaron a ver en las alturas ¿seres humanos flotando con globos emanados de sus cabezas?… ¡Y en forma de demonios!… ¿o demonios flotantes con sus garras hundidas dentro del cráneo de seres humanos en orden de raptarlos? No hubo mucho tiempo para reflexionar, una vez que los demonios iniciaron su reinado de terror en la ciudad: matanzas, posesiones, locura y suicidios fueron algunos de sus dones. Lo último que veía un ciudadano antes de morir o enloquecer, era un siniestro ser humano con una extraña forma de muñeco, flotando en el aire por obra del… ¿demonio?; y al demonio mismo sobre él; hinchado al igual que un cadáver. Los ciudadanos que pudieron hacerlo abandonaron Chaon Gacca. De Tjax Goorviz, se cree que fue víctima de una de sus creaciones; o que él mismo se convirtió en una. Si esta última teoría es cierta, entonces en algún planeta del espacio exterior existe un ser humano que escapó a la condena de Zothique. En cuanto a los demonios que asolaron Chaon Gacca, bueno… Thasaidon tiene una gran reserva de alfileres.

Ah, cuanto me gustaría alucinar con un gas semejante, al menos desde esta pueril realidad contemporánea tendría la oportunidad de contemplar las visiones de Zothique The Last Continent El Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser. Pero no hay apuro, pues en la edición de esta semana les tenemos algo que provocará el mismo efecto del gas alucinógeno de Goorviz. Sí, a uno o más de los Hermanos Fanáticos se les inflará el cerebro.

Saltamos directamente a la sección Tetramentis, en la página del jueves. Al parecer el monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak, leyó el libro de Luveh Ketaphf en los archivos akásicos. Los textos en su libro Tumbas sin Fondo así lo indican. He aquí un gas verdaderamente alucinógeno: «Demenciaficción».

Y si el oscuro monje es el Luveh de este espacio, entonces, el sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual, es Tjax Goorviz. Pues sin los experimentos de cada una de sus ediciones, ninguno de nosotros nos elevaríamos al cielo ni descenderíamos al infierno. Antes de alucinar, perdón de partir, les avisamos que la sección Imagixmundi, estará suspendida por un tiempo corto pero indeterminado, ¡wao… qué paradoja más alucinante!… Corto e indeterminado. Sólo esperemos que Via no haya sido uno de los guinea pig en el experimento de Goorviz. En todo caso la alucinaremos, pues para ella también… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Yog-Sothoth Salve al Rey

Por Odilius Vlak.  -14032011-

Pasado, Presente, Futuro, todo en uno es Yog-Sothoth, y esperemos que nuestra esperanza sea tan hiperdimensional como la misma estructura de aquél que guarda los portales a través de los cuales penetran los nuevos ciclos cósmicos, destinados a servir de escenarios a todo lo imaginado en los anteriores. Y es por esa razón que apelamos a Yog-Sothoth para que él mismo le otorgue larga vida a la obra visionaria del Zeus de nuestro oscuro panteón: H. P. Lovecraft. Que su mito sea uno con el pasado, de donde lo rescató; uno con el presente, que anima la imaginación de todos sus adoradores; y uno con el futuro, en el cual ha de vestirse con ropajes tridimensionales. Las campanas en las altas torres de Kadath repican profundo en los sueños de todos aquellos que esperan en la senda del tiempo para ver el espectro de su rey pasar; todos aquellos que al igual que nosotros ardemos en deseos por gritar: ¡Yog-Sothoth Salve al Rey!

Quizás es necesario preguntarse, ¿por qué se ha mantenido la obra de H. P. Lovecraft siendo una inspiración tanto soterrada como abiertamente? Y, ¿por qué ha experimentado ese salto cuántico en las últimas décadas, ganándose el cariño, el respeto y la devoción de fanáticos de todas partes del mundo; salto cuántico que apropiadamente llegó pisándole los talones a un medio como el internet, el cual prácticamente ha democratizado los bellos horrores que habitan en su edén? Pues ciertamente, la persona de Lovecraft, su obra y lo que es aún más importante, el aspecto revelador de su imaginación, pertenecen a la gloriosa era de las Pulp Magazines, en la que sin lugar a dudas existieron otros muchos dioses cuyas obras son igualmente reveladoras y a los que todavía no les ha llegado sus 15 minutos de fama. Al menos la fama, pues la veneración ya la tienen, como es el caso de nuestro divino Clark Ashton Smith, del cual este espacio es en cierta medida un homenaje a su venerable persona.

La respuesta a esas preguntas es sencilla: PORQUE SE LO MERECE. La fuerza de la obra de Lovecraft, es la de todas aquellas que han sido escritas con sangre. Su obra no es sólo un monumento literario e imaginativo, una representación de una visión definida del mundo, sino que es también una fuerza de la naturaleza, un principio arquetípico que alimenta a todos los seres sensibles que se aproximan a su obra y a la vez los estimula a regirse por él. Podemos decir que el reino de la literatura fantástica, de horror y ciencia ficción tuvo su época romántica, un romanticismo de factura propia. Con sus mártires y sus santos que pueden caminar hombro a hombro con los más eximios representantes de esa energía en el siglo XIX. Cuando pensamos en la vida de Robert E. Howard, Klarkash-Ton y Lovecraft, por sólo mencionar a los tres que se encargaron de producir el oro para la edad gloriosa de la Weird Tales, nos conmueve por los avatares que tuvieron que afrontar tanto en el sentido de la mera existencia física como en el de su vida creativa; en otras palabras, no sólo pasaron hambre y toda clase de penurias, sino que tuvieron que soportar la humillación de ver su obra rechazada por el capricho de editores que en nada apreciaban los dones que ellos les ofrecían. Y aún así la voluntad de poder no les falló… tampoco sus dioses, pues su obra fue manifestada, y mejor aún ha llegado hasta nosotros. Su embriaguez poética quizás no emborrachó el espacio, pero sí el tiempo.

También es admirable en Lovecraft su gran solidaridad para con sus colegas escritores, hasta el punto qué muchos de ellos —como es el caso del mismo Smith— se consagraron de lleno al reino fantástico gracias a sus estímulos. Y ni qué decir de su ardiente defensa y veneración por la creatividad de factura sobrenatural y sus representantes, como quedó magistralmente registrado en su ensayo: «El Horror Sobrenatural en la Literatura». Y por si fuera poco, nunca limitó la recreación de su «yogsotheria», como le gustaba referirse a su posteriormente renombrado, «Mitos de Cthulhu», en otras imaginaciones; pues su imaginación era una lúgubre estrella que salía para alumbrar a todos, y continúa haciéndolo.

Es por ello que aquí, en este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser, le dedicaremos nuestro segundo Dossier a su obra, en el marco de la fecha de su muerte [15 de marzo de 1937]. ¿Por qué en el aniversario de su muerte? Porque es para nosotros el aniversario de su liberación; el momento en él dejó de ser H. P. Lovecraft [un escritor de literatura fantástica, nacido en Providence, Rhode Island, Estados Unidos en 1890]… para devenir en Randolph Carter [su personaje más osado y sublimación del mismo Lovecraft], y tener el honor de ser iniciado por el mismísimo Yog-Sothoth; y escuchar todo su cosmos hablarle, diciéndole: «eres el arquetipo del poeta-mago y del artista netamente de las sombras, como tú mismo definías a todos aquellos exploradores del lado oscuro del alma». Ah sí… ¡Yog-Sothoth Salve al Rey!

Y la primera ofrenda será en el altar de la sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles. Aunque parezca trampa, no lo es. Ello así porque dicha ofrenda de homenaje serán las propias palabras del maestro. Publicaremos de manera inédita en español, dos de los artículos primerizos en la carrera literaria de Lovecraft, que reflejan de manera fiel su conservadurismo en plena efervescencia. Por lo que serán sus propias palabras las que den testimonio de su grandeza. En ambos textos están vertidas las inquietudes y gustos de Lovecraft en relación a la poesía, por lo que aquí tenemos un trozo de Lovecraft como crítico literario. Obviamente, incluso en exposiciones tan breves de su pensamiento, el maestro no deja de manifestar un poco de su Weltanschauung, utilizando el tema en cuestión como un símbolo de ella. El primer documento se titula: «La Regularidad Métrica» y el segundo «La Pastoral Despreciada».

A pesar de que en la sección Tetramentis, en la página del jueves, no publicaremos nada que esté directamente relacionado con nuestro homenaje, no por ello la dimensión oscura de la cual se alimentó la imaginación de Lovecraft cerrará sus puertas. Pues ya saben que el monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak, continúa cosechando sepulcros de su libro «Tumbas sin Fondo». ¿Les dice algo un título como: «Espíritus con Amnesia Física»?

Perdonen a Via La Niña de las Rocas, por no unirse a este homenaje al maestro. Es que ella está muy ocupada lidiando con sus propias tinieblas interiores como para ocuparse de las del maestro. Pese a ello, la acción que se aproxima en el Acto 44 de su aventura, será la mejor ofrenda a la memoria del profeta de Providence.

Pero por supuesto que la cosa no termina ahí. Aún les tenemos dos Extras bajo la manga. Uno para la página del sábado y el otro, claro está, para la del domingo, para que el Sol no se levante durante el fin de semana. El primero se titula: «El Estilo Adjetivado de H. P. Lovecraft» por el autor Matthew David Surridge. Es una exploración reciente de parte del estudioso a través del lenguaje de Lovecraft, y un intento de justificar su excesivo uso de adjetivos —el camino más fácil para los críticos de desecharlo como un escritor de categoría menor—, en relación al fondo mismo de la obra de Lovecraft, concluyendo que la atmósfera de sus historias lo exigía.

Y del aspecto estrictamente literario, nos moveremos al profundamente esotérico. Así en la página del domingo publicaremos un informe que es una verdadera joya para los cthulhumaniacos, demás está decir que es una traducción exclusiva para nuestros lectores. Su título, como no: «El Gran Cthulhu». Este documento no está firmado por un autor exclusivo, sino que es una distribución de comentarios y reflexiones de diferentes estudiosos del aspecto doctrinal de los Mitos de Cthulhu, cada uno ajustado a un tema determinado: Los Antiguos, las traducciones griegas y latinas, etc. Entre los nombres que desfilarán a lo largo del informe están: Philip A. Shreffer, Parker Ryan, Frater Tenebrous, Kenneth Grant, etc. Un mejor cortejo de personalidades de peso por la dedicación y seriedad de sus investigaciones sólo lo tendremos en aquél glorioso futuro en que Los Antiguos pongan al fin los puntos sobre la íes.

Ah ¡Yog-Sothoth Salve al Rey!, y a nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Cada una de sus ediciones marca el comienzo de un nuevo eón de esplendorosa oscuridad, pero no se asusten, la primera ceguera aún está muy lejos en el futuro. ¿Alguien dijo Cthulhu? Y… ¿«Ph’nglui mglw’nafh Cthulhu R’lyeh wgah’nagl fhtagn»? Pues quien dice esas palabras, dice también… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Morir Frente a un Espejo

Por Odilius Vlak.  -07032011-

En el antiguo reino de Evrildom los nigromantes tenían más funciones que las que su arte propiamente les exigía. No sólo se ocupaban en explorar las tinieblas que se ocultaban detrás de la muerte, para desvelar nuevos misterios que le otorguen más alcance a sus artes invocativas; de las exploraciones visionarias en otras dimensiones en orden de acceder a nuevas formas de fantasías para transformar las tres dimensiones en las cuales habitaban, pues ellos estaban encargados de rediseñar la arquitectura de todo el reino hacia formas más asombrosas por causa de su misma tenebrosidad… Los nigromantes, también tenían que mantener al Rey Fervuzz en un lúgubre estado de ánimo, gracias a las contantes novedades en cuanto a entretenimientos se refiere. Obviamente los divertimientos desarrollados para tan siniestro propósito necesariamente tenían que ser de un orden macabro e infernal.

Pero entre todos el rey tenía un favorito, sin importar cuantas maravillas había experimentado a lo largo de su reinado semi-inmortal. Pues Fervuzz era una especie de semidiós, un maligno engendro que según la leyenda fue el fruto de la manifestación del dios Pan en ese reino con una ninfa hechicera que en su más de mil años de existencia se había mantenido virgen. Se dice que el espacio de su castidad perdida fue ocupado por la muerte, y que una vez que dio a luz a Fervuzz, el primer grito del niño marcó el inicio de la descomposición de su cuerpo aún en vida… antes de que el niño silenciara su primer llanto, de su madre sólo quedaban las cenizas.

El entretenimiento en cuestión era una especie de ritual de magia negra llamado El Espejo Donde es Sepultada la Ilusión de la Vida. En él quedaba prendida el alma de un cuerpo ya muerto, hechizada por el reflejo del cuerpo que la albergó aún en vida, sin darse cuenta de que la carne de éste hace ya siglos que se pudrió. Engañada por la imagen reflejada que reproduce la vida física ya ausente en su antiguo cuerpo, el alma embrujada padece su cautiverio dentro de él con la ilusión de que habita en el cuerpo con apariencia de vida que le refleja el espejo, sin darse cuenta de que todas las experiencias que experimenta bajo el velo de expresiones de la vida, son los diferentes estados de la descomposición del verdadero cuerpo… y cada uno de esas fases es una larga agonía para ella.

El espejo estaba colocado al fondo de un salón de dimensiones gigantescas que por su diseño y atmósfera era más bien la nave de una catedral cristiana. El espejo mismo era de magnitudes colosales, ocupando todo el espacio desde el piso hasta el techo de uno de los cuadrantes inferiores del gran rectángulo de cima abovedada. En el extremo opuesto del espejo estaba el trono donde se sentaba el rey; y a sus pies, diminuto, el cadáver que iba a fungir como la víctima del sacrificio. Todo el escenario guardaba mucha semejanza con una sala de cine de la época moderna. Sólo que mucho más grande y con un solo espectador: el Rey Fervuzz.

Nadie sabe exactamente cual o cuales fueron los materiales utilizados para forjar el espejo, ni de qué maligna clase fue la nigromancia para consagrarlo. Pues el círculo de oscuros iniciados que lo concibió hace unos 10, 000 años, ya hace tiempo que han partido hacia otras esferas… satisfechos de haber aportado su granito de arena infernal al entretenimiento del rey en su larga y muchas veces aburrida existencia. Pero la teoría más aceptada es que fue forjado con el cristal extraído del ojo de uno de los gigantes Leviatanes Cíclopes, que habitan las profundas aguas del mítico océano de ácido púrpura. Estas bestias sólo pueden ser cazadas por los nigromantes, pues ninguna carne, humana o de cualquier otro animal, resiste el efecto del ácido púrpura. Para hacerlo, los nigromantes se desprenden en astral, enviando sus cuerpos etéreos cual espectros de pálida luz, hasta el fondo del océano con un hechizo programado para atraer las criaturas hacia la superficie, hipnotizadas por las miríadas de partículas luminosas. Una vez que el aire las toca, mueren al instante, a través de un proceso de derretimiento en el cual sólo su gigantesco ojo de cristal queda flotando sobre la superficie. La otra fase del proceso —siempre según la leyenda—, fue barnizarlo con el mercurio que corre por las venas a manera de sangre de los unicornios plateados, que reinan en los lejanos bosques cuyos árboles son las estáticas Vírgenes Violetas. La composición semitransparente de sus cuerpos, las asemejan a las medusas marinas de nuestros mares. Es fácil para los nigromantes cazarlos: sólo tienen que animar las envolturas de las vírgenes con las almas de antiguas prostitutas. Esta contaminación los enloquece y los repele, arrojándolos fuera en una desenfrenada cabalgata, que por lo regular acaba ante los nigromantes, al pie de los cuales mueren.

El ritual comienza con la colocación del cadáver sobre el altar al pie del espejo. El pálido brillo plateado que emana de éste es la única luz en la estancia. La figura de Fervuzz al otro extremo de la nave, es apenas perceptible. Luego sigue la fase de los conjuros y mantralizaciones destinados a crearle la apariencia de vida al gigantesco reflejo del cadáver. La última fase, es la del confinamiento del alma dentro del cadáver mismo, mientras es dominada por el hechizo que la hace creer que anima el reflejo de éste con apariencia de vida. A partir de ese momento, sólo el rey y su tétrico espectáculo estarán presentes en el gigantesco salón; pues los nigromantes se marchan, dejándolo sólo durante una semi- eternidad. Esto así, porque Fervuzz, contemplará los tormentos del alma, hasta que la carne se convierta en polvo… un proceso que puede durar siglos. El gigantesco espejo proyecta las fantásticas imágenes que son la expresión de un nuevo estado en el proceso de putrefacción del cuerpo, y un alma que las vive en silencio, envuelta en una atmósfera y rodeada de unos paisajes que bien pudieran haber sido pintados por el mismísimo Zdzislaw Besinski… En el extremo opuesto un diminuto desello parpadea su enceguecedora luz de vez en cuando: es la dentadura de Fervuzz que se muestra con cada una de sus lúgubres sonrisas.

¡Increíble!… ¡Qué familiar resulta el reino de Evrildom para los habitantes de Zothique the Last Continent! En verdad, nos gustaría mucho contar con unos cuantos de sus nigromantes; y ni hablar de su espejo. En todo caso, les podemos asegurar que escenas no menos perturbadoras se reflejarán en la edición de esta semana, en este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser. Así que todos los Hermanos Fanáticos están invitados a reflejarse en nuestro espejo… sin importar que estén vivos o muertos.

Nuestra primera invocación ha de presentarse en esta misma página del lunes, dentro del círculo mágico de nuestra galería mensual de Neosapiens. Existe una estirpe de creadores cuya vida y producción se manifiesta con la intensa brevedad de una intuición, y no tanto con la larga exposición de un razonamiento. He aquí uno de ellos: «Aubrey Beardsley: Un Breve Destello fue Suficiente». En él, tenemos a un genio que destelló una de las obras más perturbadoras de finales del siglo XIX, y bajo la cual deberíamos iluminarnos más. Con este artista se cierra la temporada decimonónica de nuestra galería.

Ya saben lo que les espera en la sección Tetramentis, en la página del jueves: una nueva exhumación del libro Tumbas sin Fondo, del monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak. No podemos saber que es peor, si morir frente a un espejo, o frente a un espejismo: «Santuario de Espejismos». Sin más comentarios.

Via La Niña de las rocas está a punto de mirarse frente al espejo de su destino, y es posible que lo que se refleje sea la salida de la isla de Janos. Quien sostiene el espejo es la misteriosa mujer que había estado esperándola, ¡pero ojo!… Este espejo tiene forma de algo afilado. Todo el que quiera reflejarse en él, junto a ella y nuestro venerable, Arcadio Encarnación, sólo tiene que clickear en nuestra sección Imagixmundi, en la página del viernes, y pararse frente al Acto 43 de su aventura.

No es difícil adivinar quién es el Ser que en sí mismo encarna el espejo en el cual se reflejan todas nuestras oscuras fantasías: nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Es una bella muerte la que se refleja en cada una de sus ediciones, y algo más… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

El Misterio que Siempre es Necesario Resolver

Por Odilius Vlak.  -28022011-

El Misterio es infinito. ¿La Revelación?… Sólo es un término, un concepto, un estado sustentado por la petrificación autocomplaciente del alma en un nivel de conocimiento dado. No existe la Revelación, sólo el Misterio. Él flota más allá del fin último de todo mito y concepción sagrada elaborados por las distintas civilizaciones de la humanidad a lo largo de su gigantesca historia, así como también todo lo que puedan captar los poetas, profetas y visionarios a través de su experiencia artística y espiritual. El Misterio es el alma del universo y se accede a él por medio de una imaginación emanada de un alma embriagada: una comunión de almas microcósmicas y macrocósmicas. Es insondable. Desde esta esfera llamada tierra, un grano de arena en el mar del universo; desde estas tres dimensiones del espacio que ocupa todo nuestro universo familiar, una línea entre millones de otras que representan universos paralelos… aprendemos sólo una pequeña porción del Misterio. Es válida, pero no definitiva, y aún menos absoluta. Pues, precisamente, el Misterio es complejo e infinito porque son esas revelaciones de su naturaleza lo que lo ramifican y extienden, en otras palabras… Cada revelación le añade misterio al Misterio. Y eso sólo aquí.

Pero, ¿y en otros planetas, sistemas solares, galaxias, universos y las inteligencias que lo puedan poblar? En cada punto del cosmos se intenta también comprender al Misterio. Posiblemente con un mayor despertar y una concepción más evolucionada. Y es que mientras más evolucionado sea el espíritu y la imaginación, más profunda y esclarecedora es la comprensión del Misterio, y por consiguiente más divinidad le concede a los seres que se aproximan más a él. Aquí, en nuestro planeta, en su vasta existencia, se han sucedido edades, civilizaciones, diferentes cultos y concepciones sagradas, el reinado de millones de dioses olvidados y por supuesto las manifestaciones creativas. Entonces, ¿debemos estancarnos con una única tradición y esquema sensorial apelando sólo a la herramienta paralizadora e involucionada llamada, «ésa es la única verdad», y cerrarnos a las demás concepciones? Y más aún, ¿no sumergirnos con voluntad ciega en aquellas que intuyamos sean más trascendentales? Cosmogonías sumeria, egipcia, hindú, ¿acaso debamos mencionar la cábala judía? Las filosofías budista y taoísta; los mitos griegos y nórdicos; lo que pudieron arrancarle los chinos; las visiones mágicas de todas las sociedades tribales desde el principio de los tiempos; lo que alguna vez pudo pensar el eslabón perdido y que más adelante fue repensado por el hombre de las cavernas; y todas las chispas del fuego sagrado que los grandes maestros han hurtado del Olimpo del Misterio: desde Hermes Trimegisto hasta Einstein… todas no son más que efímeras soluciones de un Misterio que siempre será necesario resolver.

Por supuesto, huelga decir que algunas de dichas revelaciones son hermosamente espantosas, como lo puede atestiguar cualquiera de los Hermanos Fanáticos que se hayan sumergido en la visión reveladora de Klarkash-Ton, es decir, nuestro amado continente: Zothique the Last Continent a través de su portal dimensional oficial: este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser. Juguemos por un rato al juego de las revelaciones, y veamos que tan efímeras resultan sus soluciones en la edición de esta semana.

Algunas revelaciones mantienen una validez eterna para el nivel evolutivo del ser humano, como es el caso de las religiones mistéricas del mundo clásico. Y más aún, cuando su revelación es transmutada por la imaginación de un Ser hambriento de misterio. Por ese motivo en nuestra sección Runes Sanguinis, en la página del miércoles, publicaremos un artículo del autor rbadac, titulado: «El Impacto de lo Numinoso: “El Pueblo Blanco” de Arthur Machen». Para el autor, todo aquel que quiera jugar con el fuego del Misterio, tiene en esta historia una buena llama con la cual empezar.

La sección Tetramentis, en la página del jueves, ha devenido en un misterio en sí misma, y ello gracias a las revelaciones que el monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak, está manifestando con los textos de su libro Tumbas sin Fondo. La siguiente revelación —tanto del Misterio como del lado oscuro de su alma— se titula: «Danzas Alrededor del Olvido».

Via La Niña de las Rocas, se está sumergiendo más y más en la revelación de su propio misterio. Al parecer en la isla de Janos habitan otras personas aparte del hechicero Norkos. Via, se ha encontrado con una de ellas, una extraña mujer que la esperaba y encima inicia una especie de ritual de la memoria sondeando su niñez. Veamos cómo continúa esta conversación en el Acto 42 de su aventura; que esperemos sea la revelación de alguna solución, en la sección Imagixmundi, el próximo viernes… En la visión unas manos sostienen un cuchillo… ¿Las del venerable, Arcadio Encarnación?

Obviamente, el misterio más profundo de nuestro Blogzine, lo constituye nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. No hay forma de revelarlo. Y con cada edición que proyecta hacia la luz, sólo nos enceguece más con su misterio. Pero no hay cuidado, pues entre el Misterio y la RevelaciónEl horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Nanodemonologia

Por Odilius Vlak.  -21022011-

Por supuesto, si estos micro-robots de una obesidad molecular pueden ser introducidos cual aliento de vida en el cuerpo físico de los humanos, con el fin de cumplir misiones pre-programada en su estructura molecular, ¿qué puede evitar que reescribamos toda la información genética, obrando de esa manera una alquimia en un cuerpo que ya se creía a sí mismo ser sólo plomo? Lo podemos transmutar en nuestro oscuro oro. Y es que ya basta con el apostolado enzimático y las buenas acciones que a manera de anticuerpos estos heraldos de Lucifer se han visto relegados a ejecutar; y todo con el fin de otorgarle salud y longevidad a un trozo de carne que no quiere podrirse, aún a costa de podrir el alma que lo anima con sus acciones en arco descendente. El suicidio es una acción de autoconservación del alma cuando es amenazada por la vida… pero nadie parece haberlo tomado en cuenta. Así que, iniciaremos nuestro plan de reestructuración biológica y mental del microcosmos conocido como cuerpo humano.

La sospecha de una invasión infernal se ha estado esparciendo junto al rastro ceniciento del fuego frío de los temores humanos. Todos miran ya sea hacia arriba o hacia abajo en espera de que el abismo eructe su fuego alado. Pero nosotros, los iniciados dotados de una ennegrecida clarividencia, sabemos que las legiones se han puesto en marcha, y que todo el trigo y toda la cizaña que se ha de separar crece en el interior del cuerpo humano. Nuestras hordas de Nanodemonios avanzan invisibles al ojo humano. Y lo hacen con sólo una meta en su programación: sembrar las semillas en el ADN humano de nuestro demoniaco evangelio de oscura salvación… La siniestra salvación de nuestra Nanodemonologia.

Estos pequeños engendros tienen forma de pentagrama invertido. La primera parte de su misión será eliminar todas las bacterias o cualquier otro tipo de microorganismo que sean nocivos para el organismo humano; pues el cuerpo es el templo del alma, y queremos trabajar sobre un terreno inmaculado. No sólo dentro del cuerpo humano, sino en todo el planeta. Esto quiere decir que se eliminarán todos los animales que por su naturaleza puedan constituir una amenaza para el bienestar humano: cuanto lo sentimos ratas, cucarachas…

Esta fase, claro está, pude hacerse en un periodo de tiempo bastante corto, y luego poner en marcha la segunda fase de nuestra misión nanodemonologica. Pero hemos decidido hacer que los seres humanos experimenten la beatitud de vivir sin enfermedades por al menos mil años… Sí, un Reich de mil años de pureza racial, a pesar de que en nuestra agenda no están incluidas ningunas de las verdades veladas tras el símbolo de la Esvástica.

Luego se iniciará la fase de la transformación genética del ser humano, reprogramando su ordinaria información de caracteres hereditarios por otra de naturaleza esencialmente demoniaca. Esto tomará varios miles de años para completarse. Ello así porque no se trata de que los humanos se transformen mental y físicamente cual hombres lobos en una película de bajo presupuesto… No. Cuando hablamos de una reprogramación genética, significamos que las características mentales y físicas se irán filtrando sutilmente a través de las generaciones, sin que los padres que juran que aún son humanos en su totalidad, se den cuenta de que ya nuestros Nanodemonios han modificado su ADN, por lo que su hijo ya es menos humano que ellos, y un poco más demonio.

Poco a poco, la humanidad se irá acostumbrando a convivir con las diferencias que gradualmente se irán manifestando en su especie. En el orden físico: nuevos e inquietantes rasgos que serán el reflejo de las características tridimensionales de los demonios más famosos en los tratados antiguos de demonología. En el orden mental: con una nueva y despiadada forma de ver el mundo. Y de la combinación de ambos: nuevos poderes en un sentido aún más fantástico y profundo que los de los famosos mutantes, Los Hombres X. Por cierto, nos cuidaremos muy bien de que ningún espécimen se salga de control gracias al ego de los Nanodemonios que lo esculpieron: no queremos que ningún Wolverine, Magneto o Titania alteren el orden público con sus poderes. Pero tampoco queremos que uno de nuestros productos biológicos, le dé para ser humanista cual un Profesor Xavier cualquiera. Evitaremos todos los exabruptos posibles; nada que le haga pensar a la humanidad que ya se han adentrado en un mundo de Animación Japonesa o Videojuegos. Nuestro Velo de Maya, se ha de tender sobre el ojo mental del ser humano, que se creerá a sí mismo ser tal, aun cuando el espejo le refleje una imagen tan horrible que haría temblar de miedo al mismísimo dios Pan. Sí, «he aquí que el sembrador salió a sembrar…». Claro, a sembrar las semillas de nuestra Nanodemonologia, en la tierra siempre fértil de la estructura genética humana.

En cuanto a nosotros, sólo una especulación es necesaria, ¿qué tipo de demonios habrán evolucionado cuando las generaciones de la humanidad alcancen el lejano futuro de Zothique The Last Continent? No es que en este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser, queramos que nuestro amado continente se pueble de cosas diferentes a las que imaginó Klarkash-Ton, pero ya saben… Un demonio es siempre bienvenido.

Nadie que haya leído los poemas en prosa del monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak, dudará de que ya los Nanodemonios iniciaron su evangelio en su estructura genética. Sé que no hace falta convencerlos, pero por si acaso, tangan esto: «Las Visiones del Cíclope», del libro Tumbas sin Fondo, en nuestra sección Tetramentis de la página del jueves.

¿Qué legión de Nanodemonios estará causando estragos en el ADN de Via la Niña de las Rocas? Ciertamente una muy poderosa, pues si con sus padres ellos batieron palmas, el resultado de Via es como para elevar una oración de agradecimiento al Todopoderoso, sin importar quien funja como tal. Próxima parada en su aventura: el Acto 41, en nuestra sección Imagixmundi, el próximo viernes. Cada vez que nuestro venerable, Arcadio Encarnación estornuda… ¿Adivinen que expulsa?

Como de costumbre, un nanodemoniaco agradecimiento a nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. En verdad, él cumple muy bien su función de iniciado de ennegrecida clarividencia, enviando con cada edición, las legiones de nuestro Nanodemonios hacia el ADN de nuestros Hermanos Fanáticos. Soy optimista acerca de ese futuro, en el cual las primeras palabras que proferirán los niños serán estas… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Cupido con Alas de Murciélago

Por Odilius Vlak.  -14022011-

Me pregunto qué tan doloroso fue el parto de la diosa del amor, Venus, al momento de dar a luz a Cupido, «el deseo», cuyas voces que lo atormentan lo hacen llamarse a sí mismo Eros, la parte no manifestada de sí mismo, la idea platónica del Amor, del cual Cupido, no es más que la representación tridimensional: un oscuro y demoniaco demiurgo, que como todos los de su clase, esclavizan su arquetipo abstracto a su reflejo físico. Marte, su padre, dios de la guerra, ciertamente habrá pensado que la combinación de su fuego con el delicado aire del amor de Venus, no fue una buena idea después de todo. Ah, «el Amor no puede crecer sin Pasión», le respondió el oráculo de Temis a Venus, pasmada ante la maligna infancia estampada como en bajorrelieve de acero sobre el cuerpo de su hijo. Pero la pasión es un fuego infernal, un fuego que Hades le pidió prestado a Satanás, en una reunión fuera del tiempo, donde el futuro abismo del Cristianismo, aún esperaba su turno para engullir almas.

Aún en el delicado equilibrio de fuerzas de la mitología greco-latina, en la cual cada dios representaba una porción de la totalidad del alma humana, el pequeño travieso llamado Cupido, era un oscuro poder digno de temer. La siniestra fuerza de las profundidades se aparecía siempre con su eterna imagen de niño ataviado con unas níveas alas de paloma y cegado por una venda, indicando con ello la misma ceguera que caería cual velo de maya, sobre el discernimiento de todos aquellos que caían víctimas de sus doradas flechas del amor. La ceguera del amor, es la ilusión de un infierno que se presenta como nirvana. El amoroso Cupido, experimentó la transición existencial del universo de los mitos greco-latinos, a la uniformidad divina del Cristianismo, no sin antes poner tras las rejas a su más preciada víctima, Psique: El alma. El muy travieso le proporcionó dos guardianes para que la acompañaran en su ausencia: la soledad y la tristeza, si bien el diablillo culpó a su madre de hacerlo. Y así, inició Cupido su reinado de devastación en las almas humanas, y más aún, con el honor del que fue objeto por el mismísimo Satanás, quien lo elevó a la categoría de demonio: El demonio del amor. Gracias al segundo velo de maya que el amor pone alrededor de la visión interna de sus víctimas, estas siempre ven al niño Cupido, ataviado con sus inmaculadas alas de palomas, pero en verdad, una vez investido como demonio, éstas devinieron en alas de murciélagos.

Pero lo más conmovedor de esta tragedia, es que la humanidad siempre está dispuesta a abrirle los brazos a la ilusión demoniaca del amor, y no a su despertar: El odio. Éste, también es un demonio, pero uno que tiene la amarga misión de hacernos enfrentar y aceptar nuestro lado más siniestro, desde la relatividad de la ilusión del amor, pues, ¿qué tan amargo puede ser el veneno del odio?… Tanto como lo puede ser la realidad vista desde la conciencia despierta, es decir, mirar la esencia y no el reflejo de aquello ante lo cual estábamos cegados por el hechizo demoniaco del amor. Cuando el demonio Cupido dispara sus flechas empapadas de sangre hirviendo sobre las almas de sus víctimas; y cuando las hace remontar los aires del cielo del submundo infernal de las bajas pasiones, que nos confunden mientras las vemos recoger flores multicolores en el prado de nuestros sentidos: algo puro es encadenado. Pero qué se le va hacer, al fin y al cabo, no a todos los seres les está permitido experimentar el verdadero infierno. Los demonios como Cupido, con su lúgubre poder llamado amor, cumplen la función de repartir esa limosna a los seres sin trascendencia. El amor, su ilusión y desilusión, están incluido en el programa de «welfare» del Infierno. Es la beneficencia que Satanás le brinda a las almas indigentes, que se tendrán que conformar con una pocas llamas infernales, sin jamás acceder a la ardiente riqueza de la verdadera condena infernal: ¡Un hurra por Cupido!… En verdad es un demonio digno de ser amado.

Increíble. ¿En verdad existió en el pasado del alma humana un demonio de tal envergadura? Desde aquí, en el siniestro futuro de Zothique the Last Continent, el Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser, sentimos un poco de nostalgia. Es hasta cierto punto una pena que todas la almas zothiqueanas, sean ricas en condena infernal. Aquí, ningún alma tiene necesidad de mendigar su fuego, pues cada una de ellas es un infierno en sí misma: millonaria de cuna… perdón… Condenada de cuna.

Pero como quedamos conmovidos por tal despliegue de compasión infernal, hemos decidido en esta edición hacer algunas donaciones de amor para las almas de nuestros Hermanos Fanáticos que aún no tienen el fuego suficiente para acceder a la riqueza del infierno.  La primera manifestación de solidaridad la ofreceremos en nuestra sección, Runes Sanguinis, en la página del miércoles. Y en verdad es una verdadera joya. Se trata de la traducción exclusiva para nuestros lectores, del relato: «Una Noche en Malnéant», de nuestro divino, Clark Ashton Smith. Es un poético testamento de cuan oscuro y luctuoso puede ser el demonio del amor, sin que por ello la belleza de su ilusión deje de ser algo real. Por otro lado, es uno de los trabajos de Klarkash-Ton, en el que vemos el legado directo de Edgar Allan Poe, y joyas tales como «Ligeia» o «Morella».

Pero las donaciones no terminan ahí; pues la sección Tetramentis, en la página del jueves, se convertirá en una especie de soup kitchen, en la cual ofreceremos gratuitamente un plato de amor para las almas indigentes. En este caso, servido por el monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak. Se trata de una pieza extraña dentro de las que componen el libro Tumbas sin Fondo: «La extraña Obsesión de un Dibujo Animado». El que todavía tenga dudas sobre el carácter demoniaco de Cupido, que lea este relato, y al final se convencerá, del porqué es digno de ser amado.

¿Estará, Via La Niña de las Rocas, enamorada? Por supuesto… de su destino. Ella siente amor por su ambición, que es rica en fuego y azufre. Nuestra niña ha decidido abandonar a Norkos, para adentrarse en lo desconocido… ¿Qué conocerá en esos lúgubres pasillos boscosos por los que se ha adentrado? El Acto 40 de su aventura lo revelará, en la sección Imagixmundi, el próximo viernes. Sólo esperemos que nuestro venerable, Arcadio Encarnación, no haya caído víctima de Cupido.

No sólo Cupido posee alas de murciélagos, sino también nuestro sumo sacerdote, Makus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Y lo peor son sus flechas, disparadas en cada edición de nuestro Blogzine. Aquellos que son alcanzado por ellas, mueren gritando… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Muerte Instantánea: Sólo Agregue Sangre

Por Odilius Vlak.  -07022011-

La felicidad ha devenido en una máscara de plástico sobre los rostros de los ciudadanos de Distoparadix. Y con razón, ya desde hace más de mil años que no se registra una guerra en todo el planeta tierra. La paz ha permeado de tal manera la vida colectiva e individual de todos los seres humanos, que se ha hecho necesario de cuando en cuando, recordarles lo que significa, pues es una aptitud tan inconsciente como los latidos del corazón. Qué extraña sensación… la paz. Y pensar que poco más de mil años atrás a nadie se le hubiese ocurrido que el mundo y sus habitantes pudieran vivir en paz. Pues esta era un estado del Ser individual y colectivo que nunca se había experimentado por todos y cada uno de los habitantes de la tierra al mismo tiempo.

A través de toda la historia se habló muchísimo sobre la paz, pero lo cierto es que el mundo nunca había experimentado tal concepto en la realidad, por lo que muchos pensadores argumentaban que tal estado no era propio de la naturaleza del universo, y que en vez de buscarla había que rehuirla, resultando su dominio en un infierno nirvánico en el cual se condenarían los principios opuestos que mueven el universo y la evolución, y por la tanto la imaginación y la creatividad.  El principio del choque de opuesto es el pilar sobre lo que se sostiene nuestro crecimiento, decían, pues hasta la beatífica vida del monje y sus trances de meditación, representan una lucha con aquello que quieren superar: nuestro universo fenoménico. Pero ahora, tanto la ciudad de Distoparadix, sus ciudadanos y el resto del mundo, vivían en paz y llenos de felicidad… a pesar de ser esta una máscara de plástico viviente, adherida sobre los rostros de cada uno de los cadáveres andantes en los que se habían convertido los ciudadanos de Distoparadix.

Distoparadix, se encontraba ubicada en el Polo Sur. Era una maravilla de mármol negro, sostenido por una estructura de metal plateado… una diadema maravillosa sobre las nieves que la rodeaban. En la última guerra todos los seres humanos habían muerto, ¡todos!… sobreviviendo sólo una élite de alquimistas-magos con ropajes de científicos. Ellos, alarmados por las consecuencias en el orden cósmico que tendría el hecho de que ya no hubieran más humanos, y por lo tanto ningún recipiente de carne en el cual pueda reencarnar un alma ya madura para tal nivel… decidieron resucitarlos. Creando un mundo de cadáveres vivientes, mezcla de carne podrida y materiales sintéticos; programados para vivir como si estuvieran vivos, y cuya función era mantener una farsa de vida humana que permitiera la continuación más o menos normal, del proceso evolutivo a través de la reencarnación. Por supuesto, con esto no sólo lograron su propósito, sino que también lograron una paz no programada, pues dentro de la carne eternamente muerta, los principios opuestos no pueden cumplir su función. También, dentro de ella, puede estamparse cualquier estado de ánimo: tristeza, alegría, éxtasis, dolor, odio, amor, y claro… felicidad. ¿Y por qué no?, se dijeron los alquimistas-magos, si combina tan bien con la paz necrológica que le hemos otorgado al mundo.

Pero su mascarada no se pudo representar por mucho tiempo. Las almas que reencarnaban dentro de dichos cadáveres, notaban muy pronto que algo andaba mal. Y al no poder animar la carne muerta con los impulsos propios de los seres humanos, huían aterradas hacia cuerpos de animales recién nacidos; en cuya carne sí podían dar rienda suelta al choque de principios opuestos, si bien con gran riesgo para su nivel evolutivo, al tener que operar en un estado inferior de conciencia.

¿Cómo solucionaron esto los alquimistas-magos? Muy sencillo. Así como crearon vida artificial para engañar a la Vida y a las almas humanas, crearon muerte artificial para engañar a la Muerte que se creía viva. Pues una vez que las almas abandonaban los cuerpos de los cadáveres, algunos de ellos quedaban en una estado de automatismo perpetuo, mientras que otros se entregaban a la, sí… a la violencia. Siendo la guerra la mejor vía para la búsqueda de la identidad que habían perdido con la deserción de su alma. El truco era programarlos para que una vez cayeran presa de ese estado desearan la muerte. Pero si ya estaban muertos, como podían morir. En verdad no morían, pues sería algo absurdo. La muerte de los alquimistas-magos, sólo era un efecto placebo. Sólo tenían que creer que morirían, para en verdad morir en su programación. La gran panacea se llamaba: Utopian Mortis. Un polvo, que en verdad era un ácido desintegrador, y que para hacerlo todo aún más original se leía en su instrucción de uso: Muerte Instantánea: Sólo Agregue Sangre. La sangre de la cual hablaba la instrucción, era sangre sintética obviamente, pues ningún cadáver por más estúpido que fuera, iba a creer que estaba vivo sabiendo a la vez que carecía de sangre.

De manera que todos los cadáveres depresivos e inadaptados a la paz de la muerte en vida, sólo tenían que ir a la droguería más cercana; comprar su sobre de Utopian Mortis [pues había que pagar por él ya que no estaba subsidiado por el estado]; salir a las lechosas nieves eternas del Polo Sur; extraer una vena sintética y destaponarla; verter su contenido —de un hermoso rojo vino— en el recipiente de polvo ácido; tomarlo y…

Cada vez que esto sucedía, un gran espectáculo natural, de Vida verdaderamente viva tenía lugar. Pues los buitres polares al ver esa mancha burbujeante por efecto del ácido teñir de rojo la inmaculada superficie de la nieve, se precipitaban engañados por sus instintos carroñeros. Al picotear algunos de los trozos de la carne sintética y con una podredumbre de más de un milenio, hacían una muesca de asco. Pues querían una carne muerta luego de haber estado viva… pero no una muerta luego de haber estado muerta.

No se asusten Hermanos Fanáticos, Distoparadix no se encuentra en Zothique The Last Continent. Pues aquí, en este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser, no hemos llegado a tales extremos. Ahora bien, cuando de muerte se trata, sintética o no, nosotros siempre tenemos la última palabra. Los alquimistas-magos de Distoparadix son dignos de alabanzas, pero no más que nuestros nigromantes. Muerte instantánea: sólo agregue la edición de esta semana.

Iniciamos con nuestra galería mensual de Neosapiens, hoy mismo en la página del lunes. Y para la segunda exposición del 2011, les presentamos a: «Fuseli: Una Pesadilla Para Cada Ocasión». El pintor suizo, Johann Heinrich Füssli [Fuseli, 1741-1825], ciertamente sabía que sin pesadillas no vale la pena dormir.

En la sección Runes Sanguinis, de la página del miércoles, les tenemos reservada una interesante conversación, en la cual queremos que todos participen. Se trata de una entrevista a Michael John Moorcock [nacido en Londres 1939], y de cuyo estatus como divinidad de la literatura imaginativa contemporánea no es necesario abundar. Ben Graham, el autor, es un hombre afortunado, de estar: «Conversando con el Señor de la Ciencia Ficción: Regeneraciones y Reflexiones con Michael Moorcock».

Vamos ahora a la sección Tetramentis, en la página del jueves. El libro Tumbas sin Fondo, del monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak, al parecer es una fuente inagotable de textos condenados. «Deambulando en el Tiempo de los Sueños», será una tumba digna de una caída sin fondo.

La sección Imagixmundi es Via La Niña de las Rocas, y viceversa. Gracias a los auspicios creativos de nuestro venerable, Arcadio Encarnación. Ya nos enteramos de que Norkos prefirió quedarse en la isla de Janos en orden de preservar lo mejor que hay en él. Pero al parecer Via, no es de la misma opinión. Su libertad está por encima de todo, incluso de su parte buena. Veamos que fruto da su decisión en el Acto 39 de su aventura, el próximo viernes.

Bueno, ya es tiempo de despedirnos de aquél que nos tiene siempre lista nuestra muerte instantánea, e incluso a expensa de su propia sangre, cuando tiene que agregarla. Nos referimos a nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Contrario a los cadáveres de Distoparadix, cada vez que nos disolvemos en el ácido de cada edición renacemos más vivos que nunca, y con más deseos de experimentar la muerte nuevamente. Como los mártires, siempre marchamos hacia ella cantando… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Fantasmas en el Vacío Estelar

Por Odilius Vlak.  -31012011-

A través de las derruidas catacumbas modeladas por la Energía Oscura, pululan extrañas formas compuestas por una poética energía electromagnética, que sólo ejerce su influencia en la luz de la Luna. La alquimia del magnetismo ha transmutado la luz lunar en una materia semisólida, tierna y de una densidad que es la metáfora de un estado gelatinoso. En ocasiones, y debido a ciertas conjunciones astrales que adoptan la estructura de antiguas constelaciones que precedieron los apocalipsis de los continentes míticos, brotan de la invisibilidad de la materia oscura, hasta la rabiosa negritud del vacío estelar que sostiene. Se desplazan por él con movimientos sutiles, que semejan una pluma recién nacida acunada por el lento fluir de una espesa niebla.

Cuando esto ocurre, los arquetipos de las mitologías nórdicas que fungen como centinelas en las altas atalayas de hidrogeno frio en las nebulosas distantes; así como los demonios de infiernos olvidados, que ahora espían los mundos condenados ocultos tras las llamas gaseosas de los cometas… sólo perciben extraños seres de forma indefinida. Si bien en consonancia con la extraña inspiración poética de su alma electromagnética, adoptan diseños humanoides, con la parte inferior de su cuerpo compuesta por una especie de cola, que más bien parece el manto raído con el que antaño se cubrió un fantasma harapiento. Pero mientras van viajando a través del vacío estelar, vampirizan la luz femenina de las lunas, gracias a la magnética atracción de su alma embriagada.

Estos seres de plateada luminosidad, fascinan y espantan a la vez, pues las convulsiones de la poesía de su alma, fruto de la interacción de sus polos eléctrico y magnético hace que se manifieste en versos malditos y en una prosa fantástica y oscura. Y el texto es su imagen. Sobre el destello vital de sus lisos cráneos plateados le crecen cuernos negros que se confunden con la negritud circundante; sin reflejar nada de la luz del resto del cuerpo. Así mismo son sus ojos: dos pozos oscuros que devoran la luz como el fuego la brizna seca. No son Ángeles ni tampoco Demonios. Más bien son ancestrales anhelos de la imaginación, que de una u otra forma evolucionaron su frágil proyección energética a través de los eones, luego de peregrinar como parias hasta las catacumbas de la materia oscura… donde nada ni nadie iba a hallarlos para condenarlos al estado de simple ilusión poética, como antaño lo hicieron.

Ahora, habitan muy lejos en ignotos espacios del universo, allí donde quizás sólo pueden ser vislumbrados por las intuiciones de los magos poetas que están destinados a crear nuevas cosmogonías terrestres; desde oscuros rincones en donde entonan sus poéticos conjuros que han de alinearse con la poética alma electromagnética de los Fantasmas del Vacío Estelar.

Y algunos de esos magos Hermanos Fanáticos, entonan sus conjuros desde este oscuro rincón, Zothique the last continent, el Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser. Sabemos muy bien que muchos de los oscuros anhelos de nuestra imaginación, evolucionarán en Fantasmas del Vacío Estelar. Pero para ello, aún faltan unos cuantos eones, mientras, he aquí algunos de los anhelos que nuestra imaginación se ha arrancado como espinas, para hundirlas en la edición de esta semana.

Saltaremos directamente dentro de uno de los sepulcros en prosa poética del libro Tumbas sin Fondo, del monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak. Existen muchos tipos de umbrales, cada uno de ellos siendo la frontera entre diferentes experiencias, pero no hay nada como estar: «Bajo el Umbral de mis Párpados». Ya saben que el cementerio de estas tumbas, es la sección Tetramentis, en la página del jueves.

Via La Niña de las Rocas, está en una isla y no de vacaciones. Y es que según lo que le ha contado el hechicero Norkos… de la isla de Janos, sólo puede salir aquél que elimina lo bueno que hay en su interior. Esa es la razón por la que él mismo se ha quedado atrapado en ella. Para saber algo más acerca de la reacción de nuestra niña ante tan funesta revelación, favor clickear en nuestra sección Imagixmundi, en la página del viernes, en la cual lo esperará el Acto 38 de su aventura. Saludos a nuestro venerable, Arcadio Encarnación, que según nos han dicho, él logró salir de la isla de Janos. Lo cual quiere decir…

Como siempre, nuestras metáforas finales estarán consagradas al alma electromagnética del más espectral de todos los Fantasmas del Vacío Estelar: nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de nuestro Templo Virtual. Sin las proyecciones energéticas de sus anhelos semanales, nosotros, los magos poetas, no tuviéramos ninguna cosmogonía que compartir. Pero qué bueno que no es así; y también… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

La Melodía del Caos

Por Odilius Vlak.  -24012011-

Hay quienes dicen que la melodía del caos primigenio no es armoniosa; pasando por alto el hecho de que pese a ello… es una melodía hermosa. La melodía del caos es pulsada por cada una de las no existentes manifestaciones, de cada una de sus entidades embrionarias. Así que es una melodía hambrienta de Ser. Y como no posee aún su propio Ser, atraviesa el universo cazando todas las formas manifiestas, alimentándose de ellas. Es la versión Black Metal de la Música de las Esferas; las pesadillas que, Azathoth, expulsa en su vómito nuclear desde el centro del infinito, y que ilustran sus caleidoscópicas escenas en los estremecimientos de la carne asombrada.

Moviéndose furtivamente a través de los invisibles pasillos de la Energía Oscura que hace elástico nuestro universo, la melodía del caos penetra en nuestro mundo por medio de la quieta carne de los cadáveres. Pues sólo con la perfecta combinación matemática de la paradoja de lo manifiesto que es al mismo tiempo inmanifiesto, puede la melodía manifestarse en el Ser de todos los seres, incluyendo los humanos, que son sus presas favoritas. Iniciando de esta manera su cruzada de permutación de identidades en todos aquellos con el oído lo suficientemente maldito como para escucharla.

Tener el privilegio de escuchar la melodía del caos, es la suprema iniciación. Sentir como un viento suave pero afilado, va escribiendo los signos musicales de la melodía con las heridas invisibles que causan sus soplidos en nuestras almas. Mientras, al mismo tiempo suena en nuestro Más Allá Interior la melodía del caos, ejecutada por cada una de las no existentes manifestaciones de cada uno de los embriones danzantes alrededor de Azathoth. Haciéndonos partícipes de esta manera, de un aquelarre sin principio ni fin; sin tiempo ni espacio. En el cual, en un viaje de avance y retroceso a través de todas las dimensiones, y, teniendo como punto de referencia nuestro propio Ser, iremos experimentando todas las manifestaciones de éste en el pasado, y experimentaremos todas las del futuro, divididas ambas experiencias sólo por la existencia de un espanto. Algunos, prefieren permanecer navegando en el océano de tiempo rebosado por el propio caos de sus manifestaciones, viviendo la infinita alucinación que la melodía del caos les inyecta. Otros, prefieren ser parte de una experiencia más vasta, expandiéndose como una mancha de petróleo etéreo sobre todas las manifestaciones que pueda contener el universo, y esto, con el pasado, presente y futuro diseñado por su cuerpo tetradimensional; por lo que experimentan las manifestaciones pasadas, presentes y futuras de cada Ser que penetran, simultáneamente. Y también existen aquellos, que simplemente prefieren cabalgar sobre la melodía hasta el caos primigenio que la produce; hasta la caótica explosión hiperdimensional que es Azathoth. Y allí, unirse a los oficiantes embrionarios, en la celebración del eterno aquelarre en honor a Azathoth; danzando sobre el trazo de un círculo infinito; y pulsando ellos también, la sempiterna melodía del caos.

Alguien muy cerca de ti está hipnotizado por la melodía del caos Hermano Fanático, y ese eres tú. Y yo también, y cada uno de los miembros de este Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser… como aquellas no existentes manifestaciones de los embriones que celebran el aquelarre alrededor de nuestro señor, Azathoth. Aquí también pulsamos nuestra propia y caótica melodía. Veamos cómo suena en la edición de esta semana.

En la sección Runes Sanguinis de la página del miércoles, les pulsaremos el acorde de una melodía oriental. Se trata de dos artículos sobre la realidad de la Ciencia Ficción en China. El primero: «Ciencia Ficción, Globalización y la República Popular China», por Lavie Tidhar, explora la joven historia de este género en China, y su papel en la construcción de un futuro más abierto, sobre las bases de una fanaticada y unos autores cada día más numerosos y creativos. El segundo: «China’s Science Fiction World», por Sherry Lao, celebra los 30 años de la revista de Ciencia Ficción china de mayor circulación. Huelga decir que, Science Fiction World, es la revista de Ciencia Ficción con más lectores en el mundo. Lo cual es buena noticia para cualquier autor fuera de China que quiera aprovechar esa industria.

El libro Tumbas sin Fondo, del monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak, continúa haciendo de la sección, Tetramentis, en la página del jueves… un verdadero cementerio de metáforas y conceptos malditos. En el epitafio de la siguiente tumba sin fondo se lee: «Encuentro Cercano en mi Última Pesadilla».

Via La Niña de las Rocas, y su creador nuestro venerable, Arcadio Encarnación, aún continúan reinando en la sección Imagixmundi, en la página del viernes. Ella está conversando animadamente con un colega hechicero en la isla de Janos. Norkos —que es su nombre— le dijo que se vio obligado a escapar de la inquisición del Ephigeo a través de un espejo mágico. Pero, como veremos en el Acto 37 de su aventura, no tuvo tanta suerte como Alicia.

Las páginas del sábado y del domingo estarán ocupadas en esta edición, con dos Extras que les brindaremos a modo de bocadillos. Seguimos en el tema del género de la Ciencia Ficción. «Ciencia Ficción Japonesa de Ayer y Hoy», por Nick Mamatas, les espera el próximo sábado. «¿Planeta X o Estrella Oscura?», por Richard Goodwin, es un artículo que el autor elabora sobre la especulación del científico Andy Lloyd, sobre la posible existencia de una estrella enana oscura en nuestro propio patio, el Sistema Solar.

Es obvio que en nuestro melódico Blogzine, alguien deba fungir como Azathoth. Y quien ostenta tan caótica responsabilidad, es nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de nuestro Templo Virtual. Y lo mejor es, que la melodía del caos que él ejecuta en cada edición, la toca con la flauta del dios Pan. A su alrededor todos los demás miembros danzamos en embriagante aquelarre, entonando una y otra vez nuestro lema… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

El Terror Viene del Alma

Por Odilius Vlak.  -17012011-

«Si en muchas de mis producciones el terror ha sido la tesis, yo sostengo que el terror no viene de Alemania sino del alma»

Edgar Allan Poe [Cuentos de los Grotesco y lo Arabesco]


Sí, el terror viene del alma. Y en su caso lo hace viajando en la carroza fúnebre de la imaginación; impulsada por la atmósfera interna de una energía lúgubre… soñadora y melancólicamente lúgubre. El terror es un éxtasis; una experiencia mística y religiosa; una comprensión intuitiva de ciertas leyes siniestras que tiran de los hilos de las almas sensibles; un peligroso contacto con fuerzas abstractas, que aprovechan las imaginaciones febriles para devenir en inteligibles: el terror es un ángel caído… un demonio… una mecánica vital del mundo espiritual que ya causaba escalofrío en el Reino de los Cielos; que más adelante, impedía que la llamas del Infierno, calentaran los espectros demoniacos consagrados a él, y destinados a inspirar la imaginación de los seres humanos: desde los tiempos primitivos hasta los niveles más sofisticados de la evolución de la humanidad. Sin el sentimiento del terror; sin el estado de alerta que dispara en lo interno del Ser; sin el estímulo al pensamiento y la reflexión que provocaba a los seres humanos… no se hubiese desarrollado la imaginación, el pensamiento abstracto y filosófico, ni las dimensiones de la fantasía. El terror, es un sutil instinto de supervivencia… una conveniente voz profética que siempre nos ha alertado del futuro que llueve a cantaros sobre nosotros, si bien con gotas invisibles.

Sí, el terror viene del alma. En el caso de Edgar Allan Poe —que este 19 de enero de 2011, cumple 202 años de haber nacido para el terror— su terror peregrinó a través de una vasta y fructífera alma fértil. Con innumerables paradas en las posadas de factura medieval que constituían cada uno de sus poemas y relatos. Pues luego de él, el terror ha sido Bello, Bueno y Verdadero. Si bien lo ocultó en sus diálogos, Platón, también experimentó el terror, y más aún, visualizó el arquetipo del terror: la idea misma que se manifiesta en estas tres dimensiones a través de una sensación; un temblor; un grito; una fascinación morbosa; una imagen; una revelación inquietante; una mitología… y que se manifestó a través de Poe. El terror es una bella doncella virginal. Poe, la trató con ternura, pues la realidad de su romance con ella era acogedora, y con su cuota de calor corporal y espiritual. ¡Pero ojo!… Existen aquellos quienes preferirían violarla. Para la Doncella Terror, ambas relaciones son bienvenidas, y especialmente… sus frutos. ¡El terror de tu alma, continúa su viaje, divino maestro!… A través de las almas que se han desposado con él.

Sí, el terror viene del alma… y también de Zothique the Last Continent: el Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser. Así que, prepárense para participar de los escalofriantes esponsales de la edición de esta semana.

Saltamos directamente a la página del jueves de nuestra sección, Tetramentis. Sobre su fermentado y putrefacto suelo, se extiende el sembrado de las Tumbas sin Fondo, dentro de las cuales se pudren mientras se abisman, los poemas en prosa que ha sepultado dentro de ellas, el monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak. Quizás no sea casualidad que la siguiente tumba se titule: «La Tumba del Visitante».

En cuanto a nuestra sección Imagixmundi, en la página del viernes, no hay nada que temer por, Via La Niña de las Rocas al menos por ahora. Según los datos biográficos que le ha estado proporcionando, Norkos, ella no ha sido la única expulsada del Ephigeo por su condición de hechicera. Al menos nuestra niña no es una Freak. Norkos, le dijo que se escapó de los inquisidores, pero ¿cómo? El Acto 36 de su aventura lo revelará. Con el permiso de nuestro venerable, Arcadio Encarnación, claro está.

Y el hermoso terror que emana del alma de este Blogzine en cada edición, no lo hiciera, si el alma de nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual… no le abriera sus puertas, que son las de nuestro infierno colectivo. Sobre el frontispicio de éstas se puede leer… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Una Estrella Para Guiar la Magia

Por Odilius Vlak.  -10012011-

Una vez más, nuestras miradas se lanzan hacia el cielo estrellado con las almas de luz fluorescente, de todos aquellos seres divinos que con el conjuro de una imaginación embriagada de arquetipos mitológicos, han mantenido la llama de la magia, ardiendo en la experiencia de todos aquellos que se han sumergido en su dimensión creativa. El estado de sensibilidad mágica, que siempre ha sido la punta de lanza para la comprensión del universo en todas las épocas poderosas, no ha muerto bajo la estocada mortal de una fría racionalidad… pues ésta, a su manera, es un acto de magia. La magia es todo lo proyectado al mundo fenoménico, haciéndolo parte de él y, al mismo tiempo, enriqueciéndolo. La creatividad es magia. En nuestro cielo, brillan las luces pálidas de estrellas que antaño le arrojaron sus almas, cual leña, al fuego del estado mágico del Ser. Algunas, de antiguos seres que avivaron la llama de la Magia Práctica; y otras, de aquellos que lo hicieron con las llamas de la magia que se vive a través de una experiencia creativa: literaria; musical; pictórica; filosófica…

Digamos que en el contexto de los 118 años de inmortalidad de nuestro divino Clark Ashton Smith«Klarkash-Ton», para los aprendices de nigromantes—, la pequeña ciudad de Auburn, California, cerca de donde nació, un 13 de enero de 1893, y en la cual vivió la mayor parte de su vida… es la cabaña del mago negro, incrustada como un colmillo en el centro del bosque. Es necesario que peregrinemos hasta ella, pues él ha sido una de los grandes que ha mantenido viva la llama del estado mágico del Ser, con los hechizantes frutos de su imaginación; con los destinos de sus nigromantes, que apuparon la copa del conocimiento prohibido hasta la última gota, como lo exigen las leyes del lado oscuro del cosmos; con el encanto de su prosa poética… es magia que se vive a través de la lectura de sus historias y poemas.

Muy pocos pueden llegar hasta su morada. Y no sólo por la procelosa tarea de penetrar el espeso sudario, tejido con los musgosos árboles del bosque encantado. El bosque de su legado imaginario, está protegido por un terrible hechizo: desde su linde, hasta el umbral de la espantosa y esplendida morada del mago, a todos los peregrinos les llega la ancianidad; desplomándose sin vida a sus pies, con la más repugnante vejez. Ahí mismo devienen en polvo. Polvo que nuestro Klarkash-Ton, aún sigue utilizando, para preparar las pócimas etéreas que le confieren vida eterna a su creatividad. Cada uno de los peregrinos, fue anteriormente un fanático de su obra. Embriagados por el trance mágico que éstas proporcionan, han decidido ofrecerse en sacrificio, en orden de aportar el pequeño grano de su muerte, a la inmortalidad de una una obra sobre la cual posa una mirada tierna el abismo. Derramando su luz directamente sobre la cabaña, se encuentra la estrella que simboliza el alma de, Clark Ashton Smith.

Desafiando el futuro que los golpea con una vejez prematura, los peregrinos avanzan con el impulso propio de la voluntad de poder; con el hado que se posa sobre el destino de todo nigromante, destellando como un delirante fuego sobre sus cabezas. Al fin, se desmayan sobre los brazos del polvo en el cual se convierten. Se escucha una voz que dice desde ninguna parte: «De la magia vinieron; y a la magia han vuelto». Es hermoso como ascienden las partículas de polvo; usando como peldaños los fotones de la luz de la estrella. La luz de ésta, es ahora más poderosa… Más idónea para guiar la magia a través de la oscura noche del alma, de todos aquellos que han nacido para ella… y que a ella regresaran: Ave, Klarkash-Ton, Morituri te Salutant.

Sin más comentarios. Pues sólo hay tiempo para morir en una paz mágica. Pero antes, en nuestro Blogzine de las cosas que no son pero que deberían ser, les alumbraremos el sendero de la magia, a todos nuestros Hermanos Fanáticos, con el escueto rayo de luz de la edición de esta semana.

En nuestra vieja y a la vez recién estrenada sección, Runes Sanguinis, en la página del miércoles, publicaremos un documento que se aviene bien con la fecha de nacimiento de Klarkash-Ton, el próximo 13 de enero. Su título: «Posdata Sobre Zothique». Su autor, Will Murray, hace un recuento de todas las historias que pudieron ser parte del ciclo, pero que por alguna razón —la misma condena del continente incluida como posibilidad—, no abandonaron nunca su estatus de esbozos. Aunque como tales, su oscura fantasía es más que suficiente.

Ya les fue advertido. La sección, Tetramentis, en la página del jueves, será, por una temporada, el cementerio para los poemas en prosa del libro Tumbas sin Fondo, del monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak. La caída pierde altura, a través de la siguiente tumba sin fondo: «Las Promesas del Cuchillo».

Resulta que el misterioso personaje que ha estado ayudando a nuestra, Via la Niña de las Rocas, se llama Norkos, por lo que no es nuestro venerable, Arcadio Encarnación, como pretendíamos que fuera. Él también, es del Ephigeo. Él también, es un hechicero… ¿Y qué más? Para enterarse de cualquier otra información extraoficial del personaje, por favor clickear en nuestra sección Imagixmundi, de la página del viernes. El expediente X será el Acto 35 de la aventura de Via.

Afortunadamente, nosotros tenemos ya una estrella para guiar la magia que proyectamos desde nuestro Blogzine: nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de nuestro Templo Virtual. Sin la maestría de sus destellos, tropezaríamos mucho antes de arribar a la cabaña de Klarkash-Ton. Y es necesario que lo hagamos, pues al desplomarnos en nuestras cenizas, éstas formarán las letras de nuestro lema… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Los Aullidos de una Fantástica Agonía

Por Odilius Vlak.  -03012011-

«Yo me marcho… Pero en esta torre derruida y solitaria, construida en contra de los debilitantes océanos del caos, mis manuscritos y mis filtros han de permanecer: venenos más queridos que cualquier cortesana, y hechizos mucho más dulce que el lenguaje del amor… Maldiciones medios formadas han de dormitar en mis catacumbas, y en mis volúmenes, crípticas runas que desatarán vientos de pestilencia y harán roer al gusano, cuando sean liberadas por magos forasteros en los años extraños, bajo la luna ennegrecida y el pálido sol.»

«El Hechicero se Despide», Clark Ashton Smith


Sí, bajo la luna ennegrecida y el pálido sol… Nuestro pálido sol agonizante, que exhala sus enervados rayos escarlatas, sobre nuestro amado continente condenado: Zothique The Last Continent. Y más cercano en el tiempo, sobre nuestro BLOGZINE de las cosas que no son pero que deberían ser, que hoy, a un año después de la primera Introvision oficial, «Los Primeros Aullidos», ha perforado el espacio-tiempo de la realidad ordinaria con «Los Aullidos de una Fantástica Agonía»… Y, ¿por qué no experimental el éxtasis fantástico de nuestra oscura agonía futura, sin con ello, inundamos de vitalidad nigromántica nuestro presente? A semejanza del nigromante Namirrha —que se atrevió a desafiar al mismísimo Thasaidon—, quizás hayamos pactado con entidades de una oscuridad superior. Y es que a más de 365 aullidos… continuamos aullando. La primera ordalía circular se ha cerrado para este Blogzine… ¡y la hemos superado! Sin dudas, gracias a todos los oscuros dioses del panteón zothiqueano; a nuestro «Amor bajo Voluntad» por todas la expresiones de factura imaginaria; y a las divinidades creadoras que nos han legados sus mundos; especialmente a nuestro divino, Clark Ashton Smith, el padre nuestro que reina en el cielo de Zothique. Así que… ¡Oscuras felicidades para todos sus miembros!

El hechicero se despide, pero sólo de aquellos que llevan estampado en su alma el signo de una fantástica agonía, y claro, se despide con aullidos. Cada uno de los miembros de este Blogzine, hemos escuchado tanto en nuestros sueños como en nuestras vigilias, sus aullidos de despedida; que han viajado desde un fantástico futuro para adormecer cual estridente canción de cuna, nuestra fantástica agonía, cuya muerte, espera en nuestra oscuridad.

Nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, el editor y director de nuestro Templo Virtual y artista digital de nuestra historieta; nuestro archidemonio, Morgan Vicconius Zariath, pilar literario de la sección Tetramentis, y también, de nuestra metafísica de lo fantástico; nuestro venerable, Arcadio Encarnación, cuya opera prima, «VIA La Niña de las Rocas», ha sido hasta ahora el armazón que sostiene nuestra sección, Imagixmundi; nuestro miembro más reciente, Edwin Peter Barbes, que le ha inyectado dinamismo nipón a nuestro espacio con su Light Novel: Damned Angel: Genesis; y el monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak, que ha fungido como jefe de redacción así como encargado de nuestros editoriales personalizados, las Introvisiones, la sección de crítica especulativa, Alterecos4.d, nuestra galería mensual Neosapiens y las traducciones… todos, hemos recibido su adiós, al tiempo que sus felicitaciones por este primer aniversario de conjuros recitados y pociones preparadas. Por nuestra parte, le hemos prometido que esto… es apenas el comienzo.

Obviamente, no ha sido nada fácil, en verdad nada que ver, con un ocioso paseo bajo los rayos de un sol agonizante. Esto así, porque todo proyecto requiere una cuota simultánea de entrega, optimismo, sacrificio, disciplina, equilibrio de los diferentes intereses involucrados y, sobre todo, mucho trabajo. No olvidemos que, si bien el medio virtual a través del cual nos expresamos, el espacio de un Blog, todavía es gratuito —hasta que alguna distopía se haga realidad en el ciberespacio―… la voluntad de trabajo requerida día a día y la chispa creativa, no lo son.

Estamos conscientes de que se han cometido errores, en especial en los aspectos técnicos, tanto en el lenguaje (faltas ortográficas); como en el aspecto de la edición (carencia de imágenes de apoyo imprescindibles para un artículo determinado); y la publicación (retrasos en la publicación de uno u otro material, del cual el más notorio fue la ausencia de la publicación de la sección, Imagixmundi, por varios meses). Pero, la buena noticia es que hemos evolucionado en nuestras respectivas áreas. Lo que no significa que en el futuro —el de Zothique incluido— no se cometan más errores, por un motivo o por otro, incluyendo; drogas; rapto por extraterrestres; Black Metal sin digerir en el estómago de nuestra alma; alguna hechicería de la cual seamos víctimas; frustraciones (¿por qué no?, si aún somos humanos); cuentas que pagar; que nos excluyan de los Alfas y los Betas en el Mundo Feliz; que nuestro doblepensar nos haga negar la realidad de que vivimos en el TERCER MUNDO, muy tercero incluso, para la distopía 1984, de George Orwell… o simplemente, por incapacidad, holgazanería… y todo lo demás.

El ritmo de nuestros aullidos y la fantasía de nuestra agonía, tendrán aún sus altibajos al inicio de este nuevo año. Por ejemplo, la sección AlterEcos4.D , estará suspendida por un tiempo por diferentes motivos, de ellos, el más relacionado con nuestro trabajo, es la corrección de todos los artículos publicados, con el fin de habilitar la página de la misma. Pues ése es uno de los factores que queremos resolver en estos primeros meses: el de que todas las páginas estén listas para su exploración. También, con el Capítulo VIII, «La Muerte de Azazel», de Damned Angel: Genesis, concluimos la primera temporada de dicha saga. Edwin Peter Barbes, nos dice que les diga a todos ustedes, nuestros Hermanos Fanáticos, que la sangre volverá a correr muy pronto desde las mutilaciones virtuales de todos sus seguidores. Él trabaja más que el mismo Lucifer, en los siguientes capítulos.

Ahora bien, una buena noticia es que la página del miércoles se ha consagrado como el espacio oficial de nuestra sección de traducciones. Se ha bautizado con el nombre de: Runes Sanguinis. Pues todo los que se publique en ella, estará escrito con la sangre de sus autores, es decir de su puño y letra. Y por lo regular el pensamiento expresado (sobre todo por medio de ensayos), tendrá que ver con los mundos fantásticos, paridos directamente de la imaginación, por lo que sólo un alfabeto simbólico como el de las Runas, puede vestirlo, de ahí el nombre. Para empezar, la sección se publicará quincenal. ¿Habré olvidado algo?, bueno, en todo caso lo recordaré cuando resucite. Ahora veamos qué les traemos en nuestra primera edición del año.

Arrancamos en esta misma página del lunes, con la primera exposición de nuestra galería mensual, Neosapiens. Dicha sección se regirá en este nuevo año por el ciclo de las estaciones; por lo que la duración de éstas, simbolizará una temporada en aquella. Luego de una larga temporada con artistas contemporáneos, decidimos establecer un ciclo decimonónico. El genio que inaugurará esta primera estación, en la cual florecerán visiones con la fuerza y el sabor de una imaginación añeja, es: Gustave Dore. Para nosotros, él es más que un ilustrador, más bien es: El Santo de los Ilustradores. Su elección guarda relación con este mes de enero, en el cual nació el divino, Edgar Allan Poe (19 de enero de 1809), cuyo poema «El Cuervo», fue emplumado con las ilustraciones de, Dore.

Como ya se dijo, la primera temporada de, Damned Angel: Genesis, ha concluido. Pero eso no quiere decir que la sección Tetramentis, en la página del jueves, verá su fértil terreno caer preso de las cizañas de la luz. Pues en él, el monje negro de la medieval Averoigne, Odilius Vlak, estará sembrando la serie de poemas en prosa, pertenecientes a su libro titulado: Tumbas sin Fondo. La primera semilla de oscuridad será: «Lúgubres Apóstoles».

El año 2010 ha finalizado, pero no la aventura de, Via La Niña de las Rocas. Ahora mismo, su destino se encuentra en un extraño limbo. Varada en la isla de Janos, y por lo demás inconsciente, nuestra niña ha recibido el auxilio de un misterioso personaje. Él, ya la ha trasladado a su hogar. Sólo nos falta saber algo más de su identidad. Y eso quizás se revele, en el Acto 34 de su aventura, en nuestra sección Imagixmundi, en la página del viernes. Sí, aún tengo la esperanza de que el extraño sea, nuestro venerable, Arcadio Encarnación.

Bueno, eso es todo amigos, Hermanos Fanáticos y compañeros de condena, aquí en Zothique, nuestro último, hermoso y abismal continente. Un llameante y decrépito abrazo, de parte de todos los miembros de este Blogzine; incluyendo nuestro sumo sacerdote, Markus E. Goth, editor y director de este Templo Virtual. Pues los aullidos de su agonía, hacen la nuestra aún más fantástica. Y no importa cuántos años pasen, nuestro estado del Ser, siempre será eterno. Es por ello que… El horizonte de los murciélagos es más lejano que el de las águilas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s